¿Hay diferencias entre cristianos y no cristianos?

IMG_5987Hola mis queridos amigos, hermanos, y hermanas, visitantes asiduos a este su blog y también damos la bienvenida a quellos que por querer entrar Amazon llegaron por aquí sin darse cuenta, todos tengan un buen tiempo y pasemos un grato agradable y sobre todo que al final de la lectura, querramos todos regresar, no a querer quemar el blog sino a conversar con un café en la mano y un buen pastel o pan dulce y si se puede alfajores, sería tremendo y se los agradecería eternamente, (recibimos donaciones de Tiramizu, capirotada, empanadas, alfajores de maizena con manjar blanco, etc),  pero por lo pronto corra por su Biblia, no me diga que una vez más no la encuentra, una solución es encadenarse una al cuello, así lo peor que puede pasar es que usted también se pierda y mi amigo no creo que los demás se den cuenta, por lo que a nuestro sillón favorito y empecemos a conversar.

Sabe hace unos años, siendo miembro de una iglesia, el pastor estaba haciendo las separaciones entre parejas que no estaban casadas pero que vivian bajo un mismo techo y en una misma cama, por estar en pecado (o sea me los divorciaba sin estar casados y cada uno a su casa) y me hacía yo la pregunta de que si era correcto o no, recuerdo a algunas parejas que al final luego de la separación de cuerpos, jamás volvieron a juntarse, mucho menos a casarse, tristemente se destruyeron algunas parejas, y me di cuenta luego de estudiar y orar, que nuestra mayor preocupación debió ser no tanto el que vivan juntos, debemos preocuparnos quienes son  verdaderamente cristianos, al enseñar las verdades de la Palabra, los verdaderos cristianos empezaran a ordenar su vidas, esa debe de ser nuestra preocupación, podemos tener congregaciones de miles de asistentes, pero son solo eso asistentes, ¿cuántos son cristianos? pero también como líderes, maestros, pastores, debemos hacernos la pregunta y ¿nos interesa? o simplemente queremos llenar el templo, porque luego de saber quienes son y quienes no, pues lo más probable es que algunos se nos alejen pero debemos darnos cuenta de que “quizás nunca fueron de nosotros”, pero ¿qué hay de nosotros?tips-para-dar-ordenes-con-autoridad verdaderamente estámos enseñando las verdades del evangelio o nuestras propias fábulas y emociones y nos dejamos mover a todo viento de doctrina o método o libro que dice que nos hara mejores cristianos. ¿qué se contesta?

En el post anterior hablamos un poco de las Bienaventuranzas, ahora mi amigo, si las verdades del Sermón del Monte no definen ni dirigen la dirección de su vida y actuar, tengo una muy mala noticia que darle y es que usted se viene engañando al pensar que es cristiano y que ya está más que preparado para cuando venga el Señor en su segunda venida. Ya hemos hablado hace unos post sobre discipulo 011lo que es construir sobre la arena y sobre la roca, usted se puede dar cuenta de que construir sobre la arena es lo más fácil que puede hacer, los insensatos quieren las cosas rapido, como cuando usted se hace su sopita Ramen, que a los tres minutos ya está, asi son nuestras conversiones, repite la oración, acepta a Cristo y todo será felicidad, todos nos vamos al cielo, juntitos como hermanitos y perfumados en olor de santidad, aquellos que construyen sobre la arena no tienen tiempo para perderlo en estudiar la doctrina, quieren resultados rápidos, pastores de tres meses, profetas que les digan lo que quieren escuchar, ya no se quiere decir que debes de ponerte a cuentas con Dios y que te des cuenta del estado de tu alma delante de Dios, ya no existe tiempo para inculcar el temor a Dios y al castigo eterno, sino todo lo contrario, que debes exigirle a Dios sus promesas y sus milagros, que eres heredero de todo y que ya quieres recibir tu herencia.

El necio mi querido amigo es aquel que proclama que es seguidor de Cristo pero como conversabamos anteriormente tan solo es oidor pero jamás hace, dice de la Palabra de Dios, inclusive se conoce todos los versículos bíblicos, pero solo es memoria, no hay espíritu allí, cuando pasa la novedad, cuando los milagos escasean, cuando ya no te tiran al suelo y ya el profeta se canso de mentir, sales corriendo a buscar otros placebos temporales que simplemente te hacen seguir construyendo sobre la arena.

No hay nada de poner los cimientos en la Palabra, mucho menos en lidiar con nuesstra alma para poder humillar a nuestro yo y rendirnos a Cristo y empezar a levantar la casa sobre cristianos-300x200la roca, existe un descuido premeditado sobre lo que Dios nos dice sobre el pecado, saben que en la Biblia hablan de Jesús y las razones de su venida, mucha gente lee acerca de El, inclusive hablan acerca de El, pero no hay el intento de comer su carne y beber su sangre con todo lo que esto significa, mi amigo y hermano, en estos tiempos que todo siempre es para ayer, el insensato comete el error de creer que el sistema del mundo también se aplica a la iglesia de Jesucristo y quiere también servicios de 30 minutos, música para alegrarlos, predicas que los estimulen y les digan que buenos que son, charlas motivacionales que los hagan campeones y triunfadores, que cuando oren le cuenten hasta tres al Espíritu Santo para que caigan los milagros sobre la congregación, pero aquel que quiere construir sobre la roca toma tiempo para hacer el trabajo, mucha gente que pasa al frente para que oren por ellos y reciban a Cristo como su Señor y Salvador, ni siquiera se dan cuenta de que estan perdidos. Todos aquellos que verdaderamente han entedido y dicho y hecho de que Jesús es Su Señor, son aquellos que construyen sobre la roca, han evaluado el costo y están dispuestos a pagarlo, han visto todas las posibilidades y han elegido la mejor, seguir y convertirse en verdaderos discípulos de Jesucristo. Negarse a sí mismos, humillarse y reconocer que sin Dios nada podemos hacer, ni ser.

523755575_783a5f0893Mi hermano y hermana, deseo que medite en esto por un momento, hemos visto a cientos de personas pasar al frente en las iglesias, en los congresos, en los seminarios, en los encuentros y en tantas formas de que pastores y maestros han tratado de expandir la Palabra de Dios, pero sabe, cuando la gente y por favor lea Lucas 9:58-62, va a ver que aquellos que llegaron pasaron al frente recitaron la oración, hasta se bautizaron, pero de una manera rapida e intrascendente, son aquellos que al igual que entraron de la misma forma salieron (muy rapido) especialmente cuando la verdad es enseñada porque cuando uno empieza a enseñar las normas para poder seguir a Cristo, se enojan y se marchan por donde vinieron, y sabe mi amigo, esos no son aptos para el reino, porque no quieren esfuerzo, todo lo quieren rapido y encima desean ser el centro de todo, queriendo meter el sistema del mundo a la iglesia y seguir el slogan de “el cliente siempre tiene la razón” y eso mi amigo es construir sobre la arena.

Aquellos que quieren construir sobre la roca, saben que se necesita esfuerzo y determinación, usted y yo sabemos de que siempre el camino fácil nos va a tentar, yo no sé si usted mi querido pastor, maestro, ha visto lo díficil que es poder trabajar con los recien convertidos que llegan cargados de problemas, pero también de vanidad y orgullo, y a muchos jamás se les quita porque la exaltación no va de la mano de la humillación y prefieren el camino fácil, pero no saben que es camino de perdición, mire mi amigo pastor, maestro y profeta, usted y yo debemos de empezar sabiendo quienes son verdaderamnte cristianos porque de allí saldrán los maestros, pasotres y líderes que hagan la obra que nos encomendo el Señor, “id por todo el mundo y predicad el evangelio”, recuerdo una vez hace unos años que se unieron varias congregaciones para realizar un congreso evanglistico, bueno luego del servicio y cuando se pidio pasar al frente a todos los que quisieran recibir al Señor, ojo, ojo, miles pasaron, fácil unos 3,000 personas, pero de ellos solo llegaron a las congreagciones unas 100 personas, o sea que no se convirtieron 3,000 tan solo 100 exagerando, estamos muchas veces dentro de las congregacione tratando de enseñar a personas que jamás se han convertido ni mucho menos recibido a Jesús como su Señor, por ello vemos a personas y hasta líderes no comprometidos con la obra y con el mandato del Señor.

Una característica importante en la persona convertida es que se deja enseñar o sea se convierte en discípulo, los fariseos no se dejaban enseñar y esos ya tienen su pago. Muchas oracion_11personas dentro de las congregaciones profesan a Cristo, dicen seguir sus enseñanzas, hablan y oran y asisten a los estudios bíblicos y hasta son líderes de ministeriso, pero jamás quieren oir ni mucho menos hacer lo que exige el verdadero cristianismo, eso de negarse a sí mismo es algo que jamás haran, quizás de la boca para afuera, pero en su ser interior seguiran siendo sus propios dioses y jamás permitirán humillarse, quieren y demandan poder seguir en sus porpias ideas, realizar sus propias metas y designios y hasta buscan versículos bíblicos para justificar su proceder. Recuerdo hace unos meses que se hizo una pregunta ¿qué desea usted lograr en el futuro, cuál es su sueño? todos sacaron su lista de pedidos, parecia Papá Noel recibiendo la lista de juguetes de los niños. y las respuestas fueron de todo tipo, muchos que negocios, restaurants, mecánicas, que organizaciones para ayudar a gente y bueno de todo, sin entender y mucho menos recibir la enseñanza que primero es hacer y conocer la voluntad de Dios, y no de “iremos y negociaremos y nos haremos ricos” todos quieren hacerlo a su manera y oran para que Dios lo bendiga, pero ni siquiera saben si es la voluntad de Dios, pero si uno quiere enseñarles el camino correcto, no quieren ni oírlo y lo tachan de hereje, equivocado, traidor a Cristo, o desobediente, o la palabra más utilizada “rebelde”, esa me la han dicho en todos los tonos y momentos, por creer que todo nace en la busqueda del reino de Dios y lo que ello representa.

woman_9Mire mi amigo pastor, maestro y líder, usted puede ver en los estudios bíblicos en la reuniones de hogar o en los servicos, no es que los cristianos no se dejen enseñar, es que simplemente son falsos cristianos, simple como eso, si no quieren aprender y convertirse en discípulos de Jesucristo, es que simplemente el cielo no será su casa, el que construye sobre la roca y cava hondo ha dejado de lado el orgullo, la autosuficiencia, su propia justicia, deja de lado sus sueños y ambiciones, y lo unico que hace es edificar sobre la Palabra de Dios para la gloria de Dios y ya nunca jamás la suya propia. Ahora también debe tener en cuenta en algunas circunstancias debe preguntarse uno ¿estoy enseñando verdaderamente la Palabra de Dios?, mucho depende también de ello, porque usted sabe si la semilla es plantada en buena tierra dara fruto, pero si la semilla está contaminada, pues el fruto será igual, recuerde que dice la Biblia “enseña la sana doctrina” o sea que hay mala o enferma, por tanto es necesario también examinarnos a nosotros mismos, qué venimos enseñando desde los pulpitos.

Bueno mis amigos nos vemos, probablemente mañana, le ruego que nos siga, nos deje un comentario, que nos visite por Facebook y si usted me quiere hacer su amigo, yo encantado poder comunicarme con usted y a los líderes de mi congregación como siempre los sigo invitando a escudriñar la Palabra de Dios, estudiaremos la Biblia no el libro de algún iluminado, me encanta leer y es algo que hago diariamente, pero debemos entender que nuestra Biblia es primero, y nada puede reemplazarla, mucho menos un libro escrito por algún inteligente pero que jamás podra acercarse a la sabiduría de Dios. Bendiciones.

Unidad en la iglesia de Jesucristo

Querios amigos y hermanos, hoy saliendo del trabajo, me dirijí a la reunión de las 2:00 pm en nuestra congregación que a partir de la fecha tiene un nuevo nombre, ya “Nueva Generación en Cristo” ha dejado paso a su nuevo nombre por la unificación de dos congregaciones, dando por resultado “Manantial de Vida”, con tristeza, llegue tarde y pasada la alabanza, pero recibi un mensaje con respecto a la unidad, hoy aquí, he querido también decir algo al respecto y esperamos que nuestra conversación sea para crecimiento. Pero como siempre digo, tome entre sus manos la Biblia, corra y busque debajo del asiento del carro, ni me diga que la olvido en el templo, mucho menos que luego de años de haber aceptado al Señor aún no se ha comprado una. En fin tome asiento y empecemos.

Jesús oró pidiendo al Padre que todos los cristianos fueran uno, así como el Padre y El eran uno, a fin de que el mundo pudiera creer que El había sido enviado por el Padre. Pidió que todos nosotros fuéramos uno (Juan 17:21). Eso básicamente se refiere a la unidad de los creyentes como un resultado de la salvación, pero Jesús también quería que nosotros tuviéramos unidad en la vida y propósito de la iglesia. El apóstol Pablo les dijo a los efesios que se esforzaran en “guardar la unidad del Espíritu en el vínculo de la paz” (Efesios 4:3). No les dice que ellos generen la unidad; ya la tenían. Ellos tenían que mantener esa unidad que Dios ya les había dado.

La unidad es una parte importante de la vida de la iglesia. Esa es la razón por la que Satanás la ataca constantemente. La unidad glorifica a Dios. Honra su santo nombre. Satanás está tratando incesantemente de dividir a las iglesias. Alabo a Dios por aquellas iglesias que nunca han sufrido una división. En las iglesias hay personas que se marchan, debido a que ciertas cosas no suceden en la manera que ellos esperaban. Aun si ellos puedan estar en lo correcto, la humildad y el amor no actúan de forma que se puedan producir divisiones.

Nadie es perfecto, de manera que siempre habrá pequeñas cosas sobre las cuales las personas estarán en desacuerdo. Sin embargo, debiéramos siempre hincarnos de rodillas juntos y buscar mantener la unidad del Espíritu en el vínculo de la paz (Efesios 4:3). Ese fue el deseo de los escritores del Nuevo Testamento. Pablo les abrió su corazón a los corintios y les dijo: “Os ruego, pues, hermanos, por el nombre de nuestro Señor Jesucristo, que habléis todos una misma cosa, y que no haya entre vosotros divisiones, sino que estéis perfectamente unidos en una misma mente en un mismo parecer. Porque he sido informado acerca de vosotros, hermanos míos, por los de Cloé, que hay entre vosotros contiendas”. No podía soportar el ver divisiones en la iglesia. Les dijo a la iglesia filipense, que siguieran “combatiendo unánimes por la fe del evangelio” (Filipenses 1:27). Sus palabras son de gran aplicación en el día de hoy. ¿Ve usted en su vida esas actitudes mencionadas? ¿Se caracteriza su vida por la obediencia? ¿Está progresando en madurez y siendo más santificado al escuchar la Palabra y aplicarla? ¿Se ve a sí mismo creciendo de tal forma que a medida que se hace mayor alcanzará la cumbre de su dedicación espiritual? ¿Tiene usted una actitud de humildad? ¿Está atendiendo a las necesidades de otros con actos de amor que proceden de un corazón humilde? ¿Busca verdaderamente hacer la paz y mantener la unidad del Espíritu? Debiéramos buscar tener todas esa cualidades en nuestra vida. Esa es la voluntad de Dios para nosotros.

Para terminar por el momento deseo dejarles unos versículos de Hechos 2:42-47, para su conocimiento y meditación.

Y perseveraban en la doctrina de los apóstoles, en la comunión unos con otros, en el partimiento del pan y en las oraciones. Y sobrevino temor a toda persona; y muchas maravillas y señales eran hechas por los apóstoles. Todos los que habían creído estaban juntos, y tenían en común todas las cosas; y vendían sus propiedades y sus bienes, y lo repartían a todos según la necesidad de cada uno. Y perseverando unánimes cada día en el templo, y partiendo el pan en las casas, comían juntos con alegría y sencillez de corazón, alabando a Dios, y teniendo favor con todo el pueblo. Y el Señor añadía cada día a la iglesia los que habían de ser salvos.

Mi hermano, o hermana, amigos que nos visitan, oremos por la unidad del nuestra congregación, que Dios jamás se aparte de nuestro lado y que sea siempre por la eternidad nuestro primer amor.

Bendiciones y nos seguimos comunicando, vuelva por aquí, seguramente juntos podremos seguir conociendo un poco más a nuestro creador.

A punto de tirar la toalla

Bueno queridos amigos y hermanos en Cristo, y visitantes que espero que vuelvan a darse una vuelta por aquí. Les transcribo una carta que recibio el pastor John Macarthur y que muestra muchas cosas que en nuestras iglesias se ve a menudo, seguramente usted pastor o lider de alguna congregación, estara familiarizado con este asunto, al final daremos nuestra impresión.

Una vez recibí una carta de un joven pastor que estaba pensando en dejar el ministerio, y lo que decía me rompió el corazón. Esto es lo que él esribió:

Permítame explicarle algo que me tiene preocupado y que todavía no he podido corregir, y que me esta llevando a pensar en dejar el ministerio. Quizás el Señor quiera usar sus conocmientos para darme a mi algo de luz.

Creo firmemente que el liderazgo de la iglesia debiera ser lo mejor de lo mejor, no solo en sus vidas espirituales personales, sino también en ejemplo para los que dirigen. No quiero decir que el líder tiene que ser perfecto o sobrehumano, pero sí que debiera tener una relación personal viva y creciente con nuestro Señor. Creo firmemente que si los líderes de una iglesia no presentan un estilo de vida de compromiso y dedicación con el Señor y con su iglesia, sus seguidores tampoco lo van a hacer.

El problema, pastor MacArthur, es que las dos terceras partes de nuestros líderes elegidos, solo vienen a los cultos una vez a la semana. No estoy diciendo que todos tienen que estar presentes cada vez que se abran las puertas del templo, pero sí creo que, excepto en el caso de situaciones imprevistas, enfermedades y vacaciones, los líderes de la iglesia deberan esforzarse por estar presentes en los cultos de la iglesia, sino por otra razón, al menos para animar a los santos y al pastor. Encuentro bastante difícil de creer que se pueda proveer de un buen liderazgo cuando los líderes no pasan suficiente tiempo con los creyentes para enterarse de cuáles son sus heridas y temores. En nuestras reuniones de consejo de diáconos, encuentro que la mayor parte del tiempo se pasa en asuntos que no tienen relación directa con las necesidades de las personas. Creo que es debido a eso, nuestra iglesia se encuenntra estancada, lo que equivale a que estamos retrocediento en vez de avanzar. Varias veces pedí a los líderes que pensáramos juntos sobre esto (algunos de ellos incluso no son muy fieles en asistir a las reuniones), pero sin ningún resultado.

No estoy hablando acerca hombres y mujeres que sencillamente no pueden acudir a las reuniones, sino de personas que no quieren hacerlo. Algunos de los líderes dicen que están muy ocupados, demasiado cansados al final del día, o ni siquiera se excusan. Pero esos líderes no tienen ningún reparo en recordarme que ellos son los que deciden en la iglesia. Eso sucede a menudo. He llegado a la conclusión de que si eso continúa así en el próximo año, estoy listo para dejar el pastorado. ¿Cómo es posible que un pastor pueda dirigir su iglesia, establecer los programas que se necesitan y desarrollar un liderazgo espiritual si no se puede conseguir que los demas líderes le apoyen? Estoy abierto a su consejo. Creo sinceramente que nuestra iglesia tiene grandes posibilidades pero mientras tanto que seamos tibios, el Señor no va a bendecirnos o a usarnos.

Esa carta la podían haber escrito miles de diferentes pastores (en los cuales yo mismo me incluyo, ojo yo, Victor) porque es común para las personas dar por supuesto las cosas buenas que Dios les ha dado. Yo no quiero que eso suceda en nuestra congregación, no quiero que las personas se olviden del Señor. Quiero que ellos continúen temiendo su santo nombre.

Mi hermano, quizás, usted pueda decir, al igual que yo, pero si está carta es todo aquello que me viene sucediendo, y si mi amigo, pero la cuestión es ¿qué hacemos? bueno no creo que sea aconsejable hacer bajar fuego del cielo y que los consuma, como hemos pensado muchas veces, sino empezar a formar hombres y mujeres para todos juntos poder hacer la obra de Dios. Tenga usted líder, pastor o miembro de alguna congregación, espero que los de la congregación “Nueva Generación en Cristo” en la cual hoy me congrego, también lleguen por aquí.

La iglesia es un cuerpo, y debiéramos prestarle gran atención a su anatomía. Una iglesia necesita tener una estructura adecuada (un esqueleto), sistemas internos (ciertas actitudes), músculos (diferentes funciones), y carne (la forma de los programas). Elimine algunos de estos componentes esenciales, y el cuerpo no puede sobrevivir. Hay ciertas verdades esenciales que una iglesia tiene que creer y sostener firmemente si quiere contar con una estructura sana y fuerte. Estas doctrinas son inalterables y nunca negociables; no pueden quedar comprometidas bajo ningún concepto. Si usted cede en cualquiera de estos puntos destruye a la iglesia y esta se convierte en un bulto amorfo, que no tiene forma o como decimos normalmente “no tiene ni pies ni cabeza”.

Hoy la iglesia parece pensar que su meta es ayudar a las personas a sentirse mejor acerca de sí mismas. No les ofrece a las personas otra cosa qué placebos espirituales. Se enfoca en la psicología, en el amor propio, en el entreteniemiento y en otras mil diversiones para tratar de satisfacer esas necesidades.

La iglesia ha sido reducida de un organismo que hace incapié en conocer y glorificar a Dios a una organización enfocada en las necesidades humanas. No se dan cuenta de que si usted conoce a Dios y le glorifica, las necesidades de su vida quedarán satisfechas. “El temor a Jehová es el principio de la sabiduría” (Pr. 9:10) Cuando usted goza de una relación correcta con Dios, todo lo demás cae en su justo lugar. Muchos predicadores en el nombre de Dios y algunos por desconocimiento e ignorancia, otros por malicia y beneficio propio, quieren sacar a Dios de su trono y convertirlo en un siervo que tiene que hacer todo lo que ellos le pidan que haga. Las personas tienden a ser irreverentes; no saben cómo adorar a Dios. Algunas personas piensan que la adoración es todo aquello que les produce sentimientos agradables. Conocen muy poco acerca de Dios. Hay demasiadas Martas y muy pocas Marias en la iglesia (Lucas 10:38-42). Estamos tan ocupados sirviendo y tratando de que el servicio salga espectacular, que no dedicamos tiempo a sentarnos a los pies de Jesús. No temblamos ante la Palabra de Dios. No nos atrevemos a enfrentarnos a la santidad de Dios y a nuestra pecaminosidad de modo que podamos ser usados para su gloria.

Ahora mi hermano, pastor , líder, visitante de alguna iglesia, ¿qué debemos hacer? simple, empecemos a conocer a Dios, y formemos discípulos de Jesucristo, busquemos en medio de Su Palabra, su voluntad y sobre todo empecemos arrepintiendonos de nuesra vida pasada, hagamos un compromiso con Dios y empecemos a caminarr y guiar verdaderamente al pueblo de Dios, sin conocerlo jamás nos podremos autotitular, “hijos”, ni mucho menos poder decir a los cuatro vientos que “El es nuestro Señor”, bueno ¿empezamos?, perfecto, no deje de visitarnos e iremos estudiando lo que Dios quiere para su iglesia, para usted y para cada uno de los que por aquí nos visitan, dejeme sus comentarios para poder mejorar este blog, gracias y bendiciones.