¿Dices seguir a Cristo? entonces ¿eres su esclavo?

IMG_5583Buenas noches o tardes o días, dependiendo de la hora en que usted ingrese por estos lares, bueno no se vaya corriendo porque no encontró lo que usted buscaba, le puedo asegurar de que si nos sigue, por lo menos al final de la primera lectura, dira que ha pasado un buen momento, no somos como los escritores cristianos de ahora que hablan mucho y dicen poco, nosotros hablamos mucho y no decimos nada, total siempre lo dejo al criterio del visitante, si algo lo hizo pensar, si se va enojado con nosotros por lo que ha leído, ya hemos logrado la razón por la cual se creo este su blog, tratamos de hablar la verdad, duela a quien le duela, enoje, quien se enoje, total decir la verdad siempre incomoda, como siempre, estoy con mi Starbucks en la mano, me trajeron un pancito con queso cotija (queso duro, seco y con mas sal de la necesaria, pero que me gusta mucho por lo que vamos dando muerte al pan juntamente con el queso), no encontramos Tramizu, mucho menos pan dulce y si pido a estas horas, por aqui en el momento que escribo este post son las 11:44 pm me ahorcan en casa, entonces de tripas pan y queso, pero empecemos como siempre digo: es una conversación entre amigos o conocidos o curiosos, como usted desee, yo por lo menos lo escribo con cariño y deseo de salir, de este silencio que es escribir solo. Nuestra conversación de hoy girará sobre el punto de ser esclavos, o siervos o seguidores o amos de Cristo. (Si, hay de todo y muchos creen que no es así).

En el Nuevo Testamento una y otra vez se nos indica que los verdaderos creyentes deben de someterse a Cristo completamente (y muchos lo repiten y hasta lo creen, pero no lo cumplen) y no solo como siervos contratados o empleados espirituales, mucho menos como simples buscadores de milagros, o como algunos que caminan detrás de la herencia de encadenado2las bendiciones de Cristo porque nos dicen que somos coherederos con El, sino como quienes pertenecen por entero a El. Se nos pide obedecerlo sin preguntas y seguirlo sin reclamos. Jesucristo es nuestro Amo, un hecho que reconocemos cada vez que lo llamamos «Señor». Pero muchas o en casi su totalidad solamente son expresiones de la boca para afuera o cuando estamos pasando necesidad o en un domingo cuando el predicador nos movio los cimientos de las emociones y gritamos a todo pulmón que somos cristianos hasta que nos retiramos a nuestros aposentos y nuestra vida solo dice que somos fervientes hinchas del equipo ganador. Somos sus esclavos, (aunque usted no lo crea, pero ojo somos esclavos aquellos que verdaderamente lo seguimos hasta las últimas consecuncias)  llamados para obedecerlo y honrarlo humilde e incondicionalmente. Y si usted por esas casualidades de la vida empieza a leer la historia de la Iglesia, este era el común denominador, los primeros martires cada vez que se les preguntaba por lo que eran, todos tenían la misma respuesta “soy cristiano”, algunos hablaban un poco más al respecto: “soy esclavo de Cesar” pero “soy un cristiano que ha recibido la libertad de Cristo mismo” otros decían “soy un hombre libre, esclavo de Cristo”. Le suena todas estas afirmaciones conocidas o le son extrañas, escucha usted algo parecido en la congregación en donde usted se reune algunos días a la semana, yo le aseguro que no, porque esta gente que murio declarando ser cristianos hasta la el último aliento de su vida, verdaderamente vivían su cristianismo con un compromiso digno de imitar, pero díficil de realizar por nosotros, sino, simplemente siga leyendo y con un espejo en la mano, mire si lo que hablamos aquí es un reflejo de lo que se vive.

triunfadorHoy en las iglesias no escuchamos mucho acerca de este concepto. O usted escucha y ve en quien lo dice que es realidad el concepto de “soy esclavo de Cristo”, con todo lo que esto significa. En el cristianismo contemporáneo se habla de cualquiera cosa menos de la terminología esclavo. Se habla del éxito, de la salud, de la riqueza, de la prosperidad, del crecimiento ministerial, de hago esto para la Gloria de Dios (¿sera?) y de la búsqueda de la felicidad. Con frecuencia escuchamos que Dios ama a las personas incondicionalmente y que quiere que sean todo lo que ellos quieren ser, que quieren que cumpla cada deseo, esperanza o sueño. Hemos llegado a extremos de que nos dicen que debemos decretar, ordenar, visualizar, nuestros sueños para que Dios empiece a actuar y mover los hilos necesarios para que podamos recibir todo aquello que soñamos. La ambición personal, la realización personal,la gratificación personal, el triunfo, el exito, el reconocimiento personal, todo esto ha llegado a ser parte del lenguaje del cristianismo evangélico, y parte de lo que significa tener una «relación personal con Jesucristo». Nos han enseñado desde los pulpitos de que el ser carnaval-brasil05cristiano nos dá derecho a pedir todo lo que necesitamos, a que las puertas se nos deben abrir, a pensar de que como somos hijos del rey, debemos vivir como tal, por ello no hay nada que no podamos conseguir tan solo pidiendolo, en oración. En lugar de enseñar el evangelio del Nuevo Testamento, donde se llama a los pecadores a someterse a Cristo, el mensaje contemporáneo es exactamente lo opuesto: Jesús está aquí para cumplir todos tus deseos. Llegando hasta contarle a Dios hasta tres para que nos entregue nuestra lista de pedidos como si fuera el Papá Noel de nuestra vida y como nos hemos portado bien, debe entregarnos todos nuestros regalos, que si damos el diezmo, El Señor tiene la obligación de multiplicar 100 por 1 lo que hemos dado y cientos corren a comprar sus milagros por cuatro centavos que una y otra vez desde el pulpito nos declaran y hasta intimidan, de que si no das serás maldecido, nos enseñan que El quiere vernos felices y la felicidad viene dada por tener todo lo que anhelamos y si no recibimos es porque pedimos mal porque estamos pidiendo miserias en vez de pedir como hijos del rey. Equiparándolo a Dios, a un ayudante personal o a un entrenador particular, al genio de la lampara maravillosa con turbante y todo, muchos asistentes a las iglesias hablan de un Salvador personal que está deseoso de cumplir sus peticiones y ayudarlos en sus esfuerzos de autosatisfacción y logros personales. Nada candle boymás alejado de lo que está en las Escrituras.

La comprensión del Nuevo Testamento acerca de la relación del creyente con Cristo no podría ser más opuesta. Él es el Amo y Dueño. Nosotros somos su posesión. Él es el Rey, el Señor y el Hijo de Dios. Nosotros somos sus objetos y sus subordinados. Lea mi querido amigo con detenimeitno la Biblia, entienda que es ser verdaderamente discípulo de Cristo, entienda el costo de seguirlo, de lo contrario nos venimos engañando cada día que asisitimos a la congregación y nos 1jesus001hacen levantar las manos como si con eso engañásemos a Dios, la entrega no es de sentimientos ni emociones, es de vida completa, no el domingo, es todos los días, no es para pedir, sino para entregarse totalmente a Cristo. En una palabra, nosotros somos sus esclavos.

Esta es una palabra díficil de comprender y de asimilar “esclavo” y es que tenemos la idea de acuerdo a la historia: siempre un esclavo era aquella persona mal nutrida, tratada como un animal, a la que podía inclusive el amo matarla y nada pasaba, porque se tenía el derecho total sobre su vida, creemos, que el ser esclavos es lo peor que se nos puede ocurrir, pero mi amigo el esclavo que solo hace lo que le dice su Amo, es aquel que obtendra la vida eterna, aquel que vivirá por toda la eternidad al lado de su creador.

Bueno mis amigos nos vemos, como siempre les digo, mi casa esta abierta para poder estudiar la Biblia, Los Evangelios, Romanos tan solo para empezar, pero en forma seria, no creyendo que somos los amos, sino sabiendo que somos esclavos que deseamos aprender del Maestro, los espero, yo pongo el café. Cuidense, bendiciones y nos vemos muy pronto.

