¿Orando en forma persistente y efectiva?

Nos volvemos a encontrar pero ahora con un frio que pela los huesos, desde hace un par de días, que bajo la temperatura, estamos a punta de chocolate caliente, con leche de vaca de lata, pero con su pancito y es que viene haciendo mucho frío, sobre todo para mi que soy friolento, y encima toda la semana he trabajado muy temprano por lo que tengo frío aún, pero bueno hay que seguir, y eso que en otros estados, el frío es mas intenso y hasta nieve cae, oramos por todos aquellos que están pasando necesidad en el otro lado del USA, Nueva York, entre otros estados que fueron azotados y siguen por las tormentas, pero hoy vamos a leer un poco y es que sabe mi amigo, he venido escuchando y poniendo mucha atención a diferentes oraciones, (incluyendo la mía) por alguna necesidad, por sanidad, por algún milagro, por las comidas, etc, y me puse a estudiar un poco y encontré a un pastor que en el siglo XVII, o sea que han pasado muchos lustros, llamado John Preston que nos dice a la letra sobre la oración:

Si se lleva a cabo de una manera demasiado formal o habitual, sería mejor que la omitiera completamente; porque el Señor considera sus oraciones cualitativamente no cuantitativamente. Cuando es una imagen externa, un cadáver de oración, donde no hay vida, no hay fervor, Dios no le da importancia. No se engañe, es una mentira muy común. Pueda que la conciencia de un hombre estuviera sobre él, si la omitiese por completo. Por lo tanto, cuando hace algo, su corazón se satisface, y así empeora cada vez más. Por consiguiente, considere que el cumplir con el deber no es lo que el Señor hace caso, sino que él pide que se haga de tal amnera que se pueda lograr el fin y se efectúe aquello por lo cual usted ora.

Si un hombre ordena a su sirviente a ir a un sitio, no es el hecho de que vaya de aquí a allá lo que a él le importa, sino que lleve a cabo su tarea. Así es con todas las demás obras. A él no le interesa la formalidad del rendimiento, sino que se haga lo requerido de tal manera que pueda serle útil. Si usted envía a un sirviente a que haga una fogata, y él va y reúne madera verde y pone carbón por ababjo, esto no es hacer una fogata. El debe conseguir madera seca, o soplarla hasta que arda y sea adecuada para su uso.

De modo que cuando su corazón no es adecuado, cuando parece madera verde, y usted llega para calentarlo y encenderlo por medio de la oración a Dios, puede ser que cunmpla con este deber, y salga con el corazón frío y destemplado como estaba antes. Amado mío, esto no es cumplir con este deber. El deber se lleva a cabo con eficacia cuando su corazón es estimulado por él, y se adapta a un mejor ritmo y temperamento que el que tenía antes.

Si usted halla lujuría, su tarea allí es resolverlo por medio de la oración, para razonar sobre el asunto, para objetar delante del Señor, y no ceder hasta poner todo en orden en su alma, hasta perfeccionar su corazón a través de Dios. Y si usted encuentra que su corazón se aferra demasiado al mundo, debe dejarlo y apartarse de eso. Si nota que está sin vida, sin ganas e indispuesto, debe elevar su alma al Señor y no ceder hasta que se avivve. Esto es llevar a cabo el deber de una manera aceptable al Señor, de otro modo, es un rendimiento hipócrita puesto que el hombre no está dispuesto a dejar el deber ni a efectuarlo fervorosamente y de manera viva y celosa.

Aquel que lo omite es una persona profana, y el que lo hace celosamente y a propósito es un hombre santo; pero el hipócrita se halla en medio de ambos. Hace algo pero no a conciencia. Y, por lo tanto, si se da cuenta de que ha hecho este deber descuidadamente de un día al otro, negligente y superficialmente, sepa que eso es un rendimiento hipócrita. Por consiguiente, cuando pasamos mucho tiempo exhortándolo a que constantemente haga este deber, recuerde que aun lo tiene que hacer de una manera tal que tenga valor y vida, para que pueda ser aceptable a Dios.

Desgraciadamente, todos los creyentes nos podemos relacionar hasta cierto punto con las  palabras acusadoras de Preston. No hay nada tan sagrado que Satanás no invada. De hecho, cuanto más sagrado sea algo, más deseo tiene de profanarlo. Sin duda hay pocas pocas cosas que le agraden más que ponerse entre los creyentes y su Señor durante la intimidad sagrada de la oración. El pecado nos seguirá hasta la misma presencia de Dios; y no hay pecado más poderoso o destructivo que el orgullo.

(De aquí en adelante escribo yo) El llegar a creer que porque oramos y levantamos las manos estamos haciendo la voluntad de Dios, y le voy a poner un pequeño ejemplo de cómo poco a poco nos vamos acomodando o haciendonos creer a nosotros mismos que nuestras oraciones son dignas de ejemplo o sea nos convertimos en orgullosos, y debe o tiene la obligación Dios de escucharnos, durante un tiempo, me puse a escuchar mis propias oraciones y las oraciones de amigos, pastores y maestros por las comidas, un tiempo de acción de gracias y oración, y note que todas tienen un común denominador y parece (ojo quizás haya excepciones) de que se convierten con el paso del tiempo en meras repeticiones de textos identicos y hasta utilizamos las mismas palabras, los mismos ademanes y hasta la misma expresión en el rostro, para luego convertirse en un cumplir y en un terminar rápido porque todos tenemos hambre y Dios conoce nuestro corazón y Amén, todos felices y contentos, pero como decía nuestro amigo Preston, cumplimos con la oración, la hacemos y hasta quizás hasta las lágrimas de cocodrilo derramemos, pero no hay el fuego del alma que nos acerca al trono de Dios, sino el cumplir que nos acerca al plato de comida, por ello, mi amigo algo debe de cambiar en nuestro interior, debemos de llegar a entender que verdaderamnte significa orar al Señor, hacer nuestro trabajo, pero poner en ello la vida, arreglando nuestra falta de acercamiento al creador por culpa de nuestros pecados, ponernos a cuentas con Dios y acercarnos en sumisa oración, para levantarnos a hacer su santa voluntad. Por ello también muchas oraciones no son contestadas, porque se hacen como mera rutina, como algo repetitivo, simplemente como nos sabemos hijos del Rey, Dios tiene la obligación de contestarnos, tenemos ese orgullo malsano que impide que verdaderamente nos acerquemos a Dios con un reconocimiento de que somos pecadores y que solicitamos su perdón, pero muchas veces nos acercamos a exigir nuestro milagro y esto debe de cambiar, un día, por amor a Dios, escuche su propia oración y quizás pueda escuchar lo orgulloso que se siente al hacerla, nos vemos pronto, bendiciones y comprese una grabadora, le aseguro que le ayudara para saber que es lo que ora. Yo tengo una si quiere se la presto.

¿Dios contestará mi oración? 1ra. Parte

Que tal mis queridos amigos, regresamos (no lo grite, porque hay algunos que no les gusta), pero en fin, seguimos, hoy tratamos un tema que pienso yo (y eso lo hago a menudo) de que muchas veces se nos ha pasado por la mente, ¿algún día, Dios contestará mi oración?, bueno como siempre, amigos, hermanos y hermanas, líderes que nos visitan, y como decía alguien por allí, acreedores que si me muero, son los únicos que verdaderamente me lloraran, todos sean bienvenidos a este su blog, pero igualmente, seguimos con las tostadas con mermelada de durazno, nos quedan muchos frascos, por lo que he cambiado mi tiramizu por la mermelada hasta acabarmela, mis hijos y mi esposa ya han empezado a hacerme caras, porque mermelada con arroz, mermelada en el pollo y lo último que ya dijeron no fue mermelada en la Coca Cola y se rebelaron, por lo que yo me tengo que acabar todos los frascos que me quedan, bueno ni modo, pero sabe, dentro de todo es saludable, aunque la mermelada con Coca Cola es un asco, no lo pruebe, haciendo de tripas corazón, prepárese un café, el mío ya está a punto de mermelada y unas tostaditas, no vamos a utilizar la Biblia hasta la segunda parte de este post, por lo que será una conversación de amigos o conocidos, iremos viendo lo que me pasa, lo que quizás a usted le ha venido ocurriendo o quizás ha escuchado decir por aquí o por allá, y vamos a intentar buscar respuestas a todas nuestras preguntas.

Sea honesto y dígame, alguna vez usted no se ha preguntado ¿alguna vez Dios contestará mi oración?, existe en su vida algo por lo cuál ha venido orando por mucho tiempo y no ha pasado nada y no parece que exista respuesta y ha llegado a pensar ¿si es qué Dios lo escucho?, ¿ha existido momentos en que ha llegado a pensar de que Dios no lo escucha, porqué?, sea honesto consigo mismo, ¿has hecho todo lo que tenías, debías o podías hacer?, ¿has cumplido los pasos y requisitos de la oración? según te han enseñado, ¿has llorado, ayunado, y has pedido a Dios fervientemente con una fe verdadera? ¿te has levantado de mañana y luego de rodillas y en medio del sueño has pedido al Señor que escuche tu oración? y despues de todo ello y de mucha cosas más, como el diezmo, los estudios bíblicos, llegar primero a la congregación los domingos ¿y nada ha pasado?

Si es si, mi querido amigo, hermano, no te preocupes, muchos por no decir todos hemos pasado por la misma situación, pasamos los mismos tiempos, no eres un cristiano raro, que viene por años sufriendo el olvido de Dios, sé que escuchas en las congregaciones las maravillas que hace por otros y a ti te deja de lado, pero mi amigo, mira bien, algunos de esos espiritualoides, son meramente habladores para demostrar que Dios está con ellos, pero si ves con detenimiento, están pasando los mismos momentos de silencio de parte de Dios que tu, pero no quieren admitirlo. La tardanza en la respuesta de  Dios es algo que todos y vuelve a leerlo, «todos» los hijos comparten. Pero te dejo algo para que mejore tu pensamiento «Dios contesta las oraciones de sus hijos».

Mi querido amigo, hoy en todas las congregaciones se predica de la fe, me imagino que usted ha escuchado innumerables predicas sobre la fe, hasta la ha enseñado mi querido pastor o maestro o profeta, yo soy o pretendo serlo, un hombre de fe, pero sabe no todo es esperar ni lograr respuestas a mis oraciones, recuerdo a una pastora que dijo que estaremos orando hasta que Dios nos responda, y ¿qué pasa si no lo hace?, y eso que declaramos, decretamos y lo visualizamos, ¿qué va a hacer? ¿se va a enojar con Dios? ¿le va a sacar la lengua a Pablo y a los demás apóstoles por no interceder por usted?, no cree que es mejor antes de decretar, antes de ordenar, inclusive antes de orar, debemos enseñar y aprender «cómo hacer la oración correcta», ¿no cree usted? y saber esperar la respuesta correcta de parte de Dios.

El pueblo de Dios, el día de hoy es animado a pensar positivo, y a ser firme en las promesas de Dios, nos predican y enseñan de que debemos quitar de nuestra vida todo resentimiento escondido, arreglar cualquier cosa que venimos arrastrando desde la niñez, hoy se enseña que la mayoría de oraciones sin respuesta (o por lo menos sin una respuesta como nosotros queremos), asi como nuestras enfermedades, nuestra incapacidad de mover a Dios a nuestro favor, es porque nuestra fe no es lo suficientemente fuerte, y nos han venido taladrando el cerebro de que la fe es como prender y apagar la televisión o es si o es no y punto, que debemos confesar positivo, de creer simplemente y se hará.

¿Necesitas un milagro financiero, porqué sino el lunes te quitan la casa? entonces saca de tu vida todo aquello que impide actuar a Dios, cuantas suegras viven hoy en la orfandad por que alguien las saco de su casa creyendo que era eso lo que detenía la mano de Dios, (suena a chiste, pero sé de algunos que creen en eso) les hacen confesar positivamente y declara que ya lo recibiste y será tuyo todo el dinero que necesitas porque él murió pobre para que tu seas rico. ¿Quieres que tu esposo regrese? Confiesalo, declaralo, decreta, crea una imagen mental del suceso cuando toque la puerta, vayas corriendo a abrir y se den un abrazo como en las películas, y él regresara». ¿hay enfermos por aquí? recuerda, Jesús nos sanó por sus llagas, y tiene la obligación de cumplir su promesa, confiesa sanidad y sucederá y el lunes siguiente enterramos al hermano, ¿qué pasó? ¿en dónde está Dios cuando oramos? ¿es qué se ha olvidado de nosotros? ¿es que nos falta fe?

No faltan los evangelistas, pastores, maestros y profetas que sabedores de esto, vienen con sus sermones domingueros para sacar dinero, si das una ofrenda, prueba al Señor y él abrirá las ventanas de los cielos, recuerda Dios ama al dador alegre, y nos lavan el coco, o nos meten cosas que nos son totalmente mentiras, pero tampoco son totalmente verdad ¿quién quiere ser prospero? pase al frente y oraremos por usted, ¿quién necesita un milagro? pase mi hermano, Dios está aquí, conoce su necesidad, oraremos para que Dios cumpla sus promesas y lo bendiga, ¿sabe que Dios tiene un milagro para usted esta mañana? solo entreguele su corazón y declare que el milagro es suyo.

Y si tu oración no fue contestada, si la necesidad financiera por la que vienes pasando se te convierte en crisis, llega la policia y te desalojan, y tu enfermo, se muere, hay gente que te hecha la culpa, porque tu vida no es correcta ante los ojos de Dios, (porque algunos hermanitos son buenos para hecharnos la culpa) y bueno dan en parte en el clavo, pero te acusan de tener un pecado oculto, o que hay algo oscuro en tu corazón, cuando fuiste a orar en la presencia de Dios, dejaste a un lado tu mochila de pecados y entraste en Su presencia a pedir por tu necesidad, pero al salir volviste a recoger todo aquello que te aleja de Dios, de que fuiste al cine y viste tal o cual película, o comiste carne en viernes, y un sin fin de cosas que en vez de ayudar, nos atemorizan y hasta terminan alejandonos de Cristo, y todo porque no hay una enseñanza seria y verdadera de la Palabra de Dios.

Sentado al pie del camino, con las manos en la cabeza, uno se pregunta ¿he hecho de todo?, pero las cosas van mal, ¿que estoy haciendo de malo? ¿o es qué Dios me ha abandonado por mis pecados?. Mi amigo miles de cristianos piensan así, y ojo crisianos que luego llegan hasta condenarse por ello, se creen culpables ante los ojos de Dios, porque no pueden lograr respuestas a sus oraciones.

Y mi hermano esas mismas personas, saben que la Palabra de Dios es verdadera, que las promesas de Dios son verdad y se cumplen, que Dios es fiel, que Dios es bueno, y que Dios quiere que sus hijos esperen respuesta a sus oraciones, pero nos culpamos de algo cuando Dios no nos responde. Pueden ser maestros, pastores, buenos cristianos que evangelizan, que van a los estudios bíblicos, que hablan de la fe, de las maravillas que Dios hace a sus hijos, pero ven y recuerdan que sus oracioones no son contestadas, mi amigo y hermano, es que nos vienen enseñando solo la mitad del pastel, es cierto que es bueno ser positivo y saber las promesas de Dios para sus hijos, debemos saber el poder que tiene la fe, pero mi querido amigo y casi olvidado, es necesario tener que recibir la enseñanza completa, no en la parte de declarar y recibir,decretar y visualizar, ordenar y obligar, sino en la parte en que nosotros somos parte de la oración.

Hoy la corriente de la fe que se enseña desde los púlpitos es muy direfente a la verdadera fe, sigue rodando por caminos que no llevan directamente al corazón de Dios. Y si seguimos por ese camino mucha gente saldrá herida y hasta alejada de Dios porque llega a creer que en su vida hay algo incorrecto, por lo cual Dios no lo quiere escuchar y no lo va  a escuchar jamás, no podemos alimentar la fe de nuestros hermanos con promesas, que ven solo la parte material, sanidad, milagros, exito, prosperidad, dinero, mujer, novio o marido, etc, (como a los niños «si te portas bien, te compro tu caramelo, y si te portas mal, va a venir el cuco»), recuerda «la fe viene por el oir y por oir la Palabra de Dios» pero aqui hay algo importante que nostros, si, nosotros, pastores, maestros, evangelistas, profetas, hemos cambiado, la razón del llamado de Dios, debemos de enseñar «toda la Palabra de Dios» no adaptarla, ni cortarla, ni siquiera quitarle una palabra, no, es toda, no solamente lo que creemos que debemos enseñar para que nadie se moleste y se vayan de la congragción, no para tener a la gente contenta, no, debemos enseñarles toda la Palabra, no el libro de tal o cual escritor famoso, que puede ser buen libro, pero solo es psicología e inteligencia humana que no cambia vidas, no, la Palabra de Dios, que es la única que cambia, que transforma, que tiene y dá vida y la da en abundancia. Para que al enseñarla, nuestros queridos y amádisimos hermanos la pongan por obra.

Entonces y ya para terminar, no se vaya, en unas horas más viene la segunda parte y no se aleje de su Biblia, la va a necesitar, mi amigo pastor, y demás, para enseñar hay que aprender y para aprender, debemos de tener la disposición de convertirnos en discípulos, como el pastor Macarthur decía en un video, (revise los post anteriores) para existir un esclavo debe existir un amo, entonces tenemos al maestro de maestros Jesucristo que nos dejó su Palabra, debemos convertirnos en sus discípulos para poder enseñar las verdades completas el evangelio, aprender de él para enseñar de él. No nuestras fábulas, ni inventos, algunos con buenas intenciones, la total y completa Palabra de Dios, no perdamos el tiempo en entretenerlos, estudiando media hora y pasando una película de casi dos horas de duración con el fin de «enseñar a la gente», no, escudriñe la Biblia y hagamos crecer en el conocimiento de Dios a cada uno de nuestros hermanos, para que no sean sorprendidos por corrientes de doctrina que llevan a la perdición, bueno aqui lo dejamos, seguimos en un rato y ahora si, no se separe de su Biblia, mientras tanto, yo sigo con mis tostadas con mermelada de durazno, y un café.