Jesús la luz en medio de las tinieblas

Capuchino 002Que tal queridos amigos, visitantes, uno que otro desesperado y quizás algún equivocado, bienvenidos todos, bueno después de unas vacaciones, ya se nos paso la navidad, Papá Noel se fue por la chimenea al Polo Norte, a preparar más regalos para el próximo Diciembre, sus duendes ya empezaron a ver si terminan el iPhone6, o el nuevo iPad5, o quizás el PS4, mi laptop, no me olvido que algunos quieren su carro, casa, novia, la American Express, en fin de todo y para todos los gustos y luego los pone en la tienda de Apple para poder nosotros llegar a envolverlo en papel de regalo y ponerlo a los pies del arbolito, en fin también se nos fue el día de los Reyes Magos, que vinieron con su Rosca de Reyes bajo el brazo y que con chocolatito caliente juntos en armonía, la pasamos con amigos, y encima nos tocaron dos muñequitos en la Rosca y debemos hacer la comida con otros amigos para principios de febrero, no sabemos nada de tamales, por lo cual lo cambiamos por comida china, pero ya todo vuelve a la normalidad de siempre, se nos acabaron los villancicos, el amor fraternal, el ven a mi casa esta navidad, empiezan los tiempos de propósitos, luego de las 12 campanadas, comiendo las doce uvas, o las doce naranjas, ciruelas o peras, hacemos la formal promesa de ir al gimnasio a diario, empezar un regimen alimenticio exitoso, tomar agua, o como alguien dijo por allí, empezar a escudriñar las Escrituras, haciendo el compromiso de aprender más de nuestro creador, lo único de malo es que viendo el pasado, mirando el presenteespejo nos vemos y profetizando el futuro, todos esos propósitos terminarán de la misma manera que empezaron, como buenos propósitos, pero la falta de desición, de convicción, y la falta de voluntad, nos van a hacer dejarlo en la primera de vastos, y ya para fines de enero, principios de febrero, estaremos pensando en el día de San Valentín (santo cristiano) o el día del amor y la amistad, en ¿qué cocinaremos? y de los propósitos de año nuevo, bueno fueron buenos deseos y hasta allí, por eso les decía, volvemos a nuestra vida normal de pasividad, cuando estamos en aprietos, lloramos, cuando todo vuelve a la calma, ya nos olvidamos, por ello mi amigo, vamonos al Starbucks, un capuchino venti, pasemos por un emparedado de steack y regresemos por nuestra Biblia, sentándonos en nuestro sillón favorito y empecemos esta tertulia entre amigos.

Si usted mira a su alrededor, se va a dar cuenta de que vivimos en un mundo lleno de injusticias, hombres que violan y matan a mujeres, hombres que sin explicación ingresan a un colegio de niños y asesinan sin piedad, un mundo lleno de privaciones, separación, deshonestidad, falta de integridad, envidias, odios, rencores, enfermedad y muerte entre otras cosas que vienen destruyendo a la humanidad. Existe mi querido amigo una oscuridad y una perdida de valores morales tan grande que han cegado a hombres y mujeres, y viven hoy solo para sus apetitos y pasiones, mucha gente aún se pregunta ¿por qué?, “Pero si nuestro evangelio está aún encubierto, entre los que se pierden está encubierto; en los cuales el dios de este siglo cegó el entendimiento de los incrédulos, para que no les resplandezca la luz del evangelio de la gloria de Cristo, el cual es la imagen de Dios” (2 Corintios 4:3-4). Encuentra aquí una razón para que mucha gente que aún con la Biblia en las manos no pueda entender verdaderamente lo que nos dice la Palabra de Dios, sabe lo que está escrito hasta de memoria, pero no lo entiende, porque sus ojos están cegados y se encuentran en completa oscuridad y se dejan guiar por otros ciegos que viven en sus propias concupiscencias. Si muchas veces dentro de las congregaciones que se dicen seguir a Jesús viven cegados por sus propias doctrinas, póngase a cristianos-300x200pensar como estarán aquellos que no conocen a Dios, muchos dicen conocerlo, el domingo en la comunión, el día del rosario o la procesión, el día que cantan las mañanitas y lloran por sentimentalismos que terminan cuando empiezan los festejos, cuando de rodillas caminan millas enteras por una promesa, pero que al levantarse y curarse las rodillas, siguen en sus propios pecados, dicen conocerlo, pero ¿cuándo han tenido un encuentro con él?, lo conocen por lo que alguién leyó la Biblia el domingo en el servicio o un día en el estudio bíblico, pero no hay un conocimiento personal, un encuentro cara a cara con el creador, porque caeríamos fulminados al darnos cuenta de lo pecadores que somos, pero, como a mi me gustan las historias les cuento una: Dice que estaba un borrachito en una esquina, caminando de un lado para el otro como veleta que se la lleva el viento de tan borracho que estaba, de pronto en la calle de enfrente aparece un hombre de traje con su Biblia bajo el brazo, el borrachito a voz en cuello comienza a gritar !predicador! !predicador!, el hombre un poco avergonzado, trataba de pasar desapercibido por los demás, pero el borracho gritaba mas fuerte y se acercaba al supuesto predicador, y cuando se puso delante de él, le dijo: “pastor, pastor, yo a usted lo conozco, yo asistía  a sus reuniones y en una de ellas usted me convirtio, si Seños, Amén, usted me convirtio, ya soy salvo”, el predicador, un poco con verguenza le responció “si mi amigo, yo lo convertí, porque si hubiese sido Dios, usted no estaría así”, y eso es lo que nos sucede, pensamos que porque vamos a la iglesia, repartimos folletos, tomamos la comunión, hacemos mandas, damos ofrenda y diezmo, entregamos sanguchitos a los pobres, inclusive pertenecemos a algún ministerio dentro de la iglesia, repetimos una oración, ya nos convertimos, ya somos hijos de Dios, ya somos salvos, no nos damos cuenta de que ser discípulo de Cristo es mucho más, y empezamos a pedir, sin darnos cuenta de que para pedir, primero debemos ser sus hijos.

Pero si usted que dice llamarse cristiano, es que Dios le ha abierto los ojos a la luz “Porque Dios, que mandó que de las tinieblas resplandeciese la luz, es el que resplandeció en llanto 01nuestros corazones de la gloria de Dios en la faz de Jesucristo” (2 Coritntios 4:6). Me imágino que usted recuerda que Jesús mismo dijo: “Yo soy la luz del mundo; el que me sigue, no andará en tinieblas, sino que tendrá la luz de la vida” (Juan 8:12). Muchos son los seguidores, podríamos contarlos por millones, pero ¿cuántos de ellos van solamente detrás de los milagros? ¿cuántos de ellos van detras de un Dios que perdona todo sin cambiarnos nada? ¿cuántos siguen a un dios que no nos pide un compromiso ni un alejamiento del pecado? miles, millones, pero en el versículo escrito nos dice “el que me sigue” eso significa dejar todo, y que lo más importante es “El”, ¿dispuesto?

Bueno en un rato nos vemos, cortito para que usted no se canse de leer, pero que se ponga a pensar ¿soy hijo, por qué?, bendiciones pero no me responda “por fe”, busque en la Biblia y al comparar lo que está escrito allí a lo que es usted, ¿qué se responde?, bendiciones.

Declarando y contando hasta tres

119939707_899fdf0f43Bueno amigos, hermanos, conocidos y visitantes, ¿cómo están todos? yo por aquí con sueño, cansado, con un frío que estoy tocando castañuelas con los dientes, y es que lo que no he trabajado todo el año lo estoy haciendo en estos días, pero seguimos al pie del cañón, en la lucha, y vuelvo para contarles de que tampoco pude asistir a los servicios de nuestra congregación en las pasadas semanas, pero parece que nadie se ha dado cuenta o los que se dieron cuenta pues una leve sonrisa aparecio en sus rostros, pero no, no y no y eso que no voy a cantar con Los Panchos, sino que me invitaron a conversar un domingo y poder llevar la Palabra en una pequeña congregación del área, inclusive cuando el pastor me llamó para hacerme la invitación, aparte de decirle que le dé una mirada a este su blog, le pregunté: ¿estás seguro?, y la respuesta fue !SI! porque leí tu blog, es por lo que te invito, bueno agradecido y contento me fuí a llevarles la Palabra, dicha congregación de unos 80 adultos, en la que bueno no tenían ministerio de danza y panderos, pero que nos dio motivo para poder enseñar algo de la verdad del evangelio de Jesucristo. Y les cuento lo que pasó, ya sabe, tome su Biblia, corramos por un capuchino al Starbucks, un Tiramizu, regresemos y empecemos a conversar respecto a lo que me ocurrio, empecemos.

Bueno como siempre llegue temprano y pude ver los preparativos del servicio de alabanza, un grupo interesante y sobre todo de muchos jovenes, empezó como todos los servicios, cantos, danza de los presentes, alegría porque nos reunimos para una celebración, empezaron las alabanzas y los hermanitos danzaban, hasta que la unción (mejor llamada emoción) empezo a hacer estragos en el líder de la alabanza de ese día, y nos dió según él una profesía, que dentro de todo dijo algo parecido a lo siguiente: (Aunque me pareció haberlo escuchado en otro lugar, no sé donde):

“Hoy vamos a profetizar aunque no seamos profetas, si nunca lo hiciste, hoy lo vas a hacer, tu y yo hemos sido señalados para cambiar las cosas, tan solo debemos atrevernos y todo 1205thumbnailserá hecho, Dios te ha delegado autoridad para profetizar sobre todo, tu tienes la victoria sobre las finanzas, (entonces ¿qué pasó? yo sigo con una mano adelante y otra atrás) sobre la enfermedad, trabajo, familia, sobre los demonios y en el nombre de Jesús, profetiza, palabras de restauración, liberación, espíritu de inmoralidad huye, de drogadicción, huye, (se salieron dos que tres hermanitos) escrito está, nada podra contra la iglesia de Jesucristo, tengo autoridad para derrotar al enemigo, a la cuenta de tres gritaremos por nuestra victoria, como cayo Jerico, caerán tus cadenas, caera todo yugo por causa de la unción, (¿?) a la cuenta de tres abra una explosión aquí en este lugar, los enfermos se sanarán, los endemoniados serán liberados, los muertos espirituales resucitarán, recuerda a la cuenta de tres el Espíritu Santo se derramara en este lugar” y empezó a contar, uno, dos, y toda la gente enfervorizada, repetía las palabras y cuando grito tres, el 99% de la congregación dio un grito que duro una eternidad, y bueno saltos, brincos, “somos victoriosos”, ganadores, unos campeones y bueno cada uno se dio vuelo respecto a lo que profetizaba, de todo, sobre las finanzas, todos eramos ricos, sanidad, ya no les dolia las orejas, todos profetizaron sobre trabajo, sobre las deudas, sanidad, casa, carro, sobre lo que se les ocurria. No falto uno que grito los cinco números del Lotto, (fue tan rápido que no los pude anotar, uno nunca sabe).

Evangelizar 002Bueno hasta aquí todo bien (es un decir) y la gente contenta, les dimos un circo de tres pistas de nunca acabar, pero luego viene lo bueno, pasado el momento, todos alegres, contentos, sanos, libres de demonios, prosperos, sin cadenas, ricos, económicamente hablando, y en fin con todas las bendiciones posibles y profetizando sobre todo, hasta que me llego el momento de llevar la Palabra, y empezamos, les pedi a todos que tomaran su Biblia y nos pusimos a leer, si usted vuelve a leer lo que este líder de alabanza dijo, (yo se los volví a recordar) y a decirles, “hermanos queridos, perdón, pero no puedo callarme de lo que hoy he escuchado” todo lo que ustedes han profetizado, todo lo que han pedido, nada tiene que ver con el Reino y el conocimiento de Jesúss, todo tiene que ver con respuestas materiales, salvo de ser libre de demonios, pero todo el trabajo, dinero, prosperidad, carro, marido, esposa, casa, etc., es material, nosotros los cristianos de hoy solo nos acercamos a Cristo para que resuelva todos nuestros problemas, jamás hablamos del arrepentimiento, del pecado, del cielo, del infierno, (salvo exepciones, y muy pasadita por agua, como si temieramos algo), todo el enfásis que se pone es, en las bendiciones materiales que tenemos derecho a exigirle a Dios que nos la entregue, y hasta nos creemos con derecho de contarle hasta tres al Espíritu Santo, como si fuese nuestro sirviente y no Dios, nosotros somos esclavos, pero nos comportamos como dioses que ordenamos que se cumplan hasta nuestros mas pequeños deseos, vivimos de experiencia en experiencia y de emoción en emoción, como la esposa de un pastor dijo un día, “pasa al frente, Dios está aquí, siente su presencia” perdónenme, pero ¿y qué si no lo siento?, ¿es qué no está Dios conmigo?, vivimos por experiancias y muchas veces le damos más valor a la experiancia o a lo que un hermanito o hermanita paso o vivio, e inclusive a las historias que vivió el profeta tal o el pastor cual, que a la Palabra de Dios escrita en nuestra Biblia, y buscamos experiencias cada vez más espectaculares para creer o hacer creer que somos verdaderos hijos del Altísimo. Y corremos detrás del profeta, o del pastor ungido y hacemos línea por horas pare verlo, pero el domingo llegamos tarde a la congreagcón y a las reuniones de oración, nunca nos aparecemos, y llegamos al servicio como al trabajo, cumplimos nuestras horas de rigor y nos vamos a comer para terminar bien el día, y en la comida pasamos más tiempo, que lo que duro el servicio y nadie se queja hasta que llega la cuenta que pagamos satisfechos, no tanto así como cuando llego la hora de la ofrenda, pero a la hora de pedir, parecemos niños cuando le hacen su cartita a Papá Noel.

