Conociendo a Jesús, ¿lo conocemos?

Mis amigos, conocidos y aquellos que siempre están por aquí, bienvenidos, nos volvemos a encontrar en un día importante, aunque para los pavos, no, porque aquí en USA celebramos el día del pavo: Thanskgiving, nosotros que somos caseros por naturaleza, pues la pasaremos aquí, nos compramos un pavo de 20 libras, una lucha a muerte para cocinarlo, hasta que mi esposa me dijo que había que matarlo primero, y bueno con razón no quería entrar al horno, bueno en fin empezamos el lunes pasado, descongelandolo, martes preparando su carne para que no este dura, ni seca, miercoles, condimentarlo con la receta secreta de mi madre, y  hoy a las 10:00 am lo metí al horno, esperando que para las 6 ya este a punto de pavo para meterle diente, vamos a cocinar las papas para el puré, luego la salsa del pavo con sus propios jugos y por último lo que queda de un panetón que compré ayer, chocolate y todos juntitos junto a la chimenea, planeando las navidades, aquí algunos se me enojan, ¿celebran la navidad los cristianos? y otra mil preguntas, a lo cual yo le digo, Jesús nació, en diciembre o en enero o en abril, pero lo importante es que nació, entonces si nació, mi amigo: celebraló, canta, grita, danza, Jesús, aquel que perdona los pecados del mundo ha nacido y vamos a celebrarlo, pero bueno, antes de empezar a trabajar en nuestro arbolito de Charlie Brown, y a empaquetar los regalos, volvamos a lo nuestro, sabe hace unos días para ser más exacto el domingo, nos predicaron sobre “Conociendo a Jesús”, por el título me pareció interesante, y de eso vamos a hablar, por lo que acomodése, agarre su Biblia, preparese un café de pasada dele una mirada al horno para que el pavo no se le queme y empecemos, nada de mordidas al pavo, aún está crudo.

Bueno mis amigos, como les contaba, “Conociendo a Jesús” es un tema interesantísimo, si todos pudieramos conocerlo como él quiere que lo conozcan, otra sería la historia de la iglesia cristiana y de los cristianos que pululan por allí, me quede sentado, esperando un milagro, de que por primera vez hablemos de cosas serias, pero no paso nada extraordinario, queríamos conocer a Jesús para saber como orar y que todo lo que pidieramos al Padre nos sea dado, trabajo, liderazgo, salud, esposa o esposo, un carro, bueno o sea para que cumpla nuestros tres deseos, hasta recordaba la canción aquella de los tres deseos, (buena musica y muy alegre), o sea !NO! era el conocerlo porque es Dios, sino conocerlo para que biblicamente hablando, nos conceda todo lo que nuestro corazón desea.

Entonces mis queridos amigos (si me aquedan aún) hemos hablado anteriormente de la verdadera conversión, del aceptar y seguir verdaderamente a Jesús, pero seguimos haciendo cosas para las graderías, se pidio si alguien quería conocer a Jesús, que pasara al frente que orarían y Jesús se le revelaría, como si fuese un acto de magia, y el conejito en ¿dónde lo ponemos? o sea oramos y ya conoces a Jesús, pero como nadie pasó, ahora seguimos ¿quién quiere recibir al Señor? ¿quién quiere reavivar su relación con Cristo?, pasó una señora, y todos especialmente el predicador dijo !Ufffff! y oraron y todos contentos, pero seguimos en lo mismo, si yo oro por alguien, puede recibir el conocimiento o revelación, de ¿quién es Jesús?.

Pero mis amigos esto no es algo aislado que podríamos decir, “bueno fue está enseñanza y listo”, no, hay congregaciones completas que quizás inconcientemente, quizás sin saberlo, dicen que la conversión a Cristo no implica ninguna clase de compromiso espiritual, total estoy sirviendo en la iglesia, por lo tanto soy cristiano, muchos enseñan (sino recuerde y compare) “soy cristiano y soy lo que la Biblia dice que soy, y tengo lo que la Biblia dice que tengo, por lo tanto si la Biblia promete salvación para todos aquellos que crean en hechos acerca de Cristo y presupone la vida eterna. no es necesario el arrepentimiento de los pecados, ni cambio de modo de vida, ni dedicación y ni siquiera el deseo de rendirse al señorío de Cristo. Yo lo declaro y lo visualizo.

Mi amigo, Jesús hizo esta seria advertencia: “No todo el que me dice Señor, Señor entrará en el reino de los cielos. Muchos me dirán aquel día: Señor Señor ¿No profetizamos en tu nombre? ¿En tu nombre no hechamos fuera demonios? ¿Y en tu nombre no hicimos muchas obras poderosas? Entonces yo les declararé: Nunca os he conocido Apartaos de mi, hacedores de maldad” (Mateo 7:21-23). A todo esto yo quiero agregar una cuantas preguntas ¿Pero Señor en tu nombre, yo no ore por el trabajo de fulanita? ¿Señor yo no profetice sobre el matrimonio de la hermanita? ¿Pero yo les enseñé, Señor de que  pasando al frente te recibían? ¿Señor, yo les dije que todo lo que decía tu Biblia, de lo que serían, eso serían y les profetizaba? (aunque nunca lo obtuvieran), ¿Pero Señor yo les profetizaba que lo que decía la Biblia que tendrían, por eso oraba? ¿entonces, ¿qué pasó?, no nos cumpliste, y sabe ¿porqué?, porque queremos conocer a Jesús para saber ¿cómo?, podemos obtener todos los beneficios que la Biblia dice que son nuestros.

Si usted nuevamente vuelve a leer, debemos tener en cuenta lo siguiente, a quienes les estaba hablando no eran seguidores domingueros, ni siquiera asistian solamente a los estudios bíblicos de los jueves, no, eran dizque discípulos, hombres preparados por el propio Jesús que fueron enviados a predicar las buenas nuvbas, (busque en su Biblia) inclusive podríamos decir lideres de alguna congregación, y sabe ¿porqué? (está pegunta me persigue desde chiquito) ¿por qué?, porque multitudes que ahora calientan los bancos de las congregaciones, sea los domingos, y algunos días de semana, inclusive, son líderes o tienen algún ministerio y para ir mas lejos, hasta dirigen iglesias, mi amigo y hermano, están entre los rechazados, “Apartaos de mí hacedores de maldad” porque simplemente, no hacen la voluntad del Padre, simple, y ¿cuál es la voluntad?, esa es una pregunta a la que todos tenemos respuesta, y cada uno de nosotros nos justificamos, y buscamos argumentos bíblicos para hacerlo, buscamos la justificación de creer por haber repetido la oración, firmado el papel de membresía, haberse puesto de pie o pasado al frente, o inclusive haber según algunos hablado en lenguas, o haber tenido alguna experiencia, como caerse cuando oraron por uno, o ver estrellitas, inclusive tener un ministerio, en fin cualquier cosa que se nos puede ocurrir para hacer más creíble nuestra experiencia, sin darnos cuenta de que no es por vista, es por fe, ¿aún está allí?, bueno seguimos. Hacer la voluntad de Dios es hacer lo que viene escrito en la Biblia, ni mas ni menos, pero ojo, !TODO!, creemos que porque traemos nuestra ofrenda o diezmo, ya podemos pedir de todo, y hasta le debemos exigir a Dios que cumpla sus promesas y nos bendiga, no, sabe ¿porqué? porque si usted es un pequeño pecador, un tranza, un bigamo o bigama, si esta en pecado, inclusive si usted trae su dinero para que Dios se lo multiplique, ¿Dios tiene la obligación de bendecirlo?, ¿seguro?, mi amigo la Biblia no es un libro de versículos separados, es un todo, puede usted servir en un ministerio, pero si no esta haciendo la voluntad de Dios, olvidese del asunto, llegará a creer lo que usted quiera, pero jamás hará lo que Dios le ha dicho que haga. En pocas palabras estará haciendo su voluntad (la suya) pero jamás la voluntad de Dios, y yo creo que hay diferencia ¿usted no?.

Mire mi hermano, hoy, mañana y siempre la Biblia nos dice que debemos examinarnos a nosotros mismos para determinar si estamos en la fe (2 Corintios 13:5). Pedro escribió: “procurad aun con mayor empeño hacer firme vuestro llamamiento y elección” (2 Pedro 1:10), los que profesan ser cristianos y carecen por completo de frutos de verdadera justicia no encontrarán base bíblica para estar seguras de que son salvos (1 Juan 2:4).

La auténtica salvación no es sólo justificación. No puede separarse de la regeneración, la santificación y finalmente la glorificación. La salvación es un proceso continuo. Es la obra de Dios por la que nos va haciendo “conforme a la imagen de su Hijo” La seguridad surge de ver la obra transformadora del Espíritu Santo en la propia vida, no de aferrarse al recuerdo de una experiencia pasada, o vuelta a hacer el siguiente domingo, vez tras vez y que nuestra vida siga como siempre, allí si somos lo que nuestra Biblia dice que somos, “pecadores” camino al infierno.

Bueno amigos, nos vemos, voy a ver mi pavo, creo que ya esta, hare el pure y celebraremos todo en familia, pero primero no solo daré gracias a Dios por el perdón de mis pecados, sino entrare a mi lugar secreto y a solas con el creador, hare un recuento de mi vida una vez más y sé que me volvera a dar verguenza el haber pecado, y veré que cosas aún debo de cambiar, dejar y hacer para poder decir que estoy haciendo la voluntad de Dios, bendiciones, felices fiestas, disfruten del pavo, pero recuerden si siguen en sus propias concupiscencias, lo único que lograra es seguir por el camino ancho y ya sabe a donde llega. Bueno nos vemos, espero mañana, quizás les cuente algo más del domingo en mi congregación y de otra que me invitaron a llevar un estudio, hable sobre los que seguían a Jesús, le sorprendera, se lo aseguro, hay muchos como yo y como usted, dentro de ese grupo.

Llena la tarjeta y nos vamos al cielo

Buenas noches o tardes o mañana, dependiendo de donde viva usted, pero gracias por darme la oportunidad de volvernos a ver, sali a caminar hoy por la mañana y me meti a una iglesia, luego a otra, pase por varios lugares por el centro de mi ciudad, San José, California y para retomar fuerzas, me meti a un Starbucks a tomarme un buen capuchino con su sandwich de carne con queso derretido y para terminar me compre un nan y me puse a estudiar y recorde algunas cosas interesantes, como para hacer una serie de ciencia ficción o alguna comedia, pero como siempre le digo, busque su Biblia, que nos pondremos a conversar con nuestra taza de café, y siéntese en confianza para poder conversar entre amigos o conocidos, esperando que siga con nosotros hasta el final, por lo que empecemos.

Sabe mi amigo he asistido a varias congregaciones, a innumerables estudios bíblicos, a incontables clases de discípulado, e igualmente he estado en grupos de hogar y/o células, tanto de maestro como de asistente, y en muchas de ellas he escuchado lo siguiente al finalizar la predica o enseñanza, “llene la tarjeta”, “alce la mano quienes quieren recibir a Cristo”, “Pase al frente para que oremos por usted y reciba al Señor”, “Repita está oración”, “Haga hoy una desición por Cristo”, entre otras decenas de tipos de invitación teniendo como común denominador lo mismo “Reciba al Señor”, si usted lo exámina es tán sencillo que usted dice, “¿no qué decían que seguir a Jesús era díficil y complicado?”. El único problema mi querido amigo, si usted es uno de aquellos que realizó lo que hemos descrito aquí, que le ruego que lea detenidamente este y los anteriores post, porque algo esta mal y lo han engañado, si es que su vida no ha cambiado desde que acepto según usted a Jesús como su Señor y Salvador, nada de estas declaraciones e inclusive oraciones, tiene que ver con la salvación verdadera ni con pasar por la puerta estrecha que tantas veces se viene hablando, y algunos dicen, ¿pero si es fácil encontrarla?, estas invitaciones mi querido amigo nos habla de un Jesús que está esperando por nosotros, a que demos el primer paso para permitirle hacer su obra. Implica que la salvación depende de usted o yo, de la desición que usted tome, como si el poder de la salvación naciera de nosotros, y eso mi querido amigo es totalmente falso, algunos pastores y maestros nos muestran a un Jesús que está sufriendo a la puerta y que debemos abrirle de pura lástima como si le hicieramos un favor, y mi amigo, estamos totalmente equivocados, por eso luego creemos que Dios es aquel que tiene la obligación de resolver todos nuestrs problemas y de escuchar y responder como nosotros queremos a nuestras oraciones que terminan siendo declaraciones de lo que debe y tiene que hacer nuestro creador, queridos hermanitos, estamos totalmente equivocados.

Aquí en Estados Unidos en donde el sistema nos dice que lo más importante después de los bancos somos nosotros y que desde hace más de un sigloe nos han venido poniendo en la mente de que la salvación era un producto de nuestra fuerza de voluntad. Por lo que cualquier cosa utilizada para manipular sus voluntades como el consabido “llamado al altar” se hizo y sigue siendo popular para que usted pueda dar ese paso de fe y aceptar al Señor, antes de esto siempre se creía que los pecadores se salvaban al oír el mensaje del evangelio, en donde Dios y el Espíritu Santo los despertaba de su estado de pecado, mostrándoles mediante la exposición de la Palabra, cuál erá su verdadero estado ante Dios. Pero Finney hace más de un siglo decía que la salvación no exigía una regeneración soberana obrada por Dios, sino solamente el acto de la voluntad humana, la gente pasaba a ríos al frente bajo el ímpetu de su pericia y habilidad para mover las emociones. Pero sabe mi amigo había gente que se convertía verdaderamente, pero muchos jamás sufrieron un cambio en sus vidas, porque muchos de ellos jamás regresaron a buscar de Dios y otros tantos en sus vidas no ocurrio nada, eran convertidos temporales, pero mi amigo usted imáginese que de un estadio lleno, miles pasaran adelante a “recibir al Señor”, era un espectáculo convincente, pero para agradar a los hombres, no a Dios.

Si usted recuerda o me imágino que ha asistido a algunos conciertos, o inclusive a congresos, o encuentros donde de esos miles que llegaron, de los cuales más de la mitad pasó al altar, ¿dónde están hoy?, le cuento una historia (me encantan las historias) estaba en el líderazgo en una iglesia de la Familia, y aparecio el pastor un día invitándonos a participar en unión con otras iglesias a una reunión evángelistica en el HP Pavilion, creó que entran más de 10,000 personas, bueno, algunos pastores y líderes de varias iglesias nos juntamos para organizar y bueno luego de charlas interminables, llege a retirarme porque era demasiada la unción y yo no estaba preparado, (¿suena irónico?) diciéndole al pastor de nuestra congregación que era mejor no particpar porque el desorden y la falta de interés en la razón por la cual hacer esa tarde de evangelismo no valía la pena asistir, me llamaron hereje entre otras cosas y los demás líderes apoyaron y fueron a llenar entre todas las iglesias la mitad del HP Pavilion, al final y para hacerla corta o mejor larga, llegó el día soñado, miles llegaron y luego de la alabanza y adoración respectiva, la ofrenda del caso y el sermón motivacional, cientos pasaron al frente y todos al día siguiente contentos felices por lo logrado, de las experiencias, de los milagros, de los testimonios, de la ofrenda, de esto y aquello, y yo pregunté “¿bueno y dónde estan todos aquellos que pasaron al frente?” todos se callaron, me miraron feo, si de esos cientos, ojo cientos, si el uno o dos porciento estan en las iglesias es mucho, y sabe ¿porqué?, todo fue emoción, se hizo en nuestras fuerzas, se organizó para decir y sacar pecho de lo que hicimos, pero los frutos son como los de la higuera, nada, entonces mis amigos, esto que empezó hace más de un siglo, sigue, manipulamos a la gente, les hacemos saltar gritar, movemos con predicas sensacionalistas o emotivas, llorar o reir, con ello, los hacemos pasar al frente y decimos “recibe al Señor” y todos contentos se van a casa creyendo que ya estan preparados para irse al cielo y sabe eso es un engaño, ahora debo aclarar, no es el cien porciento, hay gente que, verdaderamente se ha convertido y es ahora discípulo de Jesucristo y está haciendo la obra para la cual fue llamado, pero el resto, la gran mayoría sigue su propio camino o su propia religión en donde todo es permitido, en donde no importa que haces ni que piensas ni si sigues como antes de hacer tu oración total ya eres salvo, eso se llama engaño y a Dios no podemos engañarlo.

Usted habrá escuchado de Moody del cual aprendieron evangelistas que llenaban estadios, y como en mi historia, nos encanta llenar estadios, y hacemos de todo para lograrlo, recuerdo un dizque pastor en Argentina lleno el Estadio de River casi 100,000 personas, entro en moto para motivar a los jóvenes, o sea les dimos circo para ganarnos a los jóvenes, les predicamos emociones y la gente se quiere comer el mundo, pero el lunes luego del espectáculo, todo vuelve a la normalidad, pero salimos en los periodicos y nos contratan como presentadores de televisión por lo que hemos hecho, damos emoción tras emoción, pero al final regresan a sus casas creyendo que el circo es cristiano y que Pedro es uno de los payasos, no mis amigos, no es así, la mayoría de estas actividades no rinde el fruto esperado, solamente en el ego del evangelista que lo pone en su resume (curriculum) y es su carta de presenciatación, aquel que llenó el estadio, y saca pecho lleno de orgullo y sabe el orgullo es pecado.

Dentro de ese mar de gente que llena su tarjeta, que pasa al frente, que hace la oración, hay de verdad personas que estan quebrantadas de corazón, que se han dado cuenta de su pecado y que estan separadas de Dios, y quieren dar el paso de fe para poder ser llamados Hijos de Dios y que toman su cruz y están dispuestas a pagar el precio, son personas que son recibidas en la puerta estrecha por el poder de Dios mediante la verdad, y que se hallan camino al cielo, pero mi amigo son los pocos, pero todos salen engañados creyendo que ya están en el camino angosto que lleva al cielo, y cuando miran pasados  los días a su alrededor, ven a muchos de los que pasaron al frente y creen que todos caminan el camino angosto, pero no ven a esos que recibieron vedaderamente al Señor, porque estos últimos vienen pagando el precio, vienen haciendo la voluntad de Dios, porque se han convertido en discípulos, los demás siguen su vida como siempre y siguen engañados y no pueden aceptar su error hasta que es demasidao tarde y están el el abismo de perdición. Por un instante mi querdio amigo, vea a su alrededor, es cierto, ya no toma, ya no fuma, no es parrandero, pero y ¿es honesto?, ¿hace trampas?, ¿cobra lo justo?, ¿ama a su familia?, ¿tiene los frutos del Espíritu?, ¿su primera prioridas aparte de Dios, es su familia?, entonces mi amigo, ¿para donde se camina?

Según Jesús es muy, pero muy díficil ser salvo, Mateo 7:14 dijo que la puerta estrecha “pocos son los que la hallan”, entonces mi amgio, ¿se le hizo díficil?, yo sé que le costo dejar de fumar y tomar, pero eso no es todo, el amor por los demás, la vida de compromiso con Dios, el estar dispuesto a dejar todo por seguirlo, el ser un buen samaritano, o simplemente dar la vida por Jesús, entonces, el seguir a Jesús, ¿es fácil o díficil?, “Creo en Jesús”, “Excelente, usted es parte de la familia, ya es un cristiano, felicidades” No, los pocos, ojo lealo nuevamente, “los pocos” (quizás ni usted ni yo estemos dentro de ese pequeño grupo), tienen que buscar mucho para hallarla y luego pasar por ella uno por uno, no hay iglesia, ni predicador, ni evangelista, ni profeta, ni maestro que lo lleve hasta la puerta, quizás ese ciego ni siquiera ha encontrado el camino, el Reino es para los que agonizan por entrar en él, cuyos corazones están destrozados por el pecado, que lloran en mansedumbre, que tienen hambre y sed de justicia y anhelan que Dios cambie sus vidas. Le voy acontar un cuento, sabe Satanás quiere que usted y miles y millones de personas que llegan a las iglesias, crean y aseguren de que es fácil convertirse en cristianos y mantenerlos así de engañados, para que cuando se den cuenta sea demasiado tarde, y se pregunten pero si yo acepte a Jesús, ¿qué pasó?, yo pase al frente y hasta oraron por mi, yo llene la tarjeta, yo hice esto y aquello, ¿porqué me ocurre esto?, mi amigo, (si aún está allí), no es nada fácil, es una puerta muy estrecha la que usted tiene que hallar y pasar por ella solo, angustiado por sus pecados y anhelando el perdón.

Ahora y ya para terminar, le cuento, si usted llega al quebrantamiento, al reconocer de que usted no puede pasar por la puerta estrecha, es cuando Cristo lo fortalece para que pueda entrar, cuando usted se quebranta y entiende quién verdaderamente es usted y quién es Dios, es cuando el poder de Cristo se convierte en su principal fuente de energía, usted y yo debemos reconocer nuestro pecado, entender que si seguimos ese camino terminaremos en el infierno y suplicar misericordia y poder de lo alto para poder llegar a los pies de Cristo.

Bueno nos seguimos comunicando, nos vemos pronto, pero sabe líder de mi iglesia, aún lo espero para empezar a estudiar, a escudrñar, aunque quizás sea para despedirme, porque como he escrito en mi hoja de membresía, yo creo en el líderazgo y lo respeto, pero también creo en la verdad, escrita en la Palabra de Dios, eso de “no toquen al unguido de Jehová” es totalmente cierto, pero y ¿si no es el ungido de Jehová? porque viene engañando al pueblo de Dios, o diciendo medias verdades, bueno levanto mi voz, total, si me demuestran que estoy equivocado, me retracto y punto, pero ¿y si no lo pueden demostrar? ¿qué haran?, bendiciones.

La verdadera conversión

Bueno nos volvemos a encontrar, regresamos luego de una noche de frío, y saben ha mejorado un poco y parece que en los próximos días subira un poco más, en fin, volvamos a nuestro café, he empezado a buscar información sobre Verismo, la cafetera especial de Starbucks para preparar un buen capuchino, en la actualidad he comprado varias máquinas de diferentes marcas, pero hasta el momento nunca me ha resultado y todas sin excepción han terminado en el reciclaje, seguiremos buscando donde podemos hacer un buen test a esa maquinita y luego si todo sale como dicen a por ella para navidad, pero bueno corramos por un buen Starbucks, una capirotada o Tiramizu, lo que caiga primero luego sentadito bien comodo y calientito, pues tome su Biblia, no me venga a decir que aún no se compra una o que la dejo olvidada en algún lugar entre su casa y la iglesia, bueno mi amigo no se preocupe, de olvidados esta lleno el infierno, en fin lleve bronceador, empecemos.

Mucha gente desde pastores, evangelistas, maestros, profetas, como siempre digo: esa tira de iluminados llenos de unción que existen en nuestras congregaciones se apresuran a decir que si usted declara su fe en Cristo y que asegura que Jesús es tu Señor, es suficiente para probar su salvación, mi amigo esto refleja la creencia fácil que ha terminado con esta generación. Ya no se hace mención, mucho menos se predica sobre “la puerta angosta, díficil de hallarla”, ahora todo es fácil y ser cristiano es la moda, todo el mundo dice “soy cristiano” pero ni preguntes de compromiso, ni siquiera de arrepentimiento, porque te miraran con cara de incrédulos como si fuera chino. Pero ¿qué? significa la verdadera conversión, ¿lo sabes?, alguien te lo ha dicho o sigues creyendo que hacer una oración, que alguien ore por ti, si piensas que asi es, te voy a dar una mala noticia, no es conversión, es una obra de teatro que no impresiona a nadie, mucho menos a Dios. Jonathan Edwards escribió:

La Escritura describe a la conversión en términos que implican o indican un cambio de naturaleza: Nacer de nuevo, transformarse en nuevas criaturas, resucitar entre los muertos, renovarse en el espiritu de la mente, morir al pecado y vivir para la justicia, despojarse del viejo hombre y vestirse del nuevo, ser participantes de la naturaleza divina, etc.

En consecuencia, si no hay cambio real y duradero en la gente que piensa que se ha convertido, su religión no vale nada, cualesquiera sean sus experiecnias. La conversión es un cambio completo de dirección del hombre desde el pecado hacía Dios. Dios puede refrenar el pecado en la persona no conversa, por supuesto, pero en la conversión él cambia el corazón y la naturaleza de ellos desde el pecado a la santidad. La persona conversa se transforma en enemiga del pecado.

¿Qué podemos entonces decir de la persona que declara que ha experimentado la conversión pero cuyas emociones religiosas se desvanecen con rapidez, dejándola prácticamente igual a lo que era antes? Se le ve tan egoísta, mundana, necia, perversa y no cristiana como siempre. Eso habla en su contra mucho más que lo que cualquier experiencia religiosa pueda hablar de ella.

En Cristo Jesús, ni la circuncisión ni la incircuncisión, ni la experiencia dramática, ni la silenciosa, ni un maravilloso testimonio, ni uno aburrido, cuentan para nada. Lo único que cuenta es una nueva creación.

Mire mi amigo, entonces, debemos de entender lo que es una verdadera conversión, el cambio debe ser total, de lo contrario solo nos estamos engañando a nosotros mismos, si usted dice que es un cristiano verdadero, y como que nos vamos de “noche de brujas”, o doy mi diezmo y mañana Dios me tiene que bendecir, ni hablar de que “Soy hijo del Rey y debo vivir como tal”, usted no lo es, es una vida de sumisión a la Palabra de Dios, de entrega de compromiso, no porque tengas un ministerio ya eres cristiano, es una vida de cargar tu cruz cada día y seguirlo. En Mateo 12 y deseo que prestes mucha atención porque muchos simpatizantes van por el milagro y tras los prodigios, y quieren su desayuno y almuerzo gratis, pero no lo quieren a El: Cuando el espíritu inmundo ha salido del hombre, anda por lugares secos buscando reposo, y no lo encuentra. Entonces dice: volveré a mi casa de donde salí. Cuando llega, la halla desocupada, barrida y adornada. Entonces va y trae consigo otros siete espíritus peores que él. Y después de entrar, habitan allí; y el estado final de aquel hombre llega a ser peor que el primero. Así también sucederá a esta perversa generación (Mateo 12:43-45).

En lugar de milagros y prodigios Jesús se dirigió a su necesidad de salvación, este amigo endemoniado que fue liberado no era cristiano, estaba limpio, bañadito y talqueadito como bebé recien nacido, pero no había aceptado a Jesús como su salvador, porque si lo hubiese hecho estaría lleno del espíritu Santo, su alma estaba desocupada, como las de algunos liberados, pero el Espíritu Santo no habita en ellos, inclusive podría ser que asistía a alguna iglesia, pero era simpatizante, estaba dentro de la multitud esperando su milagro, hasta probablemente diera su diezmo para recibir ganancias a cambio, pero no estaba entregado a Cristo porque estaba vacío, por lo tanto está expuestos a la invasión demoniana, y si tu aceptas a Jesús como tu Señor, estaras lleno de Cristo, y los demonios no podran entrar, ¿sigo o me regreso a explicartelo mejor?, si tu tienes a Cristo en tu corazón, nada podrá hacerte daño, porque en él somos más que vencedores, porque si estas lleno del poder de Cristo, resistiras al diablo en el día malo, entonces mi amigo es tiempo de hacerte la pregunta ¿soy verdaderamente cristiano?, ¿es Jesús mi Señor y Salvador?, entonces mi vida debe ser diferente, ¿cierto?. Recuerde 1 Pedro 1:5, cuando Cristo reina en la vida de una persona, esa persona es protegida por el poder de Dios, por lo cual “el maligno no te toca”, cuando el Espíritu Santo habita en una persona, ningún demonio de tercera clase puede establecerse como intruso, si usted puede ver a su alrededor a gente endemoniada es que no tiene la salvación, punto y claro, gritelo, y entíendalo.

Nos vemos, lo dejamos aquí, cuidate y recuerda, la conversión verdadera nada tiene que hacer con una simple oración, ni con una declaración, es algo más profundo, en el cual tu vida debe de cambiar, bendiciones y seguimos, probablemente mañana, y recuerde, dentro de los que dicen seguir a Jesús, están los discípulos que hacen la obra y la multitud que espera su milagro, ¿en cuál de los dos grupos estas?. nos vemos.

Tened cuidado de vosotros mismos

Mi querido hermanito y/o hermanita y extraviado que llega a este tu blog de hoy en adelante, sin saber como poder luego librarnos de la verdad que aquí se escribe, bueno hemos regresado muy rápido y es que luego de conversar y dejarles un libro que encontrar y ponerse a leer “El pastor reformado” de Richard Baxter, pues decidí mejor dejarles algunos textos del libro, ya que me imagino que la falta de tiempo, el trabajo, los niños, el futbol y tantas cosas importátisimas nos van a impedir que busquemos el libro, pero como les digo, algo les dejo, especialmente dedicados a los pastores, maestros, profetas y tanto líder que deambulan por allí, ya sabe, tome su Biblia, un buen café y aquí le transcribo algo de dicho libro.

“Tened cuidado por vosotros mismos y por todo el rebaño sobre el cual el Espíritu Santo os ha puesto como obispos, para pastorear la iglesia del Señor, la cual adquirió para sí mediante su propia sangre”. (Hechos 20:28, RVA).

Primeramente, tenga cuidado de usted mismo. Asegúrese de que ha sido verdaderamente convertido. Tenga cuidado de no estar predicando acerca de Cristo a otros, mientras que usted mismo esté sin Cristo. Se les ha prometido una recompensa gloriosa a los fieles predicadores del evangelio, pero usted jamás disfrutará de esta recompensa, a menos que usted mismo haya recibido primeramente el evangelio. Hay muchos predicadores que están ahora en el infierno, quienes advertían muchas veces a sus oyentes de la necesidad de escapar de el. ¿Acaso espera que Dios le salve a usted por haber ofrecido el evangelio a otros, mientras que usted lo rechaza? Dios nunca prometió salvar a los predicadores, sin importar cuán dotados fuesen, a menos que ellos fueran convertidos.

Ser inconverso es terrible, pero ser un predicador inconverso es mucho peor. ¿Acaso no tiene miedo de abrir su Biblia y leer acerca de su propia condenación? ¿Cuando usted predica el evangelio, acaso no se da cuenta que está incrementando su propia culpa, al rechazar al Salvador que proclama? Sin embargo, es común que un predicador inconverso no se percate de su propia condición. Diariamente tiene contacto con verdades preciosas y exteriormente vive una vida santa. El denuncia el pecado en otros y les anima a vivir una vida santa. Cuán trágico es morir de hambre teniendo el pan de vida en las manos y animando a otros para que coman de el. Si esto es verdad acerca de usted, entonces le aconsejo que se predique a sí mismo antes de continuar predicando a otros. ¿Acaso le ayudará en el día del juicio decir: “Señor, Señor, he predicado en tu nombre”, solamente para escuchar las terribles palabras “apártate de mí, no te conozco”? Le aconsejo que confiese sus pecados delante de su grey y les pida que oren por la conversión de su ministro.

No es inusual encontrar ministros que sean inconversos. Su predicación será fría y sin vida, si Cristo no está en su corazón. Ojalá que cada estudiante de teología (especialmente en los seminarios) entendieran esto. ¿De qué vale estudiar si esto no nos conduce al conocimiento de Dios y de su gracia salvadora? Si Dios en su misericordia salva a estos ministros, entonces, ellos tendrán un conocimiento de El que jamás se hubieran imaginado. No se puede conocer nada correctamente, a menos que se conozca a Dios. Nada en el universo entero puede ser conocido correctamente, a menos que sea conocido en relación con su Creador.

Cuando Dios creó al hombre era perfecto y vivía en un mundo perfecto. Todas las cosas revelaban la gloria de Dios. Si el hombre no hubiera pecado, habría incrementado continuamente su conocimiento de Dios y de sí mismo. Pero, cuando el hombre buscó el conocimiento para sus propios fines, entonces perdió el verdadero conocimiento de Dios y de su creación. El conocimiento que obtuvo resultó ser vano y vacío.

Bueno mis amigos, nos vemos luego, creo que con lo que les he dejado de “El pastor reformado” es motivo suficiente para buscarlo y leerlo con detenimiento, pero no me diga “Eso es de Satanás” hace unas semanas, estaba con mi iPad leyendo detenidamente un libro y un hermanito, me preguntó cuantas versiones de la Biblia tenía en mi iPad, le dije que ninguna y que estaba leyendo un libro, dio un paso atrás, como si no me hubiese peinado y estaba que espantaba, pero me dio a entender que “sólo la Biblia” lo demás no servia, y bueno estos hermanitos abundan y es cierto que sólo la Biblia, pero cuando la lectura no es parte de nuestro diario vivir, si los libros nos producen alergia, aparte de que leer un libro y tener que pasar las páginas como que es cansado, bueno, pretextos, la cosa es que buscamos cualquier pretexto porque simplemente no nos gusta leer, y decimos y aseguramos que queremos conocer más y tener sabiduría, mis amigos hay buenos libros, lo importante es que nosotros nos decidamos a agarrarlos, no muerden, lo peor que puede pasar es que nos enseñen la verdad y tengamos problemas con nuestra ignorancia, bueno mejor lo dejamos allí, pero mi amigo la Biblia es nuestro ABC, pero algunos pastores han escrito muy buenos libros que nos pueden servir para entender la Palabra de Dios, imáginese este libro que hoy tratamos fue escrito alrededor del 1600, y aún hoy tiene vigencia, pero que como no nos gusta leer, nunca nos enteraríamos de que existe y mucho menos sabríamos qué dice, bendiciones y nos vemos.

Comentando: Difícil de creer – John Macarthur

Que tal queridos amigos, hace un tiempo empece a darles algunos comentarios sobre libros que venía leyendo, y viendo como vamos caminando por aquí, he retomado nuevamente el punto, hoy nos dedicaremos a un libro escrito por el pastor John Macarthur titulado: Difícil de creer, se los recomiendo, si es que usted verdaderamente esta buscando la verdad.

No existe un evangelio fácil para el usuario y sensible al indagador, solo existe la verdad. Los pastores y maestros que diluyen el evangelio de Cristo para hacerlo más popular y atrayente son responsables de conducir a su público amante de la diversión por el camino que lleva al castigo eterno.

Este libro es el tratado resuelto y sin miramientos de John Macarthur sobre la tendencia moderna de alterar el mensaje verdadero del cristianismo con el fin de complacer los caprichos y deseos de una cultura que espera recibir mensajes sin confrontación, respuestas fáciles y compromisos superficiales.

Demasiadas personas quieren a un Jesús especialista en publicidad y mercadotecnia que se encargue de hacerlos saludables, felices y prósperos. Pero Jesucristo no es el genio en la botella de nadie. El es el Salvador que murió en agonía para satisfacer la ira de un Dios santo y perdonar los pecados de la humanidad. La fe en El demanda una disposición a hacer cualquier sacrificio que El pida. La dura verdad del cristianismo es que el costo es muy alto, pero las recompensas son inestimables: Vida eterna y abundante que solo viene como resultado de seguir fielmente a Cristo.

“Si quiere seguir a Cristo hasta el cielo, este es el mensaje: niéguese a sí mismo, tome su cruz y sígalo. ¿Oye esto en el evangelio contemporáneo? ¿Alguna vez oye esto en el mensaje que da algún predicador por televisión o algún evangelista? ¿Oye alguna vez vez que alguien se levanta de entre la multitud y dice lo siguiente?: “Si quiere usted convertirse en creyente, !renuncie a la vida! Rehúse asociarse con usted mismo, rechase todas las cosas que su ego anhela, quiere y espera. Esté dispuesto a morir por amor a Cristo, si es necesario, y mientras vive como un esclavo, sométase en obediencia a Jesucristo” !Eso no vende! No es un brilante mercadeo…

…siempre oigo que alcanzar la salvación es fácil. “!Simplemente llene esta tarjeta!” “!Tan solo alce la mano!” “!Simplemente pase al frente mientras el coro entona una estrofa más!” “Solo repita esta oración”. “Simplemente pídale a Jesús que entre en su corazón”. Suena tan sencillo. El único problema es que ninguna de esas acciones tiene nada que ver con la salvación verdadera ni con pasar por la puerta estrecha…”

Si le parecio interesante, busquelo, y podrá comprobar que muchas veces es difícil de creer, nos vemos y comunicamos muy pronto.

Gracias

Victor