Espada de dos filos que divide el alma

IMG_0199Que tal mis queridos amigos, hoy nuevamente nos encontramos, para conversar con una buena taza de nuestro cappuccino oficial o sea corra por un Starbucks Venti y consiga por allí un pastelito, un pan con queso o aunque sea una galletita. Pero sabe mi amigo hoy vamos a conversar sobre ciertas cosas que ocurren en las congregaciones y en especial en la que hoy me vengo congregando, por lo tanto mi amigo o hermano o hermana o visitante, tome asiento y conversemos, siempre es bueno conversar, he hablado con algunos pastores al respecto y han podido confirmar lo que digo, la tarea principal de todo lider es llevar al completo conocimiento de Cristo por aquellos que nos creemos discípulos y que la única manera es enseñando la Palabra de Dios.

Bueno mis amigos mejor les cuento, los lunes son días que en la congregación tenemos el estudio bíblico respectivo por lo que a las 7:00 pm puntualmente empezamos con unos 30 minutos de alabanza, luego de lo cual, hombres por un lado y mujeres por el otro, nos separamos para poder desarrollar los estudios bíblicos correspontientes, luego en los siguientes 30 minutos se hace el estudio de cristianos-300x200un capítulo de un libro de la Biblia, empezando si mal no recuerdo con Efesios y seguimos con Tesalonicenses, en un estudio muy superficial de cada libro, 30 minutos para cada capítulo, como que, es tan solo para leerlo y a duras penas terminarlo, para continuar con los 30 minutos que quedan o hasta terminar un capítulo del libro “La resolución para hombres y el de resolucion para mujeres” desarrollado en el grupo de nuestras hermanas, hace unas semanas se terminó de estudiar todo el libro y hubo una reunión para firmar y empezar a desarrollar en casa el compromiso que cada uno de los asistentes estudiaron y se comprometen a cumplir dicho compromiso. El cual aún ni entiendo y para mi no tiene ni pies ni cabeza.

dolorBueno mis amigos, y hermanos, cuando empezo todo esto, hace varios meses, consegui el libro y le dí una leía completa, me parecio interesante y sobre todo emotivo, y filosófico, como comento el pastor, fue una película que vio a la cual dice que es básada en la vida real y que eso ha ocurrido, bueno yo debo entender que al ser una película por más que se diga que se ha basado en hechos reales, siempre se le ha cambiado o añadido ciertas partes para que tenga el impacto que el director desea darle. (Sino recuerde lo que se hablo y se comento sobre la película “La pasión de Cristo” que se hizo hace algunos años, se comento hasta el cansancio, mucha gente llego a las iglesias y pasada la emoción y luego de ver la película varias veces, volvieron a su vida tal como antes de ver la película y a su director, que querían canonizar por la excelencia de los efectos especiales, lo metieron preso por algunas de las joyitas que tenía con su carácter) Señores no podemos creer que por ser una película debemos a ojos cerrados creer que lo que vemos es la vida real, tal como sucedio, aparte de que luego de la película, sacaron los libros, las camisetas, los llaveritos y todo lo demás, tanto como para hombres como para mujeres, ya en este momento empezamos a desvirtuar las cosas, creyendo que las filosofías de ciertas personas que pueden ser muy bien intensionadas, pero es solamente eso, ideas de hombres que con buenas intenciones quieren hacer creer que por medio y con su libro pueden cambiar las vidas, porque escriben entre sus páginas versículos bíblicos y lo hacen en el nombre de Dios.

Miren mis hermanos, hace años atrás yo he hecho un compromiso con Dios para conocer, hacer y seguir Su Palabra (quizás no la haya cumplido ni logrado en su totalidad, pero sigoCruz 115 luchando por hacer la voluntad de Dios) y ese compromiso me ha llevado a escudriñar día a día la Palabra de Dios, he podido en estos años, leer, estudiar la Biblia en forma seria, y para poder estar seguro de que mis creencias son correctas busque a diferentes pastores y teologos que son verdaderamente hombres de Dios, y trato de aprender lo que enseñan, siempre comparando lo que dicen con la Biblia, entonces me he dado cuenta de que el inicio y el final de toda enseñanza es la Biblia, no hay otra cosa, allí usted puede encontrar “en el principio era Dios” toda la base de nuestra creencia por fe, hasta el momento final de todo descrito en Apocalipsis, pasando por la historia de Israel, de Noe, de los Reyes, la vida de Jesús, las bienaventuranzas, los mandamientos, el Padre nuestro, y todo aquello que cambiara nuestra vida porque la Palabra de Dios es más cortante que espada de dos filos y que parte el alma, entonces digáme, si usted y yo sabemos esto, cómo podemos decir que debemos firmar un compromiso de algo que ha sido escrito por hombres como usted y como yo, asumiendo que es bíblico, pero si con la Biblia es suficiente o quizás me he perdido de algo y hoy alguien ha descubierto que le falta algo, por favor digame qué. Yo sé que está completa ¿y usted?.

mentirasParte del documento que se firma sobre la resolución dice algo asi: Prometo solemnemente ante Dios la plena responsabilidad sobre mi vida, la de mi esposa y la de mis hijos, Prometo amarlos, protegerlos, servirlos y enseñarles la Palabra de Dios, aquí quiero hacerles recordar y por el amor de Dios, que si usted es líder, miembro, asistente, lector, visitante, si verdaderamente conocieramos lo que la Biblia nos dice, es que nosotros somos responsables por nuestra vida, la de nuestro conyuge a la cual trateremos como vaso frágil y sobre nuestros hijos para que lleguen al conocimiento de Cristo, estudiaremos la Palabra de Dios y la pondremos por obra, no necesito que un iluminado me venga a decir lo que la Biblia me dice desde que la empece a estudiar, y que fue escrita hace milenios, el problema es que le hemos dedicado tiempo y tanto enfásis a este libro que ya creemos que los autores son aquellos que nos cambian la vida, porque preferimos llevar el libro a la iglesia en vez que la Biblia y leemos con avidez semana a semana un capítulo de este libro en vez de meternos en nuestro cuarto secreto a estudiar y escudriñar la Palabra de Dios, preferimos incentivar (y casi obligarnos) a los hermanos y hermanas a leer el libro, que a aprender lo que está escrito en el libro de la vida. El compromiso continua con Prometo enfrentar el mal con justicia, sin recordar que la Biblia me dice que resistid al diablo y huirá de vosotros, pero para poder resistirlo lo debemos hacer con la Palabra de Dios en nuestras vidas porque recuerda “escrito está” pero también debe estar escrito en nuestro corazón para que con la autoridad de Dios podamos resistid al diablo, no necesitamos declarar, ni saltar y pisarle la cabeza, sino ser verdaderamente discípulos de Jesucristo con todo lo que ello conlleva, sabiendo que Dios no solo corrige a los que ama sino tambien ayuda y da fuerzas en el día malo. Prometo perdonar al que me haga mal, prometo trabajar, prometo aprender de mis errores, arrepentirme de mis pecados, mire mi amigo, si usted trata de acercarse a Dios como sucedio con Moisés, “quitate tus sandalias porque estas en tierra santa” a medida de que usted y yo nos acercamos a Dios, nuestra inmundicia y pecados se harán más evidentes y dejaremos todo aquello que nos aleja del creador porque lo estamos buscando de corazón y aunque usted prometa, aunque usted declare, si en su corazón no existe como nido la Palabra de Dios, todo lo prometido simplemente será letra muerta. Recuerde que la semilla debe caer en buena tierra para que de frutos, y solo la Palabra de Dios puede germinar en buena tierra, Satanás también conoce la Palabra de Dios por eso desde Eva nos ha venido engañando, tratando con habilidad alterarla para que pequemos y nos alejemos de Dios sin darnos cuenta muchas veces.

Mis hermanos como les decía, lo único que cambia vidas es la Palabra de Dios, la única resolución que debemos hacer es que de tarde y de mañana debemos buscarlo y escudriñar Biblia 33las Escrituras sabiendo de que allí encontramos las respuestas a todo, mire mi hermano y amigo, si usted hace lo escrito allí en la Palabra de Dios, entenderá que es un pecador y que debe arrepentirse y evaluar el costo de seguir a Jesús, se convertira en un discípulo, eso hace de que usted sea un buen hijo, un buen padre, un hombre que honra a Dios, un hombre que sabra tratar a su esposa como el vaso más frágil, que entendera por medio del aprendizaje y la relación diaria con vuestro Padre, de cuál es la voluntad de Dios para su vida, e igualmente entedera los pasos que debe de seguir siendo discípulo y luego un hombre que ayude a preparar a los santos para la obra de ministerio, no simplemente se convertira en un buen hombre, sino en un hombre de Dios, porque si usted se llena del Espíritu Santo, todo aquello que haga, hable, será porque el Espíritu Santo habla por medio de usted, entonces no es cuenstión de un libro escrito por un ser humano inteligente, sino por un libro (la Biblia) escrito por la mano de Dios.

Para terminar, mi amigo, y este es un ruego, si estudiamos la Biblia como vi en Efesios y Tesalonicenses como queriendo acabar lo más pronto posible y dar un enfásis exagerado a un libro de algún iluminado, (mi amigo hay buenos libros, escritos por excelentes discípulos de Dios, pero nuestro manual debe ser la Biblia) y estamos equivocando el camino, no podemos creer que las emociones harán que nos convirtamos en buenas personas, engañándonos a nosotros mismos de que somos cristianos, ejemplos a seguir, sin ver de que nuestra vida se acerca a pasos agigantados al abismo de la perdición eterna. Nuestra vida debe centrarse en Dios y Su Palabra, recuerde Interceder 101la fe viene por escuchar la Palabra de Dios, no lo que dice un iluminado que maquilla las cosas con versículos bíblicos y todos como ovejas nos lo creemos, esto se llama falta de discernimiento, porque quitamos los ojos de Dios y no nos damos cuenta, pero lo peor es que hacemos que otros también dejen de mirarlo y por ello daremos cuentas, nuestros estudios deben de basarse en la Biblia, el unico problema que para ello hay que estudiarla y preparar las clases y eso toma tiempo y muchas veces no lo tenemos (aunque usted no lo crea, ni yo tampoco), porque si no hay tiempo para estudiar, es que hay algo que anda mal, Dios nos llamó a pastorearlas, a llevarlas a pasto verdes, a alimentarlas a cuidarlas y corregirlas en amor.

Pero bueno mis amigos terminare como empece, debemos hacer un compromiso pero con Dios para escudriñar las Escrituras y convertirnos en discípulos de Jesucristo, pero no como aquellos que al final del servicio se quieren comer al mundo y que juran, prometen, y hacen mil y una cosas para demostrar que son unos cristianos tremendos, (un saludo a las graderías, en donde todos aplauden) hasta que la euforia les pasa y todo vuelve a la inoperancia de siempre y a la pasividad de toda la vida hasta el siguiente domingo en que voleran a prometer a jurar a saltar y rasgarse las vestiduras, como decía alguien por allí, vean la película 300 para entender lo que es un escudo, como le decía a un amigo ni me vengan a decir que para saber de los demonios debemos ver la película El Señor de los anillos, la cuestión es que hacemos muchas cosas para las graderias, para que todos esten contentos, para que todos griten !Aleluya, gloria a Dios!, pero muy pocas para agradar verdaderamente a Dios.infierno 001

Bueno nos vemos, no asistí a firmar algo que no creo y no firmaría, ni menos a ir luego a ver una película por muy cristiana que sea, no me atrae, trabaje ese día, pero prefería quedarme a estudiar a escuchar música o ver los videos del ministerio de alabanza que grabo cada domingo, espero que para los próximos estudios, estos sean preparados de la Biblia, que es lo que a todos nos falta, no temas emocionales, no temas que nos hagan llorar, sino temas que nos enfrenten con nosotros mismos y sepamos que para acercarse al Santo de Israel debemos caminar en santidad, he hablado con un pastor y está evangelismo 01empezando a entender lo que verdaderamente significa seguir a Cristo, y su responsabilidad ante el trono blanco, pero hay cierto temor en hablar la verdad, y predicar y hablar lo que la Biblia nos dice. Bendiciones y nos seguimos comunicando, espero que entiendan que la manera de conocer a Dios es escudriñando Su Palabra, otra forma no hay, nos vemos. Bueno tenía que decirlo y es díficil, y quizás me jalen las orejas por hacerlo, pero si me prueban de que estoy equivocado, me retracto y pido perdón, mientras tanto sigo pensando igual, y sigo teniendo abierta las puertas de mi casa para mis hermanos de Manantial de vida y poder orar, buscar de Dios y escudriñar las Escrituras, los sigo esperando, yo pongo el café y el pan dulce. Tenemos buen material humano en la congregación, tenemos buena tierra, pero es necesario enseñarles la Palabra de Dios, como un pastor me dijo, Romanos la columna del cristianismo y seguir con los evangelios y toda la Biblia en general, un pastor se demoró mas de 20 años en predicar todo el Nuevo Testamento, yo espero vivir un poco más para poder aprender los dos, y quizás solo quizás, si es la voluntad de Dios, enseñarlos.

Cristianos: seres esclavos

Nos volvemos a encontrar y vengo de un viaje interestatal, me fui hasta Hayward, para mi esto es casi el otro mundo, más de dos horas de camino, pero en fin el día fue bueno, me reencontre con muy buenos amigos y hermanos que no veía desde la última vez que los vi, de regreso me puse a estudiar y me di cuenta de varias cosas, por lo cual recordé que en algún lugar pasarón mis ojos por un buen libro y me puse a buscarlo y gracias a Dios lo encontre para poder compartir con ustedes algunos pensamientos, dudas, preguntas y también lo que yo pienso, sobre todo contestando la pregunta ¿qué es ser cristiano?, desde el nombre y pasando por una verdadera definición Bíblica. No se que hora son cuando usted pase por aquí, pero ahora que vengo escribiendo son pasadas las 11:30 de la noche, por lo cual nos venimos tomando un café Starbucks, no encontre Tiramizu, por lo que pobremente nos apañamos con un pastelito de tres leches, por lo cual con tanta azucar nos mantendremos despiertos hasta terminar el presente post y quizás algo más, por lo pronto agarre su Biblia (búsquela, aqui voy a estar esperandolo), luego una buena silla con respaldar, pero no, para que se duerma, sino es que se nos puede caer para atrás y eso si, ore, para que todos podamos aprender algo de lo que aquí se escribe y empecemos.

Desde su aparición en Antioquía, el término cristiano se ha convertido en el sello predominante de aquellos que siguen a Jesús. A pesar de eso irónicamente, la palabra misma solo aparece tres veces en el Nuevo Testamento; dos en el libro de los Hechos y una en 1 Pedro 4.16. En adición al nombre cristiano, la Biblia utiliza una serie de otros términos para identificar a los seguidores de Jesús. La Escritura nos describe como forasteros y extranjeros de Dios, ciudadanos del cielo y luces para el mundo. Nosotros somos herederos de Dios y coherederos con Cristo, miembros de su cuerpo, ovejas de su rebaño, embajadores a su servicio y amigos alrededor de su mesa. Se nos llama a competir como atletas, a luchar como soldados, a permanecer como ramas en una vid y hasta a desear su palabra como los niños recién nacidos anhelan la leche. Todas estas descripciones, cada una en su forma propia y única, nos ayudan a entender lo que significa ser cristiano. No obstante, la Biblia utiliza una metáfora con más frecuencia que cualquiera de estas. Es una descripción verbal vivida que quizá usted no espera pero es absolutamente crucial para entender lo que significa seguir a Jesús.

Es la imagen de un esclavo.

Una y otra vez a través de las páginas de la Escritura, se hace referencia a los creyentes como esclavos de Dios y esclavos de Cristo. De hecho, considerando que el mundo exterior los llamó «cristianos», los primeros creyentes reiteradamente se referían a sí mismos en el Nuevo Testamento como los esclavos del Señor. Para ellos ambas ideas eran sinónimas. Ser cristiano era ser esclavo de Cristo.

Hoy en las iglesias no escuchamos mucho acerca de este concepto. En el cristianismo contemporáneo se habla de cualquiera cosa menos de la terminología esclavo. Se habla del éxito, de la salud, de la riqueza, de la prosperidad y de la búsqueda de la felicidad. Con frecuencia escuchamos que Dios ama a las personas incondicionalmente y quiere que sean todo lo que ellos quieren ser, que quiere que cumplan cada deseo, esperanza o sueño. La ambición personal, la realización personal, la gratificación personal, todo esto ha llegado a ser parte del lenguaje del cristianismo evangélico, y parte de lo que significa tener una «relación personal con Jesucristo». En lugar de enseñar el evangelio del Nuevo Testamento, donde se llama a los pecadores a someterse a Cristo, el mensaje contemporáneo es exactamente lo opuesto: Jesús está aquí para cumplir todos tus deseos. Equiparándolo a un ayudante personal o a un entrenador particular, muchos asistentes a las iglesias hablan de un Salvador personal que está deseoso de cumplir sus peticiones y ayudarlos en sus esfuerzos de autosatisfacción o logros personales.

La comprensión del Nuevo Testamento acerca de la relación del creyente con Cristo no podría ser más opuesta. Él es el Amo y Dueño. Nosotros somos su posesión. Él es el Rey, el Señor y el Hijo de Dios. Nosotros somos sus objetos y sus subordinados. En una palabra, nosotros somos sus esclavos.

Entonces ¿qué debemos hacer? En los últimos años he visto como líderes de iglesias, con el afan de llenar sus templos, se autollaman, aceptan de todo, programa que aparece, van detrás de él, milagrero que llega a la ciudad, pronto lo llaman para que dé un seminario en la iglesia, cantante carísmatico, y corremos para que nos saque de pobres y aumente la membresía, le contamos uno, dos, tres a Cristo para que nos haga el milagro, pedimos al Espíritu Santo nuestros tres deseos y no nos damos cuenta de que el Señor nos llamó para preparar a los santos para la obra del ministerio, para enseñar y predicar las buenas nuevas a toda criatura, y ni la Biblia llegamos a leer, para que nos arrepintámos de nuestros pecados, tomemos nuestra cruz, dispuestos hasta morir por Cristo cada día, por ello, hoy mi amigo y hermano líder, que puede ser pastor, maestro, evangelista, profeta, o ujier, debemos retomar lo perdido, recuerda de donde has caído, recuerda en donde perdiste tu primer amor, recuerda dónde te encontró el Señor y volvamos a caminar bajo Su presencia, aún es tiempo, volvamos por nuestros pasos y regresemos a caminar con el Rey de Reyes y Señor de señores, mis amigos, mis hermanos, volvamos a la Biblia, como me dijo alguién “en mi iglesia caminamos de acuerdo a la Biblia” pero jamás me invito a visitarlos para ver si es cierto, en fin seguimos, SI, paramos NO, nos vemos en unas horas (espero que usted vuelva), bendiciones.

Un momentido, un pensamiento más, como escribo al principio, somos coherederos con Cristo, y gracias a eso, los pastores y demás bendecidores (perdón por usar esa palabra, pero la otra, suena medio feo) nos dicen que debemos reclamar, ordenar, pedir, exigir, nuestros milagros, pero queremos solo la mitad del pastel, la otra mitad, ya que vamos a tener todo lo que es de Cristo, bueno, los golpes, insultos, latigazos, escupitajos, golpes y por último la crucifixión, viene también con el paquete, pero digame ¿quiere también eso?, seguro que NO, pero mi amigo, queremos ser como Pablo, que se escribió medio Nuevo Testamento, como José que era el dueño de Egipto, pero no queremos ser apedreados, ni vendidos, quisieramos que la esposa de Potifar nos corretee, pero no queremos ser esclavos, o sea solo queremos las bendiciones, no mi amigo, la herencia es completa, pero te hago una pregunta antes de irme a dormir, ¿estas dispuesto a cargar tu cruz y estar dispuestos a todo, por seguir a Cristo?, nos vemos buenas noches y felices sueños.