Tome su Biblia y vayamos a 1 Pedro 1:8 “A quien amáis sin haberle visto, en quien creyendo, aunque ahora no le veáis, os alegráis con gozo inefable y glorioso” no es cuestión de verlocristianos-300x200 o sentirlo, es cuestión de fe, de esperanza, de amor, de gozo, pero mi hermanito, en nuestras congregaciones hoy en día desde los pulpitos se nos enseña que podemos y debemos experimentar la presencia física de Jesucristo si tiene suficiente fe, pero mire lo que dice ahora 1 Pedro 1:9, “obteniendo ahora el fin de vuestra fe, que es la salvación de vuestras almas” no habla de sentir, no habla de experimentar, habla de fe, pero nos hemos acostumbrado a creer que la experiencia tiene más valor que las Escrituras, sino escuche con detenimiento cada domingo lo que nos enseñan, nos dicen que debemos conocer a Cristo para asi poder obtener todo lo que nuestro corazón desea, y encima queremos contarle al Espíritu de Dios hasta tres para que descienda sobre la congregación, experiencia, sentir, qué lejos estamos del verdadero conocimiento de Dios.

Leí por allí que un pastor decía que mientras se afeitaba por las mañanas en el baño de su casa, Jesús entraba a su cuarto de baño y se pone a conversar con él, señores, y señoras, se dan cuenta “experiencia” pero les voy a decir a todos aquellos que tienen esas visiones: ¿podrías seguir afeitandote o lavandote los dientes en la presencia de Jesús?, o ¿caerías de rodillas pidiendo perdón por que eres un pecador?, o como Isaías caerías y gritarías “Ay de mi, pues soy muerto” (Isaías 6:5) o eres mejor que Isaías, que te sentarías y le invitarias un Starbucks y a charlar como buenos amigos, o ¿te pareces a Enoc?, recuerdas Pedro lo vio y cayó de rodillas y dijo: “Apártate de mi, Señor porque soy hombre pecador” (Lucas 5:8), yo no creo que alguien que ve a Jesús pueda seguir en lo que esta haciendo, sin caer fulminado por nuestros propios pecados delante de la santidad.

La mayoría de cristianos parecen sinceros en sus declaraciones, creencias y afirmaciones, muchos son como dijo Pablo con respecto a los judios “Yo les doy testimonio de que tienen celo por Dios, pero no de acuerdo a un conocimiento pleno” (Romanos 10:2), o sea en palabras claras tenemos celo sin conocimiento, tenemos entusiasmo sin iluminación, mucho menos compromiso, Como John Stott lo escribió “Son avidos (vivos) pero sin dirección”.

oracion 012Cuando desde los pulpitos y en las congregaciones vuelven la experiancia el criterio principal de la verdad, estamos enfocando la vida cristiana sin nuestras mentes, sin pensar, sin usar nuestro entendimiento, lo hacemos porque a fulanita le paso, o porque hizo esto o aquello nosotros lo vamos a repetir o porque el maestro lo dijo o porque el profeta le llego la unción, como les comentaba en un post anterior, cuando una profeta de Dios (¿?) dijo, “asi dice el Señor, el próximo domingo, todos las mujeres vengan con algo rojo porque eso semeja la sangre de mi HIjo” y el siguiente domingo todas las hermanitas de rojito, toda experiencia, toda palabra profetica, todo lo que se enseña desde un pulpito debe de ser confrontado con la verdad que es La Palabra de Dios, la cual es la única verdad escrita para nosotros, lo demás, son mentiras, fábulas de mentes calenturientas, de lobos que quizas con buenas intenciones, pero lobos vestidos de ovejas que quieren desviar al pueblo de Dios o al verdadero pueblo de Dios (ojo, que no son todos los que estan, ni todos los que dicen que estan, son hijos de Dios).

Para acabar, porque nuevamente se alarga, quiero decirles a mis queridos hermanos y hermanas y cualquier visitante taciturno que llegue por aquí, muy pocos, pero muy pocos son los cristianos en el día de hoy que son como los de Berea, que “recibieron la palabra ávidamente, escudriñando cada día las Escrituras para verificar si estas cosas eran así” (Hechos 17:11). Debemos comprometernos a escudriñar las Escrituras y dejar que nuestra experiencia de la Palabra viva venga de allí, no de las emociones internas que terminan cuando se termina el servicio o la predica, debemos olvidarnos y alejarnos de los fenómenos sobrenaturales o de otras cosas que pueden engañarnos y que no son dignas de confianza, porque si lo que hacemos nace de la verdad divina que está en las Escrituras, nos traera gozo, y bendiciones inimaginables porque todo lo hemos basado en la verdad y en la Palabra de Dios.

Queridos amigos, seguimos, intentamos aprender cada día un poco más, sigo esperando a los líderes de mi congregación para aprender, quizás algún viernes, dejenme dejarles un pensamiento, es bueno orar por y con las personas, pero mi amigo, si es más importante estar en la oficina del alcalde orando para cambiar nuestra ciudad, (suena bien y hasta nos da prestigio, pero ¿agradamos a Dios?) creo que nos equivocamos, aunque el alcalde se convierta, todos sus asesores, todos aquellos que tienen poder de desición dentro de la alcaldia, ¿se convertirán?, los maestros de tus hijos ¿se convertiran?, como si fuese magia, no, no sería mejor, estar pastoreando a las ovejas, que si hoy no dan lana, no será porque ya no hay como antaño, cuando regresaban al redil, el pastor las ungía con aceite, las cuidaba y alimentaba, a la perniquebrada la curaba, a la vieja la llevaba en brazos lo mismo que a la recien nacida, no sería mejor invertir nuestro tiempo en pastorear al rebaño que Dios nos ha dado y prepararlos para que hagan la obra para la que fueron llamados, expandir la Palabra en las casas y hasta el fin del mundo, si tenemos maestros, sería bueno abrir grupos de hogar, para enseñar la verdad y no: ¿cómo ser prospero?, corregir en amor, al pueblo de Dios, mi Cruz 115casa sigue estando abierta desde hace más de una década para todos aquellos que se quieran reunir a escudriñar las Escrituras, los espero, bendicionesy seguimos.

Al final del servicio, el pastor se acerco con una ofrenda, la cual con la alegría de siempre rechace, pero le dije, “después de lo que dije, no creo que me vuelvas a invitar”, a lo que me dijo !NO! quiero que vuelvas a fines de Enero, pero a darnos unas charlas a los líderes, yo que temía que me sacaran por la puerta trasera, pero bueno, podré allí decirles lo que traía y no pude, pero sabe mi hermano, la verdad es díficil decirla, pero más díficil es luchar por hacerla, se los digo por experiencia, tomemos nuestra cruz cada día, y sigamos el camino, ya está trazado, solo hay que caminar en él, pero primero hay que encontrarlo. Bendciones.

Sanidad Interior: Una introducción

Que tal mis queridos amigos, bienvenidos y a los demás, gracias por retornar, nos volvemos a juntar ahora, luego de un tiempo a conversar algo que me parece aparte de interesante, muy necesario, en los últimos tiempos algunos pastores han puesto interes en enseñar lo que verdaderamente es la sanidad interior. Hoy queremos hacer una introducción a este tema, luego en post más adelante, nos dedicaremos a escudriñar en forma más profunda nuestra Biblia y entregarles algunos estudios al respecto.

Pero como siempre les digo, preparese un buen café, Starbucks de preferencia (tengo debilidad por esta marca), si lo acompañamos con un Tiramizu, o tristemente con un sandwich de filet mignon, pues al final terminaremos comiendo y olvidándonos de lo que estamos leyendo, por lo que mejor solo el café, de lo contrario, invite.

Eso si, mis queridos amigos, hermanas y hermanos en Cristo, agarre su Biblia para poder comparar si lo que aquí le digo es biblico o lo estoy inventando, ¿qué no tiene una? pues aquí lo espero, corra a la primera libreria cristiana que conozca y comprese una y regrese.

Bueno aqui empezamos, La sanidad interior esta relacionada directamente con el estudio de que en nuestra alma existen heridas, que fueron originadas en nuestro pasado y ojo mi amigo o amiga, esto puede estorbar la obra de Dios en nosotros y por medio de nosotros.

Usted y yo, somos el resultado de lo que hemos vivido, de nuestras experiancias buenas o malas que hemos vivido en nuestro pasado, muchas veces borrascoso.

¿Cómo se siente usted hoy?, tranquilo, lleno de gozo, o esta algo asi como apachurrado. pues le cuento, todos, si, absolutamente todos, hemos pasado por experiancias traumaticas, quizás a diferentes niveles y en variadas circunstancias, pero todos tenemos heridas en nuestra alma, por ello, cuando llegamos a la iglesia, esta se ha convertido en un hospital, en donde debemos ser sanados, restaurados, ya que necesitamos dejar los odios, las envidias, el temor, el fracaso, el orgullo, la vanidad, el sentido de culpabilidad por cosas que hemos hecho, la falta de perdón, las heridas y recuerdos que nos detienen para poder hacer la obra de Dios.

Recuerde usted los días después de que recibió a Cristo en su corazón, la vida dio un cambio y empezamos a formar parte de un grupo que a medida que va conociendo a Cristo, las cosas van cambiando, pero mi amigo, usted puede ver en nuestro hospital, gente que lleva dos o tres años de una vida cristiana comprometida y que tiene una forma de vida y una paz que sobrepasa todo entendimiento, y puede ver que la mochila de problemas y heridas que cargaba cuando entro por la puerta del templo, en la medida de que ha empezado a conocer a Cristo, ha venido dejando su pesada carga, pero usted tambien puede ver a otros hermanos o hermanas que luego de 10 o 15 años, siguen igual o peor de cuando llegaron, de que el odio y el rencor aún es parte de su diario vivir, por lo cual no han dejado que la obra del Espíritu Santo se haga realidad en su vida.

Entonces mis hermanos tenemos que cambiar nuestra manera de pensar, y dejar que Dios cure nuestras heridas, que muchas de ellas las causaron, familiares cercanos a nosotros, padres, hermanos, esposa, esposo, hermanos, maestros y hasta pastores y líderes espirituales, heridas que muchas veces tratamos de ignorar u ocultar, con palabras y actitudes de aceptación, pero que nos impiden avanzar, crecer en conocimiento de Cristo y lo que es peor, muchas veces nos impide poder servir en el cuerpo de Cristo (su iglesia). Mis amigos, si verdaderamente dejaramos a Dios que curara nuestras heridas, nos podríamos convertir en instrumentos poderosos en las manos de Dios.

Recuerde lo que dice la Biblia en Romanos 12:2. No se conformen a este siglo, o sea usted mi amigo no llegue a amoldarse al mundo, somos todos perosnas que muy rapidamente nos acomodamos o acostumbramos, ya sea a un nuevo trabajo, a una nueva casa, a una nueva ciudad, por lo que el entorno nos hace muy rapidamente acostumbrarnos a un diario vivir, de acuerdo a como vive el mundo. Dice no se acostumbre, no viva como lo hace el mundo, que siempre le dice que usted es primero, que todo esta para satisfacer sus necesidades, y que debe de ser un hombre exitoso, triunfador y sobre todo usted como buen cliente, siempre tiene la razón.

Mis amigos no es asi, cuando verdaderamente llegamos aconocer la voluntad de Dios, usted y yo empezaremos a cambiar nuestra manera de pensar y dejaremos a que Dios bajo el poder de Su Espíritu Santo empiece a hacer la obra en nuestra vida limpiando, restaurando y sobre todo curando totalmente nuestras heridas.

Aquí por lo pronto lo dejamos, seguiremos más adelante, pero por ahora, sepa que el único que puede curar sus heridas del alma, es Dios, y que el poder del Espíritu Santo puede cambiar personas y hacerlas gente de bien, que hacen la voluntad del creador.

Cuidese, bendiciones y nos vemos pronto.

Vicck