Se salva uno, Dios te salva toda tu casa, a fuerzas.

210-FlatWhite-CapuchinoWithoutTheFroth-300Que tal mis queridos amigos, nos volvemos a encontrar y ahora continuamos con la historia de mi amiga que deseo ponerle nombre,  para no herir suceptibilidades ni mucho menos que la gente por la calle la señale, si escribo su nombre verdadero, por lo que si me hacen un comentario, por favor dejen un nombre, hay que bautizarla. Pero como es costumbre por aquí, busque su Biblia, corra por una, aunque sea católica, total al final la volvera a perder, luego un cappuccino Venti eso si Starbucks y un croissant con cream cheese para alegrar la tarde noche y empecemos.

Les he venido contando de mi amiga, bueno ya me tenía abandonado por creo mas o menos un mes y medio, pero como el ave Fenix no estaba muerta estaba de parranda, buscando incautos y ojo no son incas con auto sino de los otros, y volvimos a las mismas, yo le pregunto por el kilo de merluza, y me contesta a dollar cincuenta la libra de papas, le vuelvo a repreguntar por los platanos y me dice que el clima esta variado, o sea no tiene respuestas para mis preguntas y sigue con la terquedad de que se llama asi pero que se apellida paciencia y ya me dijo que no volvería a escribirme, en fin pero usted dirá ¿de qué va todo este asunto?.

Empecemos por algo interesante, ella dice que Dios llama a los pastores, pero luego dice que todos los pastores son una tira de personas llamadas a dedo y de que solamente estan para mascara vampbeneficiarse de las congregaciones y tener todas sus comodidades pagadas y de que no enseñan y no hacen las cosas para las que fueron nombrados, parece cierto ¿verdad?, En algunos casos o muchos, si es verdad, y esos muchos, hacen escarnio de las ovejas, pero hay pastores que hacen no solo su labor sino que van más allá y dan su vida por las ovejas, aunque, eso no le importa a mi amiga (ojo ella me invito a hacer su amigo en Face, nada de decir que clase de amiguitas tienes) como para decir que Dios se ha equivocado y debemos cambiar el estilo y que ella prefiere nombrar a un hermanito que tenga cara de inteligente y sea amoroso para ponerlo al frente de un grupo, sin titulos, como que venimos metiendonos ya en el papel de Dios, porque desconocemos a los que El llama, asi como a los nombrados a dedo, pero debemos reconocer a todos los que ella y probablemente su grupo llamen, vaya entonces nos salio una iluminada entre tanta oscuridad, (nunca faltan), entonces mis queridos amigos donde queda: “Y él mismo constituyó a unos, apóstoles; a otros, profetas; a otros, evangelistas; a otros, pastores y maestros” (Efesios 4:11), bueno mi estimada amiga se olvida de este versículo, o lo ha cambiado por ese que dice “Y yo (el nombre de mi amiga) constituyo hermanitos amorosos que guien al rebaño” y si porque desconoce a los llamados por Dios, y cierto que hay algunos entrometidos que no los llamó nadie, se metieron solitos, pero allí ella barre con todos, y solo los que ella o su grupo llama esos son los elegidos por Dios (¿cuál dios?), igualmente se olvida de: “a fin de perfeccionar a los santos para la obra del ministerio, para la edificación del cuerpo de Cristo, ensenar 001hasta que todos lleguemos a la unidad de la fe y del conocimiento del Hijo de Dios, a un varón perfecto, a la medida de la estatura de la plenitud de Cristo” (Efesios 4:12-13), igualmente si como ella dice no se necesita enseñar la Biblia, entonces no se necesita llevar a los santos al conocimiento del Hijo de Dios, mucho menos a la unidad de la fe, y ¿cómo tendran fe? si no escuchan la Palabra de Dios verdadera, entonces mis amigos para qué existe el evangelio, para qué la Biblia, para qué hacemos y estudiamos y vivimos una vida cristiana, si jamás con maestras como mi amiga podremos conocer al Hijo de Dios, primero porque al no estudiar la Biblia, estamos perdidos y segundo con maestras como esta señorita, pues el camino ancho es un paseo de niños que todos juntos (sus discípulos y seguidores) caminan my contentos, y cómo hacemos, si no conocemos al Hijo, cómo podremos llegar a la estatura de Cristo. Dios mío que nos agarren confesados.

Mis amigos, parece broma, parece algo sacado de una novela de terror, pero la ignorancia cunda, usted se puede imaginar cómo están todas aquellas personas que siguen sus Biblia 33enseñanza, si ella dice que ora y Dios le habla y le dá lo que tiene que hablar, enseñar (¿?) o predicar, cuando evangeliza, o dá un estudio o simplemente hace una ministración, o consejería, mis amigos, esto es de temer, porque si usted no necesita la Biblia, ¿cómo conoce a Dios?, ¿cómo sabe la voluntad de Dios para su vida?, ¿cómo puede decir que Jesús es su Señor, si no lo conoce?, pero en muchas oportunidades le he hablado al respecto, pero su entendimiento está entenebrecido, como de muchos aquellos que creen que ir a la congregación y simplemente hacer una oración o pasar al frente ya los hace cristianos, y de que no necesitan nada porque ellos y su familia ya tienen la salvación, de que ya se nos van al cielo en olor de santidad, sin entender que si no conoces la Palabra de Dios, simplemente no lo conoces a El.

¿Qué hacemos con mi amiga? le seguire hablando o mejor dicho escribiendo, orando por ella, pero sabe la misma Palabra de Dios dice que ellos ya tienen su pago, aunque Dios es un Dios paciente, y espera, pero recordemos que la Biblia también dice: “buscadlo mientras puede ser hallado”. Nos vemos, voy a seguir escribiendo de mi amiga, que dificuldade6en una oportunidad me dijo que Rahab la ramera era salva y toda su familia también de la misma forma que Noe y sus hijos, al igual que el carcelero de Pablo, y que como ella es salva, sus padres, hermanos, tios, cuñadas y cuñados, toda su familia eran salvos o como dice ella que porque ella es salva toda su casa es salva, o sea la salvación está en rebaja se salva uno y Dios le dá la salvación a todos, no pues así para que nos preocupamos de nuestros familiares, hasta me voy a llevar a mi perrito y al gato de mi hijo, ahora para entrar luego en materia, lea la Biblia esos pasajes, no se sorprenda que ya no los recuerda, pero detenidamente y tendremos un tiempo de converser, y le aseguro que llegará a temblarle las piernas.

Repartiendo el trabajo entre nosotros

Queridos amigos hemos vuelto después de unos días de intenso trabajo y sobre todo de una reunión en la congregación que ha hecho que vuelva a tomar mi Biblia y vuelva a releer libros como Timoteo, Tito, entre otros buscando lo que dice Dios de, sobre y a las iglesias, a los pastores, a los ancianos, el discipulado entre otros puntos y bueno volvemos aquí a tocar esos temas, pero como siempre le digo, un café, ahora si no quiero que se me duerma, ni mucho menos se distraiga con la telénovela de la noche, ni siquiera con los resultados del partido de la Liga Española, (Gano el Barcelona) y mucho menos con la idea de que nosotros somos los que cortamos el jamón y repartimos el pastel, sino con la mente clara de que la orden es buscar gente idónea para los ministerios dados por el Espíritu Santo, por lo tanto empecemos.

“Y él mismo constituyó a unos, apóstoles; a otros, profetas; a otros, evangelistas; a otros, pastores y maestros, a fin de perfeccionar a los santos para la obra del ministerio” (Efesios 4:11-12). “Por tanto, id y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolas… enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado” (Mateo 28:19-20). El discipulado involucra llevar a las personas a Cristo y encaminarlos hacía la madurez. “enseñándoles  y que guarden TODAS, esta es la palabra importante, no la mitad, ni la tercera, ni la cuarta parte, TODAS las que os he mandado, ojo es una orden). Cristo discípulo a doce, y usted puede ver en el Libro de Hechos que ellos estaban discipulando a otros, eso es lo que debemos de hacer, “Lo que has oído de mí ante muchos testigos, esto encarga a hombres fieles que sean idóneos para enseñar también a otros” (2 Timoteo 2:2). Ojo mis queridos amigos, hermanos, pastores y profetas, maestros y evangelistas, “Lo que has oído de mí”, no tiene nada que ver con eso que hoy se hace,  Jesús no nos mando a entretener a la gente, lo primordial, lo primero, lo más importante, era que los pastores deben enseñar todo aquello que hemos oído de él, de la Palabra, y buscar a hombres fieles e idóneos, ni presentadores de televisión, ni organizadores de fiesta,s ni de concursos de belleza, hombre fieles a Cristo que tengan en su mano y corazón la Palabra de verdad, para que enseñen a otros, las verdades de evangelio, no de que recibe tu milagro, no de que dá (paga por) tu diezmo y recibiras las bendiciones que tu corazón desea, no, hombres que esten llenos del Espíritu Santo que puedan enseñar y poder entre todos llegar a la altura del varón perfecto.

Cada cristiano esta participando en una carrera de relevos, aunque usted no lo crea, quizás usted crea que no sabe mucho, bueno mi amigo siempre hay alguien que sabe menos, sientése con esa persona y enséñele, y luego juntese con alguien que sabe más y escuchelo, le aseguro que entre todos podemos hacer un excelente discípulado, enseñe y aprenda, abra su corazón a las personas que usted está discipulando, quieralas como a usted lo ama Cristo, y este dispuesto a dar la vida por sus hermanos, todos tenemos que meternos en el proceso, pero hay algo importante para empezar, luego de aceptar como su Salvador a Jesús, luego de arrepentirse de sus pecados, luego de darse cuenta de que usted es un esclavo del Señor, es necesario que lo conozca, de lo  contrario usted es asistente, pero jamás su discípulo, porque si no conoce al Hijo, nunca podra conocer al Padre, y tampoco podrá decir que El Señor es su Señor con total conocimiento y aceptación de lo que eso representa, muchos saben quien es, hasta el diablo sabe quien es Cristo, pero no lo acepta como Su Señor, he allí la diferencia entre un cristiano y un asistente que se ubica entre la mutitud, pero que jamás toma la determinación de seguirlo.

Debemos enseñar todo el evangelio, toda la Palabra de Dios, muchas veces nos dicen que no debemos tocar los temas sobre la corrección, inclusive hablar del pecado y el infierno en muchos lugares esta prohibido, pero sabe mi hermano, Pablo advirtió a los Corintios, discipular también es correctivo, si ustes tiene un hijo sabrá comprender, a sus hijos les advierte de las cosas que no deben de hacer, no le dá todo lo que piden, asi hagan su berrinche, o declaren o sean positivos o simplemente porque tiene que hacerlo, recuerde “por tanto velad, acordándoos que por tres años, de noche y de día, no he cesado de amonestar con lágrimas a cada uno” (Hechos 20:31) eso se llama paciencia, Pablo conocía la importancia de la amonestación.

Discipular es una función en la que todos en la iglesia deben estar involucrados, no es opcional, tenemos y debemos de llevar a las personas al conocimiento de Cristo y luego pasar con ellos por el proceso de ayudarlos a madurar. Todos tenemos que discipular empezando por el pastor a aquellos que el Señor pone en nuestro camino. Usted probablemente va a desarrollar diferentes tipos de relaciones con las personas que discípula, pero discipular no es otra cosa que cultivar verdadera amistad con bases espirituales. No es ser amigo de alguien porque a los dos les gusta el futbol, la misma música o tienen las mismas aficiones, o trabajan en el mismo lugar. La esencia de su amistad se basa en la forma mutua a la apertura a los asuntos espirituales. Eso es lo que permite continuar con el discipulado, Muchas veces mis amigos, creemos que por estar metidos en un equipo de futbol estamos discipulando mejor o en un grupo de tejedoras a palillo, lo que nos reune debe ser la relación que tenemos con Cristo y el deseo de conocerlo mejor, de lo contrario estamos haciendo un club social en donde lo más importante es el futbol o el ganchillo y desconocemos la esencia de nuestra reunión, y no nos damos cuenta de que esta empezando nuestra ceguera espiritual y debemos lavarnos los ojos con colirio.

Mi amigo y ya para terminar, cuando usted discípula esta enseñando a vivir en forma cristiana, está enseñando respuestas bíblicas a sus dudas y preguntas, (también las suyas) un creyente, ojo mi amigo, ya sea pastor, maestro, evangelista y lealo detenidamente, un creyente es espiritualmente maduro cuando llegado el momento sus respuestas involuntarias (no rebuscadas) son espirituales y cristianas, sobre todo basadas en la Biblia y en la voluntad de Dios, esa es la manera de saber si el Espíritu de Dios está en control de la vida de alguien, cuando usted ya no escucha una oración llena de pedidos de cosas materiales, cuando ya deja de querer el último iPhone o iPad, o el novio, o el trabajo o carro nuevo, cuando entiende que el hacer la voluntad del Señor esta por encima de sus propias necesidades, cuando usted ve que su carácter se viene formano de acuerdo a la Palabra de Dios, cuando ya no existe ese afan de querer hacer todas las cosas y que nadie puede hacerlas mejor, cuando su primera necesidad es Cristo y la última, también. Al discipular a una persona se la lleva al punto en que ya no tiene que pensar en cuál es la manera correcta de reaccionar porque puede reaccionar rectamente de forma espontánea.

Bueno mi amigo, esto debe empezar en nuestra congregación, hacer discípulos, ¿está dispuesto? el domingo varias de las cosas suenan y sonarón bien, pero la pregunta sigue en pie ¿y con ese afán que sale hasta por los poros, qué hacemos?, es necesario buscar hombres y mujeres llenos del Espíritu Santo para poder trabajar en los ministerios, no se habló nada acerca de las enseñanzas en casa, (llamése células o reuniones de hogar) acerca del discípulado, en cual será la forma en que empecemos a evangelizar en el área de San José, recuerdo un dicho que alguien escribió “No quiero estar en una banca comodamente sentado donde resuenan las campanas, prefiero estar en un puesto de socorro a las puertas mismas del infierno” no interea si oramos en la sala de Obama, prefiero estar en la trinchera de las calles donde ataca el enemigo (esto último lo escribo yo), les dejo un organigrama, no es: “Estas personas tengo, voy a entregarles un ministerio”, sino debo de tener estos ministerios y orare al Señor para que el Espíritu Santo me muestre a las personas idóneas para llevar ese ministerio. Y es que si pasan los años y no podemos encontrar ni contar con personas idóneas a quien poder encargar algún ministerio o responsbilidad, algo anda mal y se debe tomar las  acciones correctivas y orar al espíritu Santo para que nos muestre en donde estamos actuando equivocadamente y hacer lo correcto ante los ojos de Dios. Ojo recuerde siempre: no existe el ministerio de entretenimiento, por más que querramos justificarlo bíblicamente, el circo de tres pistas en donde en una pista aparece el presentador sacando conejos de un sombrero y regalando caramelos a los presentes, ni en la segunda pista en donde aparece el malabarista con cuatro pelotas de futbol haciendo equilibrio y en la tercera, aquel que nos hace reir por las historias que nos cuenta, no la iglesia de Jesucristo es donde usted y yo llegamos para alabar, adorar, conocer a Cristo y todo lo que está involucrado con ello, por lo tanto no nos alejemos ni permitamos que se nos aleje de la orden de Jesucristo “enseñándoles todo esto que os mando hoy”.

Bueno amigos, aún, aunque no la de Pablo, “tengo paciencia” y los sigo esperando en mi casa, me avisan el día, y la hora para ponernos de acuerdo y juntarnos a escudriñar la Palabra de Dios, cuidense y nos vemos. Y les pido perdón por si casi nunca digo Amén a sus propuestas, pero he escuchado tantas veces lo mismo y al final se sigue igual, que es necesario hacer verdaderamente la voluntad de Dios, sé positivamente que hay que, como dice la hoja de membresía, “Te comprometes a ser obediente y leal al liderazgo de la iglesia y a integrarte a la visión” Claro que estoy de acuerdo pero solo tengo una pregunta para tí ¿serán obedientes los líderes a la voluntad de Dios y a enseñar las verdades del evangelio y no serán sordos a las preguntas de los miembros, asi como a estar abiertos a reconocer que pueden estar equivocados respecto a algún punto bíblico?, buena pregunta, porque todos los hombres, incluyendo los pastores y líderes de las iglesias, tenemos una y mil formas de equivocarnos, muchas veces nos entra el carácter mesíanico que nunca nos equivocamos, total “yo soy el pastor, o maestro o profeta” o ¿todos son perfectos?, pues yo no, por lo tanto si tengo alguna duda o pregunta, la haré, pero ¿seré escuchado?, hasta la fecha no he logrado por una u otra razón reunirme con uno de los líderes de la congregación, seguire esperando, como dije, la paciencia que tengo, me hace poder sentarme y esperar, pero no me callare, nos vemos pronto.

El nos constituyó, ¿seguro?

Bueno mis amigos, hoy es un día de descanso, no creó que pueda ir a la congregación, me voy a perder el servicio y es que no nos podemos mover de casa ya que viene mi hijo mayor a vernos y a dejarnos un visitante por unos días por lo que no tendremos la oportunidad de llegar a la congregación a convivir y luego compartir la alabanza y adoración, ni modo pero no hace que no podamos seguir estudiando y subiendo algo de lo aprendido, buscando y escuchando clases del Instituto Biblico, recordé una clase sobre el llamado y ahora vamos a ver un pensamiento al respecto, mire mi amigo, pastor, maestro, profeta, que decimos que hemos sido llamados por Dios para entrar al ministerio, muchas veces nos hemos olvidado del llamado (si es que verdaderamente lo tenemos), y es que nos dedicamos a tantas cosas durante la semana que muchas veces no nos damos cuenta de que la parte importante la vamos dejando para último minuto o en el camino la vamos perdiendo, por lo cual ahora es necesario retomar el camino andado y volver por nuestros pasos a hacer la voluntad del que nos llamó.

“Y él mismo cosntituyó a unos, apóstoles; a otros; profetas; a otros, evangelistas; a otros, pastores y maestros” Efesios 4:11

Recuerde esto, fuímos constituídos por Cristo, si usted verdaderamente fue llamado al ministerio, Jesucristo mismo fue quien lo ha llamado, no fue ni su mamá, ni su papá, ni mucho menos su mujer o marido, fue Jesús, por lo cual tenemos una misión, fuímos llamados por una razón y para realizar un trabajo, pero mi amigo y hermano en Cristo, muchas veces nos olvidamos del llamado o como dicen: “nos metemos sin haber sido llamados” y vegetamos dentro de las iglesias y la falta de experiencia, de conocimiento o el cerrar de nuestros ojos y oídos a la realidad o no saber discernir de toda la gente que nos habla, empezamos a estancar a la iglesia de Jesucristo y que por querer hacer las cosas en la iglesia con excelencia, empezamos a cambiar los pensamientos de Dios, ahora la excelencia está en que la banda de música se escuche hasta el cielo, y mejoramos los instrumentos, el equipo de sonido debe ser no solo de alta calidad sino de que cada instrumento debe de sonar y escucharse con total claridad, en donde los micrófonos deben estar calibrados para que puedan escucharse en forma nítida, en media alabanza nos metemos a dar direcciones, o a caminar por media plataforma tratando de incentivar a las personas a participar o a ver una u otra cosa, hacer ajustes cuando ya estamos empezados y queriendo que se escuche mejor, no nos damos cuenta que en nuestro afán de que salga mejor, desvirtúa, desorienta y extravía de la verdadera razón por la cual nos hemos reunido,  y a eso le llamamos excelencia “lo mejor para Dios” prácticamos una y otra vez para que nos salga mejor cada día, como una orquesta de camara en cualquier café concert, todo lo cual nos parece bien, suena bien, pero quiero hacerles una pregunta en el camino a la excelencia ¿cuántas horas le dedican a escudriñar la Palabra de Dios? esos mismo que el domingo nos quieren llevar a la presencia de nuestro creador, verdaderamente ¿estamos preocupados en su crecimiento espiritual? o que su excelencia solo se vea en la calidad y forma en que se escucha, ¿nuestros líderes estan guiando a nuestro equipo de alabanza hacía el conocimiento de Dios como prioridad? verdaderamente ¿cuánto tiempo les estamos dedicando a los miembros de la alabanza en su crecimiento espiritual?, son personas que tienen sus luchas, que necesitan apoyo, que deben escuchar y aprender a vivir la Palabra de Dios, entonces veamos ahora el versículo que sigue:

