La Palabra de Dios

Hola, mis queridos amigos, volvemos continuando con el post anterior, pero ahora trataremos específicamente de la Palabra de Dios y el uso que debes de darle, me he dado cuenta desde hace unas semanas, o meses que la lectura de la Palabra de Dios no es algo que nos agrade y que muchos solo se acercan a abrir la Biblia los domingos y para leer los cuatro o cinco versículos que nos hace leer el pastor o predicador de turno, y ojo lo triste aquí es que nos hacen leer, no es algo que nazca de nuestro corazón, y aún así algunos ni la Biblia llegan a llevarla a la reunión (inclusive, como se dice “estamos en todo lugar menos en misa” porque estamos el domingo, pero no estamos, nos dedicamos a todo menos a lo que fuímos) y ni que decir, si durante la semana, no tenemos o no asistimos a las reuniones de estudio bíblico y menos si no existen las reuniones de hogar en donde podríamos examinar con más detenimiento la Palabra de Dios, entonces si nuestro tiempo de escudriñar nuestra Biblia es muy efimero, ¿cuáles cree usted que son los resultados que podemos obtener? cuando decimos que hacemos la voluntad de Dios, si es que ni al mismo Dios de la Biblia lo conocemos. Por ello mi amigo es tiempo de aprender un poco más.

“Estas palabras que yo te mando hoy, estarán sobre tu corazón; y las repetirás a tus hijos, y hablarás de ellas estando en tu casa, y andando por el camino, y al acostarte, y cuando te levantes”  (Deuteronomio 6:6-7).

El crecimiento espiritual no puede ocurrir sin el aprendizaje regular de la Palabra de Dios, así como el crecimiento físico no puede ocurrir sin la ingestion regular de alimentos. !Por eso comer es una necesidad diaria! Ir a la iglesia el domingo para oír un mensaje y luego esperar que eso sea suficiente para toda la semana, es como cenar el domingo y esperar que eso lo sostenga a uno hasta el domingo siguiente. Usted necesita comer todos los días de la semana. Lo mismo puede decirse de lo espiritual: debe haber una alimentación diaria de la Palabra de Dios para el óptimo crecimiento.

Los cristianos de experiencia saben que hay incluso mayor gloria en dar la Palabra que en alimentarse de ella. Cuando usted predica la Palabra, la está cimentando en su propia vida. De esa manera, se vuelve realidad el dicho “Cuanto más se da, tanto más se tiene”. He descubierto que tiendo a recordar lo que enseño a los demás, pero olvido lo que leo y nunca enseño. Así que déle prioridad a enseñar a otros lo que está aprendiendo de la Palabra de Dios cada día.

Mi querido amigo, tengo una pregunta ¿A cuántos le habló de Cristo está semana?, cuánto tiempo le dedicó a estudiar la Biblia en las semanas pasadas, sin contar el domingo, entonces, ¿qué debe de hacer? ¿está contento con el tiempo que le dedica a Dios? ¿le dedica más tiempo a su smarthphone que a leer la Biblia?, entonces es tiempo de avanzar y dar un paso de compromiso, nos vemos, nos comunicamos y bendiciones, porque tomó la mejor desición, hacer un pacto con Dios para llegar a conocerlo mejor. Bendiciones.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: