Siguiendo el mandato de Jesús

Capuchino appleAmigos, conocidos y demás personas que por aquí llegaron, ya sé que quizás usted buscaba Amazon, y llego por aquí, pero si ya llego, no estaría mal una leída y luego si desea seguir su camino, es libre de hacerlo, pero si desea quedarse, le aseguro que va a encontrar lecturas que le haran pensar, este tiempo esta medio loco, hace un par de días les contaba que estabamos con una calor terrible, pero desde anoche las cosas han cambiado, hace frio, anoche corría un viento que me hizo correr y abrigarme, hoy nuevamente viento y el día está como para no salir, por lo que aquí seguimos, pero no podemos estar sin tomar algo para despertarnos, bueno nos vamos por un cappuccino Starbucks Venti, para empezar la tertulia y pasamos por un pan dulce, agarramos nuestra Biblia y nos sentamos para poder conversar animadamente de lo que voy estudiando. Sabe mi amigo, he venido por un tiempo hablando respecto a lo que ocurre en algunas (la mayoría) de congregaciones, la historia de mi amigo el pastor, de los post anteriores que gracias a Dios ha empezado a cambiar y ya viene retomando el camino, esta orando, estudiando, y hablando con cada uno de los líderes de su congregación, bendiciones, nos volveremos a ver esta semana, difícil cuando hay que romper moldes, cuando hay que triturar fábulas, cuando hay tanto que aprender y desechar lo aprendido anteriormente, y que estaba equivocado, que bueno, esta tratando de levantar líderes para que lo ayuden a hacer la obra, y !Gloria a Dios! oramos para que pueda salir adelante con la ayuda de Dios y siguiendo las pisadas del maestro.

Pero tomando de partida la idea de mi amigo pastor, desde hace muchos años, probablemente desde que Jesús subio a los cielos, se empezo a declarar las advertencias de enseñar la cristianos-300x200sana doctrina, de dejar de lado las fábulas de falsos maestros y tomar lo bueno y desechar lo malo, de examinar todo a la luz de las Escrituras, y eso es lo que debemoss de hacer, sino tome su Biblia y vayamos a Mateo 28:19-20 que a la letra nos dice: “Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos, en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo; enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado”. Aquí mi querido amigo hay dos puntos importantes que usted y yo debemos tener en cuenta, y ya sé que le gustaría ir a predicar a grandes templos con 10,000 o más miembros y darse vuelo con el evangelio, a Europa, Japón etc., pero no, eso no es lo importante, la cosa es IR y hacer discípulos, si se queda en casa viendo el futbol, como que a lo mucho evangelizara a su televisor, pero y qué del amigo, qué del vecino, qué del que pasa por allí, bueno pero ¿qué le va a enseñar? ¿cómo atar demonios?, ¿cómo ser prospero?, el versículo dice: “Guarden todas las cosas que os he mandado”, lo que Jesús enseñó, no el libro de cualquier iluminado, mucho menos mandar a que vean la película del actor aquel, ni hablar del profetilla que tiene la unción, ni al milagrero que nos vende sus milagros dependeindo del monto de ofrenda que demos, es la Palabra de Dios lo que tenemos que aprender, para poder enseñarla, eso es lo que nos manda, “arrepentios porque el reino de Dios se ha acercado”, ¿dispuestos?

En 1ra de Timoteo 4:13 dice: “Entre tanto que voy, ocúpate en la lectura, la exhortación y la enseñanza”, Quiero mi querido amigo, que usted ponga atención, hay varias cosas importantes, lee, estudia, aprende, ¿pero qué?, el libro Coquito, la última revista de Spiderman (si la tiene por favor, prestemela), NO, las Escrituras, ¿para qué?, para poder exhortar en su congregación, y para enseñar, tan simple como eso, para enseñar la Palabra de Dios, punto, no hay otra cosa que enseñar, no le dijo, forma un equipo de futbol mientras llego y haz un campeonato y cuando yo llegue hacemos la final del mundial, nada de camponatos de golf, ni de llevarlos al Great America o a Disney, ni mucho menos darles una vuelta por Hollywood, y al estreno de la última película de Iron Man, nada de clases de cocina, ni de arte, ni música, como dice la Palabra de Dios “Nosotros persistiremos en la oración y en el oracion 012ministerio de la palabra” (Hechos 6:4), el ministerio de la palabra, mi amigo, muchas veces los pastores, estan más preocupados en el camponato de futbol, en que el sonido este ajustado a las mil maravillas, de que todo este a punto, de que esto y aquello y dejamos la palabra para después y a medida que pasa el tiempo es mucho después, he visto y veo con tristeza que enseñamos cosas que no entendemos, ni sabemos, y que por el hecho de autollamarnos pastores el Espíritu Santo tiene la obligación de poner las palabras adecuadas en nuestras bocas para enseñar, esto no es magia, no es sacar flores de un sombrero, por ello, debemos volver a las bases del cristianismo, enseñar la palabra de Dios y haced discípulos.

Siguiendo con 2da de Timoteo 2:2 “Lo que has oído de mí ante muchos testigos, esto encarga a hombres fieles que sean idóneos para enseñar también a otros”. mi hemano y hermana, aquí es una prueba irrefutable cuando se predica la verdad del evangelio, hay muchos testigos, hombres y mujeres que escuchaban las palabras dichas por Pablo, pero testigos que eran discípulos, conocidos que podían dar testimonio de lo que escuchaban, y eso que Pablo les enseñaba, Timoteo tenía que enseñarlo a otros, y que ellos tenían que seguir enseñándolo, pero ojo mi amigo, a hombres idóneos, no a cualquiera, no el primer hijo de vecino que se aparece lo tenía que convertir en maestro o pastor como se hace ahora, alguien que tiene carisma, buena voz, convincente, o artista de TV, o ingeniero de sonido, ya lo hacemos pastor, no, hombres, primero, fieles a Dios, dispuestos, preparados a enseñar, o sea mis queridos amigos, idóneos para enseñar la Palabra de Dios, no libros, no ideas, no fábulas, ni mucho menos experiencias propias, ni extrañas historias que solo hacen desviar a los verdaderos hijos de Dios, por lo cual queridos hermanos y hermanas, ¿qué y a quién venimos discipulando? ¿destarbucks-verismo-585-system los que venimos formando, quiénes son idóneos para el puesto? si usted se da cuenta de que no son los idóneos, es tiempo de rectificar, ¿no cree?.

Entonces y ya para terminar el presente post, mis queridos amigos, debemos volver y seguir el mandato de Jesús, “id y hacer discípulos a todas las naciones”. Simple, la cosa es hacerlo, primero buscando de Dios, segundo saber lo que dice y enseñar, preparando y buscando hombre idóneos, entonces mis queridos hermanos, estamos buscando de Dios, es tiempo de empezar a aprender que dice la Biblia, escudriñarla, ¿nos quiere acompañar? amigos y hermanos de Manatial de Vida, seguimos esperándolos, en especial a los líderes, pero bueno, uno no es profeta (ni deseo serlo) en su propia tierra, por lo cual seguimos, yo pongo el café y el pan dulce, usted tenga a mano su Biblia, nos vemos y bendiciones.

¿Orando en forma persistente y efectiva?

Nos volvemos a encontrar pero ahora con un frio que pela los huesos, desde hace un par de días, que bajo la temperatura, estamos a punta de chocolate caliente, con leche de vaca de lata, pero con su pancito y es que viene haciendo mucho frío, sobre todo para mi que soy friolento, y encima toda la semana he trabajado muy temprano por lo que tengo frío aún, pero bueno hay que seguir, y eso que en otros estados, el frío es mas intenso y hasta nieve cae, oramos por todos aquellos que están pasando necesidad en el otro lado del USA, Nueva York, entre otros estados que fueron azotados y siguen por las tormentas, pero hoy vamos a leer un poco y es que sabe mi amigo, he venido escuchando y poniendo mucha atención a diferentes oraciones, (incluyendo la mía) por alguna necesidad, por sanidad, por algún milagro, por las comidas, etc, y me puse a estudiar un poco y encontré a un pastor que en el siglo XVII, o sea que han pasado muchos lustros, llamado John Preston que nos dice a la letra sobre la oración:

Si se lleva a cabo de una manera demasiado formal o habitual, sería mejor que la omitiera completamente; porque el Señor considera sus oraciones cualitativamente no cuantitativamente. Cuando es una imagen externa, un cadáver de oración, donde no hay vida, no hay fervor, Dios no le da importancia. No se engañe, es una mentira muy común. Pueda que la conciencia de un hombre estuviera sobre él, si la omitiese por completo. Por lo tanto, cuando hace algo, su corazón se satisface, y así empeora cada vez más. Por consiguiente, considere que el cumplir con el deber no es lo que el Señor hace caso, sino que él pide que se haga de tal amnera que se pueda lograr el fin y se efectúe aquello por lo cual usted ora.

Si un hombre ordena a su sirviente a ir a un sitio, no es el hecho de que vaya de aquí a allá lo que a él le importa, sino que lleve a cabo su tarea. Así es con todas las demás obras. A él no le interesa la formalidad del rendimiento, sino que se haga lo requerido de tal manera que pueda serle útil. Si usted envía a un sirviente a que haga una fogata, y él va y reúne madera verde y pone carbón por ababjo, esto no es hacer una fogata. El debe conseguir madera seca, o soplarla hasta que arda y sea adecuada para su uso.

De modo que cuando su corazón no es adecuado, cuando parece madera verde, y usted llega para calentarlo y encenderlo por medio de la oración a Dios, puede ser que cunmpla con este deber, y salga con el corazón frío y destemplado como estaba antes. Amado mío, esto no es cumplir con este deber. El deber se lleva a cabo con eficacia cuando su corazón es estimulado por él, y se adapta a un mejor ritmo y temperamento que el que tenía antes.

Si usted halla lujuría, su tarea allí es resolverlo por medio de la oración, para razonar sobre el asunto, para objetar delante del Señor, y no ceder hasta poner todo en orden en su alma, hasta perfeccionar su corazón a través de Dios. Y si usted encuentra que su corazón se aferra demasiado al mundo, debe dejarlo y apartarse de eso. Si nota que está sin vida, sin ganas e indispuesto, debe elevar su alma al Señor y no ceder hasta que se avivve. Esto es llevar a cabo el deber de una manera aceptable al Señor, de otro modo, es un rendimiento hipócrita puesto que el hombre no está dispuesto a dejar el deber ni a efectuarlo fervorosamente y de manera viva y celosa.

Aquel que lo omite es una persona profana, y el que lo hace celosamente y a propósito es un hombre santo; pero el hipócrita se halla en medio de ambos. Hace algo pero no a conciencia. Y, por lo tanto, si se da cuenta de que ha hecho este deber descuidadamente de un día al otro, negligente y superficialmente, sepa que eso es un rendimiento hipócrita. Por consiguiente, cuando pasamos mucho tiempo exhortándolo a que constantemente haga este deber, recuerde que aun lo tiene que hacer de una manera tal que tenga valor y vida, para que pueda ser aceptable a Dios.

Desgraciadamente, todos los creyentes nos podemos relacionar hasta cierto punto con las  palabras acusadoras de Preston. No hay nada tan sagrado que Satanás no invada. De hecho, cuanto más sagrado sea algo, más deseo tiene de profanarlo. Sin duda hay pocas pocas cosas que le agraden más que ponerse entre los creyentes y su Señor durante la intimidad sagrada de la oración. El pecado nos seguirá hasta la misma presencia de Dios; y no hay pecado más poderoso o destructivo que el orgullo.

(De aquí en adelante escribo yo) El llegar a creer que porque oramos y levantamos las manos estamos haciendo la voluntad de Dios, y le voy a poner un pequeño ejemplo de cómo poco a poco nos vamos acomodando o haciendonos creer a nosotros mismos que nuestras oraciones son dignas de ejemplo o sea nos convertimos en orgullosos, y debe o tiene la obligación Dios de escucharnos, durante un tiempo, me puse a escuchar mis propias oraciones y las oraciones de amigos, pastores y maestros por las comidas, un tiempo de acción de gracias y oración, y note que todas tienen un común denominador y parece (ojo quizás haya excepciones) de que se convierten con el paso del tiempo en meras repeticiones de textos identicos y hasta utilizamos las mismas palabras, los mismos ademanes y hasta la misma expresión en el rostro, para luego convertirse en un cumplir y en un terminar rápido porque todos tenemos hambre y Dios conoce nuestro corazón y Amén, todos felices y contentos, pero como decía nuestro amigo Preston, cumplimos con la oración, la hacemos y hasta quizás hasta las lágrimas de cocodrilo derramemos, pero no hay el fuego del alma que nos acerca al trono de Dios, sino el cumplir que nos acerca al plato de comida, por ello, mi amigo algo debe de cambiar en nuestro interior, debemos de llegar a entender que verdaderamnte significa orar al Señor, hacer nuestro trabajo, pero poner en ello la vida, arreglando nuestra falta de acercamiento al creador por culpa de nuestros pecados, ponernos a cuentas con Dios y acercarnos en sumisa oración, para levantarnos a hacer su santa voluntad. Por ello también muchas oraciones no son contestadas, porque se hacen como mera rutina, como algo repetitivo, simplemente como nos sabemos hijos del Rey, Dios tiene la obligación de contestarnos, tenemos ese orgullo malsano que impide que verdaderamente nos acerquemos a Dios con un reconocimiento de que somos pecadores y que solicitamos su perdón, pero muchas veces nos acercamos a exigir nuestro milagro y esto debe de cambiar, un día, por amor a Dios, escuche su propia oración y quizás pueda escuchar lo orgulloso que se siente al hacerla, nos vemos pronto, bendiciones y comprese una grabadora, le aseguro que le ayudara para saber que es lo que ora. Yo tengo una si quiere se la presto.

¿Qué venimos predicando?

Volvímos, ahora con un buen café, ya sabe Starbucks, pero ahora hemos cambiado el pan dulce o Tiramizu por el Panetón, netamente peruano marca D’onofrio, para que tengan una idea les subo una foto y es que no ha durado mucho entre mi hijo y un servidor, le hemos dado matarili o sea nos lo hemos acabado, era de dos libras, es un pan dulce con frutas confitadas y de tremendo sabor, en mi lejano Perú, es para navidades pero aquí cuando se consigue, por lo tanto luego de un chocolatito caliente y su panetón seguimos con una conversación respecto a lo ¿qué es lo que venimos predicando? y si es bíblico lo que venimos enseñando o vamos caminando por un camino que nada tiene que ver con lo que nos enseño Jesucristo, ni tiene que ver con lo escrito en la Biblia, por lo tanto empecemos.

Mis amigos, la función primaria de la iglesia y de los pastores y maestros es la proclamación de la Palabra de Dios, yo no se si usted también pero me duele el corazón cuando escucho sermoncitos que lo único que mueven son las emociones, y con el perdón de Dios y del predicador, prefiero pararme y seguir mi camino arrastrando los pies y sufriendo por todos aquellos que desean aprender de la Palabra y se tienen que contentar con charlas motivacionales, y me meto en mi lugar secreto y solo pido perdón a Dios y que haga su santa voluntad, y alabo Su santo nombre, pero seguimos, en donde la enseñanza se queda en casa y en donde las declaraciones de triunfo, progreso y positivismo, rascan los oídos de los asistentes y les causan bienestar, pero los alejan de los pies de Cristo, es poco lo que desde los púlpito se aprende, tan solo se dedican a bendecir, declarar, visualizar, sobre temas éticos, pero jamás doctrinales. En los estudios bíblicos no se aprende mucho acerca de la Biblia, no existe un deseo de aprender y mucho menos de enseñar las verdades y el costo que necesitamos tener en cuenta para seguir a Cristo. Todo es sobre las bendiciones que vamos y debemos de recibir. Pero mi amigo, debemos entender de que la función más importante de la iglesia es proclamar la Palabra de Dios en una forma comprensible, directa y autoritativa, es necesario decir la verdad tal cual es, no arreglarla, ni mucho menos minimizarla, la lucha en contra del pecado no debe permitirnos decir verdades a medias o medias mentiras mezcladas con medias verdades, el pecado es pecado aquí y en la China, y eso nos aleja de la presencia del Padre.

“E indiscutiblemente, grande es el misterio de la piedad: Dios fue manifestado en carne, justificado en el Espíritu, visto de los ángeles, predicado a los gentiles, creído en el mundo, recibido arriba en gloria” (1 Timoteo 3:16), La predicación es uno de los elementos esenciales de la manifestación de Dios en la carne. La predicación tiene o debe de tener un lugar central en la vida de una iglesia. Mi hermano si no enseñamos la Palabra de Dios, cómo podrán conocer a Dios, cómo podemos determinar que lo que venimos haciendo es del agrado de Dios o no, si no conocemos al Hijo jamás podremos acercarnos al Padre, entonces escudriñar nuestra Biblia debe ser el punto central de cualquier reunión de la iglesia que dice ser de Jesucristo.

Nosotros no debemos hablar de la Biblia, ni asegurar de que somos lo que dice que somos, ni tenemos lo que dice que tenemos, no, y mil veces no, nosotros debemos aprender y enseñar lo que dice la Biblia, y con el conocimiento de Cristo podemos asegurar cual es nuestro camino. Debemos entender de que el enseñar la Palabra de Dios, hara que todas las personas que esten y lleguen a nuestra congregación puedan declarar que son alimentados con la Palabra, ese debe de ser nuestro compromiso, esa es nuestra función, pero ojo no es solo del pastor el compromiso, sino !es la tarea de todos! Algunas personas tienen el don de predicar o enseñar, pero todos estamos llamados a proclamar la Palabra.

Pablo, si usted recuerda le dice a Timoteo que si enseñaba a los hermanos la verdad sería un “buen ministro de Jesucristo, nutrido con las palabras de la fe y de la buena doctrina que has seguido” (1 Timoteo 4:6) “Esto manda y enseña” (Ver. 11). entonces mis hermanos, nutridos, ese debe ser nuestro alimento, las palabras de la fe, y la buena doctrina, debemos tener mucho cuidado de las malas doctrinas que solo quieren recibir bendiciones, que te dicen que puedes comprar las bendiciones, que te aseguran que porque ya eres (aunque no lo entiendas) hijo del Rey debes tener y exigir todas tus bendiciones, por eso, muchas veces parece y suena bien a los oídos, pero no es la sana doctrina que te enseña “arrepientete que el reino de Dios se ha acercado” y si tú, te acercas a él, te daras cuenta que tus pecados se iran revelando, porque para acercarse al Padre debes limpiar tus ojos con colirio y tu cuerpo con la sange de Cristo.

Y Pablo continua “Entre tanto que voy, ocúpate en la lectura, la exhortación y la enseñanza” ¿a qué te dedicas mientras llega el Señor? ¿qué nos encontrará haciendo el Señor cuando venga? seguiremos bendiciendo, exigiendo sus bendiciones, orando por los milagros, o ¿estaremos buscando el rostro de Jesús arrepentidos por nuestros pecados y convirtíendonos en siervos fieles?.

Para terminar y ahora quiero que lo lean condeteniemiento “Los ancianos que gobiernen bien, sean tenidos por dignos de doble honor, mayormente los que trabajan en predicar y enseñar” (1 Timoteo 5:17), mire mi amigo, si lee detenidamente lo que nos dice aquí, es que lo principal, lo importante, lo que se debe y tiene que hacerse es que el liderazgo de la iglesia debe enfocarse en la predicación y en la enseñanza, como decía al principio, la función primaria de la iglesia es la proclamación de la Palabra de Dios, dejemos de lado, otros libros interesantes pero escritos por hombres inteligentes, pero hombres al fin, la Biblia fue escrita por el propio Dios, entonces, ya sabemos lo que debe de existir en cualquier iglesia que diga que es de Jesucristo, ¿qué haremos?.

Por último y ya para terminar mi amigo Pablo dice: “Procura con diligencia presentarte a Dios aprobado, como obrero que no tiene de qué avergonzarse, que usa bien la palabra de verdad” (2 Timoteo 2:15), y luego le dice: “Retén la forma de las sanas palabra que de mí oíste” (2 Timoteo 1:13). La persona que proclama la Palabra de Dios debe ante todo comprometerse él mismo con ella y luego predicarla, por eso es muchas veces muy díficil empezar a enseñar la verdad, pero debemos de hacerlo.

Los dejo, nos vemos mañana o el sábado, pero seguimos, bendiciones y no se aleje mucho, regresamos antes de lo que piense o quiera, y de todas maneras nos vemos el domingo en la congregación, cuidense.

Tan solo la Biblia

Queridos amigos y hermanos, conocidos y visitantes, suscriptores y entusiasmados buscadorees de tesoros, bienvenidos, bueno aquí nos encontramos con otra conversación más, pero sabe, hace algunos post que hemos hablado de que en muchas congregaciones utilizamos libros básados en la Biblia para poder realizar nuestras enseñanzas, recuerdo que en una iglesia hace algunos años atrás utilizamos un paquete de enseñanza llamado Alpha para poder hacer los estudios bíblicos, hasta comida teníamos para que se haga realidad ese dicho famoso “barriga llena corazón contento” y todos a estudiar, sin lograr un resultado positivo espiritualmente hablando, lo único que muchos subieron algunas libras más, (no se olvide de correr por un Starbucks, para que no se nos duerma y esté atento, igualmente su Biblia a la mano, si no tiene una , y dice ser cristiano, olvidelo, siga con los videos del chavo del ocho, esto no es para usted), sigamos, pero siempre hemos utilizado algo para que la gente asista a los estudios, desde comida, apelamos a los sentimientos, apelamos al estomago, a los cantos, a la película, e inclusive a libros sobre positivismo, a lograr el exito o muchas veces intentamos que la gente asista, porque al final del estudio rifamos aunque sea un ticket del MacDonnals, o el CD del hermano famoso aquel, pero todo con el fin de que la gente llegue al conocimiento de Dios. Pero mi hermano, pasamos por alto de que el evangelio y las buenas nuevas no es para todos, los que crean serán salvos dice la Palabra de Dios, eso significa que existirán personas que no crean y punto, ya esa parte no es trabajo nuestro, debemos tan solo enseñar la Palabra a tiempo y fuera de tiempo, si cae en tierra fertil, dará frutos y se convertirá un pecador luego del arrepentimiento, si cae sobre piedras y en corazones duros, jamás le llegara la Palabra, asi de simple, pero en ese afán de convetirlos muchas veces tratamos de utilizar métodos aunque realizados con buena fe, no se comparán con la Palabra de Dios, por tanto si la Biblia que debe de ser nuestro libro base y completo, lo cambiamos por otro libro, como que nos venimos equivocando, pero muchas veces es por ese afán de darle una ayudadita a Dios, tratamos de utilizar libros que por la forma en que están escritos, por el dialogo y gramática que utilizan, como que aligeran la carga y le encuentran el lado emocional o dulce de las palabras para no espantar ni hablar con la dura verdad del evangelio, y convertimos el verdadero evangelio de Jesucristo en algo muchas veces tan solo emocional, porque nuestra enseñanza solo mueve los sentimiento hasta las lágrimas, pero luego, nuestra vida vuelve a seguir de la misma forma que cuando todo empezó, por eso, caminando por aquí y por allá, navegando por internet, llegue a encontrar un video sobre la familia y la responsabilidad de los padres, y estoy subiendolo para que ustedes mi amigos, y yo también, sea padre o madre, pastor, profeta, maestro, entendamos que nuestro principal método de enseñanza debe estar básado exclusivamente en la Biblia, porque allí si usted mal no recuerda o enseña, está todo aquello que necesitamos para vivir y hacer las cosas, recuerdo que siempre pastores y maestros hablan de que allí se encuentra todo, absolutamente todo lo que usted necesita para ser un hombre de Dios, o un padre ejemplar, entonces, para que nos hacemos tontos buscando métodos elaborados por hombre de buena fe, pero con inteligencia y psicología humana, que saben como llegar a mover nuestras emociones, pero no llegan a partir el alma, como espada de dos filos, porqué, no nos volvemos a la Biblia, manual escrito por la inspiración del Espíritu Santo y dirigido por el creador del universo: Jehová.

Bueno aquí les dejo el video, es del pastor John Macarthur y si desea saber más entre a Youtube y busque, le aseguro que nada de lo que dice tiene desperdicio, sino todo lo contrario si lo exámina a la par de su Biblia, le aseguro que algunas de sus creencias (las de usted) cambiarán, y entraremos a hacer la voluntad de Dios, ¿seguimos? Aquí expone las responsabilidades del Padre en el hogar.

Bueno mis amigos, ya vieron el estudio realizados por el pastor John Macarthur, bueno seguimos con las responsabilidades de la madre en la familia, les aseguro que algo cambiará en su corazón si verdaderamente está deseando hacer la voluntad de Dios.

Bueno queridos amigos, espero de que detenidamente por lo menos un par de veces usted, si usted mi querido padre, mi querida madre, pastor, aquellos que conforman una familia de acuerdo a la voluntad de Dios, pueda saber lo que verdaderamente debemos de hacer en nuestro hogar si es que verdaderamente decimos que somos discípulos de Jesucristo, pero tome su Biblia, mire los dos videos completos, compare si lo que aquí se dice es lo que su Biblia dice, no nos crea, solamente crea a la Palabra de Dios, pero luego mire a su alrededor y vea si usted hace lo que dice su Biblia que debe de hacer y no hace lo que su Biblia dice que no debe hacer. Y por favor, por el amor de Dios, no venga con esa oración: “Yo soy lo que mi Biblia dice que soy, y tengo lo que mi Biblia dice que tengo”, porque ni por leerla, ni aprenderla, nos volvemos cristianos, sino al convetirnos en esclavos de Jesucristo con todo lo que esa palabra implica, recién podremos decir, siervo inutil soy, y tan solo hago lo que mi Señor me ordena.

Bueno los dejo, nos seguimos comunicando muy pronto, pero ya sabe aún sigo esperando, desde una llamada telefonica, para cantarme el adios o para juntarnos a estudiar la Biblia y no el libro de como ser positivos y triunfadores. Nos vemos, bendiciones.

Orar, Si pero antes…

Queridos amigos y hermanos nos volvemos a encontrar por aquí, hoy día fue un poco largo, primero porque trabajé, por lo que nos fuimos casi de amanecida a eso de las 8:10 am con dirección a tomar el trencito para irnos a nuestro centro de trabajo, descubrí, una revista sobre diseño de Blogs, por lo que me puse inmediatamente a leerla hasta terminarla en ida y vuelta, regresamos a eso de las 5:00 pm, más cansados que despiertos, por lo que luego de un rato, recuperamos fuerzas y nos pusimos a estudiar y leer nuestra Biblia, y nos sentamos a escribir el presente post, sobre la oración, que algunos tienen creó, un error garrafal, como se dice siempre “Tú pide, eres hijo del rey y te tiene que dar todo aquello que tu corazón desea” bueno no es así, escuche hace unas semanas a una pastora decir “oraremos hasta que Dios nos responda (hasta allí, vamos bien) y él nos tiene que dar lo que le hemos pedido (allí como que no)”, pedimos de todo, como en post anteriores les comentaba, cuando me invitaron a una reunión de oración en otra congregación que no es en donde me congrego ahora, y pidieron de todo, solo faltaba, su café y el tiramizú, porque se dieron vuelo al pedir, carro, dinero, esposo, novio, de todo y con la seguridad que Dios tenía que darles lo que pedían, no, lo siento, pero no es así, y si a tí mi hermano o hermana te enseñan eso, es que te tienen engañado, ojala sea por ignorancia y no por algo oscuro en las mentes de esos maestros. Pero vayamos a la Biblia:

“Si pedimos alguna cosa conforme a su voluntad, él nos oye” 1ra. Juan 5:14

Orar en el nombre de Cristo es más que una fórmula. Algunos piensan que tienen que terminar toda oración con la frase “En el nombre de Jesús o Cristo, amén” y ya con eso tienen la seguridad, de que lo van a recibir, creen que Jesús ahora tiene la obligación de darnos todo aquello por lo cual hemos orado y terminado con la frase celebre, como si fuera magia, porquer yo declaro y decreto, entonces lo recibo, no hermanos, tu puedes declarar lo que quieras pero hay una parte clave en toda oración que no debemos pasar por alto, ni mucho menos dejar de enseñar a todos nuestros feligreses, no te digo discípulos, porque con tristeza podemos decir que dos o tres y con suerte cuatro, pero no pasamos de allí. Pero la oración apropiada abarca mucho más que una fórmula. (esto no es 2+2=4)

¿Qué significa orar en el nombre de Cristo? ojo mi amigo, hermano, pastor, maestro, profeta, por favor ponga mucha atención, para que luego no diga, !uupps!, yo no sabía. En las Escrituras, el nombre de Dios incluye todo lo que es él. Cuando Dios le dio su nombre a Moisés, le dijo: “Yo soy el que soy” (Exodo 3:14). De igual manera, el nombre de Jesucristo incluye todo lo que él es. Cuando se ora en su nombre, lo que se pide tiene que ser consecuente con lo que El es. (Ahí está el detalle). Orar en el nombre de Cristo es orar según la voluntad de Dios. Por eso mi amigo usted puede pasarse añales (años) pidiendo algo, y no recibe y sigue terqueando, como me contaron que una viejita que oraba año tras año, y nada, hasta que llegó un nuevo pastor medio preguntón y preguntó ¿por qué ora tanto esa ancianita? y le contestarón “Es que pide que Dios salve al diablo”, y nadie le había dicho que hay que orar de acuerdo a la voluntad de Dios, sino estamos perdiendo el tiempo en oraciones que jamás serán contestadas, como queremos nosotros, sé que es una exageración, pero cuando pedimos parecemos niños chiquitos, el juguete más caro o el capricho más grande.

Cuando nuestras peticiones están en conformidad con el plan soberano de Dios. El las contestará y aumentará nuestra fe. En vez de invocar una fórmula al final de sus oraciones, tal vez pudiera decir: “Pido esto porque creo que es la voluntad de Jesús”, (porqué, sabe usted cual es la voluntad de Dios, ¿cierto?).

Por lo tanto mi amigo, antes de orar por alguna petición, exáminela y exáminese, para saber si por lo que se va a orar es la voluntad de Dios, no ore por cualquier cosa, cree usted que el Señor está preocupado por su trabajo o por su carro, más que porque su alma se salve, cree usted que le quiere dar una cuenta bancaria grande o el perdón de sus pecados, cree usted que quiere darle su milagro o llamarlo hijo y encima, que luego nunca más regrese, salvo que quiera otro milagro, (recuerde él nos conoce a la perfección) dígame, cientos, miles, me imágino que usted hermano, pastor, profeta, los ha vistyo, han pasado al altar y oraron y recibieron al Señor (según usted y ellos) pero viene la pregunta ¿dónde están hoy en día? se acercaron a Jesús por su milagro, y después, recuerda a los diez leprosos “y los otros nueve, dónde están? entonces mi amigo, cuando oremos hagamos lo primero sabiendo cual es la voluntad de Dios y cuando digamos que lo hacemos en el nombre de Jesucristo, sepamos verdaderamente a quién lo estamos pidiendo y que no es una fórmula mágica que con solo decirla y repetirla se nos cumplirán nuestros tres deseos. Y sabremos cual es la volunntad de Dios, solamente viviendo en la Palabra, escudriñándola, día a día, esto no es magia, es un estilo de vida. es llegar a parecernos cada día, más y más a Cristo.

Bueno mis queridos amigos, nos vemos ya será mañana por la tarde, porque por la mañana trabajo y bueno estare pensando en otro post para que todos conozcamos un poco más respecto anuesto creador. Bendiciones y regresamos pronto.

Seguimos en la intercesión

Hermanos, seguimos por aquí, vamos a seguir hablando de intercesión, y es que por todas partes escucho, pide y se te tiene que dar, porque lo ha prometido, y suena bien y pedimos como si todo fuera para nosotros, un día se me acerco una señora y me pido que orará por ella, su necesidad era un marido y sacó su lista de cómo lo quería, otro hermanito queria dejar su diezmo para que su negocio prosperará, otro se me acerco y quería un carro del año, y así, porque les hemos enseñado que deben de pedir y que Dios tiene que cumplir sus promesas de hacernos felices, pero hoy vamos a ver un poquito de cómo debemos estar, cuando pedimos y no es pedir por pedir y abrir las manos para ordenar lo que nos prometieron, y ordenamos, y encima algunos líderes de iglesias nos enseñan a ordenar y reclamar lo que es nuestro y corriendo Dios ordena y deben salir todos los ángeles y arcángeles a traernos y rápidito todo aquello que ordenamos, parece que nos metimos al restaurant “ven por tu milagro” y aparece el mesero y nos trae el menú y nos dice qué vamos a pedir y nosotros que estamos con hambre, pedimos, nuestro filet mignon con papas (casa, carro, novia, dinero, trabajo), y todos deben salir corriendo a traernos nuestro platillo, lo mismo que nuestra Coca Cola y el postre (viajes, con todo pagado, un negocio y nuestra cuenta corriente repleta de dinero), pedimos como si fuera gratis, sin darnos cuenta de que tenemos que ver primero si tenemos dinero para pagar la cuenta, pero como nos dijeron, tu pide y se te dará, no importa si tenemos o no dinero la cosa es pedir y mi querido amigo, asi no es, ese es un evangelio diluído, es un evangelio anorexico, que no precisamente es la Palabra de Dios, ni enseña sobre la vida eterna, pero mejor salga corriendo y en Starbucks pida su capuchino con un pastelito, (lleve dinero, no es gratis) regrese tome su Biblia y empecemos realmente.

Estube leyendo la separata que sobre intercesión me dieron hace unas semanas y creo que debemos escudriñar un poquito más al respecto, porque es fácil pedir, la cosa es cómo debemos de ser o estar los que pedimos, y yo sé de la misericordia de Dios que son nuevas cada mañana, pero las normas escritas en la Palabra de Dios siguen vigentes aún.

Mientras Dios tuvo potestad absoluta sobr el hombre, le concedió todo, sin que éste tuviera necesidad de pedirlo. Pero desde que el hombre se entregó a Satanás, Dios ya no puede darle nada libremente (ojo aquí para aquellos que viven en el pecado y cada día piden su navidad, hasta el grado de exigir su milagrito). Excepto que el hombre se lo pida, por que El es respetuoso de la decisión del hombre, de su libre albedrío. Dios no puede hacer nada por la humanidad excepto que alguien (un intercesor) se lo pida, la voluntad de Dios no se puede hacer en este mundo excepto por medio de la vida de aquellos que se entregan a El. Y la voluntad de Dios es que el hombre tenga lo que le pertenece: salud, prosperidad y paz.

Para esto es la oración, para pedirle a Dios lo que nos pertenece, pero tiene que ser conforme a Su Palabra (Juan 16:24), como El nos enseña en la Biblia (Juan 14:13-14; 16:23-24). Entonces Dios responde.

Quiero aquí detenerme un ratito y vamos a reproducir lo que dice la Biblia en los versículos bíblicos de Juan, veamos detenidamente, “pero os volveré a ver, y se gozará vuestro corazón, y nadie os quitará vuestro gozo. En aquel día no me preguntaréis nada. De cierto, de cierto os digo, que todo cuanto pidiereis al Padre en mi nombre, os lo dará, Hasta ahora nada habéis pedido en mi nombre; pedid y recibiréis para que vuestro gozo sea cumplido” (Juan 16:22-24). Amigos, hermanos, todo es aquí un pequeño paquete, mire bien nadie os quitará vuestro gozo y para que vuestro gozo sea cumplido, tiene una relación tremenda, no es pedir cualquier cosa, sino todo aquello que os de gozo, el mismo gozo que nos da como el volver  a ver a Jesús, o sea todo lo que pidamos no es ni para nuestro deleite simplemente, o sea ni tu carro, ni tu trabajo, ni el viaje, ni la prosperidad en tu negocio (prosperidad, debemos buscar el verdadero significado bíblico), pero mi hermano, si tienes gozo en tu vida y en tu corazón por tener a Jesús en ti, cuando pidamos, la respuesta debe darnos el mismo gozo, por lo que el intercesor debe tener en cuenta esto, tenemos en nuestra vida el gozo de saber que Jesús es el Señor de nuestra vida, y como tal actuamos, hablamos, pensamos y oramos.

“De cierto, de cierto os digo: El que en mí cree, las obras que yo hago, él las hará también; y aún mayores hará, porque yo voy al Padre. Y todo lo que pidiereis al Padre en mi nombre, lo haré, para que el Padre sea glorificado en el Hijo. Si algo pidiereis en mi nombre, yo lo haré. Si me amáis, guardad mis mandamientos”. (Juan 14:12-15) amigos aquí deseo y pido al Espíritu Santo que nos muestre más allá de lo que a simple vista se lee, miremos detenidamente, nos gustan estos versículos, sobre todo “mayores cosas harán” pero solo vemos hacer milagros, resucitar muertos, multiplicar los peces, nosotros queremos hacer eso y mayores cosas, pero dice bien “el que cree en mi” o sea el que hace su voluntad completa, no la parte de milagros solamente, sino “todo” “todas las obras” hasta dar su vida por todos nosotros, ¿usted lo hará?, llegará a dar la vida por sus hermanos ¿de verdad?, está dispuesto a pasar las penalidades que pasó Jesús por sus discípulos, si usted hace y puede llegar a hacer mayores cosas que Jesús, desde milagros hasta entregar su vida e ir al Padre, entonces mi hermano es que está en condiciones de ser un intercesor, de lo contrarios unáse a nuestro grupito de oradores que solo oramos y que si sucede algo, saltamos y brincamos de alegría, pero pocos son los que verdaderamente se comprometen a hacer la voluntad de Dios, y vivir una vida entregada a Dios. Luego dice, y lealo bien, sin que se nos atragante el pan dulce en la garganta, para que pidas, y recibas “Si me amáis, guardad mismandamientos” o sea si amamos a Jesús y esto nos asegura el pedir, es que tenemos que guardar sus mandamientos, ojo todos, no dice el que más nos guste, sino todos sus mandamientos, o sea mi amigo, aqui es donde volvemos a lo mismo, si usted no se compromete a hacer la voluntad de Dios, olvídese de pedir, pero si la Palabra de Dios es el centro de su vida, si Jesús es verdaderamente el Señor de toda su voluntad, y si usted es esclavo por amor de Jesucristo, pedid y todo será dado porque pedira de acuerdo a la voluntad de Dios, ¿le seguimos o nos bajamos?

Entonces mi hermano aquí lo dejamos, bendiciones y recuerde la Biblia es para leerla, aprenderla, pero mejor: para hacerla, cuidese, volvemos pronto.

!Sabiduría! para pedir, para buscar, para llamar

Bueno mis queridos amigos, seguimos por aqui intentando buscar más de Dios y leyendo una vez más nuestra Biblia, que con el compromiso hecho con el pastor, hemos empezado a leer Mateo, y hemos vuelto ahora a darle otra leída con mayor detenimiento y sobre todo buscando la revelación y la Palabra que podamos compartirla luego con ustedes, por lo tanto, tenga un poquitín de paciencia y le daremos algún estudio en las próximas horas. Pero hoy que hace un poco de frio, con nuestro acostumbrado café, ya que sin café es imposible agradar a Dios, vamos hoy a conversar con respecto a la sabiduría que debemos de tener los cristianos con respecto a ciertos versículos que al leerlos creemos que ha llegado navidad y debemos presentar nuestra lista de pedidos, pero vayamos sin más preambulos a leer nuestra Biblia.

“Pedid, y se os dará; buscad, y hallaréis; llamad, y se os abrirá. Porque todo aquel que pide, recibe; y el que busca, halla; y al que llama, se le abrirá” (Mateo 7:7-8)

Tener la sabiduría de Dios está entre las mayores necesidades que tenemos. La sabiduría de Dios nos ayuda a tomar decisiones prudentes a lo largo de nuestra vida cristiana; a optar por el camino de Dios y rechazar el camino del mundo en toda situación.

Usted dirá, y bueno que quiere decir esto con relación al versículo en cuestión, bueno mi amigo vamos a explicarlo, en estos días, si usted pone atención a la serie de enseñanzas que se vienen dando desde algunos pulpitos (ojo no son pulpos chiquitos) pero usted escucha, que debes pedir, que encontraras todo lo que tu corazón desea, que se te abrirán todas las puertas, de que si tocas, las ventanas de los cielos se abrirán de par en par y recibiras las bendiciones que ya son tuyas, porque Jesús ya pagó por ellas y que ahora debes exigir que se te entreguen, mi amigo parece que llegamos a Navidad y que debemos presentar nuestra lista de pedidos a papá Noel y todo lo que querramos el 24 por la noche, (o cualquier día que usted pida) el viejito pascuero lo va a dejar a los pies de nuestro arbolito, o cama, donde usted desea, escuchamos esto y todos somos felices y pedimos como si la nieve cayera en verano, nos falta papel para nuestra lista, hasta que recobramos el sentido y alguien por allí, debilmente en algunos casos, otros con voz de trompeta les dice a todos: “Asi no es, esto es un engaño del diablo” algunos quieren ahorcar al hermanito que dice esto, pero luego que me suelten el cuello les quiero decir.

Miren mis hermanos el versículo es totalmente cierto, pero para poder pedir , buscar las bendiciones, llamar a que se cumplan nuestras oraciones, hay una pequeña condición que viene escrita en letras pequeñitas, que nadie, ni siquiera los lideres de las congregaciones muchas veces prestan atención, (o no combiene darse cuenta) para todo esto debemos tener la sabiduría que viene de lo alto, si porque Dios te la dará, para que puedas saber y entender como debe de estar tu relación con Dios para pedir, si llamas al Espíritu Santo, a que viva en tu corazón y seas transformado al mismo pensamiento de Jesús, ahora si, cuando estes en una relación directa con el Padre, entonces todo aquello que pidas se te dará y si llamas se te abrirá y todas las bendiciones vendrán sobre ti, porque todo lo que pidas, todos tus pensamientos, todos tus deseos, serán los que el Espíritu Santo ha puesto en tu corazón, ya se acabó, el pedir la millonada de dinero que necesitas para ser rico, ya no vas a pedir el carro nuevo que quieres para ir a hacer las compras, ni siquiera vas a tocar para tener un mejor trabajo que el que tienes, ya no pediras ni tu nuevo iPhone5, mucho menos tu iPad3, ni la casa nueva, ni la de verano en Paris, ya que tu pedido estará en la misma comunicación con lo que el Padre quiere para ti, porque recuerda siempre, Jesús no murió, ni por tu carro, ni por tu trabajo, ni siquiera para que puedas dar la vuelta al mundo en un crucero de verano, murió por ti y por mi, entonces, si lo más importante y por lo cual derramó su sangre, somos nosotros, tu vida y mi vida debe estar comprometida con Dios y Su Palabra,  allí mi amigo se cumple este versículo, antes, puedes pedir, puedes llamar, pero sientate porque o cambias o es mejor que te compres una almohada porque tienes para rato, y yo sé que la misericordia de Dios actúa, pero también se que Dios es un Dios justo y dará a cada uno lo que merece.

La Biblia presenta muchos mandamientos y principios para la vida cristiana, pero no es un manual exhaustivo de métodos y reglas para toda situación concebible. Eso no sería muy práctico, e impediría que confiáramos solamente en Dios. El quiere que leamos su Palabra cada día de modo que podamos conocer sus principios para una vida recta y que podamos orar sabiamente pidiendo dirección cuando tenemos que tomar decisiones difíciles.

En las Escrituras el Señor presenta a los creyentes la verdad suficiente para vivir de manera responsable, y suficiente misterio para llevarlo a El en la oración confiada: “Y si alguno de vosotros tiene falta de sabiduría, pídala a Dios, el cual da a todos abundantemente y sin reproche, y le será dada” (Santiago 1:5)

Entonces mi amigo y ya para terminar, busque de Dios, pida sabiduría, y cuando la tenga, podrá saber, qué es lo que pedirá, que es lo que buscará y a quién y dónde llamará, seguramente la lista de Navidad se le reducirá tremendamente, porque el hacer la voluntad del Padre será ahora su principal preocupación y deleite, nos seguimos comunicando, bendiciones y ya viene más, tan solo espere unas horas, y por favor ore, para que la voluntad de Dios se haga en nosotros, (en usted y yo), gracias.

Frutos dignos de arrepentimiento, introducción

Hechos 17:30 “Pero Dios, habiendo pasado por alto los tiempos de esta ignorancia, ahora manda a todos los hombres en todo lugar, que se arrepientan”

Lucas 3:8 “Haced, pues, frutos dignos de arrepentimiento, y no comencéis a decir dentro de vosotros. Tenemos a Abraham por padre; porque os digo que Dios puede levantar hijos de Abraham, aún de estas piedras”.

Aqui podemos ver, cosas muy importantes, si usted camina por las calles, ve la televisión, escucha a algunos artistas, cantantes, e inclusive si usted entra a alguna iglesia, de la denominación que sea, todos tienen un común denominador “Soy cristiano” y muchos se lo creen, muchos creen y hasta lo afirman que por solo decir la frase “soy cristiano” ya es suficiente como para creer que se van al cielo con zapatos y todo, pero si usted mira de cuando en cuando un poco detenidamente la vida de todas esas personas, se dará cuenta de que caminan de una manera muy diferente a la que dice la Biblia, entonces usted mismo se hace la pregunta ¿serán cristianos?

Pero sabe mi amigo, la vida de algunos que dicen ser crisianos su vida no ha cambiado, siguen haciendo lo mismo que antes de recibir a Cristo en su corazón, pero luego de ver todo eso, de mirar la TV y ver que tantos artistas dicen ser cristianos y su vida es un desastre, quiero en este momento cambiarle la pregunta de ¿serán? a: ¿porqué usted dice que es cristiano?.

Y vera de que ha dado y le daran alguna de estas respuestas:

1- Yo levante la mano y pase al altar para que oraran por mi.

2- Yo hice la oración del pecador.

3, Yo acepte a Cristo.

4. Es que oraron por mi.

5. Yo voy a la iglesia todos los domingos.

6. Yo doy mis diezmos.

7. Es que siempre salgo a repartir folletos y revistas.

8. Es que yo escucho estudios biblicos.

9. Yo me porto bien, no hago mal a nadie.

Algo de esto, hace que algunos se crean verdaderos cristianos porque hicieron o hacen algo de todo lo anterior. Pero sabe mi amigo o amiga, hermano o hermana en Cristo, usted debe de saber algo, el verdadero cristiano se inicia con un verdadero arrepentimiento. Jesús dijo que los que querían seguirlo deberían arrepentirse.

Mateo 4:17 “Desde entonces comenzó Jesús a predicar, y a decir: arrepentios, porque el reino de los cielos se ha acercado”

Lucas 5:32 “No he venido a llamar a justos, sino a pecadores al arrepentimiento”.

Dios nos manda arrepentirnos. Pablo dijo: “por cuanto todos pecaron” y Jesús proclamo el arrepentimiento a las multitudes porque no hay un solo justo. Cuando Jesús dijo que había venido a llamar a los justos, si usted camina por alguna iglesias, hay miles de justos, no tomo, no fumo, soy buena gente, ayudo a los demás, “Yo soy justo”.

Digame el vestir las faldas hasta los tobillos,utilizo el velo, hombres aquí, mujeres allá, la gente tiene un montón de ideas medio raras, otros por ser vegetarianos, otros que hacen mandas, y creen que eso, los hace cristianos.

Jesús quería que entendieran el mensaje y que tenían que arrepentirse para poder estar con él.

Entonces ahora viene la pregunta ¿usted cree que es cristiano?

No tengo yo la respuesta pero si su vida de antes de decir que se convirtio y la que tiene ahora, sigue en el mismo rumbo, mi aamigo pienselo bien porque el cielo no es su futuro, es tiempo de arrepentirse, o quizás mejor decir, arrepentirnos y buscar a Dios.

Nos vemos la siguiente semana en donde seguiremos con el mismo tema del arrepentimiento, bendiciones.

Vicck