!Así!, yo no quiero ser cristiano

Capuchino 002Mis queridos amigos, bienvenidos y nos volvemos a encontrar en este su blog para poder nuevamente conversar con una traza de cafe y pasar un buen tiempo, sabe mi amigo siempre le digo que corra por su Starbucks, busque un tiramizu y corra por su Biblia, esta vez no será la excepción, sé que se nos ha olvidado nuevamente donde dejamos la Biblia desde la última vez que la agarramos y vimos de que no se nos había perdido solamente estaba guardada en el rincón del recuerdo, pero en fin ya con ella podemos empezar a conversar.

Bueno mis queridos hermanos y hermanas, en las últimas semanas he meditado fuertemente (aunque usted no me crea) con lo que venimos enseñando en las congregaciones y sus resultados entre los miembros, sabe, cada vez me siento más preocupado, (ya sé que no sucede en todas las congregaciones, hay honrrosas excepciones), hemos venido convirtiendo el pulpito en un lugar en donde el mensaje no es el verdadero sino métodos revolucionarios para convertir la casa de Dios en un lugar en donde aparte de tener el cliente la razón, hablamos de las emociones, fomentamos las experiencias, gritamos los testimonios de hombres y mujeres que creen que si no hay milagros predicar-300x239es que no esta Dios, de que te ha hecho el milagro de curarte la gripe pero te ha dejado la diabetes o el cancer, testificamos de todos los milagros que Dios nos ha hecho desde que nos convertimos en cristianos, pero aún no podemos reunirnos con El a orar y de que creemos que porque llevamos la Biblia el día de servico y llegamos temprano y escuchamos todo el sermón ya nos podemos considerar unos tremendos líderes de Dios, (como dijo alguien por allí), de que damos gracias a Dios por nuestro ministerio sin darnos cuenta de que nada nuestro tenemos y de que por más de dos mil años, la iglesia de Jesucristo ha sobrevivido sin nosotros y lo puede seguir haciendo igualmente sin nosotros, y quizás avance más que con nosostros, de que para sentir a Dios debes de caerte, de que la risa santa, el vomito santo, las correderas por el pulpito, los saltitos y las lenguas de “Rambo saca la bazuca” y otras cosas un poco esotéricas, deben de suceder para que Dios este en medio de su pueblo, pero lo triste es que nosotros: pastores, maestros, profetas, evangelistas somos los que fomentamos estas cosas que muchas veces se vuelven el diario vivir de nuestras congregaciones.

mascara vampEntonces ver todo esto cada día en nuestras congregaciones, va formando personas que me hacen volver a pensar en lo que una familia me dijo hace un tiempo, Si los cristianos son así: !Yo no quiero ser cristiano!, ahora usted dira y se preguntara con toda razón ¿porqué? porque formamos personas que al saberse hijos e hijas del Altísimo se creen con derecho a todo, esta familia me comentaba que rentaba un cuarto en la casa de una familia cristiana, y me decía: son bellisímas personas, cuando uno les dá el !Amén!, pero cuando las contradice o cuando uno no hace las cosas como ellos quieren o no salen las cosas como ellos quieren, entonces se transforman y parecen salidos de una película de terror, aún después de que se les explica vuelven a la pasividad de antes y al encanto hasta que se vuelva a desencadenar la tormenta y volvemos a los dramas de costumbre, entonces ¿cómo puedo decir que ser cristiano me cambiara la vida? si por años ellos son así, o ¿es que no son cristianos?, pero los veo mentirosos, tratan de aprovecharse de los demás, son medio tranzas, pero el domingo levantan las manos y dicen que vienen alabando a Jehová, de las bendiciones que han recibido, pero su vida no solo no cambia sino cuando regresan a casa viven tan desordenadamente como cualquier persona que no cree en Cristo, van a la tienda y se pelean por la carne, por los precios y si no les dan como ellos quieren, lo dejan y se enojan y gritan e insultan y tratan mal a la gente, se enojan hasta la ira cuando alguien no les da el vuelto de un pennie en alguna compra, pero siempre estan llorando para que les rebajen lo que compran, (lo cual es cierto, a mi me consta, hay cada hermanito que se gasta cientos de dolares en comprar algo, pero no deja ni un dolar de propina cuando sale a comer a la calle y encima exige un buen servicio porque es hijo del Rey y se merece todo por su linda cara), pero luego lloran diciendo lo que Dios viene haciendo y lo maravillosa que es la vida crisiana, !Así no creo que sea la vida cristiana!, pero es lo que me encuentro cuando llego a la congregación, lágrimas, llantos, testimonios, supuestos milagros, pero vidas que nada tienen que ver con la Biblia. Ahora usted dirá: no todos son así, y es cierto, pero sabe mi hermano hay algo de verdad en todo ello, muchas veces no hemos rendido todo nuestros pensamientos y nuestro carácter, no nos podemos humillar porque nuestro orgullo es demasiado grande, recuerdo que escucho siempre por allí !Tremendo servicio, verdaderamente la Palabra del domingo me ha hecho entender estollanto 01 y aquello!, pero como siempre digo, la emoción termina cuando se acaba el servicio o en último de los casos cuando la emoción se desvanece y hasta el próximo domingo en donde volvemos a sentirnos cristianos y volvemos a prometer, pero nuestro caracter no cambia, seguimos viendo a los demás como sirvientes que deben de hacer lo que nosotros queremos y cuando y como nosotros queremos, mi amigo, no le llamo hermano o hermana  por que no lo son, tan solo puedo repetirles lo que Jesús en su caminar por la tierra lo dijo: No os conozco, apartaos de mi hacedores de maldad!.

Biblia 33Entonces mis amigos, ¿qué nos ha pasado?, muchas cosas, pero algo importante, existe un total desconocimiento de la Biblia (la Palabra de Dios), estamos como los dirigentes judíos jamás prestaron atención a las instrucciones del Señor en contra del orgullo espiritual cuando predico “Bienaventurados los pobres de espíritu, porque de ellos es el reino de los cielos. Bienaventurados los que lloran, porque ellos recibirán consolación. Bienaventurados los mansos, porque ellos recibirán la tierra por heredad. Bienaventurados los que tienen hambre y sed de justicia, porque ellos serán saciados” (Mateo 5:3-6). Mi amigo aquí describe Jesús a gente que con estas actitudes están en el reino de Dios, no habla de los orgullosos, ni de los vanidosos, ni los que se creen que el mundo es de ellos y para ellos, sino de aquellos hombres y mujeres que su primer preocupación es servir a Dios. Habla de personas que tienen consuelo en todas las cuestiones importantes de la vida, y que pueden mirar adelante el día cuando herederán la tierra, y cada parte de las bienaventuranzas describe un aspecto de la humildad. Si tu verdaderamente te crees espiritualmente destituido y te das cuenta de que estas en una bancarrota espiritual, si te das cuenta de que no por lo que hagas, de que no hay nada que puedas hacer, no porque sirves en la iglesia, o porque cantas o porque enseñas o predicas o sirves en cualquier otro ministerio, tus meritos personales no te hacen avanzar un paso hacia el reino de Dios, no es por meritos, recuerda siempre esto: “Mas el publicano, estando lejos, no quería ni aun alzar los ojos al cielo, sino que se golpeaba el pecho, diciendo: Dios, sé propicio a mí, pecador” (Lucas 18:13). Entonces mi hermano debemos de tener en cuenta de que los únicos que pueden reclamar la seguridad de llegar al reino de Dios son aquellos que humildemente se han abandonado a la misericordia de Dios, fueron limpiados de sus pecados y, por lo tanto, “descendieron a (sus) casas justificados”, tal como Jesús describió al 2351117543_6d7c29222epublicano en Lucas 18:14.

Entonces mi amigo, ¿qué debemos de hacer? debemos tener en cuenta de que somos pecadores y como tales arrepentirnos y buscar de Dios pero humillados y entendiendo nuestra condición, ser humildes, y dejar el orgullo que nos encamina al valle de fuego. Y sabes mi amigo que aquellos hombres y mujeres que se han dado cuenta de que estan en una bancarrota espiritual “lloran” por sus pecados, entiendeme bien se dan cuenta de que han pecado contra Dios y eso les causa dolor hasta el llanto, de haber ofendido a Dios, causa tristeza, pena y llanto, es una agonía interior al ver que han ofendido a Dios lo cual causa el llanto, por lo cual seremos consolados por Cristo y El “enjugará toda lágrima de los ojos de ellos; y ya no habrá muerte, ni habrá más llanto, ni clamor, ni dolor; porque las primeras cosas pasaron” (Apocalipsis 21:4)

Para ya irnos por el momento, mi querido amigo, “mi pueblo perece por falta de conocimiento” y es cierto, muchos cristianos no conocen a Dios, y mucho menos son estudiantes serios de la Biblia, por ello una vez más, tengo abierta mi invitación para reunirnos aquí en mi casa a estudiar la Palabra de Dios, ustedes líderes de Manantial de vida, os sigo esperando, yo pongo el café, los espero, bendiciones y nos seguimos comunicando, seguiremos en unas horas con otro tema de estudio y conversando con una taza de café. Bendiciones y nos vemos.

Conociendo a Jesús, ¿lo conocemos?

Mis amigos, conocidos y aquellos que siempre están por aquí, bienvenidos, nos volvemos a encontrar en un día importante, aunque para los pavos, no, porque aquí en USA celebramos el día del pavo: Thanskgiving, nosotros que somos caseros por naturaleza, pues la pasaremos aquí, nos compramos un pavo de 20 libras, una lucha a muerte para cocinarlo, hasta que mi esposa me dijo que había que matarlo primero, y bueno con razón no quería entrar al horno, bueno en fin empezamos el lunes pasado, descongelandolo, martes preparando su carne para que no este dura, ni seca, miercoles, condimentarlo con la receta secreta de mi madre, y  hoy a las 10:00 am lo metí al horno, esperando que para las 6 ya este a punto de pavo para meterle diente, vamos a cocinar las papas para el puré, luego la salsa del pavo con sus propios jugos y por último lo que queda de un panetón que compré ayer, chocolate y todos juntitos junto a la chimenea, planeando las navidades, aquí algunos se me enojan, ¿celebran la navidad los cristianos? y otra mil preguntas, a lo cual yo le digo, Jesús nació, en diciembre o en enero o en abril, pero lo importante es que nació, entonces si nació, mi amigo: celebraló, canta, grita, danza, Jesús, aquel que perdona los pecados del mundo ha nacido y vamos a celebrarlo, pero bueno, antes de empezar a trabajar en nuestro arbolito de Charlie Brown, y a empaquetar los regalos, volvamos a lo nuestro, sabe hace unos días para ser más exacto el domingo, nos predicaron sobre “Conociendo a Jesús”, por el título me pareció interesante, y de eso vamos a hablar, por lo que acomodése, agarre su Biblia, preparese un café de pasada dele una mirada al horno para que el pavo no se le queme y empecemos, nada de mordidas al pavo, aún está crudo.

Bueno mis amigos, como les contaba, “Conociendo a Jesús” es un tema interesantísimo, si todos pudieramos conocerlo como él quiere que lo conozcan, otra sería la historia de la iglesia cristiana y de los cristianos que pululan por allí, me quede sentado, esperando un milagro, de que por primera vez hablemos de cosas serias, pero no paso nada extraordinario, queríamos conocer a Jesús para saber como orar y que todo lo que pidieramos al Padre nos sea dado, trabajo, liderazgo, salud, esposa o esposo, un carro, bueno o sea para que cumpla nuestros tres deseos, hasta recordaba la canción aquella de los tres deseos, (buena musica y muy alegre), o sea !NO! era el conocerlo porque es Dios, sino conocerlo para que biblicamente hablando, nos conceda todo lo que nuestro corazón desea.

Entonces mis queridos amigos (si me aquedan aún) hemos hablado anteriormente de la verdadera conversión, del aceptar y seguir verdaderamente a Jesús, pero seguimos haciendo cosas para las graderías, se pidio si alguien quería conocer a Jesús, que pasara al frente que orarían y Jesús se le revelaría, como si fuese un acto de magia, y el conejito en ¿dónde lo ponemos? o sea oramos y ya conoces a Jesús, pero como nadie pasó, ahora seguimos ¿quién quiere recibir al Señor? ¿quién quiere reavivar su relación con Cristo?, pasó una señora, y todos especialmente el predicador dijo !Ufffff! y oraron y todos contentos, pero seguimos en lo mismo, si yo oro por alguien, puede recibir el conocimiento o revelación, de ¿quién es Jesús?.

Pero mis amigos esto no es algo aislado que podríamos decir, “bueno fue está enseñanza y listo”, no, hay congregaciones completas que quizás inconcientemente, quizás sin saberlo, dicen que la conversión a Cristo no implica ninguna clase de compromiso espiritual, total estoy sirviendo en la iglesia, por lo tanto soy cristiano, muchos enseñan (sino recuerde y compare) “soy cristiano y soy lo que la Biblia dice que soy, y tengo lo que la Biblia dice que tengo, por lo tanto si la Biblia promete salvación para todos aquellos que crean en hechos acerca de Cristo y presupone la vida eterna. no es necesario el arrepentimiento de los pecados, ni cambio de modo de vida, ni dedicación y ni siquiera el deseo de rendirse al señorío de Cristo. Yo lo declaro y lo visualizo.

Mi amigo, Jesús hizo esta seria advertencia: “No todo el que me dice Señor, Señor entrará en el reino de los cielos. Muchos me dirán aquel día: Señor Señor ¿No profetizamos en tu nombre? ¿En tu nombre no hechamos fuera demonios? ¿Y en tu nombre no hicimos muchas obras poderosas? Entonces yo les declararé: Nunca os he conocido Apartaos de mi, hacedores de maldad” (Mateo 7:21-23). A todo esto yo quiero agregar una cuantas preguntas ¿Pero Señor en tu nombre, yo no ore por el trabajo de fulanita? ¿Señor yo no profetice sobre el matrimonio de la hermanita? ¿Pero yo les enseñé, Señor de que  pasando al frente te recibían? ¿Señor, yo les dije que todo lo que decía tu Biblia, de lo que serían, eso serían y les profetizaba? (aunque nunca lo obtuvieran), ¿Pero Señor yo les profetizaba que lo que decía la Biblia que tendrían, por eso oraba? ¿entonces, ¿qué pasó?, no nos cumpliste, y sabe ¿porqué?, porque queremos conocer a Jesús para saber ¿cómo?, podemos obtener todos los beneficios que la Biblia dice que son nuestros.

Si usted nuevamente vuelve a leer, debemos tener en cuenta lo siguiente, a quienes les estaba hablando no eran seguidores domingueros, ni siquiera asistian solamente a los estudios bíblicos de los jueves, no, eran dizque discípulos, hombres preparados por el propio Jesús que fueron enviados a predicar las buenas nuvbas, (busque en su Biblia) inclusive podríamos decir lideres de alguna congregación, y sabe ¿porqué? (está pegunta me persigue desde chiquito) ¿por qué?, porque multitudes que ahora calientan los bancos de las congregaciones, sea los domingos, y algunos días de semana, inclusive, son líderes o tienen algún ministerio y para ir mas lejos, hasta dirigen iglesias, mi amigo y hermano, están entre los rechazados, “Apartaos de mí hacedores de maldad” porque simplemente, no hacen la voluntad del Padre, simple, y ¿cuál es la voluntad?, esa es una pregunta a la que todos tenemos respuesta, y cada uno de nosotros nos justificamos, y buscamos argumentos bíblicos para hacerlo, buscamos la justificación de creer por haber repetido la oración, firmado el papel de membresía, haberse puesto de pie o pasado al frente, o inclusive haber según algunos hablado en lenguas, o haber tenido alguna experiencia, como caerse cuando oraron por uno, o ver estrellitas, inclusive tener un ministerio, en fin cualquier cosa que se nos puede ocurrir para hacer más creíble nuestra experiencia, sin darnos cuenta de que no es por vista, es por fe, ¿aún está allí?, bueno seguimos. Hacer la voluntad de Dios es hacer lo que viene escrito en la Biblia, ni mas ni menos, pero ojo, !TODO!, creemos que porque traemos nuestra ofrenda o diezmo, ya podemos pedir de todo, y hasta le debemos exigir a Dios que cumpla sus promesas y nos bendiga, no, sabe ¿porqué? porque si usted es un pequeño pecador, un tranza, un bigamo o bigama, si esta en pecado, inclusive si usted trae su dinero para que Dios se lo multiplique, ¿Dios tiene la obligación de bendecirlo?, ¿seguro?, mi amigo la Biblia no es un libro de versículos separados, es un todo, puede usted servir en un ministerio, pero si no esta haciendo la voluntad de Dios, olvidese del asunto, llegará a creer lo que usted quiera, pero jamás hará lo que Dios le ha dicho que haga. En pocas palabras estará haciendo su voluntad (la suya) pero jamás la voluntad de Dios, y yo creo que hay diferencia ¿usted no?.

Mire mi hermano, hoy, mañana y siempre la Biblia nos dice que debemos examinarnos a nosotros mismos para determinar si estamos en la fe (2 Corintios 13:5). Pedro escribió: “procurad aun con mayor empeño hacer firme vuestro llamamiento y elección” (2 Pedro 1:10), los que profesan ser cristianos y carecen por completo de frutos de verdadera justicia no encontrarán base bíblica para estar seguras de que son salvos (1 Juan 2:4).

La auténtica salvación no es sólo justificación. No puede separarse de la regeneración, la santificación y finalmente la glorificación. La salvación es un proceso continuo. Es la obra de Dios por la que nos va haciendo “conforme a la imagen de su Hijo” La seguridad surge de ver la obra transformadora del Espíritu Santo en la propia vida, no de aferrarse al recuerdo de una experiencia pasada, o vuelta a hacer el siguiente domingo, vez tras vez y que nuestra vida siga como siempre, allí si somos lo que nuestra Biblia dice que somos, “pecadores” camino al infierno.

Bueno amigos, nos vemos, voy a ver mi pavo, creo que ya esta, hare el pure y celebraremos todo en familia, pero primero no solo daré gracias a Dios por el perdón de mis pecados, sino entrare a mi lugar secreto y a solas con el creador, hare un recuento de mi vida una vez más y sé que me volvera a dar verguenza el haber pecado, y veré que cosas aún debo de cambiar, dejar y hacer para poder decir que estoy haciendo la voluntad de Dios, bendiciones, felices fiestas, disfruten del pavo, pero recuerden si siguen en sus propias concupiscencias, lo único que lograra es seguir por el camino ancho y ya sabe a donde llega. Bueno nos vemos, espero mañana, quizás les cuente algo más del domingo en mi congregación y de otra que me invitaron a llevar un estudio, hable sobre los que seguían a Jesús, le sorprendera, se lo aseguro, hay muchos como yo y como usted, dentro de ese grupo.

Mirad por el rebaño, pero: ¿eres del rebaño?

Queridos amigos, estudiando un poco, nos dimos cuenta de algunas cosas que aquí hoy escríbimos, pero antes, les voy a contar algunas cosas de las que seguiremos subiendo, en próximos días empezaremos a subir fotos y posts respecto a lo vamos viendo por nuestra ciudad, hemos adquirido una camara Canon T4i o 650D, sea en América u Europa, con algunos lentes para poder tomar mejores fotos de nuestra San José en Califonia, tan venida a menos en los últimos años, por la crisis económica que aún seguimos sufriendo, vemos que se ha perdido una serie de valores, pero eso mi amigo es otra historia, por ahora seguimos por aquí, por lo tanto luego de servirse un buen café, de preferencia Starbucks, un capuchino Venti, con su Tiramizu de rigor y empecemos, me imagino (espero que se haga realidad) ya tiene su Biblia en la mano y empecemos.

“Por tanto, mirad por vosotros, y por todo el rebaño en que el Espíritu Santo os ha puesto por obispos, para apacentar la iglesia del Señor, la cual él ganó por su propia sangre” (Hechos 20:28)

Aunque algunos opinan que la exhortación de Pablo a estos ancianos demuestra que mandaba sobre ellos, los que hoy nos dirigimos a nuestros hermanos de parte del Señor esperamos poder hacerlo libremente, sin excitar los celos que llevan dicha conclusión. Aunque enseñamos a nuestros feligreses como líderes puestos sobre ellos en el Señor, también podemos enseñarnos mutuamente como hermanos de oficio, al igual que de fe. Si las personas que tenemos a nuestro cargo deben “enseñarse y exhortarse” unos a otros en toda sabiduría (Colosences 3:16), sin duda lo mismo pueden hacer los maestros sin supremacía alguna de grado ni de poder. Tenemos que luchar contra los mismos pecados y avivar y fortalecer las mismas virtudes que nuestros feligreses. Tenemos tareas mayores que ellos que desempeñar, y mayores dificultades que vencer; por eso necesitamos que se nos aconseje y se nos despierte al igual que ellos, si es que no necesitamos instrucción. De manera que me parece que tales reuniones deberían ser más frecuentes, si no tuviéramos otros que haceres. Deberíamos ser tan francos y abiertos en el trato mutuo como lo son los más serios de nosotros con sus feligreces; pues si solo estos reciben amonestaciones y reprensiones agudas, solo ellos tendrán una fe sana y viva. Estoy convencido de que este era el juicio de Pablo, para lo cual no necesito más pruebas que la exhoratción conmovedora y estimulante hecha a los ancianos de Efeso en Hechos 20:28 anteriormente citada. !Fue un sermón corto, que cuesta aprenderlo! Si los obispos y maestros de la Iglesia aprendiesen bien esta corta exhoratción, aunque dejaran de lado muchos libros con los cuales han ocupado su tiempo, granjeándose así los aplausos del mundo, qué gran alegría sería para la Iglesia y para ellos mismos.

Bueno mis amigos, les contaba hace unos meses en algún post anterior de que un día nos reunimos para realizar un congreso aquí al norte del área de la Bahía, algunos pastores, luego de estar reunidos por unas horas, tube la ingrata idea de pedir a mis nuevos amigos de reunirnos una o dos veces al mes, para estudiar, para aprender uno de otro, para poder crecer y hacer juntos la obra para la que Dios nos había llamado, todos a una contestaron de “que no tenían tiempo” para dedicarlo a eso, “ya sabían todo lo necesario” y lo más triste uno de ellos hace un tiempo ha sido revestido de pastor y todavía no le gusta leer, mucho menos estudiar, entonces ¿cómo podemos decir que venimos haciendo la obra? cuando ya estamos contentos a donde hemos llegado y en donde nos encontramos, me dí cuenta de que los otros, ya sabían demasiado y cuando eso llega, el principio de la decadencia ha empezado, estaban conformes con lo que tenían, eran hombres que en algún momento perdieron su primero amor, y estám cegados a su propio ego, por ello es necesario, de que pastores, maestros sigamos siendo discípulos, sigamos aprendiendo y creciendo en el conocimiento de Cristo y haciendo la voluntad de aquel que nos llamó.

Por ello mi hermano desde hace un tiempo invite a líderes, pastores y maestros empezando por los de mi congregación a reunirnos para orar y aprender más sobre la voluntad de nuestro creador, porque es un honor ser obispo, más una responsabilidad guiar al rebaño del Señor y un mandato el preparar a los santos para la obra del minsiterio. La invitación está abierta aunque debo ser “positivo” y seguir esperándolos.

Bueno mis amigos, nos seguimos comunicando, estamos en contacto y sobre todo seguimos con más fuerza, mañana hay servicio, empezamos por la mañana a las 9:00 am, y seguimos a las 2:00 pm en Manantial de vida, y durante la semana les contare, porque nos han invitado a llevar un estudio bíblico en una congregación de Santa Clara, hablaremos de la pregunta “¿ustedes también se quieren ir? y de los que me diste ninguno se perdió, tan solo el que se tenía que perder”, oren y busquen de Señor, bendiciones.

Alabanza: Me gozare

Amigos seguimos, ya sé que este video lo he subido varias veces, pero estamos en plena alabanza, hemos tomado los panderos, bubucelas, banderas y seguimos alabando a nuestro creador, (que los vecinos se unan a nuestra alabanza), porque ha llegado la hora del cordero de Dios, me gozaré, le alabare, porque si estoy vestido de lino fino, es solo porque él perdonó mis pecados, tan solo para recibir al Rey, me alegrare y no parare de cantarle a mi Señor, levanta tus manos y alaba, si tienes un pandero hazlo sonar, si tan solo tienes tu voz, levántala para que se escuche tu alabanza. No puedo parar de alabarte mi Cristo, por las bendiciones que nos entregas cada mañana, al poder abrir los ojos y ver las maravillas de tu creación, gracias mi Dios, toda rodilla se doblara y toda lengua confesará que Jesucristo es el Señor por siempre, no puedo de parar de alabarte, tenemos tiempo tan solo para levantar nuestra voz y gritar que “Osana el que viene en las alturas”, mis labios se llenarán de alabanza, me gozare, me gozare en Jehová, porque me ha hecho libre. ¿y a tí?, entonces alaba y que todo lo que respira alabe al Señor, y si respiras, alaba. Bendiciones y sigamos alabando.

Seguimos aqui tenemos para rato, luego entraremos en adoración, olvidese de pedir, olvidese de su necesidad, él la conoce y si usted lo alaba y le entrega su vida, nuestro Dios que es fiel y justo, lo escuchará, bendiciones.

Efesios, y nuestra época

Queridos amigos y hermanos que nos visitan y que juntos hoy, vamos a entrar a hacer una introducción al libro de los Efesios, sabe los grandes esfuerzos que se han hecho para mejorar la condición de maldad que se vivía en tiempo en que Pablo escribió en Libro a los Efesios no ha cambiado, todo ha sido en vano. La humanidad se hallaba “sin esperanza”. Esa misma perversidad a más del pesimismo es la que prevalece en nuestro siglo. Hoy día también, se multiplican los esfuerzos para erradicar el crimen y para mejorar el medio ambiente del hombre. Entre los medios seleccionados para este fin hallamos los siguientes: eliminación de los barrios bajos, mejores viviendas, ampliación de parques y lugares de recreo, escala de sueldo mínimo más alta, reentrenamiento de obreros, rehabilitación de los educables que hayan abandonado sus estudios, ayuda psiquiátrica para los que tienen problemas de autoaceptación. Hay quienes demandan mejor legislación. Otros enfatizan la necesidad de medidas más energicas para hacer cumplir las leyes o bien establece normas para no favorecer más a los criminales a expensasn de la sociedad. Otro es el falso concepto acerca de la necesidad básica del hombre. Tal necesidad es nada menos que la remoción de la culpa por la cual él, siendo por naturales un hijo de ira, se halla angustiado. Lo que necesita es algo más que la rehabilitación laboral. Su necesidad es la reconciliación con Dios. Efesios anuncia que tan bendición ha sido provista para todos los creyentes verdaderos por medio de la muerte expiatoria del mismo Hijo de Dios. La motivación de este supremo sacrificio fue “su gran amor”.

Otra de las falacias que está implicada en el modo de afrontar el problema de cómo aliviar al hombre de su miseria es la noción de que la felicidad puede conseguirse por medios que operan de afuera hacia adentro. Se dice, “mejórese el medio ambiente y será mejorada la condición interna del hombre. Pero la condición interna del hombre es tal que no ofrece esperanza alguna para el éxito de este método. Esta muerto a causa de sus trangresiones y pecados. Fuera de Cristo vive “en las concupiscencias de la carne y de sus razonamientos”. Para salvarles en necesario un acto de Dios. La remoción de la culpa de su pecado no es suficiente. El pecado mismo, el impulso de hacer lo que es contrario a la santa ley de Dios, es lo que tiene que ser eliminado. Dentro del corazón del hombre ha de tener lugar una obra poderosa, para que, como resultado, el hombre, habiendo sido renovado básicamente y gradualmente transformado por el Espíritu Santo, pueda ahora, en consecuencia, comenzar desde adentro hacía afuera sobre su medio ambiente, exigiendo que todo funcione para el Rey. Esta obra regeneradora y transformadora del Espíritu Santo, obtenida por la muerte de Cristo, se halla maravillosamente descrita en Efesios. Aquellos que por naturaleza se hallan muertos.

Ahora bien, nada de esto anula en forma alguna la responsabilidad humana. Al contrario, más bien aumenta el sentido de la obligación del hombre hacía su benefactor para dedicarle su vida. El creyente, objeto del amor soberano de Dios se siente en deuda con su Salvador y Señor. Ama en respuesta al amor recibido. Además, es lógico que, siendo atraído hacía Dios, quien sea objeto de la gracia divina sea por este mismo proceso atraído hacia sus hermanos y hermanas en el Señor. Es así como judíos y gentiles, reconciliados con Dios, se reconcilian también entre si. Habiendo amanecido un nuevo día sobre los que se han rendido a Cristo y a la influencia de su Espíritu, sigue como consecuencia que estos hijos de luz dan a conocer por medio de sus vidas los frutos de la luz: bondad, justicia, verdad. La virtud nacida del Espíritu, expulsa toda clase de vicios, según se habla en Efesios entre el capítulo 5 y 6. He aquí entonces la verdadera solución contra la repugnante maldad que caracterizó tanto a la época de Pablo como también a nuestro siglo. Es Dios mismo que “en Cristo” ha provisto este camino para salir de las tinieblas y del pesimismo. Es tarea de la iglesia “hacer que todos los hombres vean” que está es la única siolución. La iglesia canta la verdad en amor. Su vida diaria es de hecho un andar en amor, por cuanto imita al Dios de amor. Así, férreamente unida, presenta un desafio a Satanás y todas sus huestes, y con este propósito hace uso de las armas provistas por Dios mismo.

La obra de la iglesia jamás es en vano, por cuanto no es producto de la mente del hombre sino de la soberana gracia de Dios. Pablo expone algunos detalles sobre su fundamento eterno, propósito universal, elevado ideal, unidad, y crecimiento orgánicos, gloriosa renovación, y armadura eficaz. Es una iglesia que existe con el fin de servir como agente para la salvación de los hombres para la gloia del Dios trino, uniéndose en alabanza las potestades y autoriades en los lugares celestiales,  mientras observan, la sabiduría de Dios reflejada en su obra maestra, la iglesia. Tomado del Comentario Bíblico de “William Hendriksen, Efesios”.

Hermano si le das una leída a Efesios, encontraras, que todo lo escrito aquí, viene de ese libro, seguiremos luego versículo a versículo desarrollando los estudios, pero no se aparte de su Biblia y empiece a leerla, Efesios, Romanos, Mateo y algunos pensamientos que nunca faltaran, usted seguirá encontrandolos en este su blog, invite, pase la voz, si se congrega en alguna iglesia, invitélos a visitarnos, se lo agradeceremos, bendiciones y seguimos en contacto, aún no hay respuesta (ni creó que la abrá, pero soy terco y esperanzado) de aquellos que quieren estudiar la Biblia, en especial, líderes de nuestra iglesia.

Ministros excelentes o presentadores de televisión

Queridos amigos aqui estamos, estoy preparando un nuevo post, para dentro de un rato, pero ahora le pido que tome su Biblia, sé que ha tenido un buen domingo, yo tan solo la mitad, por la mañana temprano nos fuimos a desayunar y celebrar el cumpleaños del menor de mis hijos, luego el servicio de la mañana, para luego reunirme con mis hermanos en la reunión de las 2 de la tarde en la congregación “Manantial de vida”, buena alabanza y danza en los servicios, nuestras niñas vienen haciendo esfuerzos para cada día danzar para nuestro Señor, ya estare el lunes subiendo los videos tanto a youtube, como aqui en el blog, espérelos, ya que podrá alabar y adorar a nuestro creador, pero ahora vamos a conversar algo respecto a los pastores, maestros, y los demás líderes de las iglesias, y usted seguramente dirá, ¿por qué tanto con los pastores, profetas, maestros, etc? bueno sabe es que son los que guían al rebaño, enseñan o deben enseñar la buenas nuevas, el arrepentimiento y la salvación.

Los ministros excelentes no son los que anhelan recibir aplausos terrenales. Pero hoy piden y hasta exigen ser tratados como personas de gran importancia, por lo cual si la ofrenda no es buena, no van. Recuerdo a una cantante hace ya unos largos años cuando le pregunte si podía venir a mi congregación en donde eramos como 50, ya que decía que servia al Señor y bueno le pregunté y lo primero que me informó era el tamaño mínimo de la ofrenda de amor que tendría que recibir, la cual, en casi un año nosotros la recogiamos en la ofrenda y diezmos, y nos olvidamos del asunto, y eso que sirve al Señor (aunque ese señor es su banquero).

Tampoco pueden ser amadores de la comodidad sobre esta tierra.  Si no les otorgan un hospedaje cinco estrellas como que se sienten ofendidos, no todos, conozco algunos que hasta en el suelo duermen, con tal de enseñar la Palabra verdadera de Dios. La vida del ministro no es una vida de felicidad y comodidad. Era necesario que Timoteo estuviese dispuesto a soportar las aflicciones (2 Timoteo 4:5). No podía tener la clase de ministerio que Dios deseaba de él a no ser que estuviera dispuesto a pasar por alguna medida de sufrimiento. Hoy a muy pocos les causa dolor de ver y oír lo que desde los pulpitos se viene enseñando, medias verdades y medias mentiras, que lo único que hacen es desviar a los creyentes de la fe en Jesucristo para ponerla en la fe de los milagros y en la fe de la prosperidad, la sanidad, y las riquezas materiales. Ningún ministerio de valor ha llegado a existir sin dolor. Con frecuencia encuentro a jóvenes que aspiran al ministerio y procuran tener una iglesia sin problemas, un ministerio sin retos, así para el predicador fiel de la Palabra.

La noción de que el ministerio puede ser eficaz e indoloro al mismo tiempo es una mentira. Es inevitable tener aflicciones si se predica la Palabra sin adulteración, y cuando golpea la adversidad solo se tienen dos opciones: soportar y mantenerse firme y fiel, o negociar y ceder terreno. Hoy podemos ver que “pare de sufrir”, usted nació para ser feliz, para ser rico, para tener el carro del año, porque Jesús murió para que usted tenga todo, ojo todo lo que su corazón desea, porque mayores cosas que Jesús hará, pero jamás se le dice que debe cargar su cruz y estar dispuesto a morir, no se le dice, que va a vivir aflicciones, a pasar por pruebas, a vivir una vida de oración, a vivir dependiendo de Jesús, si fuese como enseñan, ¿qué pasó con Pablo, con otros apóstoles que murieron por seguir a Jesús?, o es que no tenían fe. El ministro fiel siempre guarda sin fluctuación la línea que separa la verdad de la mentira, y esto es algo que no se puede hacer al mismo tiempo que se escapa del sufrimiento: “todos los que quieren vivir piadosamente en Cristo Jesús padecerán persecución” (2 Timoteo 3:12). De modo que la fidelidad y la penalidad van de la mano. No podemos enseñar la verdad a medias, o como los bancos, no les mostramos la letra pequeña y cuando se dan cuenta del error, ya es demasiado tarde, lo han perdido todo, pero recuerde, daremos cuentas de lo que enseñamos y de eso estoy totalmente seguro.

Este es un tema reiterado en 2 Timoteo. Pablo escribió en 2:1, 3: “Tú, pues, hijo mío, esfuérzate en la gracia que es en Cristo Jesús… Tú, pues, sufre penalidades como buen soldado de Jesucristo”. Ahora recuerda de nuevo a Timoteo que el sufrimiento es parte del deber del ministro fiel tanto como lo es cualquier otro aspecto de la obra ministerial. Por ello mi amigo, veo con tristeza como líderes de congregaciones, maltratan a las personas enseñándoles verdades a medias, (perdone por ser reiterativo en esto, pero es de importancia vital, su alma está en juego) en donde si usted sufre es porque quiere, porque Jesús murió para hacerlo féliz y suplir todas su necesidades, como si fuera, Safeway, donde entra con su carrito de compras y sale al final con todo lo que necesita para su despensa, no necesita pagar porque es hijo del rey, sin darse tiempo a ver si esa es la voluntad de Dios, y no se da cuenta, simplemente porque la Biblia, no es el libro que lo acompaña a hacer las compras, porque si lo fuera se daría cuenta del costo y probablemente ya no compraría con tanta frivolidad  como lo hace hoy en día.

¿Siguió Timoteo el consejo de Pablo? Es evidente que así lo hizo. Hebreos 13:23, un versículo breve y un tanto relegado, dice: “Sabed que está en libertad nuestro hermano Timoteo, con el cual, si viniere pronto, iré a veros”. Es obvio que el escritor de Hebreos conocía bien a Timoteo y le amaba, por eso cuenta a los hebreos que Timoteo había sido puesto “en libertad” ¿De qué fue libertado? La palabra griega empleada allí sugiere que Timoteo había sido liberado de la prisión. Podemos suponer que cuando llegó el sufrimiento, Timoteo lo soportó y no cedió ante la presión. Permaneció fiel aunque es evidente que ello le significó ser encarcelado. No trató de salir bien librado sin pagar el precio de proclamar la verdad. Esto es lo que debemos de hacer, sufrir las penalidades y luchar para y por enseñar la verdad, aunque nos tachen de legalistas, de agresivos, de herejes, de divisionistas, (dividimos la verdad de la mentira) de hombres que se oponen a todo, claro que nos oponemos, a que se engañe, recuerde bien lo que dice Deuteronomios, “Si todas estas cosas haces, todas estas bendiciones vendrán sobre tí y te alcanzarán” mi hermano primero es si haces todas, no una parte, no la mitad, todas, si crees que Jesús es el Señor, pero si lo crees, eso significa que vienes haciendo lo que El dice que hagas, no un poquito, no lo que quieras, mucho menos, solo lo que te convenga, sino todo, sé que tendremos errores y hasta pecaremos, y fiel es Dios para perdonarnos, pero debemos de arrepentirnos, de persistir en el caminar siguiendo las huellas de Jesús, debemos andar como El caminó por esta tierra, pero la pregunta es: ¿luchas por caminar siguiendo sus pisadas?, entonces es tiempo de rectificaar, es tiempo de que la Palabra de Dios, haga nido en tu corazón y caminemos como decía un pastor convertidos en luz que ilumina la vida de otros, pero jamás te convertiras en luz, viviendo de fosforo en fosforo, o sea de domingo en domingo, de versículo en versículo, de tiempo en tiempo, sino buscando todos los días a Dios, teniendo una relación con El y esforzándote por parecerte cada día más a El.

Bueno aquí los dejo, nos vemos en un rato y no se aparte de su Biblia, la va a necesitar, bendiciones.

¿Confesar nuestros propios pecados?

Queridos amigos, nos volvemos a juntar pero esta vez para conversar algo profundo, mis amigos hace unas semanas me dieron una tarjeta amarilla, en la que estaban escritas 11 preguntas a responder, básadas según dice en la misma tarjeta en Proverbios 27:17, (que habla sobre la amistad sincera), sobre conversaciones serias, y la confesión de pecados, dentro de las 11 preguntas, hablaban del testimonio, pecados sexuales, integridad, la honorabilidad, comprensión, habitos, ira, enojo, entre otros tantas preguntas que me hicieron pensar y ponerme a estudiar al respecto, mis amigos, es bueno y como decía un gran hombre hace muchos siglos: “Richard Baxter”, la confesión de pecados es para arrepentimiento, de lo contrario, de nada sirve, (me lo van a decir a mi).

Todo un grupo de pastores y líderes de iglesias acordaron humillarse solemnemente, pero se hicieron una pregunta ¿cómo humillarnos sin una clara confesión de pecados? Se trataba principalmente de la confesión de nuestros propios pecados. ¿Quién se puede ofender con nosotros por confesar nuestros propios pecados y asumir la culpa y la verguenza de ellos según el dictado de nuestras conciencias?

Cuando el pecado es evidente ante los ojos del mundo, es inútil intentar esconderlo; todo intento de hacerlo solo aumenta y agrava la verguenza.

La libre confesión es la condición para la plena remisión; cuando el pecado es público, la confesión también debe serlo.  El pecado sin perdonar no admite ni descanso ni prosperidad, por mucho que nos esforcemos en taparlo; tarde o temprano nuestro pecado se descubrirá. El fin de la confesión es reconocer el pecado, asumiendo la verguenza que supone; y si es verdad que “el que […] confiesa y se aparta [de sus pecados] alcanzará misericordia”, no resulta sorprendente que “el que encubre sus pecados no prosperará” (Proverbios 28:13). Si somos tan remilgados que nos cuesta confesar nuestros pecados, Dios tendrá que plasmarlos por nosotros. O nos llevará a confesar por conciencia o su juicio proclamará nuestra iniquidad ante el mundo.

Demasiados que han emprendido la obra del minsiterio se obstinan en el interés personal, la negligencia, el orgullo, la egolatría, la vanidad, la manipulación entre otros pecados, de manera que nos vemos obligados a amonestarlos. Si viéramos que los tales se presentaran a reformarse sin esta reprensión, de buena gana evitaríamos hablar de sus faltas. Pero cuando la amonestación resulta tan ineficaz que se ofenden más por ella que por el pecado en sí, y prefieren que dejemos de reprenderlos en lugar de dejar ellos de pecar.

Aquí te escribo un ejemplo que será esclarecedor, Si miles de persons estubiesen en un barco que se estubiese hundiendo, y los que debían baldear o cerrar las entradas, estubiesen jugando o dormidos, e incluso buscando su provecho en perjuicio de todos los demás, ¿acaso no los despertarías a su labor, animándolos a trabajar por sus vidas? Y si usaras un tono perentorio o importuno con los perezosos, ¿acaso tendrías por cuerdo a aquel que se ofendiera, acusándote de orgullo, arrogancia, o falta de educación porque presumieras hablar francamente con tus colegas, o que te dijeran que menoscabas su reputación? ¿No le responderías más bien, “Hay que trabajar o todos moriremos. El barco se hunde, !y tú hablas de tu reputación! ¿Acaso prefieres correr peligro a ser reprendido por tu torpeza?”. Hermanos en este caso hay que hacer la obra de Dios. Las almas no deben perderse mientras te ocupas de tus negocios y placeres mundanos, descansando o riñendo con tus hermanos. Tampoco debemos guardar silencio mientras tú ayudas a la gente a condenarse.

Por ello mis amigos, si eres médico y estas en medio de una epidemia de la peste y duermes o tus intereses personales son más importantes que el salvar vidas, desde este blog hablaremos, porque me llamó a decir la verdad a cualquier precio, por ellos los milagros no se venden ni siquiera para levantar un ministerio, por ellos levantaremos nuestra mano al oponernos de engañar a la gente diciendo que Dios quiere hacerte rico, de que tu necesidad es primero y de que tiene que recibir lo que pides porque eso lo ha prometido, seguiremos orando por ese carro que quieres o por el marido que buscas, vemos muchas veces por interes que desde el pulpito dicen cosas que agradan a la gente, pero si estudias tu Biblia te daras cuenta de que la otra parte o las condiciones para obtener el milagro no te la enseñan y vivimos engañados, pero por ellos hay aún hombres y mujeres que debemos levantar nuestra mano para decir y enseñar la verdad. A muchos no les va a gustar, o se arrepienten y no tendremos palabras que decir o seguiremos mientras existan personas que llevan a nuestros hermanos al precipicio del infierno. nos quedaremos con menos amigos, pero dime ¿a quién quieres agradar?. Pero igualmente nos arrepentimos de nuestros pecados, luchando cada día por caminar en la misma senda que nos enseña la Palabra de Dios, díficil camino, porque hay que dejar cosas que nos gustaría repetir,  el que diga que es fácil que me mande la receta.

Aqui quiero hacerles unas preguntas ¿Acaso no es el deber incuestinable de pastores, el emprender la labor de instruir a todos los que tiene a su cargo?, ¿Crees que la santa sabiduría lo negará? ¿Acaso el celo por las cosas de Dios, o el deleite de su servicio, o el amor por las almas lo negaran?.

Hay que enseñar a la gente los principoios de la fe, y los asuntos más necesarios para la salvación; de esto no cabe duda. Espero que estemos de acuerdo en que hay que enseñárselo de la manera más edificante y provechosa. No cabe duda que debemos desempeñar esta gran labor con todas las personas posibles. Por ellos amigos pastores, maestros, profetas, evangelistas, líderes de iglesias, en el nombre de Cristo, y por el amor de su Iglesia y las almas inmortales que el Padre nos ha entregado, les ruego que emprendamos esta labor de manera eficaz. He visto hace años que si cumplimos nuestra encomienda, el Espíritu Santo tocará corazones y expulsará la ignorancia reinante; quebrantará corazones endurecidos de los pecadores; responderá a sus vanas objeciones y quitará sus prejuicios; reconciliará sus corazones con los pastores fieles y hará eficaz la predicación, haciendo que la verdadera piedad sea mucho más común que antes, mi amigo con todo esto le aseguro que demoleremos el reino de las tinieblas porque todos serán conocedores de la Palabra de Dios, empezando a compartir de familia en familia de casa en casa y al final de año a toda la congregación, las cual le aseguro que ninguna familia rechazará recibirlo en el ceno de su hogar, si alguno se excusa de recibirte, no importa, solamente que no sea por culpa de los pastores o maestros, pero mi amigo pastor si aún así rechazan tu ayuda, que no sea excusa de prestársela a los que la aceptan de buen grado, preparando estudios sencillos desde el principo hasta que conozcan la Palabra y como a los niños desde lo básico hasta lo más profundo, formando dicípulos que se conviertan en maestros, evangelistas, pastores, que hagan la obra del ministerio desde sus casas y asi hasta la eternidad.

Hay una exhortación escrita hace cientos de años en Westminter que hoy es mucho más válida: “Es el deber del pastor no solamente enseñar a las personas a su cargo, amonestárlas, exhortarlas, corregirlas, consolarlas y amarlas en todo momento”.

Bueno amigos los dejo, aquí, solamente un pensamiento, si tu pastor, profeta, maestro, lider de alguna iglesia, no te ha gustado lo que escribo, lo siento perdóname, pero no puedo callar lo que siente mi corazón cuando veo y escucho el sufrir de hermanos que reciben una enseñanza diferente y deficiente a la que esta escrita en la Biblia y que son tratados como cristianos de segunda clase, cuando pastores ni la Biblia leen y que sus predicas del domingo terminan hablando de su vida, contando chistes, y sobre todo de todos los muertos que resucitaron y siempre en otra iglesia, es tiempo de clamar al cielo y arrepentirse, y hacer la obra para la cual fuimos llamados, cada uno en el lugar donde se encuentra, por ello ¿A qué fuiste llamado? y ¿estas haciendo la obras para la cuál Dios te llamó? o simplemente te metiste para decir que eres lo que no eres.

Nos vemos, seguimos, quizás siendo menos, pero sabe, mucho de lo que se escribió aquí, fue dicho hace más de 500 años, y la iglesia de Jesucristo, sigue viviendo los mismos problemas, pero de uno en uno, ¿estas usted dispuesto a hacer la diferencia, o solamente seguir por la puerta ancha?, bendiciones y nos vemos mañana, domingo, tengo servicio a las 9 de la mañana y de allí a la 1:30 voy camino a mi congregación para el servicio de las 2 de la tarde, alabaremos a Dios, luego por la tarde celebraremos el cumpleaños de mi hijo, ya cumple 10, felicidades, aunque me levanatrá temprano porque quiere desayunar en el McDonnals, para gustos se rompen géneros.

Ya por la tarde, con un buen capuchino Starbucks, (sin ca..fé es imposible agradar a Dios) un pastelito de chocolate, nos sentaremos Biblia en mano, es volver a ver y escuchar lo que se predicó, tomar nuestro iPad y hacer nuestro buen devocional y una preparación de algún post con lo que escuchamos, quizás nos puedas acompañar, te estaremos esperando, bendiciones y buenas noches.