¿Confesar nuestros propios pecados?

Queridos amigos, nos volvemos a juntar pero esta vez para conversar algo profundo, mis amigos hace unas semanas me dieron una tarjeta amarilla, en la que estaban escritas 11 preguntas a responder, básadas según dice en la misma tarjeta en Proverbios 27:17, (que habla sobre la amistad sincera), sobre conversaciones serias, y la confesión de pecados, dentro de las 11 preguntas, hablaban del testimonio, pecados sexuales, integridad, la honorabilidad, comprensión, habitos, ira, enojo, entre otros tantas preguntas que me hicieron pensar y ponerme a estudiar al respecto, mis amigos, es bueno y como decía un gran hombre hace muchos siglos: “Richard Baxter”, la confesión de pecados es para arrepentimiento, de lo contrario, de nada sirve, (me lo van a decir a mi).

Todo un grupo de pastores y líderes de iglesias acordaron humillarse solemnemente, pero se hicieron una pregunta ¿cómo humillarnos sin una clara confesión de pecados? Se trataba principalmente de la confesión de nuestros propios pecados. ¿Quién se puede ofender con nosotros por confesar nuestros propios pecados y asumir la culpa y la verguenza de ellos según el dictado de nuestras conciencias?

Cuando el pecado es evidente ante los ojos del mundo, es inútil intentar esconderlo; todo intento de hacerlo solo aumenta y agrava la verguenza.

La libre confesión es la condición para la plena remisión; cuando el pecado es público, la confesión también debe serlo.  El pecado sin perdonar no admite ni descanso ni prosperidad, por mucho que nos esforcemos en taparlo; tarde o temprano nuestro pecado se descubrirá. El fin de la confesión es reconocer el pecado, asumiendo la verguenza que supone; y si es verdad que “el que […] confiesa y se aparta [de sus pecados] alcanzará misericordia”, no resulta sorprendente que “el que encubre sus pecados no prosperará” (Proverbios 28:13). Si somos tan remilgados que nos cuesta confesar nuestros pecados, Dios tendrá que plasmarlos por nosotros. O nos llevará a confesar por conciencia o su juicio proclamará nuestra iniquidad ante el mundo.

Demasiados que han emprendido la obra del minsiterio se obstinan en el interés personal, la negligencia, el orgullo, la egolatría, la vanidad, la manipulación entre otros pecados, de manera que nos vemos obligados a amonestarlos. Si viéramos que los tales se presentaran a reformarse sin esta reprensión, de buena gana evitaríamos hablar de sus faltas. Pero cuando la amonestación resulta tan ineficaz que se ofenden más por ella que por el pecado en sí, y prefieren que dejemos de reprenderlos en lugar de dejar ellos de pecar.

Aquí te escribo un ejemplo que será esclarecedor, Si miles de persons estubiesen en un barco que se estubiese hundiendo, y los que debían baldear o cerrar las entradas, estubiesen jugando o dormidos, e incluso buscando su provecho en perjuicio de todos los demás, ¿acaso no los despertarías a su labor, animándolos a trabajar por sus vidas? Y si usaras un tono perentorio o importuno con los perezosos, ¿acaso tendrías por cuerdo a aquel que se ofendiera, acusándote de orgullo, arrogancia, o falta de educación porque presumieras hablar francamente con tus colegas, o que te dijeran que menoscabas su reputación? ¿No le responderías más bien, “Hay que trabajar o todos moriremos. El barco se hunde, !y tú hablas de tu reputación! ¿Acaso prefieres correr peligro a ser reprendido por tu torpeza?”. Hermanos en este caso hay que hacer la obra de Dios. Las almas no deben perderse mientras te ocupas de tus negocios y placeres mundanos, descansando o riñendo con tus hermanos. Tampoco debemos guardar silencio mientras tú ayudas a la gente a condenarse.

Por ello mis amigos, si eres médico y estas en medio de una epidemia de la peste y duermes o tus intereses personales son más importantes que el salvar vidas, desde este blog hablaremos, porque me llamó a decir la verdad a cualquier precio, por ellos los milagros no se venden ni siquiera para levantar un ministerio, por ellos levantaremos nuestra mano al oponernos de engañar a la gente diciendo que Dios quiere hacerte rico, de que tu necesidad es primero y de que tiene que recibir lo que pides porque eso lo ha prometido, seguiremos orando por ese carro que quieres o por el marido que buscas, vemos muchas veces por interes que desde el pulpito dicen cosas que agradan a la gente, pero si estudias tu Biblia te daras cuenta de que la otra parte o las condiciones para obtener el milagro no te la enseñan y vivimos engañados, pero por ellos hay aún hombres y mujeres que debemos levantar nuestra mano para decir y enseñar la verdad. A muchos no les va a gustar, o se arrepienten y no tendremos palabras que decir o seguiremos mientras existan personas que llevan a nuestros hermanos al precipicio del infierno. nos quedaremos con menos amigos, pero dime ¿a quién quieres agradar?. Pero igualmente nos arrepentimos de nuestros pecados, luchando cada día por caminar en la misma senda que nos enseña la Palabra de Dios, díficil camino, porque hay que dejar cosas que nos gustaría repetir,  el que diga que es fácil que me mande la receta.

Aqui quiero hacerles unas preguntas ¿Acaso no es el deber incuestinable de pastores, el emprender la labor de instruir a todos los que tiene a su cargo?, ¿Crees que la santa sabiduría lo negará? ¿Acaso el celo por las cosas de Dios, o el deleite de su servicio, o el amor por las almas lo negaran?.

Hay que enseñar a la gente los principoios de la fe, y los asuntos más necesarios para la salvación; de esto no cabe duda. Espero que estemos de acuerdo en que hay que enseñárselo de la manera más edificante y provechosa. No cabe duda que debemos desempeñar esta gran labor con todas las personas posibles. Por ellos amigos pastores, maestros, profetas, evangelistas, líderes de iglesias, en el nombre de Cristo, y por el amor de su Iglesia y las almas inmortales que el Padre nos ha entregado, les ruego que emprendamos esta labor de manera eficaz. He visto hace años que si cumplimos nuestra encomienda, el Espíritu Santo tocará corazones y expulsará la ignorancia reinante; quebrantará corazones endurecidos de los pecadores; responderá a sus vanas objeciones y quitará sus prejuicios; reconciliará sus corazones con los pastores fieles y hará eficaz la predicación, haciendo que la verdadera piedad sea mucho más común que antes, mi amigo con todo esto le aseguro que demoleremos el reino de las tinieblas porque todos serán conocedores de la Palabra de Dios, empezando a compartir de familia en familia de casa en casa y al final de año a toda la congregación, las cual le aseguro que ninguna familia rechazará recibirlo en el ceno de su hogar, si alguno se excusa de recibirte, no importa, solamente que no sea por culpa de los pastores o maestros, pero mi amigo pastor si aún así rechazan tu ayuda, que no sea excusa de prestársela a los que la aceptan de buen grado, preparando estudios sencillos desde el principo hasta que conozcan la Palabra y como a los niños desde lo básico hasta lo más profundo, formando dicípulos que se conviertan en maestros, evangelistas, pastores, que hagan la obra del ministerio desde sus casas y asi hasta la eternidad.

Hay una exhortación escrita hace cientos de años en Westminter que hoy es mucho más válida: “Es el deber del pastor no solamente enseñar a las personas a su cargo, amonestárlas, exhortarlas, corregirlas, consolarlas y amarlas en todo momento”.

Bueno amigos los dejo, aquí, solamente un pensamiento, si tu pastor, profeta, maestro, lider de alguna iglesia, no te ha gustado lo que escribo, lo siento perdóname, pero no puedo callar lo que siente mi corazón cuando veo y escucho el sufrir de hermanos que reciben una enseñanza diferente y deficiente a la que esta escrita en la Biblia y que son tratados como cristianos de segunda clase, cuando pastores ni la Biblia leen y que sus predicas del domingo terminan hablando de su vida, contando chistes, y sobre todo de todos los muertos que resucitaron y siempre en otra iglesia, es tiempo de clamar al cielo y arrepentirse, y hacer la obra para la cual fuimos llamados, cada uno en el lugar donde se encuentra, por ello ¿A qué fuiste llamado? y ¿estas haciendo la obras para la cuál Dios te llamó? o simplemente te metiste para decir que eres lo que no eres.

Nos vemos, seguimos, quizás siendo menos, pero sabe, mucho de lo que se escribió aquí, fue dicho hace más de 500 años, y la iglesia de Jesucristo, sigue viviendo los mismos problemas, pero de uno en uno, ¿estas usted dispuesto a hacer la diferencia, o solamente seguir por la puerta ancha?, bendiciones y nos vemos mañana, domingo, tengo servicio a las 9 de la mañana y de allí a la 1:30 voy camino a mi congregación para el servicio de las 2 de la tarde, alabaremos a Dios, luego por la tarde celebraremos el cumpleaños de mi hijo, ya cumple 10, felicidades, aunque me levanatrá temprano porque quiere desayunar en el McDonnals, para gustos se rompen géneros.

Ya por la tarde, con un buen capuchino Starbucks, (sin ca..fé es imposible agradar a Dios) un pastelito de chocolate, nos sentaremos Biblia en mano, es volver a ver y escuchar lo que se predicó, tomar nuestro iPad y hacer nuestro buen devocional y una preparación de algún post con lo que escuchamos, quizás nos puedas acompañar, te estaremos esperando, bendiciones y buenas noches.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: