Alguna vez te has preguntado

Queridos hermanos, nos volvemos a juntar, pero hoy no traigo ni respuestas, ni afirmaciones, hoy vamos a empezar a hacernos preguntas, no sé si usted se las ha hecho y no esa pregunta de ¿me sacaré la loteria el sábado? no, allía vamos mal, porque no tengo la respuesta y si la tubiera no se la doy ni loco, porque yo ya tendría el boleto con los números y me voy a España con el dinero, en fin seguimos, sientése tranquilito, y vea si estas preguntas son iguales o se parecen a las que aquí escribo, no leo la mente, ni siquiera el períodico, por lo que cualquier parecido es pura coincidencia.

Empecemos, ¿Cuáles son las buenas nuevas de Dios?, ¿Cómo es Dios? ¿Cómo puede enviar Dios a las personas al infierno, no qué es amor? ¿Porqué los hombres rechazan a Dios y a su Hijo, Jesucristo? ¿Por qué hay religiones falsas e idolos? ¿Porqué existe el odio, la venganza, el egoismo, la maldad? ¿Cuán malvado es el hombre? ¿Cómo puede una persona saber que es pecador? ¿Cuál es la importancia para el cristiano la muerte y resurrección de Jesús? ¿Qué tan importante es la obediencia a la Palabra de Dios? ¿Cuál es la relación del cristiano con el pecado? ¿Por qué existe el sufrimiento? ¿Qué tan segura es la salvación del creyente? ¿Qué es la libertad verdadera? ¿Qué tan importante es la unidad en la iglesia? ¿Qué es el amor verdadero? ¿Cambiará el mundo? ¿Llegaremos todos a ser salvos? ¿Cómo puedo llegar a ser un verdadero cristiano? ¿Es mi caminar de acuerdo a lo que dicta Dios? ¿Qué me impide seguir a Cristo? ¿Por qué me es tan díficil cambiar?.

Mi amigo, si alguna de estas preguntas, han pasado por tu mente, bueno, vamos a empezar un estudio el día de mañana, aquí no te pediremos el diezmo, ni al orar por ti te tiraremos al suelo una y otra vez, ni mucho menos te diremos que vas a ser rico, ni millonario, ni que vas a tener el carro de tus sueños, ni mucho menos te diremos que harás realidad tus sueños postumos de tener una casa que te la va a quitar el banco porque no pagas y porque con engaños se consiguió, no, te diré la verdad, tal cual fue escrita y llegó a nosotros, pero no se si hiciste la tarea que te di hace unos cuantos post, aquí te la doy nuevamente, ¿qué significa y qué vas a hacer? cuando se dice “tu y yo leemos la Biblia de tarde y mañana, más tu lees lo que dice y yo leo lo que calla” meditalo, busca la respuesta y nos vemos mañana para empezar nuestros estudios, bendiciones y preparese mañana un café Starbucks (ya le voy a pedir regalias por hacerle tanta propaganda), en fin no creo que se entere, y si se entera, se harán los locos, nos vemos.

¿Cuánto tiempo?

Amigos, hermanos y hermanas en Cristo, seguimos, hoy estoy en casa y no hay nada mejor que poder comunicarme con ustedes de lo que vengo aprendiendo sobre la Palabra de Dios, el presente post, le pido a usted líder, maestro, pastor, evangelista, que lo lea con detenimiento, como dijo el pastor un domingo, rumeando las palabras, o sea dedicando sus cinco sentidos y tratando de discernir todo lo que se dice aquí para usted.

“Deseo veros, para comunicaros algún don espiritual, a fin de que seáis confirmados” (Romanos 1:11)

Hace algunos años. una joven de nuestra iglesia, que era estudiante en una universidad de la ciudad, me dijo: “Aprendí una gran lección de uno de sus sermones acerca del amor. Siempre pensé que amaba a mis niñitas de mi clase de la escuela dominical de cuarto grado. Todas tienen vestiditos adornados y la más linda sonrisa”.

Ella siguió diciendo: “Un sábado estaba en un partido de fútbol de mi escuela, algo que hago todos los sábados, y el Señor me indicó que esa no era la forma adecuada de preparar mi lección de escuela dominical. Como asistía a los juegos del sábado, tenía la costumbre de enseñar una lección el domingo por la mañana que era muy superficial. Dios señaló que en realidad yo no amaba a aquellas niñitas como yo pensaba, ya que no sacrificaba nada de mi propia vida para darles algo de valor eterno”.

Ella terminó nuestra conversación diciendo: “Así que de ahora en adelante no asistiré a ningún otro partido de fútbol hasta que mi lección esté terminada y sienta que puedo impartirles algo de valor eterno”.

Ahora viene la pregunta, querido amigo, pastor, maestro, ¿verdaderamente amamos a nuestros discípulos, qué cuándo preparamos las clases de estudio bíblico, o los sermones del domingo, les queremos dar lo mejor que el Espíritu Santo pone en nosotros? o simplemente tratamos con cumplir el ritual y los hacemos leer, opinar, meditar, o perder el tiempo en vez de sacrificarnos y sacar lo mejor de nosotros en el servicio a Dios y darles a nuestros discípulos todo aquellos que venimos aprendiendo de la mano del Espíritu Santo, vedaderamente cada pastor, maestro ¿hace el esfuerzo y toma el tiempo necesario para estar con el Espíritu Santo? y preparar algo que sea un buen nutriente para todos aquellos que ven en sus líderes a aquellos hombres y mujeres que les encaminan en la verdadera enseñanza de la Palabra de Dios, piénselo y le aseguro que sus clases y sermones cambiarán, y si no sucede así, vuélvase a hacer la pregunta ¿verdaderamente Dios me llamó al ministerio?, porque he visto, escuchado, cada clase y sermón, que lloro pidiendo a Dios perdón por lo que vienen aprendiendo sus hijos, bendiciones y nos seguimos comunicando, le aseguro que hay para rato.