Mirad por el rebaño, pero: ¿eres del rebaño?

Queridos amigos, estudiando un poco, nos dimos cuenta de algunas cosas que aquí hoy escríbimos, pero antes, les voy a contar algunas cosas de las que seguiremos subiendo, en próximos días empezaremos a subir fotos y posts respecto a lo vamos viendo por nuestra ciudad, hemos adquirido una camara Canon T4i o 650D, sea en América u Europa, con algunos lentes para poder tomar mejores fotos de nuestra San José en Califonia, tan venida a menos en los últimos años, por la crisis económica que aún seguimos sufriendo, vemos que se ha perdido una serie de valores, pero eso mi amigo es otra historia, por ahora seguimos por aquí, por lo tanto luego de servirse un buen café, de preferencia Starbucks, un capuchino Venti, con su Tiramizu de rigor y empecemos, me imagino (espero que se haga realidad) ya tiene su Biblia en la mano y empecemos.

“Por tanto, mirad por vosotros, y por todo el rebaño en que el Espíritu Santo os ha puesto por obispos, para apacentar la iglesia del Señor, la cual él ganó por su propia sangre” (Hechos 20:28)

Aunque algunos opinan que la exhortación de Pablo a estos ancianos demuestra que mandaba sobre ellos, los que hoy nos dirigimos a nuestros hermanos de parte del Señor esperamos poder hacerlo libremente, sin excitar los celos que llevan dicha conclusión. Aunque enseñamos a nuestros feligreses como líderes puestos sobre ellos en el Señor, también podemos enseñarnos mutuamente como hermanos de oficio, al igual que de fe. Si las personas que tenemos a nuestro cargo deben “enseñarse y exhortarse” unos a otros en toda sabiduría (Colosences 3:16), sin duda lo mismo pueden hacer los maestros sin supremacía alguna de grado ni de poder. Tenemos que luchar contra los mismos pecados y avivar y fortalecer las mismas virtudes que nuestros feligreses. Tenemos tareas mayores que ellos que desempeñar, y mayores dificultades que vencer; por eso necesitamos que se nos aconseje y se nos despierte al igual que ellos, si es que no necesitamos instrucción. De manera que me parece que tales reuniones deberían ser más frecuentes, si no tuviéramos otros que haceres. Deberíamos ser tan francos y abiertos en el trato mutuo como lo son los más serios de nosotros con sus feligreces; pues si solo estos reciben amonestaciones y reprensiones agudas, solo ellos tendrán una fe sana y viva. Estoy convencido de que este era el juicio de Pablo, para lo cual no necesito más pruebas que la exhoratción conmovedora y estimulante hecha a los ancianos de Efeso en Hechos 20:28 anteriormente citada. !Fue un sermón corto, que cuesta aprenderlo! Si los obispos y maestros de la Iglesia aprendiesen bien esta corta exhoratción, aunque dejaran de lado muchos libros con los cuales han ocupado su tiempo, granjeándose así los aplausos del mundo, qué gran alegría sería para la Iglesia y para ellos mismos.

Bueno mis amigos, les contaba hace unos meses en algún post anterior de que un día nos reunimos para realizar un congreso aquí al norte del área de la Bahía, algunos pastores, luego de estar reunidos por unas horas, tube la ingrata idea de pedir a mis nuevos amigos de reunirnos una o dos veces al mes, para estudiar, para aprender uno de otro, para poder crecer y hacer juntos la obra para la que Dios nos había llamado, todos a una contestaron de “que no tenían tiempo” para dedicarlo a eso, “ya sabían todo lo necesario” y lo más triste uno de ellos hace un tiempo ha sido revestido de pastor y todavía no le gusta leer, mucho menos estudiar, entonces ¿cómo podemos decir que venimos haciendo la obra? cuando ya estamos contentos a donde hemos llegado y en donde nos encontramos, me dí cuenta de que los otros, ya sabían demasiado y cuando eso llega, el principio de la decadencia ha empezado, estaban conformes con lo que tenían, eran hombres que en algún momento perdieron su primero amor, y estám cegados a su propio ego, por ello es necesario, de que pastores, maestros sigamos siendo discípulos, sigamos aprendiendo y creciendo en el conocimiento de Cristo y haciendo la voluntad de aquel que nos llamó.

Por ello mi hermano desde hace un tiempo invite a líderes, pastores y maestros empezando por los de mi congregación a reunirnos para orar y aprender más sobre la voluntad de nuestro creador, porque es un honor ser obispo, más una responsabilidad guiar al rebaño del Señor y un mandato el preparar a los santos para la obra del minsiterio. La invitación está abierta aunque debo ser “positivo” y seguir esperándolos.

Bueno mis amigos, nos seguimos comunicando, estamos en contacto y sobre todo seguimos con más fuerza, mañana hay servicio, empezamos por la mañana a las 9:00 am, y seguimos a las 2:00 pm en Manantial de vida, y durante la semana les contare, porque nos han invitado a llevar un estudio bíblico en una congregación de Santa Clara, hablaremos de la pregunta “¿ustedes también se quieren ir? y de los que me diste ninguno se perdió, tan solo el que se tenía que perder”, oren y busquen de Señor, bendiciones.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: