Jesús la luz en medio de las tinieblas

Capuchino 002Que tal queridos amigos, visitantes, uno que otro desesperado y quizás algún equivocado, bienvenidos todos, bueno después de unas vacaciones, ya se nos paso la navidad, Papá Noel se fue por la chimenea al Polo Norte, a preparar más regalos para el próximo Diciembre, sus duendes ya empezaron a ver si terminan el iPhone6, o el nuevo iPad5, o quizás el PS4, mi laptop, no me olvido que algunos quieren su carro, casa, novia, la American Express, en fin de todo y para todos los gustos y luego los pone en la tienda de Apple para poder nosotros llegar a envolverlo en papel de regalo y ponerlo a los pies del arbolito, en fin también se nos fue el día de los Reyes Magos, que vinieron con su Rosca de Reyes bajo el brazo y que con chocolatito caliente juntos en armonía, la pasamos con amigos, y encima nos tocaron dos muñequitos en la Rosca y debemos hacer la comida con otros amigos para principios de febrero, no sabemos nada de tamales, por lo cual lo cambiamos por comida china, pero ya todo vuelve a la normalidad de siempre, se nos acabaron los villancicos, el amor fraternal, el ven a mi casa esta navidad, empiezan los tiempos de propósitos, luego de las 12 campanadas, comiendo las doce uvas, o las doce naranjas, ciruelas o peras, hacemos la formal promesa de ir al gimnasio a diario, empezar un regimen alimenticio exitoso, tomar agua, o como alguien dijo por allí, empezar a escudriñar las Escrituras, haciendo el compromiso de aprender más de nuestro creador, lo único de malo es que viendo el pasado, mirando el presenteespejo nos vemos y profetizando el futuro, todos esos propósitos terminarán de la misma manera que empezaron, como buenos propósitos, pero la falta de desición, de convicción, y la falta de voluntad, nos van a hacer dejarlo en la primera de vastos, y ya para fines de enero, principios de febrero, estaremos pensando en el día de San Valentín (santo cristiano) o el día del amor y la amistad, en ¿qué cocinaremos? y de los propósitos de año nuevo, bueno fueron buenos deseos y hasta allí, por eso les decía, volvemos a nuestra vida normal de pasividad, cuando estamos en aprietos, lloramos, cuando todo vuelve a la calma, ya nos olvidamos, por ello mi amigo, vamonos al Starbucks, un capuchino venti, pasemos por un emparedado de steack y regresemos por nuestra Biblia, sentándonos en nuestro sillón favorito y empecemos esta tertulia entre amigos.

Si usted mira a su alrededor, se va a dar cuenta de que vivimos en un mundo lleno de injusticias, hombres que violan y matan a mujeres, hombres que sin explicación ingresan a un colegio de niños y asesinan sin piedad, un mundo lleno de privaciones, separación, deshonestidad, falta de integridad, envidias, odios, rencores, enfermedad y muerte entre otras cosas que vienen destruyendo a la humanidad. Existe mi querido amigo una oscuridad y una perdida de valores morales tan grande que han cegado a hombres y mujeres, y viven hoy solo para sus apetitos y pasiones, mucha gente aún se pregunta ¿por qué?, “Pero si nuestro evangelio está aún encubierto, entre los que se pierden está encubierto; en los cuales el dios de este siglo cegó el entendimiento de los incrédulos, para que no les resplandezca la luz del evangelio de la gloria de Cristo, el cual es la imagen de Dios” (2 Corintios 4:3-4). Encuentra aquí una razón para que mucha gente que aún con la Biblia en las manos no pueda entender verdaderamente lo que nos dice la Palabra de Dios, sabe lo que está escrito hasta de memoria, pero no lo entiende, porque sus ojos están cegados y se encuentran en completa oscuridad y se dejan guiar por otros ciegos que viven en sus propias concupiscencias. Si muchas veces dentro de las congregaciones que se dicen seguir a Jesús viven cegados por sus propias doctrinas, póngase a cristianos-300x200pensar como estarán aquellos que no conocen a Dios, muchos dicen conocerlo, el domingo en la comunión, el día del rosario o la procesión, el día que cantan las mañanitas y lloran por sentimentalismos que terminan cuando empiezan los festejos, cuando de rodillas caminan millas enteras por una promesa, pero que al levantarse y curarse las rodillas, siguen en sus propios pecados, dicen conocerlo, pero ¿cuándo han tenido un encuentro con él?, lo conocen por lo que alguién leyó la Biblia el domingo en el servicio o un día en el estudio bíblico, pero no hay un conocimiento personal, un encuentro cara a cara con el creador, porque caeríamos fulminados al darnos cuenta de lo pecadores que somos, pero, como a mi me gustan las historias les cuento una: Dice que estaba un borrachito en una esquina, caminando de un lado para el otro como veleta que se la lleva el viento de tan borracho que estaba, de pronto en la calle de enfrente aparece un hombre de traje con su Biblia bajo el brazo, el borrachito a voz en cuello comienza a gritar !predicador! !predicador!, el hombre un poco avergonzado, trataba de pasar desapercibido por los demás, pero el borracho gritaba mas fuerte y se acercaba al supuesto predicador, y cuando se puso delante de él, le dijo: “pastor, pastor, yo a usted lo conozco, yo asistía  a sus reuniones y en una de ellas usted me convirtio, si Seños, Amén, usted me convirtio, ya soy salvo”, el predicador, un poco con verguenza le responció “si mi amigo, yo lo convertí, porque si hubiese sido Dios, usted no estaría así”, y eso es lo que nos sucede, pensamos que porque vamos a la iglesia, repartimos folletos, tomamos la comunión, hacemos mandas, damos ofrenda y diezmo, entregamos sanguchitos a los pobres, inclusive pertenecemos a algún ministerio dentro de la iglesia, repetimos una oración, ya nos convertimos, ya somos hijos de Dios, ya somos salvos, no nos damos cuenta de que ser discípulo de Cristo es mucho más, y empezamos a pedir, sin darnos cuenta de que para pedir, primero debemos ser sus hijos.

Pero si usted que dice llamarse cristiano, es que Dios le ha abierto los ojos a la luz “Porque Dios, que mandó que de las tinieblas resplandeciese la luz, es el que resplandeció en llanto 01nuestros corazones de la gloria de Dios en la faz de Jesucristo” (2 Coritntios 4:6). Me imágino que usted recuerda que Jesús mismo dijo: “Yo soy la luz del mundo; el que me sigue, no andará en tinieblas, sino que tendrá la luz de la vida” (Juan 8:12). Muchos son los seguidores, podríamos contarlos por millones, pero ¿cuántos de ellos van solamente detrás de los milagros? ¿cuántos de ellos van detras de un Dios que perdona todo sin cambiarnos nada? ¿cuántos siguen a un dios que no nos pide un compromiso ni un alejamiento del pecado? miles, millones, pero en el versículo escrito nos dice “el que me sigue” eso significa dejar todo, y que lo más importante es “El”, ¿dispuesto?

Bueno en un rato nos vemos, cortito para que usted no se canse de leer, pero que se ponga a pensar ¿soy hijo, por qué?, bendiciones pero no me responda “por fe”, busque en la Biblia y al comparar lo que está escrito allí a lo que es usted, ¿qué se responde?, bendiciones.

Una reflexión quizás a tiempo

Que tal mis queridos amigos, volvemos, antes de empezar, quiero pedirles perdón, me voy a meter en camisa de once varas, o sea algo gordo, muchos me van a criticar y más de uno me va a señalar, pero sabe mi amigo, hermano o conocido, no puedo callar, por meses he venido observando algo que lo comente con uno de los pastores, pero parece que como siempre digo, muchos pastores o profetas tienen los oídos llenos de cerilla porque no escuchan, quizás debido a esa idea mesianica que “nunca fallan los pastores, ni mucho menos se equivocan”, o porque simplemente a los locos no se les debe escuchar, lo cual usted y yo sabemos de que no es cierto, pero mi amigo por ello hoy vengo con una reflexión, preparese un buen café, grande y con doble shot, porque le aseguro de que se nos va a amargar el día y no quiero que se nos duerma.

Por la tarde me fuí al servicio en donde, luego de una alabanza y danza con panderos como cada domingo en donde las danzarinas hacen sonar sus panderos para nuestro creador, cantamos una canción que debería de hacernos pensar, gracias, gracias mi Dios, gracias mi Señor por todo lo que has hecho en mi vida y en la suya, (la de usted), por el perdón de nuestros pecados y por la vida eterna, predicaron con respecto a “no te afanes por nada” lo único interesante es que se predicó para los demás, antes de predicarse para el propio predicador, muchas veces nosotros vamos a dar una clase, o una predica para todos los demás, inclusive no falta el hermanito que dice “justo esto es para fulanito o fulanita” pero nunca para uno mismo, cuando hoy por la tarde, vi como en un afán de que las cosas salieran bien, de que el sonido saliera perfecto, mucho se tiro por la borda, y era desde antes y durante la alabanza un ir y venir, que no sabía uno si estabamos en un concurso de “corre que te alcanzo” o llegamos al servicio en donde a medida que daban vueltas se les quitaba una silla para ver quien terminaba al final parado sin silla, la Palabra de Dios nos habla de “no te afanes” pero nosotros con ese afan de tratar y querer hacer las cosas lo mejor posible para Dios (¿?) terminamos con tristeza haciendo todo al revez, mientras los músicos trataban de hacer todo aquello para lo cual se prepararon, entre correrías, subidas y bajadas, entre brincos se olvidaron de cuál es la verdadera razón por la cual nos reunimos, sabe mi hermano, al diablo no le interesa que usted de vuelva un hereje o deje de creer o lo engañe con palabra de maldición o cualquier demonio que se vaya a vivir a su casa, al diablo solo le interesa que usted aleje su mirada del creador, simple como eso, entonces si usted llega el domingo (aunque debería de ser siempre y en todo momento) a la congregación con el corazón dispuesto a adorar y luego, recibir enseñanza mediante la exposición de la Palabra, pero lo único que encuentra son a los líderes en una lucha contra los cables, las conecciones, los controles, parlantes, monitores y hasta mi iPod, entre mirar, probar, y ver que algo no camina bien con el sonido, y es una correría por todo el altar y un afan de que salgan bien las cosas, nos sacan de la razón para la cual llegamos,y si encima seguimos igual en la predica, esperando que el CD salga perfecto, es que algo anda mal o esta fuera de lugar.

Y ya sé que me van a decir “criticón” e inclusive este punto lo tocaron en medio de la predica, pero sabe mi hermano, mi amigo o conocido, como usted quiera llamarme o que lo llame, le puedo decir algo, quiero lo mejor y la verdad, voy a adorar, eso es lo que quiero hacer, me dicen “vengan a adorar” eso es lo que espero, pero si aquellos que nos dirigen y que supuestamente van a la cabeza en la adoración, estan preocupados en cómo se escucha el sonido, como que debemos de sentarnos y empezar a pensar ¿qué venimos haciendo? y lo que decía en parrafos anteriores, un simple afán y nos hemos salido del propósito de la reunión y nadie se ha dado cuenta, y nuestros líderes son los que fomentan el desorden. A pesar de que me llamen “criticón”, es necesario conversar al respecto.

Es cierto de que debemos dar todo lo mejor de nosotros, y tratar de hacer lo mejor para Dios, pero eso también significa que nuestra prioridad es reunirnos para adorar, no interesa si el sonido está mal, o si el CD se grabara con imperfecciones o simplemente no se grabara, no importa si el power point no funciona, si el predicador se ha metido en su lugar secreto y luego de orar, con la ayuda del Espíritu Santo trae un mensaje, todos o por lo menos los convertidos de corazón escucharan sus enseñanzas, pero lo importante es que venimos a adorar a nuestro creador, debemos de dejar de afanarnos a tratar de hacer lo mejor, con la mentira del diablo que se nos mete en la mente de que todo lo que hagamos lo hagamos perfecto, nos alejamos de nuestro propósito, y poquito a poco nos salimos del camino en donde estabamos, nuestra Biblia que debe ser lo que nos permite conocer a Dios, le damos el mismo peso que otros libros que pueden ser buenos, escritos con buenos deseos, pero hecho con la inteligencia humana, es cierto que muchas veces los pastores hacemos cosas con buenas intenciones, pero mis hermanos, regresemos a nuestro primer amor, volvamos por nuestros pasos, porque nos dira “tan solo tengo unas pocas cosas contra ti, que has dejado tu primer amor” por tratar de hacer mejor las cosas, por tratar de que se escuche bien, de servir mejor, has olvidado el motivo por el cual llegamos a la congregación, en vez de preocuparte de como se escucha, vuelvete a mi, dice el Señor, porque mi hermano, no nos hemos dado cuenta, pero hacemos tantas cosas en el nombre de Dios, que ¿ya formaste discípulos para hacer la obra? verdaderamente, ¿tienes maestros para que enseñen la Palabra?, enseñas la verdad de Dios o lo que crees tú que es la verdad, ¿vienen enseñando en las casas la Palabra de Dios los que hasta el momento has formado como discípulos?, ¿podría alguién seguir tu obra? ¿estás formando a aquel que seguira tus pasos?, buenas preguntas, ¿tienes respuestas?, o crees que nadie puede hacer lo que tu haces, ¿cuánto tiempo vienes haciendo de todo? no será porque no has formado a nadie o por ¿temor?, o por ese afan de que nadie lo hará mejor que tú, piénsalo, tan solo deseo lo mejor (y eso que nos soy profeta).

Perdónenme mis hermanos, pero es que veo pasar los días y meses y seguimos iguales, el fruto que llega a nuestra congregación ¿dónde está?, estamos orando por los enfermos o estamos declarando  su prosperidad, venimos ¿haciendo verdaderamente frutos de arrepentimiento? o simplemente hablamos de nuestros pecadillos y de lo bueno que somos sin entender lo que significa verdaderamente arrepentimiento, estamos enseñando a nuestros miembros la verdad del evangelio o estamos dando un paseo por las calles y prados de la pasividad, de que somos hijos de dios (¿cuál dios?, por eso las minúsculas) y nos merecemos todo aquello que nuestro corazón desea, quizás me digan hasta pronto y no vuelvas, pero busquemos de Dios, vamos a la montaña, pero, llegaron con los mismos afanes y las mismas preocupaciones, y terminamos el domingo con el mismo pesar de no haber alabado a Dios como se debe, aún hay tiempo, tenemos un Dios misericordioso, que nos perdona, pero debemos de arrepentirnos y volver a caminar, buscando nuestro primer amor que quizás se quedo a la puerta y nosotros no lo dejamos entrar, porque viene a pedirnos que nos arrepintamos porque el reino de Dios se ha acercado, porque viene a decirnos que debemos calcular el costo para poder seguir sus pasos, porque viene a hablarnos de que medira a todos aquellos que hoy le adoran o dicen que le adoran, y que traera un thermometro para poder demostrarnos que seguimos siendo tibios porque no nos decidimos a seguirlo por sobre todas las cosas.

Bueno los dejo, sé una vez más que decir todo esto es ponerse una soga al cuello, pero es que ya lo tenía desde hace un par de meses dándole vueltas, y bueno quizás así me llamen por teléfono, ya tengo un año y no me llaman ni para pedirme el diezmo, quizás ahora tenga la dicha de recibir una llamada aunque sea para decirme !chau! y sino pues seguimos y si me dicen adios, también seguimos, porque a quien seguimos es al creador de mi vida, el que me perdona mis pecados y me ha dado la vida eterna, y a quien intento servir lo mejor que puedo, pero sin preocuparme de que si se escucha bien, sino con mi corazón, sé que no canto y mi voz es como la de los burros, pero uno habló, quizás conmigo ya seamos dos, pero aún así alabare y alabaré, y trato de alabarlo y adorarlo con todo mi ser y que en vez de repetir la misma oración en las comidas como cualquier comercial de TV, prefiero darle gracias por cada cosa que me ocurre, por vivir, por entrar y salir, por subir y bajar, por permitirme cantar y rogarle que se tape los oidos por mis gallos, pero sabiendo yo de que me escucha, Dios gracias, y te pido perdón por lo que he dicho, si es que estoy equivocado, pero venimos a adorarte, a bendecir Tú santo nombre, y a eso solo llegamos y debemos llegar a la congregación, el pedir debe de ser secundario, porque si usted y yo caminamos en la total voluntad de Dios, recien allí recibiremos todo lo que nuestro corazón desea, ya no el carro, dinero, ni trabajo, ni propiedades, ni siquiera una esposa, sino lo que la voluntad de Dios nos quiere dar, ya me imagino a Pablo o Pedro, pidiendo nuevo microfono, preocupado porque en los calabozos no tenían baño, porque el CD donde estaba grabando el libro de Romanos, no se escuchaba bien y tenía que repetirlo todo y ya estaba por terminar, porque el llegar a Roma desde Jerusalén como que cansaba y no tenía para estacionar el camello, o porque a Timoteo se le olvidaba el cargador de su laptop y no funcionaba su Power Point, porque el pez que se comió a Jonás estaba muy grande y olía mal, o porque no tenían al entrar a Jerusalén el carro papal para Jesús, si tan solo con disponer nuestro corazón es suficiente, si tan solo vivir una vida haciendo la voluntad de Dios, ya lo estas alabando porque estas cumpliendo la razón para lo cual fuiste creado.

Amigos, aún los sigo esperando en mi casa para aprender de Jesús, de que la Biblia es suficiente si verdaderamente la escudriñan, allí te dice lo que debes y no debes hacer, porque no nos sentamos, yo traigo el Starbucks, ¿quién trae los pastelillos?, los espero y que Dios los bendiga.

La voluntad de Dios, ¿qué es?

Regresamos, bastante rápido, y con una pregunta que medio mundo se la hace, hasta los que no son cristianos, ¿cuál es la voluntad de Dios para mi vida?, usted ¿no se ha hecho alguna vez está pregunta?, muchos saben, creen, entienden de que Dios tiene un plan para la vida de todo creyente, pero muchas veces hay un pequeño problema al poder determinar ¿cuál es ese propósito?, pero mi amigo, le aseguro de que las respuestas que usted puede escuchar, lo pueden hacer reir, llorar, y hasta enojarse (no lo haga, es pecado).

Uno puede buscar pautas definitvas en esta érea, pero siempre acabara con una infinidad de ideas a cada cual más atravesada. algunos, los más pesimistas, piensan que han perdido la voluntad de Dios, o por lo menos dicen que la están buscando, Para ellos, Dios debe parecerles que está participando en un juego de niños, en el que se ha escondido, su voluntad en algún lugar donde no se ve y nos mantine corriendo a través de la vida para que tratemos de encontrarla. Y él está en el cielo diciendo: “Estás cerca, estás cerca, caliente, caliente…”

Otros, esos espiritualoides, sugieren que la voluntad de Dios, debe encontrarse a través de una experiencia traumática. Voy por la calle, piso una cascara de plátano y me caigo sobre un mapa de la India, e inmediatamente le digo al Señor: “Gracias por guiarme con claridad. !Comprendo! !Es la India!”. O siempre hay una voz del cielo o una visión en sus sueños que le dice que se vaya a Qatar. O esos profetas que en medio de un servicio o en los baños recibe la revelación de que debemos vestirnos de rojo por similitud a la sangre de Cristo, en fin ideas que algunos hermanos se lo creen.

También están aquellos que en realidad le tienen miedo a la voluntad de Dios. Porque creen que Dios, les rompera las piernas, o les quitará sus pertenencias, o los mandará al desierto a comer hormigas, y piensan que Dios es un aguafiestas, acabando con la diversión de todos y achándoles a perder su gozo. La gente que tiene este punto de vista teme en realidad que la voluntad de Dios sea una manera severa de vivir que demandará el sacrificio de sus habilidades o posesiones más preciadas.

Hay cristianos que ven la voluntad de Dios como que si ganó bien, pero si no gano esta bien también, o sea no corras para ganar, solo hazte presente en la carrera y ya la hiciste.

Pero mi amigo, ¿cuál es la voluntad de Dios?, bueno aquí vamos sientesé y con Biblia en mano, y sentadito para que no se nos caiga veremos. Comencemos con una suposición sencilla. De que Dios tiene una voluntad específica para nosotros, entonces él debe querer que nosotros la conozcamos. De ser así, entonces podríamos esperar que él nos la comunicara de la manera más obvia. ¿cómo? A través de la Biblia, su revelación. Por lo tanto, creo que lo único que necesita saber acerca de la voluntad de Dios se ha revelado claramente en las páginas de la Palabra de Dios. La voluntad de Dios es, de hecho, muy explícita en las Escrituras.

A medida que veamos unos principios bíblicos en los post que iremos escribiendo en los siguientes días, nos daremos cuenta de cual es la voluntad de Dios, pero prepárese, quizás, no este preparado para aceptarlo. Nos vemos luego, yo creo que ya mañana, porque deseo que asimile lo que ha leído y sobre todo levante sus manos y alabe a nuestro creador, recuerde lea, estudie, no se conforme con los cuatro versículo del domingo, ni los dos o tres del estudio bíblico, hoy he tratado algo escrito por el pastor John Macarthur, que pienso que es uno de los pastores que mayor estudio de la Biblia tienen y de que buscan verdaderamente del Señor, por lo que es bueno leer lo que escribe, si encuentra un libro de él, tome su Biblia y empiece a leerlo, bueno nos vemos y bendiciones.