Mensaje y trasfondo de un mensaje

Hay un vals peruano que dice algo asi “toda repetición es una ofensa”, pero sabe, hoy no, he encontrado la madre del cordero, primero quisiera que vuelva a ver el video completo del pastor Paul Washer en una predica a la juventud (le aseguro que para nosotros los viejos, también tiene actualidad) y luego, vea el siguiente video que fue lo que motivo dicho mensaje y al final tome usted sus propias conclusiones.

Ahora, si tiene valor y tiempo, ¿cúal más? vea el siguiente video y comparelo por favor con lo que sucede en muchas de las congregaciones del área a vista y paciencia así como aprobación de los líderes de estas congregaciones, por favor, luego al final, tome una desición de que algo se debe de hacer para cambiar esto, espero que no sea: nunca más volver a visitarnos, gracias y bendiciones.

Dando el mensaje

Ya regresamos, ahora sientese por favor, la cosa se va a poner de candela, mire mi amigo, si usted aparte de ser cristiano, es evangelista, pero de los buenos, pastor, maestro o líder de alguna congregación y ¿quiere usted que la gente conozca a Dios? Entonces simplemente predique el mensaje verdadero. Pero deseo que tenga en cuenta lo siguiente: Si la gente rechaza las Escrituras, no se tiene nada de sabiduría. Si se cambia el mensaje bíblico por hacerlo más digerible por la gente, no se puede predicar sabiduría.

El poder de Dios por la palabra de la cruz es lo que salva a las personas. Los hombres son instrumentos para entregar ese mensaje, pero el mensaje no surge de ellos, viene de Dios. Este es absolutamente el único mensaje que tenemos. Cualquier otro mensaje es falso y absolutamente inaceptable, como Gálatas 1:8-9 declara sin disculpa ni componendas: “Mas si aun nosotros, o un ángel del cielo, os anunciare otro evangelio diferente del que os hemos anunciado, sea anatema. Como antes hemos dicho, también ahora lo repito: si alguno os predica diferente evangelio del que habéis recibido, sea anatema”. Pero el cristianismo ligero, que es tan popular hoy, ha sustituido otro mensaje que trata de eliminar la ofensa de la cruz.

No se puede ser fiel y popular; de modo que escoja. Lo que Pablo nos quiere decir en 1ra de Corintios es que el evangelio choca con nuestras emociones, choca con nuestra mentalidad, choca con nuestras relaciones personales. Hace añicos nuestras sensibilidades, nuestro pensamiento racional, nuestra tolerancia. Es difícil de creer. Desdichadamente, por esto la gente hace componendas, y cuando las hacen, se vuelven inútiles porque Dios salva por esta verdad.

El mensaje de la cruz no tiene que ver con las necesidades que se sienten. No se trata de que Jesús le ama a usted tanto que quiere tenerlo contento. Se trata de rescatarlo a usted de la condenación eterna, porque esa es la sentencia que pesa sobre la cabeza de todo ser humano.

El verdadero evangelio confronta al hombre y lo expone tal cual es. No se fija en el desencanto que se siente. No le ofrece ningún alivio de sus luchas como ser humano. Más bien, va al asunto profundo y eterno del hecho de que está condenado y desesperadamente necesita que le rescaten. Solo la muerte puede lograr el rescate, pero Dios, en su misericordia, ha provisto un Sustituto.

Cristo es el único camino al único Dios verdadero, y el cristianismo bíblico es el único camino al único Cristo verdadero. Las personas equivocadas que reconocen algún otro Dios y participan en cualquier otra religión no están adorando y sacrificando a Dios, sino a los demonios. Yo no inventé esto. Esta no es teología de mi cosecha. Esto es cristianismo elemental.

Ya para terminar quiero decirle mi hemanito o hermanita en Cristo, que al predicar la Palabra de Dios no la hablaremos con trucos, adulterando la Palabra de Dios, alterando el evangelio para hacerlo menos ofensivo, a fin de que los hombres nos elogien. Cambiar el mensaje, manipular las emociones o la voluntad es inútil, puesto que nadie puede creer a menos que Dios le conceda entendimiento.

Si la gente no oye la verdad, la música no va  a ayudar en nada. Si no ven la luz, el PowerPoint no ayudará en nada. Si no les gusta el mensaje, el drama y los videos tampoco ayudarán. Están ciegos y muertos. Nuestra tarea es seguir predicando, no predicándonos a nosotros mismos, sino predicando el arrepentimiento y la sumisión a Cristo Jesús como el Señor.

Los dejo, nos seguimos comunicando, bendiciones, y sobre todo piense en lo que está predicando y en lo que viene escuchando, busque en su Biblia, escudriñela, y pidale a Dios que se revele y le rebele en su Palabra. Hasta muy pronto.

Vivir nuestro mensaje

Bueno mis amigos, aqui una reflexión, terrible, dura, interesante, pero que me ha dejado pensando, si usted amigo, hermano o hermana en Cristo, visitante extraviado, visitante diario, lea este post, al igual que yo lo voy a hacer, varias veces, muy detenidamente porque hay mucho por hacer.

“Todo lo que hacéis, sea de palabra o de hecho, hacedlo todo en el nombre del Señor Jesús, dando gracias al Padre por medio de él” (Colosenses 3:17)

Los incrédulos prestrarían más atención a nuestro mensaje evangélico si le diéramos algo especial a observar. Pudiéramos comenzar por no mentir y por decir siempre la verdad. ¿Qué sucedería si nunca nos enojáramos hasta pecar, sino que siempre obráramos con amor; que nunca robáramos, sino que siempre compartiéramos lo nuestro; y que nunca dijéramos vulgaridades, sino que siempre pronunciáramos palabras edificantes? ¿Puede imaginarse cómo reaccionarían los perdidos si nunca nos amargáramos, ni enojáramos, ni mostráramos resentimiento, ni fuéramos violentos, ni calumniadores, sino que siempre nos caracteriza la bondad, la compasión y el perdón? Tal vez entonces presentarían más atención.

Examine su conducta. ¿Dice usted la verdad? ¿Controla usted su enojo de tal modo que solo actúa con justicia? ¿Comparte con otros lo que tiene? ¿Habla con misericordia? ¿Es usted bondadoso, compasivo y clemente? Si usted es un nuevo hombre o una nueva mujer en Cristo, vivirá de esa manera.

Aqui nos quedamos por el momento, pero ahora, salga usted a caminar, le aseguro que si verdaderamente lo que usted ha leído, le ha llegado al corazón, entonces estara arrastrando los pies por la amargura, tristeza, de saber que algo estaba mal en su vida y que tenemos que cambiar, hagamoslo mi amigo o amiga, es por ser o convertirnos en verdaderamente “cristianos”.

Nos vemos y ya sabe, un comentario, sería muy bueno, pero mejor sería que ponga por obra lo que usted leyó aquí.

Bendiciones.