La interseción que agrada a Dios (1ra parte)

Nos volvemos a juntar nuevamente, le cuento de que el clima por aqui esta bueno, nos encontraremos cocinando a fuego lento aunque parece que recien prendieron las hornillas, dentro de poco se volvera casi insoportable, pero de todo siempre algo bueno, a bañarse seguido, sé que quizas no se pudiera tomar un cafe, pero le aseguro que un buen Jamba Juice todos se lo vamos a agradecer (sobre todo si invita), pero si es por la noche seguimos con nuestro capuchino Starbucks, he venido escuchando y asistiendo a unas charlas que acaban de empezar acerca de la interseción, aparte del folleto y la primera sesión, la segunda no he podido asistir, pero ya me estoy leyendo el folleto y aparte he empezado a buscar en mi Biblia y leer, lo que otros pastores y maestros comprometidos con Dios, dicen al respecto, hoy aquí vamos a ponernos un poco espirituales y vamos a ver que hay en todo esto, es importante, pero veremos su desarrollo.

Para empezar diremos como dice el folleto que Interceder es la acción de una persona que toma el lugar de otra, o se pone en su lugar para suplicar o defender el caso de esta, guiado solo por el amor y la misericordia.

Suena bien y en la Biblia encontramos muchos de estos casos que a medida que desarrollemos esto en varios post, iremos mostrando y enseñando al respecto.

Pero mejor vayamos directo a la Palabra de Dios para ver dos ejemplos de interseción, el primero lo encontraremos en Lucas 23:34 “Y Jesus decía: Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen” Esta es una oración en la que el propio Jesús esta intercediendo por todos aquellos que en ese momento lo golpean, insultan y van a crucificarle.

Otro ejemplo que tambien lo he sacado del folleto lo encontramos en Ezequiel 22:30, aqui quisiera detenerme unos instantes, igualmente quisiera aumentar unos versículos más, para no sacar de contexto el versículo, escribiremos aqui y por favor leamoslo desde el versículo 27 hasta el 31 “Sus príncipes en medio de ella son como lobos que arrebatan presa, derramando sangre, para destruir las almas, para obtener ganancias injustas. Y sus profetas recubrían con lobo suelto, profetizándoles vanidad y adivinándoles mentira, diciendo: Asi ha dicho Jehová el Señor; y Jehová no había hablado. El pueblo de la tierra usaba de opresión y cometía robo, al afligido y menesteroso hacía violencia, y al extranjero oprimía sin derecho. Y busqué entre ellos hombre que hiciese vallado y que se pusiese en la brecha delante de mí, a favor de la tierra, para que yo no la destruyese; y no lo hallé. Por tanto, derramé sobre ellos mi ira; con el ardor de mi ira los consumí; hice volver el camino de ellos sobre su propia cabeza, dice Jehová el Señor”

Bueno mi hermano o visitante asiduo o líder de congregación, asi están las cosas, el ser intercesor tiene una serie de condiciones y hay que tener mucho cuidado al tomar la responsabilidad, primero yo no se si usted se ha dado cuenta pero hay alguna diferencia de esta lectura de hace cientos de años con lo que viene sucediendo en la actiualidad, parece que estuviese leyendo un periodico de la mañana y ver las noticias de lo que viene sucediendo en este y otros muchos paises, que entre hermanos se vienen matando con ese lema nunca mejor explicado “el que no tranza no avanza” hay que lograr lo que queremos a costa de lo que sea, y ojo mi amigo esto es con los de afuera y tambien con los de adentro de las congregaciones, no se ha dado cuenta, bueno le cuento, muchos toman el nombre de Dios en vano, con el consabido “Dios me dijo, o Asi dice el Senor” que luego de la perorata de te voy a llenar de bendiciones si das tu diezmo, la gente corre a dejar su dinero y Jehová nunca hablo, pero como suena bien, parece espiritual (aunque no lo sea) pues la gente quiere oir, quiere ver y si te tumban cuando oran por ti, la gente se va feliz y quieren más, si el pastor remolinea su chaqueta y la lanza contra los filigreses, que felicidad y parecen cuando entraba Michael Jackson, que todos quieren un pedacito de su camiseta, a ver si ahora donde esta nuestro Michael tambien quisieran acompañarlo, pero mejor sigamos, pero lo peor que existe es esto, Dios busco  a alguien que hicera vallado, que se pusiera delante e intercediera por todos, para que Dios no los destruya, pero tenía que ser un hombre integro, que la Palabra de Dios fuese el pan de cada día, pero no solo en la lectura diaria, ni de que puedan aprenderselo de memoria, sino en que tenía que dar frutos, pero frutos de arrepentimiento porque en otro tiempo fue pecador, pero mi amigo, Dios no encontro ni uno, hoy somos miles, dice la gente, ¿seguro?, en nuestra congregación y las miles que hay alrededor del mundo en donde todos gritan que son cristianos, ¿cuantos se pueden poner delante?, muchos dicen yo voy, pero ojo aquellos que su vida es digna de ser tomada en cuenta por Dios, no es cuestion de yo me pongo a orar y Dios debe de abrirme puertas, de hacerme mi milagro y de que yo lo pruebo dando mis diezmos y ofrendas para que mi negocio vaya bien o de que a fulanita o sutanita sean prosperos, amigo, parece santo y muchas veces lo es con la buena intencion, pero sabe parece de que estabamos caminando por el desierto junto al mar y en una de esas sin darnos cuenta pateamos las olas a la orilla de la playa, y nos damos con la sorpresa de que pateabamos una botella que al abrirla salio el genio y le pedimos o mejor dicho le ordenamos nuestros tres deseos, porque pide, ordena, declara, y El tiene que hacerlo, un momentito, hemos sacado a Dios de su trono le dimos uno de payaso y mandadero y nosotros nos sentamos en su lugar y ordenamos hasta de que sabor queremos nuestro ice cream, no mis hermanos, interceder es cierto que es orar por otros, pero para ello, es primero que nosotros los intercesores debemos de presentarnos ante Dios, limpios, arrepentidos y viviendo una vida como El nos lo ordena en las Escrituras, Dios es un Dios santo, por lo tanto saquemonos nuestras sandalias llenas de pecado, llenas de envidia, arrogancia y otras perlitas mas, para poder acercarte ante el trono de la gracia y exponer tu pedido. Recuerda a Moises, se sacó sus sandalias porque estaba en Tierra Santa, y ahora no me diga que Moises y usted son como hermanos gemelos.

Nos dicen que por sus llagas fuimos sanados y ahora ordena tu sanidad, fue pobre para que tu seas rico, pero mis queridos amigos, y quizas algún hermanito que todavia me quede, tengo ua pregunta para aquellos arrogantes que le ordenan a Dios, y ¿porqué no sano a Pablo?, tan solo esa pregunta ¿porqué permitio que Esteban muriera?, es que no tenían fe, o es que no declararon o no ordenaron o qué paso, y todos aquellos que prefirieron morir quemados, devorados por leones en el Circo Romano antes de renunciar a Jesús, sabe mi amigo es que todo lo que se pida, suceda, es de acuerdo a la voluntad de Dios, no a nuestra voluntad, por más que oremos por años, si la voluntad de Dios es diferente a la nuestra, simplemente, no se realizará, entonces, cuantas veces hemos orado por gente y esa gente se ha muerto, recuerdo un pastor que oro el y su iglesia para que a su hija no le amputaran la pierna, por semanas oraron, hicieron vigilias, ayunos y al final le amputaron la pierna a la niña, entonces ocurren dos cosas o te peleas con Dios por no escucharte a pesar de todo, aún porque declaraste y ordenaste o te das cuenta de que eres un siervo y debes aceptar la voluntad de Dios porque hay cosas que ni tu ni yo entendemos de los pensamientos del Dios eterno, solo que debemos de hacer y aceptar su voluntad. lo demás, son ideas nuestras. (Se nos va extendiendo el post, por lo cual continúa en la 2da parte, viene en unos minutos). Te esperamos.

A punto de tirar la toalla

Bueno queridos amigos y hermanos en Cristo, y visitantes que espero que vuelvan a darse una vuelta por aquí. Les transcribo una carta que recibio el pastor John Macarthur y que muestra muchas cosas que en nuestras iglesias se ve a menudo, seguramente usted pastor o lider de alguna congregación, estara familiarizado con este asunto, al final daremos nuestra impresión.

Una vez recibí una carta de un joven pastor que estaba pensando en dejar el ministerio, y lo que decía me rompió el corazón. Esto es lo que él esribió:

Permítame explicarle algo que me tiene preocupado y que todavía no he podido corregir, y que me esta llevando a pensar en dejar el ministerio. Quizás el Señor quiera usar sus conocmientos para darme a mi algo de luz.

Creo firmemente que el liderazgo de la iglesia debiera ser lo mejor de lo mejor, no solo en sus vidas espirituales personales, sino también en ejemplo para los que dirigen. No quiero decir que el líder tiene que ser perfecto o sobrehumano, pero sí que debiera tener una relación personal viva y creciente con nuestro Señor. Creo firmemente que si los líderes de una iglesia no presentan un estilo de vida de compromiso y dedicación con el Señor y con su iglesia, sus seguidores tampoco lo van a hacer.

El problema, pastor MacArthur, es que las dos terceras partes de nuestros líderes elegidos, solo vienen a los cultos una vez a la semana. No estoy diciendo que todos tienen que estar presentes cada vez que se abran las puertas del templo, pero sí creo que, excepto en el caso de situaciones imprevistas, enfermedades y vacaciones, los líderes de la iglesia deberan esforzarse por estar presentes en los cultos de la iglesia, sino por otra razón, al menos para animar a los santos y al pastor. Encuentro bastante difícil de creer que se pueda proveer de un buen liderazgo cuando los líderes no pasan suficiente tiempo con los creyentes para enterarse de cuáles son sus heridas y temores. En nuestras reuniones de consejo de diáconos, encuentro que la mayor parte del tiempo se pasa en asuntos que no tienen relación directa con las necesidades de las personas. Creo que es debido a eso, nuestra iglesia se encuenntra estancada, lo que equivale a que estamos retrocediento en vez de avanzar. Varias veces pedí a los líderes que pensáramos juntos sobre esto (algunos de ellos incluso no son muy fieles en asistir a las reuniones), pero sin ningún resultado.

No estoy hablando acerca hombres y mujeres que sencillamente no pueden acudir a las reuniones, sino de personas que no quieren hacerlo. Algunos de los líderes dicen que están muy ocupados, demasiado cansados al final del día, o ni siquiera se excusan. Pero esos líderes no tienen ningún reparo en recordarme que ellos son los que deciden en la iglesia. Eso sucede a menudo. He llegado a la conclusión de que si eso continúa así en el próximo año, estoy listo para dejar el pastorado. ¿Cómo es posible que un pastor pueda dirigir su iglesia, establecer los programas que se necesitan y desarrollar un liderazgo espiritual si no se puede conseguir que los demas líderes le apoyen? Estoy abierto a su consejo. Creo sinceramente que nuestra iglesia tiene grandes posibilidades pero mientras tanto que seamos tibios, el Señor no va a bendecirnos o a usarnos.

Esa carta la podían haber escrito miles de diferentes pastores (en los cuales yo mismo me incluyo, ojo yo, Victor) porque es común para las personas dar por supuesto las cosas buenas que Dios les ha dado. Yo no quiero que eso suceda en nuestra congregación, no quiero que las personas se olviden del Señor. Quiero que ellos continúen temiendo su santo nombre.

Mi hermano, quizás, usted pueda decir, al igual que yo, pero si está carta es todo aquello que me viene sucediendo, y si mi amigo, pero la cuestión es ¿qué hacemos? bueno no creo que sea aconsejable hacer bajar fuego del cielo y que los consuma, como hemos pensado muchas veces, sino empezar a formar hombres y mujeres para todos juntos poder hacer la obra de Dios. Tenga usted líder, pastor o miembro de alguna congregación, espero que los de la congregación “Nueva Generación en Cristo” en la cual hoy me congrego, también lleguen por aquí.

La iglesia es un cuerpo, y debiéramos prestarle gran atención a su anatomía. Una iglesia necesita tener una estructura adecuada (un esqueleto), sistemas internos (ciertas actitudes), músculos (diferentes funciones), y carne (la forma de los programas). Elimine algunos de estos componentes esenciales, y el cuerpo no puede sobrevivir. Hay ciertas verdades esenciales que una iglesia tiene que creer y sostener firmemente si quiere contar con una estructura sana y fuerte. Estas doctrinas son inalterables y nunca negociables; no pueden quedar comprometidas bajo ningún concepto. Si usted cede en cualquiera de estos puntos destruye a la iglesia y esta se convierte en un bulto amorfo, que no tiene forma o como decimos normalmente “no tiene ni pies ni cabeza”.

Hoy la iglesia parece pensar que su meta es ayudar a las personas a sentirse mejor acerca de sí mismas. No les ofrece a las personas otra cosa qué placebos espirituales. Se enfoca en la psicología, en el amor propio, en el entreteniemiento y en otras mil diversiones para tratar de satisfacer esas necesidades.

La iglesia ha sido reducida de un organismo que hace incapié en conocer y glorificar a Dios a una organización enfocada en las necesidades humanas. No se dan cuenta de que si usted conoce a Dios y le glorifica, las necesidades de su vida quedarán satisfechas. “El temor a Jehová es el principio de la sabiduría” (Pr. 9:10) Cuando usted goza de una relación correcta con Dios, todo lo demás cae en su justo lugar. Muchos predicadores en el nombre de Dios y algunos por desconocimiento e ignorancia, otros por malicia y beneficio propio, quieren sacar a Dios de su trono y convertirlo en un siervo que tiene que hacer todo lo que ellos le pidan que haga. Las personas tienden a ser irreverentes; no saben cómo adorar a Dios. Algunas personas piensan que la adoración es todo aquello que les produce sentimientos agradables. Conocen muy poco acerca de Dios. Hay demasiadas Martas y muy pocas Marias en la iglesia (Lucas 10:38-42). Estamos tan ocupados sirviendo y tratando de que el servicio salga espectacular, que no dedicamos tiempo a sentarnos a los pies de Jesús. No temblamos ante la Palabra de Dios. No nos atrevemos a enfrentarnos a la santidad de Dios y a nuestra pecaminosidad de modo que podamos ser usados para su gloria.

Ahora mi hermano, pastor , líder, visitante de alguna iglesia, ¿qué debemos hacer? simple, empecemos a conocer a Dios, y formemos discípulos de Jesucristo, busquemos en medio de Su Palabra, su voluntad y sobre todo empecemos arrepintiendonos de nuesra vida pasada, hagamos un compromiso con Dios y empecemos a caminarr y guiar verdaderamente al pueblo de Dios, sin conocerlo jamás nos podremos autotitular, “hijos”, ni mucho menos poder decir a los cuatro vientos que “El es nuestro Señor”, bueno ¿empezamos?, perfecto, no deje de visitarnos e iremos estudiando lo que Dios quiere para su iglesia, para usted y para cada uno de los que por aquí nos visitan, dejeme sus comentarios para poder mejorar este blog, gracias y bendiciones.