Necesito ayuda, pero no, gracias

Capuchino 001Mis queridos amigos, nos volvemos a juntar, hoy con una reflección, si aunque usted no entienda en este instante el titulo del post, pero luego pasaremos a conversarlo, primero, vamos a preparrnos un buen café, logicamente Starbucks, nos compramos una libra para pasar, es café arabe, me dicen que esta buenísimo por lo que con las medidas correctas de café, el agua a punto de caramelo y el tiempo de pasarlo por la cafetera y luego de ponerle las correspondientes 4 cucharaditas de azucar, nos sentamos con un pastelito, y nos ponemos a conversar un poco.

Les cuento hace una semanas, un hermano pastor de una pequeña congregación, me dio un teléfonazo (no por la cabeza, sino, me llamo por teléfono) luego de los saludos pertinentes, me dijo si podía llevar un estudio bíblico en la reunión del jueves en el templo de su congregación, a lo cual acepte agradeciendo al creador, bueno prepare la clase y llegamos a la hora indicada y el día indicado, estabamos reunidos unas 25 personas, luego de cantar unos cuantos coritos, la oración de inicio, el pastor me presento una vez más y todo dispuesto para dar la clase, como otras veces una hermanita que ya me oracion 012conocía, se presento con su Coca Cola en mano para refrescarme mientras predico, otros toman agua, yo prefiero mi soda, bueno la oración de inicio y empezamos el estudio, el cual se trato sobre la oración, y es que sabe mi querido hermano y amigo, todos los cristianos oramos, pero quiero hacerle aquí como ese día lo hice ¿qué oramos?, igualmente otra pregunta ¿algún día, Dios contestara mi oración? y es que muchas veces hemos orado por miles de cosas, y Dios no ha respondido, y llegamos a preocuparnos de nuestra relación con Dios, pero hemos venido recibiendo una enseñanza equivocada respecto a la oración, nos enseñan a orar por nuestras necesidades, por trabajo, por un carro, por una casa, por cientos de cosas materiales y nos dicen que debemos exigir a Dios que cumpla sus promesas de que todo será añadido, nos dicen que somos coherederos, de que El murió pobre para que seamos ricos, de que somos sanos, y seguimos orando por sanidad, nos hacen pasar al frente para orar por nosotros y ser prosperos, tener lo que queremos y lograr todos nuestros sueños, nos dicen que hay más de 8,000 promesas listas para los hijos de Dios, solo hay que reclamarlas y bueno nos damos vuelo, luego de lo cual, hable de que primero no todas las oraciones son contestadas como nosotros queremos, sino recordemos a Pablo que oró al Señor por sanidad y le contesto Dios, “bastate mi gracia”, Dios tiene todo en control y nos habla de “busca primero el reino de Dios y su justicia y todo será añadido” o sea hay un orden primero buscar el reino, y todo será añadido de acuerdo a la voluntad de Dios, no la tuya ni la mía, hice un poco de incapie en esto, porque nosotros oramos por lo que creemos que es necesario para nosotros, pero eso no significa que sea lo que Dios sabe que necesitamos.

cristianos-300x200Mis amigos, Dios tiene control de todo, y sabe cuales verdaderamente son nuestras necesidades, luego para terminar hablamos de: “No debemos pedir a Dios que sucedan cosas para nosotros, sino en nosotros”, quisiera que usted entienda esto, no es cuestion de pedir carro, casa, cosas materiales, sino que seamos nosotros verdaderamente discípulos de Jesucristo, dejando nuestra envidia, odio, rencor, vanidad, egoísmo, y tantas cosas que nos alejan de Dios, sabe mi amigo usted debe pensar siempre “Dios es todo lo que necesito, si necesito más, El no me lo negará, El lo hará a su tiempo, a su manera, y si no cumple mi petición, El tendrá una razón perfecta al no hacerlo, no importa lo que pase, siempre tendre fe en su fidelidad” y punto, bueno, oramos todos, nos despedimos y el pastor y un servidor nos fuímos a tomar un café logicamente Starbucks, quería llevarme a un 7/11 pero no, lo invite a un buen café y de pasada a empezar la tertulia, hablamos de los últimos tiempos y de las necesidades de su iglesia, de que hay gente que no se compromete, de que algunos líderes han renunciado a su puesto, de que los alabanceros se creen artistas, de que no hay maestros, y de que necesitaba ayuda porque estaba tratando de volver a la verdadera senda de lo enseñado por los apóstoles, (Dios mio pensé, después de tantos años y recien se da cuenta de que tenía que rectificar, !Gloria a Dios!), conversamos, hablamos de todo, de lo bueno, de lo malo, de los errores, para decirme !Necesito ayuda, me falta tanto!, bueno seguimos conversando, y llegamos a la conclusión que hay mucho por hacer, y de que nos juntaríamos para orar y aprender juntos y que pudiera rectificar lo enseñado y lo hecho hasta la fecha. Le pregunté: ¿cuándo perdiste el rumbo y por qué?, ¿quién te ha venido discipulando?, ¿por qué no has formado maestros, cuántos discípulos tienes?, ¿De dónde predicas, y enseñas?, ¿Cómo escogiste a los líderes? ¿Cuál es la formación que vienes recibiendo y cuál es la que vienes dando?, respuesta: solo el ensordecedor silencio.

Ha pasado un tiempo y volvímos a conversar y me dice: !Debo seguir el camino trazado y no necesito ayuda!, me jale los pocos pelos que me quedan y le pregunté ¿porqué ese sueño de 2351117543_6d7c29222esin saber cómo, quieres rectificar? y es que sigue caminando en su propio error, sabe que erró el camino, sabe que necesita ayuda, pero aún existe el ego pastoral y el temor, el miedo a que al recibir ayuda, es significado de debilidad, de falta de autoridad, de que si alguien sabe más, está en peligro su propio puesto de pastor, Dios mio, que equivocado camina tu pueblo, hable con mi amigo pastor, para explicarle de que es necesario pedir a Dios sabiduría, pero me dijo que si tenía que volver a los inicios lo haría, que era volver a hacer de todo, mientras llegaban hermanos dispuestos a servir en la iglesia, volvería a hacer de ujier, de cantante, de recoger la ofrenda, de enseñar, de predicar, de visitar, y yo le pregunté ¿y qué significa eso, no es lo que has estado haciendo eso, por años? quizás no es su totalidad, pero no has dejado a nadie enseñar, a nadie predicar, nadie se quiere comprometer porque en todo te metes y en todo solo tú tienes la razón, eres como una mosca en la oreja, inclusive a nadie has formado, simplemente seguir en el error de creer que solo el pastor es capaz de hacer todo, o sea que una vez más sin el pastor esto no camina, (o sea sin él), y no toquen al ungido, el pastor jamás se equivoca, o sea tu temor y ego son más grandes que Dios, te estas creyendo el salvador de tu iglesia, hacer de todo sin darte cuenta de que lo principal lo dejas de hacer, o sea buscar de Dios, no como tu crees, sino como Dios quiere que lo busquen, mi querido amigo pastor, había comprado (según él) un excelente método, de discípulado e iglecrecimiento, para enseñarlo durante los próximos meses, (o sea que ya tenía listo lo que se predicaría, y con ello saldría del problema), hasta que todo volviese a la calma.

Este es su mayor error, primero creerse de que es el salvador de la iglesia, y que debe estar en todo para que las cosas se hagan bien, se afana por todo, correr de un lado para otro creyendo que sin él nada sale bien, músico, cantante, ujier, maestro, apaga fuegos, levanta incendios, sana, enferma, contagia, recoge la ofrenda, ora por los sanos y por los enfermos, visita, medio come, (no solo la comida natural, sino la espiritual), o sea simplemente quiere convertirse en el Espíritu Santo, (estar en todas partes) sin darse cuenta como decía mi mujer “Se cree Principe Azul pero ni a pitufo llega” y terminamos peor de lo que empezamos, y todo por el temor de perder, (nada somos y nada seremos sin Dios) sin darse cuenta de que si dejara que Dios tenga el control “Dios añádira a la iglesia los que serían salvos”, entonces por ello el titulo de post “necesito ayuda, pero, no gracias”, sabe que no puede con lo que tiene, porque aparte de darse cuenta de que por años estaba equivocado en su predicación, y enseñanza, y debe de rectificar, por otro lado no quiere hacer la voluntad de Dios, formar a los cristianos para la obra del ministerio, quiere formarlos, pero debe primero formarse, y para la obra del ministerio, pero tiene temor de perder su ministerio, en fin, es una lucha interna díficil de hacer, porque es luchar contra sí mismo, es una lucha contra su propios miedos, contra su ego y su propia vanidad. Aunque ama a Dios, su ego lo ciega a la verdad.

1jesus001Y ¿qué hacemos? orar, ayúdenos, para que el Señor le dé sabiduría, y valor, para entender que el ministerio es de Dios, de que la iglesia es de Dios, de que si uno es fiel a Su Palabra, todo se acomodará de acuerdo a Su santa y justa voluntad, cada persona tiene un lugar en la iglesia de Jesucristo, y el pastor debe hechar mano de cada miembro para hacer lo que Dios nos mando, a predicar su palabra a toda criatura y formar a los miembros de la iglesia para que puedan hacer el trabajo para el cual fueron llamados.

En fin mi querido amigo, volveremos a juntarnos en estos días con este querido pastor, porque me volvió a llamar y desea sentarse a conversar una vez más, sabe mi hermano, muchos pastores vienen caminando igual en este momento, desean hacer algo, pero el temor o la duda los detiene, miran a su alrededor y muchos pastores siguen el mismo camino, de errores, de predicar milagros y bendiciones, de orar por casas, de decretar milagros, de atar demonios, pero de hacer la voluntad de Dios, nada de nada, pero seguiremos trabajando, seguiremos luchando para que la Palabra de Dios sea predicada en cada congregación, en cada casa, en cada lugar y que nuestros queridos hermanos puedan saber que en muchos casos el camino por donde vienen circulando es el camino ancho de la pasividad, de la comodidad, que aunque creyendo que los lleva al cielo, lamentablemente lleva al infierno.

Nos veremos y conversaremos, e intentaremos hacer la voluntad de Dios y les contare, oren por nosotros, y seguimos esperándolos para escudriñar la Palabra de Dios.

Vas para el cielo, ¿estás seguro?

210-FlatWhite-CapuchinoWithoutTheFroth-300Muy buenas tardes o noches o días, dependiendo de dónde viva, y a que hora este leyendo este post, pero le doy la bienvenida, nos volvemos a encontrar y espero que nuevamente nos siga visitando por estos lares y podamos conversar con nuestra taza de café, y como siempre para empezar, un cappuccino Venti, no me venga que se va al 7/11, por favor corra al Starbucks por uno decente, o sea el más grande y un pancito, encontré por mi casa en San José, California un lugar o huarique en donde hacen unos pastelitos de primera, voy a tomarle fotos y en un próximos post las subo para que vean lo que uno mal come, pero para conversar hace falta nuestro manual y hoy si, me imagino que traerá usted su Biblia, por lo tanto con la Biblia, y todos sus implementos a la mano, conversaremos acerca de un tema que parece no interesarle a mucha gente, empezando por los pastores y líderes de las congregaciones, ¿porqué?, bueno simple, veo con tristeza que muchos de ellos se contentan con enseñar métodos, libros emocionales, promesas de bendiciones, milagros a la vuelta de la esquina, previa ofrenda, a mayor ofrenda, más grande el milagro, pero muy pocos son aquellos que hablan del pecado, del arrepentimiento, del verdadero evangelio, del costo de seguir a Jesús, que como todos en la congregación tienen unas vidas mas o menos similares, creen todos que el cielo es su futura casa, sin darse cuenta de que esto no es cierto, lo malo es que desde el pulpito, se apoyan estas afirmaciones y declarando, visualizando y pisando fuerte para tomar nuestras promesa, pues venimos desviando al pueblo de Dios que verdaderamente quiere seguir a Cristo, pero que dificilmente lo vienen haciendo.

Probablemente le sorprenderá a usted, como a mí en otro tiempo, leer lo que la Biblia dice acerca de cuán poca gente irá al cielo al momento de la muerte. Yo sé que le han enseñado como a mi, que solo tenía que pasar al frente y repetir la oración de entrega y todo estaba solucionado, otros vienen religiosamente todos los domingos a la iglesia, inclusive dan su ofrenda, y usted como muchos han creído que con eso ya estaba su nombre escrito en el libro de la vida. Es que observa que la vida de los demás, es similar a la suya, desde el pastor hasta el último ujier, entonces todos debemos ser salvos por contagio, una creencia bastante lógica. Y que la mayoría de personas de la iglesia son unos cristianos dignos de imitar y que todos juntos hasta le vamos a poner un nombre al lugar en el cielo que nos toque y estar todos juntitos. Podría sorprenderle aún infierno 001mas descubrir que aún de aquellos que han escuchado el Evangelio, la mayoría quedará excluida del cielo y pasará la eternidad en el infierno. No se nos vaya, ni apague su computador ni se vaya a comprar a Amazon el último comic de Spiderman (si lo hace mandeme una copia), pero debe escuchar con cuidado o leer con precaución, todos los domingos y fiestas de guardar sabemos que hemos escuchado predicas sobre: de que recibiendo a Cristo en tu corazón, tienes las bendiciones y promesas hechas por Dios para ti y tu familia y de que Dios abrira las ventanas de los cielos porque eres coheredero con Cristo, por supuesto, hay muchos que se niegan a creer esto, (de que el infierno es el lugar de muchos) porque simplemente rechazan las enseñanzas de la Biblia, y en muchos casos ni siquiera son conocedores de la Palabra de Dios, muchos de ellos las rechazan por la mala o pesima enseñanza que se recibe, hace unos días escuche a un pastor decir: de que en Irán, Jesús se había aparecido ante millones de personas y les havía predicado y millones se convirtieron, !Herejía! y algunos pastores, con ese don que los caracteriza de orgullo y vanidad se lo trajerón a la congregación como la noticia del siglo, la noticia que cambiaría las vidas de mucha gente, por el amor de Dios, verdaderamente tenemos discernimiento o solo las últimas dos sílabas, no podemos ponernos a hablar cosas que estan alejadas de la Palabra de Dios, no que ¿el evangelio es por fé?, o es que en los últimos tiempo me perdi algo por estar mirando los picapiedras y me cambiaron la Biblia, o me cambiaron el evangelio de Jesucristo, qué pasaría si el tal Jesús no se les aparece ¿no se convierten?, entonces mis amigos, “dichosos aquellos que sin ver, creyeron”, ¿qué hacemos?, seguimos enseñando fábulas a los hermanos, queremos recuperar el terreno perdido por haberles dado una enseñanza erronea, pero no hacemos lo que Dios dice que hagamos, escudriñar las Escrituras porque allí se encuentra la vida, o sea seguimos siendo neofitos, por lo que como siempre digo aquí los vengo esperando para empezar a estudiar, y con carácter de urgencia, aunque mi amigo si todo sigue como parece le tengo malas noticias, algún día se verán forzados a experimentar esta verdad, no todos se irán al cielo. Aquellos que creen esto solo pueden clamar con el apóstol Pablo: “¡Oh profundidad de las riquezas de la sabiduría y de la ciencia de Dios! ¡Cuán incomprensibles son sus juicios e inescrutables sus caminos!” (Rom.11:33).

candle boyEl pensamiento de que la mayoría de la humanidad pasará la eternidad en el infierno de inmediato levanta la importantísima pregunta ¿Porqué? ¿Quién es responsable por esta espantosa catástrofe?. O como se dice en cristiano a ¿quién le vamos a hechar la culpa de lo que va a suceder?, y es que somos así, y los cristiaanos nos enorgullecemos de eso, deseamos saber quién es el culpable, pero sabe mi amigo, si usted y todos los de su y mi congregación hubiesemos estados hace 2,000 años, también hubiesemos gritado !crucificadle!, ¿porqué? porqué es la mejor forma de no tener que ponernos a cuentas con Dios, mucho menos arrepentirnos de nuestro proceder. Cuando algo malo sucede instintivamente deseamos saber la causa o el porqué. En el caso de algo pecaminoso, (un poco por la morbosidad del momento), nuestros instintos en favor de la justicia nos impulsan a buscar al culpable, de manera que pueda cargar la vergüenza y el castigo que merece. Logicamente cuando ese culpable, sea otra persona. Si nos encontrásemos con el cadáver de una persona asesinada, desearíamos saber quien la asesinó. y nos desgarramos las vestiduras para que la policia encuentre al culpable, inclusive la gente llega a tratar de linchar al asesino o violador, claro esta siempre y cuando sea otra persona. Si deliberadamente una ciudad fuese incendiada, desearíamos que el piromaniático fuese llevado a juicio. Entonces cuando leemos acerca de millones de almas sufriendo para siempre en los tormentos del infierno, seguramente querríamos preguntar quien es el responsable. ¿Quién sería tan cruel como para causar tal cosa? ¿Quién tiene la culpa?, Y lo primero que pensamos es en Satanás, le hechamos la culpa al diablo, y pensamos de que eso no nos va a suceder a nosotros, porque nosotros, pasamos al frente, porque no somos malos como esos otros, porque sabemos de que nuestro nombre es aquel que pronunciara Jesús cuando llame a sus hijos, para heredar la vida eterna, porque nos han enseñado un evangelio tan sencillo que con el solo hecho de decir que Jesús es mi Señor, bautizarme y hablar en lenguas, ya somos cristianos maduros y hasta queremos convertirnos en pastores o profetas, como hay algunos que caminan por allí, tengo un amigo que jamás leyó la Biblia que el leer y estudiar era casi sacrilegio, y hoy es pastor, increíble, pero contesteme está pregunta ¿a dónde viene guiando a 2351117543_6d7c29222eesa congregación? ¿a dónde se dirigen?, ¿le importará?, y yo sé que Dios cambia, que Dios transforma, y que puede cambiar naciones enteras bajo el poder del Espíritu Santo, pero nace de una desición personal de humillarse, seguir a Cristo, y conocerlo mediante Su Palabra, por ello mi amigo o hermano, es importante escudriñar las Escrituras, buscar de Dios, llenarse del Espíritu Santo, y hacer la voluntad de aquel que murio por nosotros por el perdón de nuestros pecados.

Muchas personas entonces con ese afán de quitarnos responsabilidades responderían que el diablo es el responsable. Hay un sentido en que esto es cierto, pero el diablo no es la causa principal. También es cierto que el infierno es el castigo del pecado y que es el diablo quien tienta a los hombres a pecar, pero él no les forza a pecar. Más bien, deja a la voluntad de ellos el resistir o ceder ante la tentación. El diablo no lleva al hombre a las posesiones de otro y lo forza a robarlas; ni tampoco le secuestra cada domingo para que no asista a escuchar la Palabra; aquí le cuento una historia, tengo un amigo, que siendo maestro de la Biblia, salía cada domingo con las justas de su casa para que, corriendo llegara a la congregación, pero siempre llegaba tarde unos 15 a 20 minutos, pero eso si con su Jamba Juice en la mano, digame, Satanás era el culpable de que en el camino abrieran un Jamba y que mi hermano a pesar de saber que estaba tarde, se comprara un Juice y luego siguiera su camino a la congregación, no, era una desición personal, o es que no tenía fuerza para decir no, o para salir más temprano de su casa, ni tampoco Satanás obliga a su mente a no pensar en los asuntos espirituales. La persona misma escoge actuar en la manera en que lo hace. O sea el culpable de que se vaya al infierno esa multitud de personas, es que hemos hecho lo malo ante los ojos de Dios, y Dios mi hermano es un Dios justo, somos nosotros mismos que hemos infringido la ley, o sea en pocas palabras todos hemos pecado, seguimos pecando y nos hemos apartado de la cristianos-300x200gracia de Dios, por lo que ya sabe a donde nos dirigimos.

Entonces y ya para acabar y dejarlos pensando, ¿qué hacemos? cientos de miles no llegaran al cielo, seguiremos con nuestras fábulas o empezaremos a estudiar para enseñarles las verdades del evangelio, pero ojo esto es para los pastores, maestros, profetas, líderes de las iglesias, porque el juicio empezará por aquellos que en el nombre de Jesús venimos enseñando la Palabra o por lo menos lo intentamos, como le comentaba a un pastor hace unos días, si tu sabes la verdad y no la enseñas, eres parte del problema (tanto peca el que mata la vaca como el que le agarra la pata ¿cierto?) y Dios te pedira cuentas, pero si la enseñas y no te escuchan, solo sacude tu calzado y sigue tu camino, pero si te escuchan abras librado una alma del infierno, por ello hay una responsabilidad muy grande en todos los que tienen un ministerio dado por Dios, como alguien dijo alguna vez “No vayas porque tu mamá te dijo, no vayas porque tienes ganas de hacer algo, no vayas porque ese ministerio te va a dar renombre y te van a conocer todos en la iglesia, anda porque Dios te envia o te llamó para hacer Su voluntad.”

Nos vemos pronto, sigo esperando, ya les cuento de las reuniones que tendre estos días con algunos pastores y amigos para ver que hacemos para seguir predicando la Palabra de Dios. Bendiciones, y antes que me olvide, mi casa sigue abierta a aquellos que quieren escudriñar las Escrituras, en especial a mis hermanos de Manantial de vida, los espero.

¿Agrada a Dios tu ministerio?

IMG_5991Amigos, hermanos, algún visitante y demás que por aquí llegan, buenas noches, estoy contento, si realmente feliz, ayer tube una conversación verdaderamente productiva y sobre todo llena del amor de Cristo y el poder del Espíritu Santo, y es que sabe, conversando con un amigo pastor, que antes estaba medio reacio a escuchar las verdades del evangelio, y seguía en sus propias fábulas, enseñadas por pastores años atrás, hasta que Dios ha venido tratando con él, y hoy está dispuesto a buscar la verdadera voluntad de Dios, pudimos comprobar de que no solamente no estamos solos, sino que hay gente que verdaderamente cree en el Señor Jesucristo, que va a las congregaciones o templos para buscar de Dios y no por los milagros o las experiencias sobrenaturales, que mueven sus emociones pero no su caminar, pudimos conversar de que para encontrar la puerta angosta es necesario ver el costo, de que conocer a Jesús no es solamente ir los domingos a la iglesia y leer dos o tres versículos bíblicos y regresar el siguiente domingo, de que ser cristiano no es ser movido domingo a domingo por las emociones y correr detras del predicador que viene a dar un congreso, ni comprar los boletos para el concierto del cantante de moda, y no nos convierte en cristianos el repetir una oración o rezar dos padres nuestros, ni mucho menos gritar a los cuatro vientos de que Jesús es nuestro Señor y luego continuar nuestra vida con los mismos pecados que teníamos antes de hacer tal declaración. No entendemos que ser cristiano es hacer la voluntad de Dios solamente.

Vi con alegría de que mi amigo poco a poco se va dando cuenta de que es necesario enseñar la verdad del evangelio, por dura que esta sea, si no: los y  nos confrontamos con nuestros cristianos-300x200pecados, jamás podremos arrepentirnos de ellos, es necesario enseñar a los hermanos, en amor, de que el camino al cielo es la humillación y el arrepentimiento, de que a medida que uno va conociendo y tratando de vivir más la Palabra de Dios, se va dando cuenta de los errores del pasado y de las medias verdades y medias mentiras que enseñaba, muchas veces porque fue algo que alguien, algún ungido nos enseñó, y repetimos creyendo que es verdad, sin hacer las comparaciones de que lo que oímos o nos enseñan, que deben siempre estar de acuerdo con nuestra Biblia, vi con alegría que ha empezado a hacer un estudio detenido y exhaustivo de la Biblia, para poder enseñarla, es díficil, hay que romper con ciertos moldes que uno trae arrastrando, y que para algunos pastores es díficil romper, pero como le dije, en la congregación hay tanta necesidad, que debemos caminar con paso firme y seguro, sin detenimiento para poder volver a encausar a la gente en el camino marcado por el creador. Pude observar de que las verdades del evangelio van llenando su corazón, de que ya no es “Así dice el Señor”, sino “escrito está”, ya no es “el agua bendita que purifica”, sino “La Palabra de Dios que divide el alma”, ya se van alejando las emociones para vivir las convicciones, que nada ni nadie pueden cambiar ni alterar, pero esto toma tiempo, aún nuestra carne y vanidad nos hace pensar en que queremos predicar 001agradar al mundo, para que no vean que nos equivocamos, Dios ya lo vio, que más podemos hacer, pero es un caminar, por lo menos se han dado los pasos necesarios para seguir las pisadas del maestro.

Por ello esta conversación entre amigos que tenemos hoy, ¿El ministerio que estamos llevando, agrada a Dios? ¿qué estamos haciendo?, ¿venimos enseñando la Palabra de Dios?, ¿estamos escudriñando las Escrituras?, ¿venimos preparando a los santos para la obra del ministerio?, ¿tenemos discípulos comprometidos para la obra?, o seguimos creyendo que el libro tal es tremendo, como a alguien escuche hace unos días, que para entender de resisitir los ataques del enemigo debemos ver la película 300, no me vengan a decir que para entender la lucha contra los demonios, debemos de ver El Señor de los anillos, por favor, mi amigo se río, y es que creían (algunos siguen creyendo) de que si saltas, le estas pisando la cebeza al diablo y mi amigo, eso es totalmente falso, usted por más que salte, grite, patalee, no le pisa la cabeza a nadie, a lo mucho le doleran los pies y es capaz de creer que es por que la cabeza del diablo estaba dura, no es porque usted no se cambio de medias.

En fin seguimos, no le he pedido hasta ahora de que salga corriendo, busque el primer Starbucks que quede por su casa, pida un capuchino venti, hechele mucha azúcar, un pan dulce, le recomiendo el de queso, regrese, y yo ya sé que no encuentra su Biblia, pero no se preocupe, aquí le voy a escribir el versículo del cual hablaremos hoy, si ya todo está listo, mi amigo, sientése y ahora sí, empecemos.

“Te encarezco delante de Dios y del Señor Jesucristo, que juzgará a los vivos y a los muertos en su manifestación y en su reino, que prediques la palabra; que instes a tiempo y fuera deOracion sofa tiempo; redarguye, reprende, exhorta con toda paciencia y doctrina. Porque vendrá tiempo cuando no sufrirán la sana dotrina, sino que teniendo comezón de oír, se amontonarán maestros conforme a sus propias concupiscencias, y apartarán de la verdad el oído y se volverán a las fábulas. Pero tú sé sobrio en todo, soporta las aflicciones, haz obra de evangelista, cumple tu ministerio” (2 Timoteo 4:1-5)

Mi amigo y hermano, aquí está el meollo del asunto, el centro, lo principal, Jesús en su segunda venida va a venir a juzgar y ese juicio empezará por su iglesia, porque los de afuera ya tienen determinado el lugar en que permanecerán la vida eterna, y te preguntará ¿qué les enseñaste?, ¿qué le contestaras?: Pero Señor tu sabes, es que el libro de fulanito y tal para cualito estaba buenísimo y cómo cambiaban los hermanos, lloraban al darse cuenta de sus pecados, ¿qué cree que te contestará el Señor? ¿Y mi Palabra, donde la dejaste?. Hermano pastor, maestro, profeta, daremos cuenta de lo que hemos enseñado y de lo que utilizamos para enseñar, si es la Palabra de Dios o las fábulas de algún inteligente que movia los sentimientos, pero que no te hace arrepentirte de tus pecados. Recuerda pastor, maestro que tenemos una responsabilidad ante Dios y compareceremos delante de su trono, y que debemos enseñar para preparar a los santos y no para agradarles, ¿no te dá temor y temblor?, recuerdo una vez en otra iglesia que una hermanita se me acerco y me dijo: “sabe mi hermano, como me gusta mi pastor fulanito de tal, porque predica lo que a nosotros nos gusta oír” !Aleluya! imagínese, predicaba lo que la gente quería, era como cuando estaba en una iglesia familiar, que el pastor pasaba unos papelitos para que por votación se hiciera la lista de las canciones que se cantarían la sigueite semana en el servicio de alabanza, y era para tener a todos contentos y que llegaran temprano al servicio. Nos juzgará, uno por uno, empezando por el liderazgo, que prediquemos la muertePalabra nos pide Pablo, tan solo eso, aunque hacerlo no es muy fácil, antes de hablar con mi amigo, paso tiempo para que él estuviese preparado para recibir al verdad, muchos se enojan y hasta nos dejan de hablar, porque ofendes a las personas al decirles y demostrarles mediante la Palabra de Dios, que están llevando un evangelio anorexico y que el rebaño va camino a la perdición, porque les dicen que todo serán bendiciones, que tendremos carros, que la crisis no tocaran a los hijos de Dios, que obtendras todo lo que tu corazón desea, pero nos olvidamos de decirles ¿cuál es el precio? para poder ser llamados discípulos, todos se creen profetas, que el pastorado es contagioso o hereditario, que el ser maestro es tan simple como el poder leer un libro delante de los hermanos, por eso dice que prediques la Palabra, pero para predicala hay que conocerla, no como un libro de historia, sino como la Palabra de Dios y eso significa compromiso a hacer su voluntad.

Digame mi amigo pastor ¿hay algo más que predicar? que no sea la Palabra de Dios, que más podremos enseñar que no sea la Biblia, de ¿dónde sacaremos nuestras enseñanzas? sino es del libro que nos entregó Dios, al cual no debemos ni quitarle ni añadirle nada, está completo y es bueno para ser la guia en nuestras vidas, el único problema es que hay que escudriñarla y allí viene lo díficil, si, mis amigos líderes, aquí antes de seguir quiero hacerles una pregunta ¿cuánto tiempo diariamente usted lee con detenimiento la Palabra? ¿cuánto tiempo le dedica a escudriñarla?, son cosas diferentes, una cosa es leerla y otra escudriñarla, ¿qué me contesta? usted que es líder de algún ministerio, llamemosle, varones, mujeres, jóvenes, niños, danza, alabanza, ujieres, está enseñándoles a sus discípulos, (miembros de su equipo) la verdadera Palabra de Dios, o les huellasda su DVD de los 300 y ya la hizo, no mi hermano, si usted ha leído por allí lo siguiente, deseo que tome conciencia de esto: “Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redarguir, para corregir, para instruir en justicia” (2 Timoteo 3:16), entonces mi amigo que venimos haciendo, debemos empezar a trabajar, a enseñar, las verdades escrita en nuestro libro.

¿Lo hacemos, o por lo menos empezamos a hacerlo?, en estas palabras mi amigo, no hay teología, ni deseo hacerle un tratado, ni estudio de hermeneútica, solamente es conversar, como siempre digo conversando con una taza de café, para que podamos llevar a la congregación al conocimiento de la verdad, porque de esa manera serán libres, libres del pecado, libres de creer que porque trajeron su diezmo, Dios tiene la obligación de bendecirlos, de sanarlos, de hacer todo porque somos los que nos merecemos todo, no mi amigo, usted y yo si verdaderamente seguimos a Jesucristo, simplemente somos siervos, esclavos, y no nos merecemos nada, y solamente debemos hacer la voluntad del creador y El en su misericordia nos bendecirá, pero primero es ser siervo fiel y El nos hará vivir en su reino.

Nos vemos, pronto, se lo prometo para seguir conversando, oremos todos para que la verdad del evangelio more en los corazones de los pastores y nazca en la vida de todos aquellos que siguen al Señor, bendiciones y hasta pronto. Oh me olvidaba, como siempre digo, sigo esperando a mis amigos líderes de Manantial de Vida para empezar o seguir escudriñando nuestra Biblia, ¿quién trae los pastelitos? yo pongo el café. Además ya se vienen los estudios que tenemos pendientes de Romanos, el diezmo, entre otros.

Jovenes dirigiendo el servicio del domingo

Bueno queridos hermanos hoy les traigo una canción de adoración, del domingo 19 de Agosto, la alabanza fue realizada por los jovenes de la congregación en donde me vengo reuniendo “Manantial de Vida”, que todos podamos adorar y bendecir su Santo nombre, fue su primer domingo, definitivamente vendrán muchos más.

Bendiciones, que nuestros jovenes, busquen de Dios, que lleguen a entender que el subir al altar es una gran responsabilidad y es la respuesta a un tiempo de busqueda y entrega al creador, en donde se convierten en siervos de Jesucristo, por ser aquellos los llamados a elevar sus canticos y música en adoración a aquel que nos ha dado la vida eterna, recuerden siempre a mayor responsabilidad, mayor entrega y mayor juicio. Bendiciones y seguimos

La iglesia: impulsadora y formadora

Queridos amigos, hermanos y cristianos visitantes, volvemos a encontrarnos, luego de unas horas de calor y preparando una escalofriante mermelada de durazno, y es que como nadie me invitaba, pues me puse a prepararme una y salió de chuparse los dedos, ya hasta pedidos he tenido, en fin con mi café infaltable, mi tostada con mermelada de durazno y nuestra Biblia y otros libros (no el de Petete), nos ponemos a escribir algo referente a la iglesia de Jesucristo, no a cómo está ahora, recuerdo a un pastor que decía que la iglesia actual esta “como mandil de birriero” y si, tiene razón, porque por las cosas que hoy se hacen, nada tienen que ver con la verdadera iglesia de Jesucristo, desde la venta del trapito milagroso, o atar a los demonios, saltar para pisarle la cabeza al diablo, pedir los tres deseos, decretar la sanidad y ser totalmente positivo hasta obtener el milagro, pero nos alejamos de lo que Dios verdaderamente enseñó lo que debe ser su iglesia. Y sé que hay excepciones, hay verdaderas congregaciones que enseñan y viven la Palabra de Dios, pero lo malo, es que son la minoría.

“Id por todo el mundo y predicad el evangelio a toda criatura” Marcos 16:15.

A toda criatura, eso significa que a grandes, pequeños, blancos, negros, asiaticos, africanos, hispanos, a toda criatura, en todo lugar e ir a todo lugar, predicad el evangelio verdadero del Señor, no es la iglesia a gusto del cliente, en donde usted decide que es lo que se predica, que es lo que se canta y como se mueven la finanzas, quizás esto no ocurre en su congregación a lo cual doy gracias a Dios, y podría decir “otra vez este crétino volviendo a decir lo mismo” pero respóndame estas preguntas: ¿hace cuánto tiempo que no le hablan, o predican, o enseñan, de que si no se arrepiente, el cielo no es su destino? ¿desde hace cuánto tiempo, siempre estan con que si diezmas, Dios te va a bendecir? ¿desde cuándo usted no se reune verdaderamente tan solo a adorar a Dios y no a traer su lista de milagros? ¿desde cuándo no le dicen que para llegar al cielo debe tomar su cruz cada día y estar dispuesto a morir por Cristo? ¿Cuándo fue la última vez que verdaderamente se arrodillo y buscó, usted solo y luego toda la congregación a Dios?, llegando a entender que si no fuera por el perdón que recibió de Dios su vida no tendría sentido y viene a agradecer lo que Jesús hace por usted cada día, ¿Cuándo fue la última vez que se juntarón a escudriñar la Palabra de Dios, y no solo a darle una manita de gato para salir del paso? ¿desde hace cuánto tiempo usted ha dejado de estudiar la Palabra de Dios en profundidad para enseñar en su congregación? (hace poco más de un año me reuní con unos pastores del área y les propuse reunirnos a estudiar la Palabra de Dios dos veces al mes, la respuesta fue: “no tengo tiempo para eso”, imáginese qué enseñan a su congregación, si no tienen tiempo para estudiar la razón para la cual estan en el ministerio), ¿desde cuándo el orar por los alimentos se ha convertido en solo un ritual repetitivo? y mi amigo, pastor, maestro ujier, profeta, ¿qué se viene haciendo para retener el fruto que Dios envía cada domingo y qué piensa cuándo ya no llegan nuevas personas? y con dolor hoy lo digo, he llegado a mi congregación hace poco más de seis meses y nadie se ha interesado, si me saque la loteria o estamos pasando por problemas o tenemos alguna necesidad, a pesar de estar casi todos los domingos grabando los videos, aunque cuando hay que limpiar no muevo un dedo, (ya sé, soy medio flojo) pero ¿qué de aquellos que pasan desapercibidos?, aquellos que llegan y se van de las congregaciones sin que nadie se dé cuenta, aquellos que llegan buscando de Dios y nosotros simplemente los ignoramos y se van con sus penas, sus angustias, ojala a otra congregación a buscar ayuda, y no a seguir en angustia y necesidad, en una triste soledad por compañera, simplemente por el hecho de que nosostros no estamos haciendo la obra de predicar el evangelio a toda criatura, y dar de comer al hambriento, ni ayudar al necesitado, no les decimos, ni enseñámos: que Dios perdona tus pecados si te arrepientes y te acercas a El, que Dios cambia, Dios transforma, Dios da consuelo, Dios tiene para ti la vida eterna, por ello hoy este post, porque debemos empezar a hacer la obra, en la congregación a la que pertenezcas, es tiempo de preparar a los santos para la obra del ministerio.

“Lo que has oído de mí ante muchos testigos, esto encarga a hombres fieles que son idóneos para enseñar también a otros” 2 Timoteo 2:2.

Entonces mis amigos, pastores, maestros, profetas, ujieres, debemos preparar a los hermanos, empezar a enseñarles las cosas que Dios tiene para nosotros, pero debemos tener cuidado de enseñar solo la verdad, y ojo mucho ojo y por favor ponga sus cinco sentidos aquí “lo que has oído de mi ante muchos” entonces, hazte una pregunta ¿qué están escuchando de mi, las personas de mi congregación?, debemos como primera prioridad, aprender la verdadera Palabra de Dios para poder enseñarla, si viste el video del Pastor Macarthur subido en post anteriores te darás cuenta que si eres esclavo de Jesucristo, con todas las implicancias que esto representa, entonces eso que sabes, debes enseñar a otros y que verdaderamente tu ministerio dependa de Dios, pedir el discernimiento al creador, para encontrar hombres fieles, idóneos, temerosos de Dios para que se conviertan en los discípulos que harán la obra de expandir el evangelio, recuerde siempre, no neófitos, o sea gente que no sepa, que se mete al ministerio tan solo por el hecho de decir que tiene un ministerio, por ese afán de vanidad y egolatría (ojala sea solo ese el motivo y no otros peores) sino aquellas personas que buscan de Dios, que día a día escudriñan la Biblia, que hablan la verdad, por eso mi amigo y hermano, debemos de formar a gente que a su vez vuelvan a formar a personas que vayan a predicar la Palabra, a todo lugar, en su casa, en su trabajo, en la calle, en donde Dios lo ponga a usted y a mi.

Mi amigo, esto es lo que debemos de hacer, preparar a los santos para la obra de ministerio, amigo pastor, empecemos orando y pidiendo a Dios la verdadera dirección que necesita la iglesia de Jesucristo, aquí en el área de la Bahía, para encontrar el verdadero camino que lleva a la vida eterna, en convertirnos en verdaderos discípuos de Jesucristo, amigos de mi congregación aún espero el día que nos podamos unir pero a estudiar la Palabra de Dios, en donde llegues si quieres con tu laptop, obligatoriamente con tu Biblia o Biblias, tus comentarios bíblicos, y sobre todo con la disposición en tu corazón para aprender y seguir sus enseñanzas, pero a profundidad y con un compromiso genuino, y como la Biblia nos dice: “con corazón sincero”, nos vemos, aquí los dejo, cuidese, pero ya sabe, abra los ojos y oídos y todo, absolutamente todo, lo que le dicen o escucha o lee o le enseñan, y comparelo con lo que la Biblia dice y siga el camino dejado en las huellas de Jesús, bendiciones, regreso si me es posible en un rato, pero mi amigo, que Dios perdone nuestra falta de compromiso, hacemos línea para ser los primeros en comprarnos un iPhone (yo soy uno de ellos), corremos detrás del primer milagrero que llega a la ciudad, corremos, saltamos y brincamos en medio del griterio de la gente en la presentación del cantante de moda, a donde llegamos con horas de  anticipación, pero somos los últimos en llegar a la reunión de oración y por más que hacemos la lucha, no podemos llegar más tarde al estudio bíblico, si es que asistimos a uno, y ni que decir de asisitir a una reunión de hogar, que ni siquiera nos interesa tener una, por ello, es necesario que usted y yo busquemos en nuestro ser interior el nivel de compromiso que verdaderamente tenemos con el Señor. Nos vemos y se lo dejo de tarea, cuidese, y recuerde, no estamos solos, (y no son los extraterrestres).

La presión del ministerio – Una obligación con Dios

Seguimos queridos amigos, hoy nuevamente volveremos a hacer los comentarios para hacernos pensar, es necesario que de cuando en cuando y mejor cada día podamos ponernos a pensar en lo que venimos haciendo y en la actitud que tomamos con respecto a nuestro caminar, en los próximos posts, seguiremos hablando del perdón y de lo que Dios quiere para su iglesia, asi como empezaremos un estudio profundo de las Escrituras en el libro de Romanos, espero contar con el compromiso de su asistencia. He venido observando que en las congregaciones de hoy, en muchas de ellas su principal preocupación son los estudios o predicas con respecto a las bendiciones, la prosperidad, el bienestar personal, de que Dios te quiere bendecir, de que pide y se te dará o toca y se te abrirá, sin darnos cuenta de que la cosa va por otro lado, muchos dicen que ores para que Dios te conceda las peticiones de tu corazón, como si Dios fuese el genio de la lampara y que con solo frotarla te dará tus tres deseos, no, mis hermanos, no es así, dice la frase completa, “deleitate en Jehová y El concederá todas las peticiones de tu corazón”, entonces deleitate en Jehová es la clave, pero eso no significa que brinques, des saltitos, remolinees, o levantes los brazos y cantes, NO y mil veces no, el deleitarse no es estar feliz, ni contento ni siquiera dando de brincos en la congregación en medio de la alabanza, esto es algo mucho más espiritual, es deleitarse en su Palabra, hacer su voluntad o sea en otras palabras “vivir para y por Cristo” que es lo que verdaderamente trae el gozo a tu vida, luego viene el resto, eso es lo que pronto vamos a empezar a estudiar, por lo que preparese, ya viene lo bueno, y sobre todo lo que se necesita en la iglesia de hoy, para convertirnos verdaderamente en cristianos. Pero por lo pronto aqui les dejamos unos pensamientos.

LA PRESION DEL MINISTERIO

“El labrador, para participar de los frutos, debe trabajar primero” (2 Timoteo 2:6)

Una persona que sirve de todo corazón estará contenta solamente con el fruto espiritual. Pero algunas solo estarán contentas con prestigio, aceptación o dinero.

En el pasado, Satanás ha tratado de poner ese pensamiento en mi mente. A veces ha tratado de ponerme a dudar de por qué me interesan las personas a quienes sirvo. Su propósito es asegurarme en el conocimiento de que soy salvo y voy al cielo, que se me paga bien en un buen trabajo con mucha seguridad. Pero esa es una mentira de Satanás.

Es fácil dejar que Sataná lo presione a uno hasta conformarse con menos de lo mejor de Dios. Cuando Satanás pone pensamientos como esos en mi cabeza, mi reacción es: No estoy contento con que se me tome en cuenta o se me aprecie. Lo que importa es llevar fruto. Haga del fruto espiritual el enfoque de su ministerio.

UNA OBLIGACION CON DIOS

“A griegos y a no griegos, a sabios y a no sabios soy deudor” (Romanos 1:14)

Un joven me preguntó una vez qué me movtiva a estudiar semana tras semana. Le dije que a veces los pasajes bíblicos son tan estimulantes que no puedo esperar a que llegue el domingo para predicar. Pero luego hay otras veces en las que lucho contra las prioridades que desplazan mi tiempo de estudio, y entonces mi ministerio no parece tan emocionante. Tengo en realidad que abrirme paso a través de esos tiempos porque sé que tengo una deuda con Dios.

¿Qué sucede si veo que hay una casa incendiada, y las personas que están dentro no saben lo que está ocurriendo? No puedo pararme en la esquina y preguntarme si vale la pena que se salven. Como tienen necesidad y yo tengo la información que puede salvarlos, estoy obligado con ellos.

Si usted participa en el servicio cristiano solo cuando le gusta hacerlo, no ha aprendido la clase de servicio que Pablo escribió en el versículo que vemos. Cuando se enfrenta a un tiempo difícil en el servicio a las personas, a veces de lo único que puede depender es de su obligación con Dios.

Bueno mis queridos amigos, aquí nos quedamos, aún hay más tinta en el tintero por lo cual nos vemos muy pronto, siga con nosotros, bendiciones.