“a fin de perfeccionar a los santos para la obra del ministerio para la edificación del cuerpo de Cristo” (Efesios 4:12)

Aquí viene el punto central, mi amigo, o hermanito en Cristo, nos llamó para hacer una obra, es preparar a los santos, no para sacarlos a pasear, ni hacerles un campeonato de futbol o golf o llevarlos al Great America o a la playa, (con la idea que los estámos evangelizando) y no es que este en contra de ello, pero hay una prioridad, de lo contrario estamos teniendo contentos a la gente, solamente, o sea entretenimiento, pero no les enseñamos la verdadera Palabra de Dios, nuestro llamado es “para formar a los discípulos para que hagan la obra” o sea expandir el evangelio a toda criatura, luego de lo cual, si quieres sacalos a dar un paseo, a esto le preguntó: ¿estamos hacíendolo en nuestra congregación?, entonces, viene una la pregunta importante para saber si estamos trabajando en ello ¿cuantos discípulos de Jescuristo tiene? o sea personas comprometidas con la obra de Dios, la visión de la iglesia de Jesucristo y el conocimiento de Su Palabra.

Debemos preparar, esto significa, reparar, restaurar, enseñar, discipular, corregir, querer y una de las cosas principales es “Ya no vivo yo, sino Cristo en mi” entonces debemos luchar por ser ejemplos a seguir, porque mi amigo este llamado es para toda la vida, no se acaba cuando termina el servicio, todo lo contrario, es 7 días a la semana y 24 horas al día, para eso fuímos llamados.

Mi hermano, si fuiste llamado, hay una sola forma para llegar a la excelncia, “parecerse cada día más a Cristo”, en todo momento, en todo lugar y con todo tu corazón, existiendo luchas, tiempos díficiles, momentos tristes, pero también momentos alegres que jamás olvidaremos. Bueno por el momento nos vemos, luego regresamos con un estudio interesante, pero mi hermano, amigo, pastor o maestro, empezamos ya a estudiar profundamente la Biblia somos poquísimos, pero sabe hay algunos que quieren hacerlo, nos vemos si quieres empezar un grupo, es solo tu decisión, cuidate y bendiciones.

¿Confesar nuestros propios pecados?

Queridos amigos, nos volvemos a juntar pero esta vez para conversar algo profundo, mis amigos hace unas semanas me dieron una tarjeta amarilla, en la que estaban escritas 11 preguntas a responder, básadas según dice en la misma tarjeta en Proverbios 27:17, (que habla sobre la amistad sincera), sobre conversaciones serias, y la confesión de pecados, dentro de las 11 preguntas, hablaban del testimonio, pecados sexuales, integridad, la honorabilidad, comprensión, habitos, ira, enojo, entre otros tantas preguntas que me hicieron pensar y ponerme a estudiar al respecto, mis amigos, es bueno y como decía un gran hombre hace muchos siglos: “Richard Baxter”, la confesión de pecados es para arrepentimiento, de lo contrario, de nada sirve, (me lo van a decir a mi).

Todo un grupo de pastores y líderes de iglesias acordaron humillarse solemnemente, pero se hicieron una pregunta ¿cómo humillarnos sin una clara confesión de pecados? Se trataba principalmente de la confesión de nuestros propios pecados. ¿Quién se puede ofender con nosotros por confesar nuestros propios pecados y asumir la culpa y la verguenza de ellos según el dictado de nuestras conciencias?

Cuando el pecado es evidente ante los ojos del mundo, es inútil intentar esconderlo; todo intento de hacerlo solo aumenta y agrava la verguenza.

La libre confesión es la condición para la plena remisión; cuando el pecado es público, la confesión también debe serlo.  El pecado sin perdonar no admite ni descanso ni prosperidad, por mucho que nos esforcemos en taparlo; tarde o temprano nuestro pecado se descubrirá. El fin de la confesión es reconocer el pecado, asumiendo la verguenza que supone; y si es verdad que “el que […] confiesa y se aparta [de sus pecados] alcanzará misericordia”, no resulta sorprendente que “el que encubre sus pecados no prosperará” (Proverbios 28:13). Si somos tan remilgados que nos cuesta confesar nuestros pecados, Dios tendrá que plasmarlos por nosotros. O nos llevará a confesar por conciencia o su juicio proclamará nuestra iniquidad ante el mundo.

Demasiados que han emprendido la obra del minsiterio se obstinan en el interés personal, la negligencia, el orgullo, la egolatría, la vanidad, la manipulación entre otros pecados, de manera que nos vemos obligados a amonestarlos. Si viéramos que los tales se presentaran a reformarse sin esta reprensión, de buena gana evitaríamos hablar de sus faltas. Pero cuando la amonestación resulta tan ineficaz que se ofenden más por ella que por el pecado en sí, y prefieren que dejemos de reprenderlos en lugar de dejar ellos de pecar.

Aquí te escribo un ejemplo que será esclarecedor, Si miles de persons estubiesen en un barco que se estubiese hundiendo, y los que debían baldear o cerrar las entradas, estubiesen jugando o dormidos, e incluso buscando su provecho en perjuicio de todos los demás, ¿acaso no los despertarías a su labor, animándolos a trabajar por sus vidas? Y si usaras un tono perentorio o importuno con los perezosos, ¿acaso tendrías por cuerdo a aquel que se ofendiera, acusándote de orgullo, arrogancia, o falta de educación porque presumieras hablar francamente con tus colegas, o que te dijeran que menoscabas su reputación? ¿No le responderías más bien, “Hay que trabajar o todos moriremos. El barco se hunde, !y tú hablas de tu reputación! ¿Acaso prefieres correr peligro a ser reprendido por tu torpeza?”. Hermanos en este caso hay que hacer la obra de Dios. Las almas no deben perderse mientras te ocupas de tus negocios y placeres mundanos, descansando o riñendo con tus hermanos. Tampoco debemos guardar silencio mientras tú ayudas a la gente a condenarse.

Por ello mis amigos, si eres médico y estas en medio de una epidemia de la peste y duermes o tus intereses personales son más importantes que el salvar vidas, desde este blog hablaremos, porque me llamó a decir la verdad a cualquier precio, por ellos los milagros no se venden ni siquiera para levantar un ministerio, por ellos levantaremos nuestra mano al oponernos de engañar a la gente diciendo que Dios quiere hacerte rico, de que tu necesidad es primero y de que tiene que recibir lo que pides porque eso lo ha prometido, seguiremos orando por ese carro que quieres o por el marido que buscas, vemos muchas veces por interes que desde el pulpito dicen cosas que agradan a la gente, pero si estudias tu Biblia te daras cuenta de que la otra parte o las condiciones para obtener el milagro no te la enseñan y vivimos engañados, pero por ellos hay aún hombres y mujeres que debemos levantar nuestra mano para decir y enseñar la verdad. A muchos no les va a gustar, o se arrepienten y no tendremos palabras que decir o seguiremos mientras existan personas que llevan a nuestros hermanos al precipicio del infierno. nos quedaremos con menos amigos, pero dime ¿a quién quieres agradar?. Pero igualmente nos arrepentimos de nuestros pecados, luchando cada día por caminar en la misma senda que nos enseña la Palabra de Dios, díficil camino, porque hay que dejar cosas que nos gustaría repetir,  el que diga que es fácil que me mande la receta.

Aqui quiero hacerles unas preguntas ¿Acaso no es el deber incuestinable de pastores, el emprender la labor de instruir a todos los que tiene a su cargo?, ¿Crees que la santa sabiduría lo negará? ¿Acaso el celo por las cosas de Dios, o el deleite de su servicio, o el amor por las almas lo negaran?.

Hay que enseñar a la gente los principoios de la fe, y los asuntos más necesarios para la salvación; de esto no cabe duda. Espero que estemos de acuerdo en que hay que enseñárselo de la manera más edificante y provechosa. No cabe duda que debemos desempeñar esta gran labor con todas las personas posibles. Por ellos amigos pastores, maestros, profetas, evangelistas, líderes de iglesias, en el nombre de Cristo, y por el amor de su Iglesia y las almas inmortales que el Padre nos ha entregado, les ruego que emprendamos esta labor de manera eficaz. He visto hace años que si cumplimos nuestra encomienda, el Espíritu Santo tocará corazones y expulsará la ignorancia reinante; quebrantará corazones endurecidos de los pecadores; responderá a sus vanas objeciones y quitará sus prejuicios; reconciliará sus corazones con los pastores fieles y hará eficaz la predicación, haciendo que la verdadera piedad sea mucho más común que antes, mi amigo con todo esto le aseguro que demoleremos el reino de las tinieblas porque todos serán conocedores de la Palabra de Dios, empezando a compartir de familia en familia de casa en casa y al final de año a toda la congregación, las cual le aseguro que ninguna familia rechazará recibirlo en el ceno de su hogar, si alguno se excusa de recibirte, no importa, solamente que no sea por culpa de los pastores o maestros, pero mi amigo pastor si aún así rechazan tu ayuda, que no sea excusa de prestársela a los que la aceptan de buen grado, preparando estudios sencillos desde el principo hasta que conozcan la Palabra y como a los niños desde lo básico hasta lo más profundo, formando dicípulos que se conviertan en maestros, evangelistas, pastores, que hagan la obra del ministerio desde sus casas y asi hasta la eternidad.

Hay una exhortación escrita hace cientos de años en Westminter que hoy es mucho más válida: “Es el deber del pastor no solamente enseñar a las personas a su cargo, amonestárlas, exhortarlas, corregirlas, consolarlas y amarlas en todo momento”.

Bueno amigos los dejo, aquí, solamente un pensamiento, si tu pastor, profeta, maestro, lider de alguna iglesia, no te ha gustado lo que escribo, lo siento perdóname, pero no puedo callar lo que siente mi corazón cuando veo y escucho el sufrir de hermanos que reciben una enseñanza diferente y deficiente a la que esta escrita en la Biblia y que son tratados como cristianos de segunda clase, cuando pastores ni la Biblia leen y que sus predicas del domingo terminan hablando de su vida, contando chistes, y sobre todo de todos los muertos que resucitaron y siempre en otra iglesia, es tiempo de clamar al cielo y arrepentirse, y hacer la obra para la cual fuimos llamados, cada uno en el lugar donde se encuentra, por ello ¿A qué fuiste llamado? y ¿estas haciendo la obras para la cuál Dios te llamó? o simplemente te metiste para decir que eres lo que no eres.

Nos vemos, seguimos, quizás siendo menos, pero sabe, mucho de lo que se escribió aquí, fue dicho hace más de 500 años, y la iglesia de Jesucristo, sigue viviendo los mismos problemas, pero de uno en uno, ¿estas usted dispuesto a hacer la diferencia, o solamente seguir por la puerta ancha?, bendiciones y nos vemos mañana, domingo, tengo servicio a las 9 de la mañana y de allí a la 1:30 voy camino a mi congregación para el servicio de las 2 de la tarde, alabaremos a Dios, luego por la tarde celebraremos el cumpleaños de mi hijo, ya cumple 10, felicidades, aunque me levanatrá temprano porque quiere desayunar en el McDonnals, para gustos se rompen géneros.

Ya por la tarde, con un buen capuchino Starbucks, (sin ca..fé es imposible agradar a Dios) un pastelito de chocolate, nos sentaremos Biblia en mano, es volver a ver y escuchar lo que se predicó, tomar nuestro iPad y hacer nuestro buen devocional y una preparación de algún post con lo que escuchamos, quizás nos puedas acompañar, te estaremos esperando, bendiciones y buenas noches.