La iglesia de Dios (Continuación)

Hermanos y hermanas y visitantes asiduos, seguimos con las características de la iglesia de Dios, hemos visto en nuestro caminar por algunas iglesias, que algunas escapan a lo que Dios quiere para las iglesias cristianas, algunas son por ignorncia, otras porque las definiciones principales de la iglesia de Jesucristo las han venido cambiando de acuerdo a las perspectivas y pensamientos de cada líder o pastor que se pone o ponen al frende para edificarlas, y han introducido métodos y/o programas para hacer crecer la iglesia, algunas veces como digo con deseos honestos de darle una ayudadita a Dios, otras con la idea de que cualquier método es bueno, si se logra los objetivos deseados. Por lo tanto continuemos:

“Y nuestra comunión verdaderamente es con el Padre y con su Hijo Jesucristo” (1 Juan 1:3)

Si usted mi querido amigo es verdaderamente cristiano, significa que existe una comunicación entre usted y el Hijo y el Padre, por lo tanto usted está haciendo la voluntad de Dios, que justamente eso es lo que Dios espera de todos aquellos que nos llamamos cristianos, que hagamos la voluntad del Padre, hemos dejado todo aquello que pertenece al “YO” por lo que Dios quiere. Aquí mi hermano debe usted tener en cuenta de que la voluntad del Padre está escrita en Su Palabra, que es la que debemos hacer y cumplir, para poder agradarlo. Ya no interesan nuestras prioridades, nuestros sueños, nuestra visión, todo lo que importa es lo que Dios quiere, nuestra visión debe ser, hacer su voluntad.

“Y El mismo constituyó a unos, apóstoles; a otros profetas; a otros, evangelistas; a otros, pastores y maestros” (Efesios 4:11)

Fuimos constituídos por Cristo, llamados por su santo nombre, pero hoy amigo mio, vemos por aquí y por allá gente que se autoproclama pastores y maestros, asi como profetas, (estos últimos pululan por todas partes, pero siempre que usted vea a un autoproclamado profeta, exámine su vida, si es entregada a la obra y a hacer la voluntad de Dios, porque mi hermano, el profeta de Dios no necesita presentación, ni tarjeta de visita, su presencia, su caminar delante de Dios, mostrara a todos lo que es, no porque se viste de cocinero se convierte usted en cocinero) seguimos, como algunos se autoproclaman cristianos, para fines muy diferentes que son los de hacer la voluntad del Padre, algunas veces ni convertidos son, y se olvidan de que en el mismo capítulo de Efesios en el versículo 12 dice “a fin de perfeccionar a los santos para la obra del ministerio, para la edificación del cuerpo de Cristo”, mi amigo ese es nuestro llamado, nuestra visión, preparar, enseñar, instruir, aconsejar, también reprender, para eso fuimos llamados, usted pastor, maestro, debe prepararse para ello, debe pedir sabiduría, amor para enseñar, para que cada uno de los miembros de la congregación esten preparados para hacer la obra, en el conocimiento de la Palabra de Dios, para que dejen de beber la leche materna y puedan entender verdaderamente que el camino al cielo es la humillación, no para que sean prosperos, ni millonarios, sino para poder servir al cuerpo de Cristo. Para que pueda decir en algún momento “Ya no vivo yo, sino Cristo en mi” por ello mi amigo pastor o líder de una congregación, usted es ejemplo a seguir y como tal debemos ver en usted a Cristo, (y en mi también) de lo contrario, su ministerio es solo eso, “su” ministerio, pero no el ministerio entregado por Jesús.

“Id por todo el mundo y predicad el evangelio a toda criatura” (Marcos 16:15)

A toda criatura, blancos, negros, amarillos, ricos, pobres, jovenes, ancianos, a toda criatura, predicad la verdad del evangelio, no es, recuerdelo bien, la iglesia al gusto del cliente, como una hermanita me dijo alguna vez, “me encanta mi iglesia, porque el pastor nos predica lo que a nosotros nos gusta”, no mi amigo, se debe predicar la verdad, por dura que esta pueda ser, porque de lo contrario estamos llevando por bandadas a nuestro pueblo a la perdición, porque recuerde daremos cuentas a Dios de lo que enseñamos, y debemos preparar personas, discípulos que vayan y evangelicen en todo lugar, pero hay que prepararlos, esa es nuestra obligación, no darles milagros, sino la Palabra que es viva y eficaz y es como espada de dos filos que prenetrara hasta el fondo de tu alma para que puedas sacar todo aquello que te impide tener comunión con el Hijo y con el Padre, para convertirte en un discípulo y siervo fiel.

“Lo que has oído de mí ante muchos testigos, esto encarga a hombres fieles que sean idóneos para enseñar tambiéa otros” (2 Timoteo 2:2)

Hermano, una de nuestras labores primordiales es preparar a los hermanos y hermanas, poder tener el discernimiento para encontrar hombres fieles, idóneos, la fidelidad no se mira solamente en la asistencia a la congregación, sino en su modo de vida, idoneos porque muchas veces se comete el error de poner al frente de ministerios a gente alegre, que tiene carisma, parlanchines, pero no tienen conocimiento de la Palabra, por ello debemos poder distinguir entre un hombre de Dios y un neofito, aquel que tiene una convicción seria y fuerte de su creencia y fe, ya tenemos suficientes neofitos en las iglesias para seguir cometiendo los mismos errores, nuestra mas importante prioridad es que conozcan a Jesús y en ello debe ir nuestro esfuerzo, predicar la Palabra a tiempo y fuera de tiempo a toda criatura y Dios añadirá a la iglesia los que serán salvos.

“El Señor añadía cada día a la iglesia los que habían de ser salvos” (Hechos 2:47)

Recuerde siempre Dios es el que añade y no busquemos programas para llenar la iglesia a como de lugar, no se esfuerce en buscar métodos y corra detras de programas como la veleta cuando es llevada por el viento, que su minsiterio dependa exclusivamente de Dios, que su visión sea espiritual, no terrenal, recuerde siempre que la iglesia no es una empresa que hay que ponerles hasta sillones para que se sientan bien los hermanitos, o como en una iglesia, que pasaban unas hojas para pedir opinión e ideas de lo que se querían que se cante o predique, no mi hermano así no es la iglesia de Jesucristo, no es un club social en donde venimos a reunirnos para comer ni para jugar, sino para conocer a Dios y adorarlo en espíritu y verdad, la iglesia es un organismo que Dios hará crecer, recuerde Dios no instituyó ni motivadores, ni empresarios, ni directores de eventos, ni cantantes, ni artistas, NO, el va a estar junto a aquellos que van a hacer su voluntad, de preparar a los santos para la obra que Dios nos a ordenado desde la eternidad y para la eternidad.

Aqui lo dejamos por el momento, mire mi hermano, en todos los años de cristiano, he visto hombres y mujeres comprometidos con la Palabra de Dios, pero también he visto gente que a veces con buena intención otros con oscuras intenciones, han hecho del evangelio un negocio y han enseñado fabulas que parecen cristianas o bíblicas, pero que por no ser confrontadas con la Biblia las aceptamos y se convierten con el paso del tiempo en parte de la doctrina de la iglesia y allí es cuando hay que tener mucho cuidado, el sentir y la forma de vida del mundo se ha infiltrado en la iglesia y los líderes no se han dado cuenta, pero estos años han sido un caminar en donde la Palabra de Dios se ha venido abriendo camino, no es fácil ser cristiano, mucha gente lo abandonará, incluso hasta la familia, algunos se burlarán, otros creeran que usted es medio loco, hemos caminado por todos los lugares, y nos hemos dado cuenta que la Palabra de Dios debe ser escudriñada detenidamente para poder ser entendida y sobre todo para poder ser enseñada, es un compromiso muy grande para un líder, porque de lo que enseñemos, el pueblo de Dios puede caminar hacia las puertas mismas del infierno o a que el pueblo de Dios pueda encontrar la puerta en donde cada uno sólo, pueda entrar a la eternidad con Dios.

Pero mi amigo, tenga siempre su Biblia a la mano, confrontela con todo lo que se le diga, no importa quien sea, pastor, lider, evangelista famoso (de estos dude más), profeta, hermano, usted compare y pregunte, ¿porqué? es mejor pregunar hoy que luego cuando es tarde y todo alrededor este calientito no tener a quién reclamarle. Recuerde es mejor entrar tuerto al cielo que completo al infierno. Bendiciones y en un rato nos vemos, (Tengo poco trabajo ahora, vacaciones casi forzadas, por lo cual le estamos dando duro al estudio de nuestra Biblia, a nuestra relación con Dios y tratando de exponerlo en este su blog, así también venimos conversando con algunos pastores que creemos que son hombres de Dios, aunque a algunos se nos hace díficil encontrarlos y es más fácil salir a comer con Obama que tomar un café con algunos hermanos en Cristo de la congregación, nos vemos)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: