Me voy al cielo, soy salvo por fé

 Que tal amigos hoy venimos aquí nuevamente a conversar un tema interesante, he caminado por varios lugares en las últimas semanas, asi como he podido ver el caminar de varias cristianas que biblia en mano pululan a mi alrededor.

Pero por favor, hagámosnos un café, si tiene un tiramisu, sería mejor, y les contaré algo mejor que una película de ciencia ficción o terror, olvidese de Twilight, ni siquiera de El Señor de los anillos, lo único que le faltará a esta historia espeluznante, son los efectos especiales, todo empieza con una sonrisa, o mejor dicho con una sonrisa que conlleva una alegría contagiante, nos hablan de que todo es felicidad, de que vamos a trabajar en equipo, de que debemos todos empujar el carro hacía adelante, uno (o sea yo, me sorprendí) pero luego sale el peine lleno de caspa, empezó, que si traigo esto y lo otro, que si no me olvide de tal cosa o tal otra, bueno como le dije, disculpeme pero ¿habló con la secretaria?, a lo cual me increpó ¿porqué? “pues porque debe de darle su nuevo uniforme de capitana, ya que sigue utilizando el uniforme de mesera, yo no sabía que la habían ascendido”, bueno se rio y quizo cambiar de tema y tomarlo a la broma y a chiste, pero estaba enojada hasta lo más profundo de su ser, amigos, porque será que trabajar en equipo es siempre hacer lo que la otra persona desea u ordena y no de muy buenas maneras, o sea, siempre es en el equipo de otro, porque cuando uno trata de realmente repartir y compartir el trabajo, la gente siempre piensa: el trabajo de otro es más fácil que el de uno, que porque será que a otros o a los demás siempre están conversando o perdiendo el tiempo, mientras que a mi (quien sea ese mi) siempre me hacen trabajar más duro, porque será que siempre veo que los demás toman su tiempo para hacer las cosas y nadie les dice nada, porque será que los demás se esconden y no puedo hacerlo yo, porque será que los demás se llevan comida a casa y a mi no me dejan sacar nada, porqué será, mi amigo o amiga que nosotros siempre (usted y yo) somos los mejores trabajadores del mundo y no nos hacen caso, casi siempre no es cierto, son gente que siempre están peleando para poder tener más horas de trabajo, pero cuando alguien como yo se va temprano se enojan porque va a tener que limpiar lo que yo dejo (aunque ellas hagan mas horas y por lógica, ganen más) y si me quiero quedar, se enojan porque les voy a quitar las propinas de las cuales vivimos, entonces ¿quién las entiende?, los borrachos toman por si ganamos el partido, por si perdimos y por si empatamos, mi “amiga” es igual se enoja contra uno por si se va, por si se queda, inclusive se enoja por si fuí a trabajar. Siempre hay gente que piensa así, a usted ¿no le ha tocado?, alguien que se queja de todo el mundo, que siempre esta buscando la manera de dejar y hablar mal de los demás, llegando a extremos que entre dramas, argucias, cuentos, chismes e inventos elaborados con maldad y llenos de odio hacen que hasta despidan a otras personas (soy testigo fiel de una situación asi) y es gente que vive preocupada por los y lo que se llevan cualquier cosa a casa, sin ver que su cartera pesa más que todas las demás, hasta inclusive cosas que no debería jamás llevar, pero lo más costiante o graciosos o quizás más digamos tenebroso, es que luego de hacer todo eso, decimos que somos testigos de Jehová nuestro Dios, somos discípulos, seguidores de la Palabra de Dios, oramos, ayúnamos, asistimos al culto (servicio, misa, o como quiera llamarlo) y luego salimos en grupo, todos contentos sabedores que vamos a hacer lo que Dios nos manda, a repartir tratados, para que la gente despierte de su letargo, a hablarles y tratar de convencerlos, folleto en mano de todas las bendiciones que Dios tiene para nosotros y lo que ha hecho, viene haciendo, y va a hacer en nuestra familia y en nosotros mismos, si, mi amiga, habla de las maravillas que ha hecho Dios en su casa, de los milagros, de las sanidades, de la prosperidad, en fin de todo aquello, que uno dice !WOW! tremenda hija (perdón, dejemoslo así, se me sale lo mundano), claro está, que para calentar motores, para estar a punto y tener toda la unción dada por el Espíritu Santo, y poder tener la convicción y el poder de convencimiento, se prepara el día anterior en una buena fiesta (con oración por la comida) y entre una buena botella de vino (para la salud), ya que según declaraciones propias, una botella no es nada y un buen baile, hasta que el cuerpo aguante, ya que no celebra fiestas como las de navidad o cumpleaños, pero de matrimonios, o bautizos, o cualquier otra celebración, a mover el esqueleto recubierto de grasa y todo para tomar valor, y sacar toda la adrenalina guardada durante la semana, y claro está que todo sea en el nombre de Dios. y salir a hacer la obra del Señor. Aménnnn.

Pero usted podrá decir y esto que me vienes conversando, qué tiene que ver con el titulo del post, bueno no se me enoje, aquí vamos, es que esa es la gente que se llena la boca de que cuando pase a mejor vida (y no es que se sacara el Lotto) sino cuando se muera, se va a ir al cielo con zapatos y todo, ¿por qué? porque un día hizo la oración de aceptación a Jesuscristo, se bautizó en algún río, acequía, piscina, tina, o a cubetazos, y en fe, ya es hija de Dios y tiene la salvación, agarramos la Biblia y le buscamos todos los versículos que puedan confirmar, todo aquello que hemos hablado, hecho, y hasta jurado por nuestra mamacita y en fin, como buenos abogados, todo lo que apoye nuestra posición, y suena bien, parece biblíco, porque inclusive ponemos cara de “yo no fui” y de que no matamos una mosca y que solo nos faltan las alitas para irnos volando al cielo (y eso que no tomamos Red Bull) y le aseguro que muchos, ojo muchos pastores y maestros de la Biblia le dirán que es cierto, que en fe ya está su nombre escrito en el libro de la vida.

Le tengo que dar una buena y otra mala noticia, la buena noticia es que usted puede seguir creyendo eso (como lo hace mi amiga) y haciendo lo mismo cada uno de los días que le faltan por vivir, siga con sus dramas, tramas, argucias, mentiras, calumnias y siga también repartiendo folletos salvadores cada sábado y enseñe lo que Dios ha hecho por usted, de las bendiciones y de cómo le transformó la vida, pero la mala noticia es de que el cielo no es el lugar a donde usted se dirigirá, ahora probablemente usted o yo no somos (juntos) como mi amiga, asistimos a la iglesia, cada día de reunión, que probablemente hace un trabajo en alguno de los ministerios, sea de ujier, sea de cantante o musico, sea el que recoje la ofrenda, o esta en la guardería, o es maestro o inclusive pastor, inclusive mi amigo o amiga, hasta hace milagros, hecha fuera demonios y todo lo hace en el nombre de Jesús, pero El mismo dijo un día “apartaos de mi hacedores de maldad” “nunca os conocí”, ¿porqué?, ¿qué es lo que sucedio?, porque todo siempre fué un juego religioso que no impresiona a nadie, menos a Dios, lo hacemos porque nos gusta sentirnos alagados y reconocidos, lo hacemos porque nos encanta pensar en algún lugar donde seamos vistos, y nos gusta que nos alaben, porque lo hacemos por puro ego y vanidad, si mis amigos, lo peor es porque nos gusta el dinero y el poder, el dinero para hacer crecer el ministerio (el nuestro, ojo), porque como muchos entramos al ministerio para hacer las cosas, porque verdaderamente queremos servir a la iglesia de Jesucristo, pero en el camino nos dejamos comprar con las alabanzas que recibe nuestra vanidad y luego nuestro ego nos dice que podemos ser los salvadores del mundo y nos convertimos en ese tipo de gente que empieza a venderse a si mismo de que todo esta bien, de que debe de ser así, de que ya es tiempo de sentarse a ver como otros hacen el trabajo, de dar bendiciones y hacer milagros, al principio uno servia aqui y alla, por amor a Dios, a su iglesia, pero en el tiempo, perdimos nuestro primer amor y solo nos sentamos a ver como crece el cemento, y nos creemos de que somos aptos para irnos al cielo, porque alguien nos mintio “todo es por fe” y es cierto, pero fe ¿en qué o en quién y porqué?, nos amoldamos, nos acomodamos y simplemente nos ponemos a esperar, con algunos aspavientos de cuando en cuando, pero con la tranquilidad de que nos sabemos merecedores de que el cielo es nuestra futura casa. Gritamos y decimos con autoridad de que Dios nos habla, de que “Dios me dijo” y en base a eso manipulamos a la gente para que nuestro ego sea elevado a su máxima potencia, y empezamos a tratar de enriquecernos, de multiples formas, no solamente de dinero sino de poder decidir hasta por los pensamientos de los demás, y lógicamente todo en el nombre de Dios. Amigos hemos perdido todo aquello por lo cual un día llegamos a la iglesia, hemos perdido con el transcurso de los años nuestro primero amor y aún creemos que nos vamos a ir al cielo, si la oración que hicimos fue una mera repetición, que si el bautizó fue porque necesitabamos un baño, y porque ir a la iglesia era al principio la busqueda de una sanidad interior y buscar honestamente a Dios, pero al pasar el tiempo se ha venido apagando el fuego y se ha convertido en una rutina, como peinarnos antes de salir a la calle. Ahora usted podría decir: yo no soy así, es cierto, no todos son asi, la cuestión es que Jesús mismo dijo que el camino al cielo es díficil de hallar y son pocos aquellos que lo hayan, por lo tanto mis queridos hermanos, dentro de este mar de creyentes (??) hay unos pocos que si están caminando al cielo.

Y oramos, y asistimos a los cultos y servimos, pero ya lo hacemos por cumplir, e inclusive ya pensamos de que tenemos la entrada tan fácil que nos permitimos ciertos deslices, ejemplo, como este domingo no voy a servir, pues me voy a la pulga (mercado de compras a precio relativamente bajo) oramos antes de ir a servir, porque tengo que hacerlo, o sea que el ser cristiano, catolico, testigo, se ha convertido en algo asi como un trabajo, llego, cumplo, hago lo que tengo que hacer y al final ¿donde recojo mi cheque?. (interpretelo como, ¿dónde se encuentran mis bendiciones?). Y estamos seguros de que nos vamos al cielo.

Quizás con lo que les voy a decir, me dejes de hablar y ya no vuelvas por este blog, pero lo voy a hacer, mi amigo y/o amiga, nadie puede tener la seguridad en un 100% de que se va al cielo (aunque diga que es por fe) crealo, pero es así, ¿quién lo sabe? Ud, yo, su maestro de iglesia o estudio dominical, inclusive, cree que lo sabe su pastor, NO mil veces NO. (Usted, yo, su maestro, inclusive su pastor, solo conocemos lo que es usted, en todo aquello que se le puede ver, todo lo externo) Dios, El es el único que lo sabe, El es el que verdaderamente conoce nuestro corazón y verdaderamente sabe nuestras (suyas y mías) intenciones, conoce hasta nuestros más intímos pensamientos, cuando usted se encuentre delante del trono blanco y El de su veredicto, allí usted tendrá la seguridad de que es un Hijo de Dios o no, ¿otra forma? bien, agarre su Biblia, y hagase varias preguntas, lo que está allí escrito ¿es lo qué yo hago, o lo que yo digo que soy?, y yo sé que me dira que la sangre de Cristo me hará mas blanco que la nieve, si pero está hablando de sus hijos, de esos, vuelva a la Biblia y busque, y preguntese (yo lo estoy haciendo a diario y muchas veces, me pongo a llorar) ¿soy hijo de Dios? y luego usted y Dios, solos en la intimidad ¿a dónde me voy?

Bueno aquí lo dejamos, pero recuerde no porque dice que se va, significa que se va, yo me estoy yendo a España desde hace años y aún estoy aquí escribiendo esto, pero de que me voy , me voy, ojala sea al cielo.

Les dejo un video que encontré en youtube, vealó y quizás, solamente quizás, encuentre algún parecido. Muchos creen que este video es de bendición, y de promesas cumplidas, para hacer crecer el ministerio, pero es para que vea que muchos, solo quieren le bendición monetaria, buena casa, buena ropa, buenos carros, viajes, lo mejor de lo mejor, (iPad y iPhone incluido), lo demás no es importante, y todo con la fe que necesitamos para que Dios nos dé todo aquello que nuestro corazón desea o anhela, (aunque se llame afán), Dios te quiere feliz, nos lo jurán los pastores y maestros, no te preocupes Dios conoce de tus necesidades y tus aflicciones, solo espera en El, yo sólo quiero que Dios me quiera al lado de El, al final de mis días. Gracias al que hizo el video, quiero encontrar uno completo y con los subtitulos también completos, gracias. Sobre todo a mi amiga, que está siendo de inspiración para intentar cambiar y ser diferente, pero con tristeza, como en otro post anterior escribí, ruego a Dios para que no por ello otros no quieran ser cristianos, ni aceptar a Cristo verdaderamente. Porque sé que para ser así, no quiero ser cristiano, pero tenga fe, no todos son iguales, aunque hay muchos aún por allí, oremos por ellos, nos vemos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: