Frio, tibio o caliente (1ra. parte)

Que tal mis queridos amigos y hermanos, hoy deseo que usted, corra a pedir su capuchino (por favor Starbucks, aquí nada de 7/11, si es café arabe, mejor) luego seguimos, ya solo me quedan 4 frascos, nuestra infaltable: tostadas con mermelada de durazno, y ahora si, abra su Biblia y vamos a darle una leída, pero le cuento una historia que dará base a lo que sigue, hace unos días me ofrecieron unas entradas para ir a un concierto aquí en el área de la Bahía, y me dijeron, que ya erán las últimas, que todas estaban vendidas, (solo espero que no empiece la reventa), como siempre muchos de hermanitos van a ir, (felicidades, de verdad, a mi no me gusta mucho la apretera de gente, aparte no te dejan meter tu camara de video)desde hace semanas ya estaban haciendo su línea para comprarlas, (se parecían a un servidor, que hizó su línea, por más de un día con su noche para comprarse el iPhone, y que en setiembre volvera a pararse para el nuevo iPhone5) y comentaba con un pastor, “tengo una revelación” le dije: “en el momento de entregar el ticket de entrada, entreguele una invitación para la reunión de oración para el día lunes a las 7:00 de la tarde” a lo cuál me contestó: “no creo que vengan”, yo ya lo sé, le comente, nos encantan, los congresos, los conciertos, pero buscar de Dios, como que no atrae, y como siempre digo, no esta mal ir a conciertos y congresos, pero si luego de los mismos, luego de emocionarnos hasta las lágrimas y de salir hablando de lo bueno y que Dios ha tocado el corazón de muchos, aparte de que casi todos pasaron al frente y hoy nadie sabe donde están y aún secandose las lagrimas y las narices, volvemos el lunes a tener buenos recuerdos, a volver a escuchar los CDs y ver los videos del concierto, y dé los estudios del congreso, nuestra vida vuelve a la normalidad de los otros días, a la inoperancia e inamovilidad de toda la vida, es que algo no ha cambiado en nuestro ser interior, se han movido nuestras emociones, pero solo hasta allí, (¿qué sucedió, luego del concierto o congreso anterior?, efectivamente, tu lo has gritado !nada!), no han llegado las palabras hasta nuestro corazón, ¿por qué? bueno eso es lo que vamos a estudiar ahora, y eso nos debe hacer pensar, en nuestra vida de seguir a Jesús. Y quizás, solo quizás, la próxima vez que asistas a un concierto, sea, con la voluntad de adorar y alabar a su creador y en el próximo congreso, nuestro conocimiento de Dios crezca, cambie un poco más nuestra vida, y dar gracias por todo lo que Dios ha hecho por ti y te sirva de una parada en el camino, para salir con más fuerzas a hacer la obra que Jesús te encomendó.

“Y escribe al ángel de la iglesia en Laodicea: He aquí el Amén, el testigo fiel y verdadero, el principio de la creación de Dios, dice esto: Yo conozco tus obras, que ni eres frío ni caliente. !Ojalá fueses frío o caliente!. Pero por cuanto eres tibio, y no frío ni caliente, te vomitaré de mi boca. Porque tú dices: Yo soy rico, y me he enriquecido, y de ninguna cosa tengo necesidad; y no sabes que tú eres un desventurado, miserable, pobre, ciego y desnudo. Por tanto, yo te aconsejo que de mí compres oro refinado en fuego, para que seas rico, y vestiduras blancas para vestirte, y que no se descubra la verguenza de tu desnudez; y unge tus ojos con colirio, para que veas. Yo reprendo y castigo a todos los que amó, sé, pues, celoso, y arrepiéntete. He aquí, yo estoy a la puerta y llamo; si alguno oye mi voz y abre la puerta, entraré a él, y cenaré con él, y él conmigo. Al que venciere, le daré que se siente conmigo en mi trono, así como yo he vencido, y me he sentado con mi Padre en su trono. El que tiene oído, oiga lo que el Espíritu dice a las iglesia”. (Apocalipsis 3:14-22).

Queridos hermanos vamos a hacer un pequeño estudio de estos versículos, que de alguna manera tienen relación con lo que hemos venido estudiando en los anteriores post sobre el discípulado, y mire mi hermano, quisiera que ponga atención, porque aquí tenemos un problema, si recuerda los anteriores post, hablamos de que si usted no sigue a Jesucristo, es que no es su discípulo, (seguir no es andar detrás, es aprender y hacer lo que el maestro dice) y si usted no es discípulo, simplemente no conoce la verdad y tampoco es libre del pecado, así de simple, pero en los versículos que hemos leído, existen iglesias completas que no tienen a Cristo como su Señor, porque le habla aquí a toda la iglesia de Laodicea, has llegado a la iglesia, te reunes, vas a estudios bíblicos, incluso predicas o enseñas, y profetizas según tú, en el nombre de Dios, pero jamás lo has aceptado como Señor y ni siquiera lo conoces, porque eres tibio, o sea mi amigo quieres hacer la obra, según tus fábulas, y quieres pisar demonios y serpientes, danzando la danza del fuego y no siguiendo Su Palabra, compras el trapito ungido y los clavos de Cristo, el agua milagrosa y el aceite de cocina para ungir y urgir a los demás, porque estás aquí y no estás aquí, porque corres detrás de los milagreros y de los artistas y sus conciertos, pero no quieres ponerte de rodillas ante tu Salvador y arrepentirte de tus pecados, por eso eres tibio y te vomitará de su boca, te sacara de su iglesia, y aunque le grites que hiciste milagros y hasta los demonios se sujetaron en Su nombre el te dirá, (o lo más tirste nos dirá) “apartaos de mí hacedores de maldad”

Pero dejare para el último la continuación de esta parte y seguimos, mucha gente dice y quizás tu también, !no tengo necesidad!, fijate a los artistas famosos y los no tan famosos, los que se creen la última chupada del mango, la última Coca Cola del desierto, ellos dicen que no tienen necesidad, que tienen de todo, fama, fortuna, mujeres, hombres, que el mundo se arrodilla ante su paso, sino fijate, Michael jackson, J.Lo, Frank Sinatra, La banda R415, y tantos otros que tienen de todo y no tienen necesidad, pero llegamos un poquito más abajo, aquel que antes de llegar a USA, tomaba agua del río y que hoy si no es filtrada no la toma, aquel que comía lo que mal podía encontrar y hoy si no es steack, no come, aquel que se vestía en la segunda, hoy no puede salir de Sears y usar Nike, o Adidas, aquel que con su dinero puede comprar todo lo que su corazón desea, aquel que ha llegado a ser supervisor y ya ni conoce a sus antiguos amigos, aquel que ya ha logrado por medio del dicho popular  “el que no tranza no avanza” ha logrado obtener un puesto en una empresa o es político y ya ve su propio bienestar y ya no de los demás y tiene dinero y ya no tiene necesidad, aquel que por empezar a tener exito se le ha subido a la cabeza y se cree dueño de todo el pastel, aquel que ya no quieren que le llamen por su nombre sino que le digan “Señor” y que gracias a tu propio esfuerzo y habilidad has llegado a no necesitar de nada ni de nadie para sentirte un triunfador, un campeón, y ojo mi hermano, no es cuestión de que Dios no quiera que usted se haga millonario, no, y no es que no quiera Dios, que usted tenga su Mercedes en la puerta y su Toyota en el garage y su casa con servicio adentro, no, lo único es que eso no te aleje de Dios, de que tu afan sea el dinero y todos los deleites que eso te puede dar, Dios conoce nuestro corazón y sabe los motivos por los cuales llegamos a la iglesia y dizque nos convertimos, y en este caso mi hermano, si no eres ni frío, ni caliente, ¿crees qué Dios abrirá las ventanas de los cielos para llenarte de bendiciones?, inclusive ¿crees que contestará tu oración?, si lo único que haces es vanagloriarte de que tienes una casa, un carro, porque das tu diezmo y que Dios tiene que responder a todos los deseos de tu corazón, no mi amigo, no es así.

Continua diciendo, pero eres un desventurado, porque a pesar de la fama y la fortuna, lo que verdaderamente necesitas es que se te acabe la soledad, que ese vació en tu corazón, no puede ser llenado, porque en ese afan de progresar, has permitido que los afanes del mundo llenen tu vida, y que si te das cuenta tus amigos los famosos, viven con uno y con otro, se casan y divorcian en menos tiempo de lo que dura una película, van de un lado para otro, porque mientras no tengamos a Cristo, seguiremos vacios, buscando y buscando con qué llenarlo, solos a pesar de que miles de personas gritan su nombre en los conciertos, llenan estadios para escucharlos cantar, pero al terminar el concierto, cuando todos se han ido, se van otra vez a llenar su soledad, en drogas, borracheras, sexo, y no se dan cuenta de que todo es ilusión, sin darnos cuenta de que solo Cristo puede llenar tu vida, solo Cristo puede cambiar tu soledad en alegría de saber que has encontrado a aquel que te perdona y te da la vida eterna. Dios te dice que eres un miserable, una persona digna de lástima, imáginate, que alguien tenga lastima de aquel que se cree dueño del mundo, de tener casas, dinero, joyas, aviones, ¿cómo llegar a entender que es digno de lástima?,  por saber hacía donde se dirigen, a vivir en el infierno, por eso son miserables, porque te dará lastima saber que todos esos, pasaran en el infierno toda la eternidad, mira aún les dice más, son pobres, ciegos y desnudos, pobres, porque todo lo que vale verdaderamente, es lo que tiene Dios para ti, el perdón de nuestros pecados y  “la vida eterna”, eres ciego, porque no sabes a donde ir, porque no puedes ver lo que Dios te tiene reservado, y no hablemos de los milagros, ni las bendiciones materiales, no, es la ceguera espiritual que tiene la gente para ver las bendiciones que tiene Dios para cada uno de nosotros al seguir a Cristo y que el poder del Espíritu Santo este en tu vida y hagas solamente la voluntad de Dios, y les dice que estas desnudo, mira hermano, debes estar revestido de Cristo, y no darte cuenta de que estas desnudo ante Dios y que el ve tu pecado, recuerdas a Adán y Eva luego de que pecaron, se dieron cuenta de que estaban desnudos, y tu estas desnudo porque a pesar de estar en la iglesia, a pesar de profetizar en su nombre, estas desnudo y él mira tu pecado, por lo tanto mi hermano, por años hemos hecho nuestras propias fábulas dentro de las congregaciones, hemos buscado los milagros y hemos tratado de justificarlos y decretarlos, encontrando pasajes bíblicos para aprobar nuestro proceder, pero mi hermano pastor, evangelista, profeta, si verdaderamente no nos arrepentimos de nuestros pecados y nos convertimos en discípulos de Jesucristo, aprendemos del maestro, hacemos su voluntad y ponemos por obra aquello que nos enseñó y nos mandó, nos vomitará de su boca.

Para ello y por ello, nos vemos en la segunda parte, no se pierda, sé que quizás no le guste lo que hemos escrito aquí, pero le voy a decir, nuestra desnudez, nosotros no podemos verla, creemos que vamos caminando de traje y sombrero, limpios en nuestra propia inmundicia, y sabe porqué, mire a su alrededor, al hermano que se encuentra al lado, a la hermanita que esta dos filas adelante, al pastor, al profeta, al maestro y pregúntese, ¿tenemos algunas diferencias entre nosotros?, allí se dará cuenta de que todos nos justificamos, todos nos parecemos y como “entre bueyes, no hay cornadas” pues nos creemos limpios y sin pecado, ahora otra preguntita final ¿hace cuánto tiempo que verdaderamente no se arrodilla ante Dios, pidiendo perdón por sus pecados?, creo que hoy es un buen tiempo para hacerlo, ¿me sigue?.

Pero sabe Dios siempre nos dá la salida a nuestra ignorancia, pero eso mi querido amigo, viene en la segunda parte.

Bendiciones y nos vemos, quizás en un rato, o lo más probable mañana por la mañana, como para empezar bien el fin de semana.

¿Quiere ser prospero?

Mis amigos, hermanos y hermanas que aún me queden y visitantes espóradicos que llegan por esté su blog, sean todos bienvenidos, hoy trataremos un tema de actualidad, de esos que salen en las carátulas de las revistas ¿quiere usted ser próspero?, me imágino que muchos y yo también contestaremos !SI! a todo pulmón, pero sabe cuál es la definición de prosperidd escrita en la Biblia, o simplemente quiere escuchar la que se grita desde los púlpitos y la que pastores, maestros y profetas enseñan a sus callados e impenetrables feligreses un domingo si y el otro también, por lo tanto corra, salga y tome el primer bus a la libreria cristiana más cercana, y comprése una Biblia, prometale al vendedor de que regresara a pagarsela apenas reciba el primer milagro y pase por una panadería, compre pan dulce, si es torta de tres leches, invite, porque con lo que lee por aquí como que no le va a saber a gloria, y luego haga un alto en Starbucks y pida un Capuchino Venti para toda la tarde, y con todo ello, si cuenta con un diccionario bíblico, en hora buena, y además con algún comentario bíblico, entonces excelente, y si aparte tiene por esos milagros de la vida una concordancia, ya la hicimos y aprenderemos bien, pero siéntese tranquilo, la Biblia no muerde, ni yo tampoco y empecemos.

Qué me contestaría usted y algunos más a esta pregunta ¿qué es la prosperidad? muchos me dirán que fue la razón por la que llegaron a este país !a ser próspero! tener un buen trabajo, carro, mejores cosas, poder comprarles la computadora a tus hijos, tener tu iPhone y tu iPad 3, tu TV de 55″ para las olimpiadas y sacar temprano a pasear al perro pastor alemán que tienes, con tu bolsita en la mano, poder comprarte el equipo más grande para tu carrito y que todo el barrio se entere que vas llegando por la música que ensordece y retumban los bajos, y el día que sales caminando te meten a la policia porque nadie te reconoce, y una casita como todo sueño américano y salir de la pobreza o dejar de pasar por necesidad, otros, dirán su carro último modelo, su 4×4 para las montañas y paseos los domingos en vez de ir a la iglesia, y poder regresar a ver a los paisas y mostrarles cómo hemos prosperado.

Pero, me imágino que para muchos suena bien, pero para ti mi hermano o hermana en Cristo, ¿Qué crees que significa prosperidad para Dios? ¿será lo mismo?, crees que quiere hacerte prospero y está preocupado porque tengas un buen trabajo, un carro último modelo, de que puedas viajar, de que te vayas de fin de semana con la familia y no te falte nada, de que seas el primero en la línea para poder comprarte el iPhone 5 (ojala, porque yo ya estoy juntando el dinero para ser uno de los primeros en adquirirlo), de que tu cuenta corriente y de ahorros siempre este en azul y contenga muchos ceros, crees que quiere escucharte llegando en tu carrito con el volúmen a a todo lo que da, y !arriba el Tri! para que sepa la gente de que llega el hijo del rey, tú crees qué en el cielo los ángeles aplauden, cuando sales en tu carro quemando llanta, la música a todo volúmen y vociferando que te abran el paso, ¿eso es la prosperidad para Dios?. Vamos a buscar y ver en nuestra Biblia qué es lo que dice Dios.

“Y sembró Isaac en aquella tierra, y cosechó aquel año ciento por uno; y le bendijó Jehová” Génesis 26:12

A quién no le gustaría ese tipo de cosecha, pero sabe mi amigo y se lo digo bajito, “sembró” o sea trabajó, realizó un esfuerzo, aquí no dice nada de que dejó su diezmo y Dios lo bendijo cien veces, no, pero sigamos con el siguiente versículo:

“El varón se enriqueció, y fue prosperado, y se engrandeció hasta hacerse muy poderoso” Génesis 26:13

Aquí vemos, (esto yo lo aprendíde un pastor) que hay una separación entre , “enriqueció y prosperado”, probablemente usted no encuentre aún la difrencia, pero mi amigo enriquecerse es la parte material, prosperado es la parte espiritual, usted puede estar lleno de dinero, puede poner un negocio y salirle todo bien, pero eso no significa que sea prospero porque sigue viviendo en pecado, sigue siendo un tranza, sigue alejado de Dios, porque su habilidad, su voz, sus manos, pueden hacerle a usted una persona exitosa en los negocios, pero su alma está perdida, mire a su alrededor cuantos famosos, hombres celebres, según la humanidad, están hoy dando de brincos, pero no porque le vienen pisando la cabeza al diablo, sino porque el piso del infierno está caliente, salvo, claro está, que en último momento reconozcan que sólo Jesús puede transformarlos y se arrepintieron, de lo contrario estarán por la eternidad en el fuego eterno. Pero hoy no solo en el mundo sino también dentro de las iglesias todo quieren ser prosperos y piden en sus oraciones, su carro, su casa, su novio, su TV, su trabajo, su dinero, su iPad, su iPhone, todo “su”, pero cuantas veces mi amggo usted dentro de esas oraciones piden que se le quite lo mentiroso, que se le quite su ambición por el dinero, cuándo oye usted y lo dice y repite, que sea Dios quien verdaderamente sea el Señor de su vida, pero de verdad, no de mentiritas o hasta se acabe el servicio, sino para siempre, usted le pide a Dios sinceramente que desea ser usted su hijo y que lo haga prospero, espiritualmente hablando, o sea que llegue a concocer a Dios en su totalidad, sabe mi amigo, son muy poquitos los que piden eso, todo quieren su milagro, todos quieren ser positivos, todos le quieren contar a Dios hasta tres para que les haga el milagro o sea todos vienen para que Dios los engrandezca, hasta hacerlos poderosos, (hay excepciones, claro está), porque somos hijos del rey y nos merecemos eso y mucho más, pero no es así.

Pero aquí, mi querido amigo, y si aún me quedan, hermanitos y hermanitas, ¿cómo le vino a Isaac todo lo que hemos leído? ya sé, no me diga, es que lo declaró, lo visualizó, es que fue positivo, oro y persitió hasta que se hiciera el milagro de cosechar ciento por uno, no mi amigo, una y mil veces no, esto no es magia, de que usted le ordena a Dios su milagro y El tiene la obligación (y aún dicen, es promesa de Dios, pero no leen las letras chiquitas), vamos de nuevo a la Biblia y como yo siempre digo, el único libro que nos quitara la ignorancia, (por no decir ese de largas orejas).

“Y se le apareció Jehová, y le dijó: No descindas a Egipto; habita en la tierra que yo te diré. Habita como forastero en esta tierra, y estaré contigo, y te bendeciré; porque a tí y a tu descendencia daré todas estas tierras, y confirmaré el juramento que hice a Abraham tu padre” Génesis 26:2-3.

Dios le dijó a Isaac lo que debía de hacer, dónde habitar, dónde no ir, y que hizó Isaac, “No desciendas a Egipto” o sea no te juntes con el mundo, que el mundo no se meta en tu vida ni tu lo metas en la iglesia como sucede hoy en día, que muchas veces los de adentro hacen peores cosas que los de afuera, hermanitos, la palabra es simple aunque hacerlo nos cuesta “OBEDECIO” es todo lo que hizó, si usted y yo obedecemos en todo, no una parte, no lo que nos conviene, no lo quequeremos o nos gusta, entonces Dios estará con nosotros y nos bendecirá, pero llegamos el domingo a la congregación, arrastrando los pies, levantamos nuestras manos, como que el cansancio nos venciera, damos nuestra ofrenda a regañadientes, pero a la hora de pedir, sacamos nuestro rollo de papel higienico, dándole la lista de bendiciones y milagros que nos tiene que hacer y rápidito porque tenemos que llegar al restaurant antes de que se llene, mi amigo, estamos equivocados, asi no es lo que Dios nos ha dejado escrito, usted puede dar el diezmo, como predicó en otra iglesia (siempre es en otra iglesia) un pastor: de que hoy es el mes siete, del año 2,007, y el día 7, (ojo el 7 es el número perfecto de Dios), entonces si usted trae al altar $777.00 semejando los números perfectos de Dios usted será prosperado, su negocio será bendecido y usted prosperara porque es promesa y porque usted es una hija del rey, (pero no le dijo: hija del rey de bastos) y sabe mi hermano, montones de gente pasaron al altar a dejar sus $777.00, firmaron cheques y algunas que yo conozco, para hacerlo mejor, dieron más a mayor siembra mayor cosecha y hoy las veo, tratando de llegar a fin de mes con lo que ganan a duras penas, no mi amigo, no es asi, esto es un error, y le digo más estas son cosas del demonio, nadie puede comprar un milagro, recuerde siempre “tu dinero perezca contigo”, sabe lo único que usted debe de hacer es obedecer, la prosperidad de Dios no viene por creer, sino viene por el hacer, (escuchelo bien y vuelvalo a leer) la prosperidad no viene por el creer, sino por el hacer, ¿qué? “Obedecer la Palabra de Dios”, si no está en obediencia, no puede ser bendecido, tan simple como eso, o sea usted puede hacer muchas cosas, dar sus $777.00, pero si no es obediente a la Palabra de Dios, simplemente está dando dinero, no espere nada a cambio, porque lo que quiere hacer usted es doblarle la mano a Dios osea vulgarmente hablando “darle su mordida” o sea comprar su milagro y eso mi hermano es del diablo. “Todo esto te dare si te postras y me adoras” o “Este dinero te dare si me haces este milagro” no le suena parecido, bueno entonces ¿qué debemos hacer? obedecer, ¿desde qué se convirtió, le ha sido fácil ser cristiano? y yo sé que el decir palabrotas, el dejar de tomar, de fumar, de pegarle a su mujer o a su marido ya no lo hace, pero, ¿se acerca día a día al Señor? ¿ya no hay odio en su corazón, ni envidia? ¿ya no existe ese deseo de mentir o engañar? ¿honra a Dios con sus palabras y hechos? entonces ¿qué tan fácil le es seguir a Jesús?, porque muchos no cristianos y conozcó algunos son buenísimas personas, pero no tienen a Dios y por lo tanto “todos pecaron y están destituidos de ….”.

Entonces mi amigo y ya para terminar, debemos de obedecer en todo lo escrito en la Palabra de Dios para que seamos prosperados, aquí nos quedamos, los dejó porque es tarde y debo ir a buscar que comer, no solo de pan con mermelada de durazno vive el hombre, también de filet mignon y pure y quizás, solo quizás de algunos camaroncitos, y también de pollo loco, o IHop, nos vemos, pero recuerde la próxima vez que ore, es bueno pedir, pero mejor es saber que pedir y no errar, si Dios está en su corazón, pedirá de acuerdo a su voluntad, de lo contrario pedirá como algunos de nosotros para nuestro propio deleite, (imáginese, yo estoy pidiendo que el Rey de España me mande la visa de residente, los pasajes “somos 5” para irnos para alla, con su respectivo trabajo, y aún el rey se hace de los oídos sordos, y yo me preguntó ¿por qué?),  cuidese y bendiciones.

¿Verdaderos adoradores?

Mis queridos amigos, volvimos, me imagino que usted no se lo esperaba, pero es que seguimos estudiando, aunque el diablo se enoje y algunos amigos también, nada podemos hacer, si es mentira lo que escribo, pues ni modo, pero si es verdad, le aseguro que algo va a cambiar, por lo menos dejaran de ser mis amigos, en fin, eramos pocos y seremos menos, total, todo se sabra en el último capítulo, cuando estemos frente al Creador y nos dé su veredicto, por mientras seguimos, hace un tiempo escribí en un post sobre aquellos cantantes que se creen adoradores y que a pesar de cantar bien y tener una buena voz tratan de imitar a los cantantes mundanos, y nos aprendemos hasta ese pasito tum tum que canto los caracteriza, y decimos a los cuatro vientos de que somos adoradores y ponemos carita de “Yo no fui” pero muchas veces nadie les ha dicho, mucho menos enseñado lo que significa ser un verdadero adorador o lo más probable, hacen oídos sordos, o su corazón esta entenebrecido y duro para que la Palabra haga nido en su interior.

Por ellos vamos a hacer un pequeño estudio al respecto, leyendo la Biblia, ojo no es el libro de Petete, ni cualquier libro inspirado por el aroma de un pan de helote, no, es La Palabra de Dios.

“Yo conozco tus obras, que ni eres frío ni caliente. !Ojalá fueses frío o caliente! Pero por cuanto eres tibio, y no frío ni caliente, te vomitaré de mi boca. Porque tú dices: Yo soy rico, y me he enriquecido, y de ninguna cosa tengo necesidad; y no sabes que tú eres un desventurado, miserable, pobre, ciego y desnudo. Por tanto, yo te aconsejo que de mí compres oro refinado en fuego, para que seas rico, y vestiduras blancas para vestirte, y que no se descubra la veguenza de tu desnudez; y unge tus ojos con colirio, para que veas. Yo reprendo y castigo a todos los que amó; sé, pues, celoso, y arrepiéntete. He aquí, yo estoy a la puerta y llamo; si alguno oye mi voz y abre la puerta, entraré a él, y cenaré con é, y él conmigo. Al que venciere, le daré que se siente conmigo en mi trono, así como yo he vencido, y me he sentado con mi Padre en su trono. El que tiene oído, oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias” (Apocalipsis 3:15-22).

Las iglesias cristianas han llegado al peligroso tiempo predicho hace tanto tiempo. Es una época en la que nos podemos dar paladitas en la espalda y felicitarnos unos á otros, unidos al coro “Si somos ricos, nos hemos enriquecido, y de ninguna cosa tenemos necesidad” Desde luego, es cierto que apenas si nos falta algo en nuestras iglesias hoy en día.. excepto lo más importante. Estamos carentes de la ofrenda genuina y sagrada de nosotros mismos y de nuestra adoración al Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo.

Mis propias lealtades y responsabilidades están y siempre estarán con las iglesias fuertemente evangélicas, creyentes en la Biblia y que dan honra a Cristo. Estamos edificando grandes iglesias y congregaciones. Nos jactamos de elevadas normas y hablamos mucho acerca del avivamiento, pero quisiera hacerles una pregunta ¿Qué ha sucedido con la adoración? A veces los cristianos parecen confusos e inciertos acerca de la naturaleza de Dios y de sus propósitos en creación y redención. En tales casos los predicadores, maestros, pastores somos a menudo los culpables. Sigue habiendo predicadores y maestros que dicen que Cristo murió para que no bebiéramos, no fumáramos y no vieramos películas, y lo más triste no jugaramos con el Pay Station. !No es para asombrarse de que la gente este condfundida! No es para asombrarse que se habitúen a recaer cuando tales cosas son las que se les presenta como la razón para la salvación. Jesús mi amigo nació de una virgen, sufrió bajo Poncio Pilato, murió en la cruz y resucitó de la tumba para transformar a los rebeldes en adoradores. Lo ha hecho todo de gracia. Nosotros somos los que recibimos de ella.

Puede que esto no suene a dramático, pero es la revelación de Dios y el camino de Dios.

Otro ejemplo de nuestros pensamientos erróneos acerca de Dios es la actitud de tantos de que Dios es ahora un caso caritativo. Como si fuera un encargado frustrado que no puede encontrar ayuda suficiente. Como estando junto al camino pidiendo cuántos vendrán en su ayuda y comenzarán a hacer su obra. Inclusive algunos pastores dicen “Miren a Jesús sufriendo porque usted no se convierte” No y mil veces no, Jesús no necesita de nosotros para que su evangelio avance,

Ah, si tan sólo recordáramos quién es El. Dios nunca realmente nos ha necesitado. A ninguno de nosotros. Pero nos imaginamos que sí nos necesita, y hacemos de ello una gran cosa cuando alguien acepta “trabajar para el Señor”, Todos deberíamos estar dispuestos a trabajar para el Señor, pero es una cuestión de gracia de parte de Dios.  Tengo la opinión de que no deberíamos preocuparnos por trabajar para Dios hasta que no hayamos aprendido el significado y el deleite de adorarle. Un adorador puede trabajar con calidad eterna en su trabajo pero un obrero que no adora está sólo apilando madera, paja y ojarasca para el tiempo en que Dios abrase el mundo (con fueguito). Pero Dios quiere llamarnos de vuelta  a aquello para lo que nos creó: a adorarle y a gozar de El para siempre. Es así que por una profunda adoración, que llevamos a cabo su obra.

Oí decir a un presidente de una universidad decir que la iglesia está “sufriento una fiebre de amateurismo”. Cualquier persona inexperta, impreparada, inespiritual, y vacía (o sea un neófito) puede iniciar algo religioso y encontrar abundancia de seguidores que le oirán, y pagarán y promoverán su causa. Podrá llegar a hacerse muy evidente que la tal persona, para empezar, jamás buscó verdaderamente de Dios, se limitó a escuchar con los oídos cerrados, y a seguir fábulas y métodos de entretenimiento, testimonio y vida ligera.

Estas cosas estan sucediendo a nuestro alrededor porque no somos adoradores. Si estamos verdaderamnete entre los adoradores, no estaremos gastando en proyectos carnales o mundanos.

En Apocalipsis 4:10-11, el apóstol Juan nos da un claro retrato de los seres creados alrededor del trono de Dios: “Los veinticuatro ancianos se postran delante del que esta sentado en el trono, y adoran al que vive por los siglos de los siglos, y echan sus coronas delante del trono, diciendo: Señor, eres digno de recibir la gloria y el honor y el poder; porque tú creaste todas las cosas, y por tu voluntad existen y fueron creadas”

Hoy puedo decirte mi hermano con la autoridad que tiene la Palabra de Dios, que cualquier persona, hombre o mujer en esta tierra, que se sienta aburrida y repelida por la adoración no está lista para el cielo. Aunque usted me podría decir, pero yo llene la tarjetita, pase al frente y oraron por mi, yo me decidí por Cristo. Pero mi querido amigo, la verdad, es que hemos sido traídos a Dios y a la fe y a la salvación para que adorásemos a Dios en contemplación arrobada. No venimos a Dios para ser cristianos automáticos, cristianos hechos con un molde. Dios ha dado su salvación para que podamos ser, individual y personalmente, vibrantes hijos de Dios, amar a Dios con todo nuestro corazón y adorándole en la hermosura de su santidad.

Bueno querido hermano, hermana o asistente de alguna congregación y sobre todo si usted dice que es cristiano, ¿somos o no, adoradores de Cristo? se lo dejo de tarea, nos vemos pronto y bendiciones.