Sea parte del juego

Mis queridos amigos acabo de llegar de mi trabajo, son casi las 12 de la noche, pero pensé (no lo dude, aún lo hago), antes de irme a dormir, les dejo un pensamiento. Como pensaba, salí tan tarde que no pude asistir a la reunión de las clases de interseción que se dictan en la congregación a la que asisto, lástima, pero bueno, ahora le dedicare unos minutos para estudiar y ponerlo en práctica, pero como les decía, quiero dejarles un pensamiento, ya mañana por la tarde seguiremos con un post sobre Efesios que estamos por terminar.

“Corred de tal manera que lo obtengáis” (1 Corintios 9:24).

Como yo era un deportista excelente cuando era niño, jamás pude ser miembro de algún equipo, porque me retire del deporte porque sabía que no era bueno, pero muchos chicos, jugaban y trataban de ser parte de la selección de futbol, o de basket del colegio. Una y otra vez, uno de los entrenadores miraba a cada muchacho que verdaderamente no tenía aptitudes, pero aún así lo ponía dentro del equipo. Le entregaba la camiseta y lo hacía parte del equipo, aunque siempre estaba en el banco y nunca podría participar de un juego con sus demás compañeros.

Afortunadamente, es todo lo contrario  en la vida cristiana. El Señor no nos pone en el equipo solo para calentar el banco. Tiene el propósito de enviarnos al juego. Es su gracia la que nos llama a la salvación, y es su voluntad la que nos envía al mundo para dar testimonio de El.

Todos somos como el muchacho que no tenía habilidad. Dios nos pone misericordiosamente en el equipo, no debido a nuestra habilidad, sino simplemente por su gracias soberana. Y El nos da la capacidad para participar en el juego. Así que entre en el juego y dé gracias por el santo privilegio de servir a Jesucristo.

Aqui nos vamos, pero antes le dejamos un video con una alabanza de nuestra iglesia “Manantial de vida” para que usted nos conozca y pueda levantar sus manos alabando al creador.

Bendiciones y seguimos, hasta mañana.

¿Cuánto tiempo?

Amigos, hermanos y hermanas en Cristo, seguimos, hoy estoy en casa y no hay nada mejor que poder comunicarme con ustedes de lo que vengo aprendiendo sobre la Palabra de Dios, el presente post, le pido a usted líder, maestro, pastor, evangelista, que lo lea con detenimiento, como dijo el pastor un domingo, rumeando las palabras, o sea dedicando sus cinco sentidos y tratando de discernir todo lo que se dice aquí para usted.

“Deseo veros, para comunicaros algún don espiritual, a fin de que seáis confirmados” (Romanos 1:11)

Hace algunos años. una joven de nuestra iglesia, que era estudiante en una universidad de la ciudad, me dijo: “Aprendí una gran lección de uno de sus sermones acerca del amor. Siempre pensé que amaba a mis niñitas de mi clase de la escuela dominical de cuarto grado. Todas tienen vestiditos adornados y la más linda sonrisa”.

Ella siguió diciendo: “Un sábado estaba en un partido de fútbol de mi escuela, algo que hago todos los sábados, y el Señor me indicó que esa no era la forma adecuada de preparar mi lección de escuela dominical. Como asistía a los juegos del sábado, tenía la costumbre de enseñar una lección el domingo por la mañana que era muy superficial. Dios señaló que en realidad yo no amaba a aquellas niñitas como yo pensaba, ya que no sacrificaba nada de mi propia vida para darles algo de valor eterno”.

Ella terminó nuestra conversación diciendo: “Así que de ahora en adelante no asistiré a ningún otro partido de fútbol hasta que mi lección esté terminada y sienta que puedo impartirles algo de valor eterno”.

Ahora viene la pregunta, querido amigo, pastor, maestro, ¿verdaderamente amamos a nuestros discípulos, qué cuándo preparamos las clases de estudio bíblico, o los sermones del domingo, les queremos dar lo mejor que el Espíritu Santo pone en nosotros? o simplemente tratamos con cumplir el ritual y los hacemos leer, opinar, meditar, o perder el tiempo en vez de sacrificarnos y sacar lo mejor de nosotros en el servicio a Dios y darles a nuestros discípulos todo aquellos que venimos aprendiendo de la mano del Espíritu Santo, vedaderamente cada pastor, maestro ¿hace el esfuerzo y toma el tiempo necesario para estar con el Espíritu Santo? y preparar algo que sea un buen nutriente para todos aquellos que ven en sus líderes a aquellos hombres y mujeres que les encaminan en la verdadera enseñanza de la Palabra de Dios, piénselo y le aseguro que sus clases y sermones cambiarán, y si no sucede así, vuélvase a hacer la pregunta ¿verdaderamente Dios me llamó al ministerio?, porque he visto, escuchado, cada clase y sermón, que lloro pidiendo a Dios perdón por lo que vienen aprendiendo sus hijos, bendiciones y nos seguimos comunicando, le aseguro que hay para rato.

Inaguración: Eurocopa 2012

Aqui un video sobre la Inaguración de la Eurocopa 2012, las palabras sobran.

Sube la mano y grita gol

Bueno mis amigos, que les puedo decir que ya no sepan, aunque siempre hay uno despistado, Viernes 8 de Junio a las 9:00 am, empieza la Eurocopa 2012 y para lo cual ya nos hemos venido preparando, palomitas, sodas, un buena silla para no quedarnos dormidos ni caernos de la emoción, un buen TV, grande para que todo se vea, otro más pequeño para la grabación y las repeticiones, tu computador para ver todo lo adicional, cerramos la puerta para que nadie nos moleste ni venga a preguntarnos si queremos lavar el carro o queremos llevarlos al mall, miramos en un  TV, pero buscamos que sea narrado por otros porque algunos narradores parece que ven el basket o la natación cuando narran y parece otro partido, pero ya listos, el domingo juega España, y a volver a ser campeones o a morir en el intento, hasta dejar la última gota de sudor en la cancha y en donde se encuentre cada hincha, que sufriremos, nos alegraremos y gritaremos cada gol, vamos, !a por ellos! que este año también tiene que ser nuestro.

Les dejo el video con la canción de España, No hay dos sin tres, David Bisbal y que se la aprendan para cantarla a todo pulmón cuando entre España a la cancha.

Cuidense, seguimos, con toda la Eurocopa, pero jamás olvidandonos de lo que verdaderamente importa, que es la razón del blog, nuestro caminar en Cristo, nos vemos, más al rato, cuidense y receurde, no hay dos sin tres.