John MacArthur: La corrupción del Evangelio

IMG_5987Mis queridos amigos, para que ustedes no piensen que estoy medio loco y que siempre vengo hablando cosas que para algunos no tienen sentido, aqui les dejo la predicación del pastor John Macarthur, ahora sé también que más de uno dirá, siempre habla de este pastor y toda la sarta de palabrerías de algunos que ni idea tienen del evangelio de Jesucristo y de lo que es ser discípulo de Jesús, pero bueno si usted es uno de esos, pase de largo, este sitio no le servira de mucho, pero si busca la verdad, le aseguro que estas palabras llegaran a su cerebro y lo haran pensar y eso mi amigo ya es suficiente, pero luego de leer detenidamente todo este artículo, mire a su interior, luego a su alrededor y hagase la pregnutan ¿ esto me sudede a mí, mi congregación esta dentro de está definición?, cuidese y bendiciones. John Macarthur es uno de los pocos pastores de USA que viene predicando la verdad tal cual está escrita en la Biblia, esa es mi opinión, pero para opinar hay que conocer, por lo tanto tan solo lea el siguiente artículo y saque sus propias conclusiones.

¿Puede la iglesia combatir la apatía y el materialismo alimentando la concupiscencia y el gusto de la gente por el entretenimiento? Parece que muchos creen que si, pues una tras otra, las iglesias se montan al vagón de los espectáculos cristianos. Esta lamentable tendencia ha hecho que muchas iglesias, que en otros aspectos son sanas, se alejen de las prioridades bíblicas.

Hay iglesias que construyen sus edificios como teatros. En lugar de un pulpito tienen un escenario. Tienen grandes plataformas realzadas con luces y sonido, contratan especialistas en publicidad, consultores de espectáculos, directores de escenario, expertos en efectos especiales y coreógrafos. La idea es darle a la audiencia lo que le gusta; adaptar los servicios para atraer multitudes. Como resultado los pastores parecen más políticos que pastores, preocupados más por agradar al público que por guiar y alimentar espiritualmente al rebaño. La gente recibe un espectáculo refinado y profesional, donde el drama, la música popular y un sermón ligero constituyen el servicio de adoración. Pero el énfasis no es en la adoración sino en el entretenimiento.

Detrás de esta tendencia esta la noción de que la iglesia tiene que centrarse y existe para alcanzar a los incrédulos. Por ello, las iglesias apelan a los consumidores de la misma manera que lo hacen la coca-cola, el cereal Frosted Flakes o la cerveza Miller Lite–usando estrategias de mercadeo para atraer al consumidor. Esa filosofía es el resultado de una mala teología. Es un sistema enraizado en una teología arminiana que ve la conversión como un acto de la voluntad humana lo cual requiere una presentación adecuada del mensaje para que la gente se salve. Su meta es una decisión instantánea no un cambio radical del corazón. Esta corrupción del Evangelio, al estilo de los publicistas de Madison-Avenue, asume que el principal propósito de las reuniones de la iglesia es reclutar incrédulos. Por ello, muchas iglesias han abandonado la adoración como tal y han relegado la predicación a un culto secundario entre semana. Tal cosa se aparta de Hechos 2.24: “y perseveraban en la doctrina de los apóstoles, y en la comunión unos con otros y en el partimiento del pan y en las oraciones.” Hebreos 10.24-25 nos muestra el propósito y el requerimiento de las reuniones de la iglesia del principio: “considerémonos unos a otros para estimularnos al amor y las buenas obras, no dejando de congregarnos como algunos tienen por costumbre.” Note que la prioridad bíblica de la iglesia es adorar a Dios y edificar a los santos. La iglesia debe reunirse para adorar y edificarse, y luego salir para evangelizar al mundo. Nuestro Señor comisionó a sus discípulos para evangelizar de esta manera: “Id y haced discípulos en todas las naciones.” (Mat. 28.19). Cristo enseñó claramente que su pueblo no se tiene que reunir pensando como atraer y agradar a los incrédulos. La iglesia es la que debe ir al mundo, no el mundo a la iglesia. Esta es la responsabilidad de cada creyente. Me temo que los métodos que enfatizan la presentación de un evangelio atractivo al incrédulo en los cultos de adoración, absuelve a los cristianos individuales de su obligación personal de ser luz en el mundo (Mt. 5.16).

Nuestra sociedad esta llena de gente que quiere lo que quiere cuando lo quiere. Esta gente tiene su estilo de vida, sus gustos y sus entretenimientos. Cuando las iglesias apelan a esos deseos egoístas, lo que hacen es estimular ese fuego y estorbar el desarrollo de la verdadera piedad. Las iglesias que usan esos métodos usualmente crecen bastante, mientras que las que no lo hacen tienen dificultades. Y muchos líderes, preocupados por el crecimiento numérico en sus iglesias son atraídos a esa filosofía del entretenimiento. Consideremos lo que esta filosofía hace al mensaje del Evangelio. Hay quienes afirman que mientras los principios bíblicos sean presentados, no importa la forma en que se haga. Eso no tiene sentido. ¿Por qué no tener entonces un carnaval? Imagine un lanzador de cuchillos, vestido de payaso, lleno de tatuajes haciendo malabarismos con sierras eléctricas mientras grita versos bíblicos. Esto es un escenario grotesco, pero ilustra como es que la forma en que se hacen las cosas rebaja y corrompe el mensaje. Tristemente, eso no difiere de lo que actualmente sucede en algunas iglesias. Rockeros, salseros, vetriloquistas, payasos, contorsionistas y celebridades del mundo han sustituido al predicador. Y así el Evangelio es denigrado. Tenemos que ser cuidadosos de armonizar nuestros métodos con los principios bíblicos y las profundas verdades espirituales que tratamos de transmitir. Es demasiado fácil trivializar el mensaje santo del Evangelio.

No te apresures a desear las tendencias de las súper-iglesias con alta tecnología y calidad artística y énfasis en la música. Y no menosprecies la adoración y la predicación bíblica y seria. No se necesitan métodos ingeniosos para que la gente sea salva (1 Cor. 1.21). Simplemente necesitamos retornar a la predicación de la verdad y dedicarnos a sembrar la semilla. Si somos fieles a eso, la tierra que Dios ha preparado producirá fruto.

Tan solo la Biblia

Queridos amigos y hermanos, conocidos y visitantes, suscriptores y entusiasmados buscadorees de tesoros, bienvenidos, bueno aquí nos encontramos con otra conversación más, pero sabe, hace algunos post que hemos hablado de que en muchas congregaciones utilizamos libros básados en la Biblia para poder realizar nuestras enseñanzas, recuerdo que en una iglesia hace algunos años atrás utilizamos un paquete de enseñanza llamado Alpha para poder hacer los estudios bíblicos, hasta comida teníamos para que se haga realidad ese dicho famoso “barriga llena corazón contento” y todos a estudiar, sin lograr un resultado positivo espiritualmente hablando, lo único que muchos subieron algunas libras más, (no se olvide de correr por un Starbucks, para que no se nos duerma y esté atento, igualmente su Biblia a la mano, si no tiene una , y dice ser cristiano, olvidelo, siga con los videos del chavo del ocho, esto no es para usted), sigamos, pero siempre hemos utilizado algo para que la gente asista a los estudios, desde comida, apelamos a los sentimientos, apelamos al estomago, a los cantos, a la película, e inclusive a libros sobre positivismo, a lograr el exito o muchas veces intentamos que la gente asista, porque al final del estudio rifamos aunque sea un ticket del MacDonnals, o el CD del hermano famoso aquel, pero todo con el fin de que la gente llegue al conocimiento de Dios. Pero mi hermano, pasamos por alto de que el evangelio y las buenas nuevas no es para todos, los que crean serán salvos dice la Palabra de Dios, eso significa que existirán personas que no crean y punto, ya esa parte no es trabajo nuestro, debemos tan solo enseñar la Palabra a tiempo y fuera de tiempo, si cae en tierra fertil, dará frutos y se convertirá un pecador luego del arrepentimiento, si cae sobre piedras y en corazones duros, jamás le llegara la Palabra, asi de simple, pero en ese afán de convetirlos muchas veces tratamos de utilizar métodos aunque realizados con buena fe, no se comparán con la Palabra de Dios, por tanto si la Biblia que debe de ser nuestro libro base y completo, lo cambiamos por otro libro, como que nos venimos equivocando, pero muchas veces es por ese afán de darle una ayudadita a Dios, tratamos de utilizar libros que por la forma en que están escritos, por el dialogo y gramática que utilizan, como que aligeran la carga y le encuentran el lado emocional o dulce de las palabras para no espantar ni hablar con la dura verdad del evangelio, y convertimos el verdadero evangelio de Jesucristo en algo muchas veces tan solo emocional, porque nuestra enseñanza solo mueve los sentimiento hasta las lágrimas, pero luego, nuestra vida vuelve a seguir de la misma forma que cuando todo empezó, por eso, caminando por aquí y por allá, navegando por internet, llegue a encontrar un video sobre la familia y la responsabilidad de los padres, y estoy subiendolo para que ustedes mi amigos, y yo también, sea padre o madre, pastor, profeta, maestro, entendamos que nuestro principal método de enseñanza debe estar básado exclusivamente en la Biblia, porque allí si usted mal no recuerda o enseña, está todo aquello que necesitamos para vivir y hacer las cosas, recuerdo que siempre pastores y maestros hablan de que allí se encuentra todo, absolutamente todo lo que usted necesita para ser un hombre de Dios, o un padre ejemplar, entonces, para que nos hacemos tontos buscando métodos elaborados por hombre de buena fe, pero con inteligencia y psicología humana, que saben como llegar a mover nuestras emociones, pero no llegan a partir el alma, como espada de dos filos, porqué, no nos volvemos a la Biblia, manual escrito por la inspiración del Espíritu Santo y dirigido por el creador del universo: Jehová.

Bueno aquí les dejo el video, es del pastor John Macarthur y si desea saber más entre a Youtube y busque, le aseguro que nada de lo que dice tiene desperdicio, sino todo lo contrario si lo exámina a la par de su Biblia, le aseguro que algunas de sus creencias (las de usted) cambiarán, y entraremos a hacer la voluntad de Dios, ¿seguimos? Aquí expone las responsabilidades del Padre en el hogar.

Bueno mis amigos, ya vieron el estudio realizados por el pastor John Macarthur, bueno seguimos con las responsabilidades de la madre en la familia, les aseguro que algo cambiará en su corazón si verdaderamente está deseando hacer la voluntad de Dios.

Bueno queridos amigos, espero de que detenidamente por lo menos un par de veces usted, si usted mi querido padre, mi querida madre, pastor, aquellos que conforman una familia de acuerdo a la voluntad de Dios, pueda saber lo que verdaderamente debemos de hacer en nuestro hogar si es que verdaderamente decimos que somos discípulos de Jesucristo, pero tome su Biblia, mire los dos videos completos, compare si lo que aquí se dice es lo que su Biblia dice, no nos crea, solamente crea a la Palabra de Dios, pero luego mire a su alrededor y vea si usted hace lo que dice su Biblia que debe de hacer y no hace lo que su Biblia dice que no debe hacer. Y por favor, por el amor de Dios, no venga con esa oración: “Yo soy lo que mi Biblia dice que soy, y tengo lo que mi Biblia dice que tengo”, porque ni por leerla, ni aprenderla, nos volvemos cristianos, sino al convetirnos en esclavos de Jesucristo con todo lo que esa palabra implica, recién podremos decir, siervo inutil soy, y tan solo hago lo que mi Señor me ordena.

Bueno los dejo, nos seguimos comunicando muy pronto, pero ya sabe aún sigo esperando, desde una llamada telefonica, para cantarme el adios o para juntarnos a estudiar la Biblia y no el libro de como ser positivos y triunfadores. Nos vemos, bendiciones.

El rapto de la Iglesia

Queridos amigos, mucho se habla, algunos pastores no quieren tocarlo (¿temor o desconocimiento?), pero aquí subimos un extracto de una predica del pastor John Macarthur sobre la gran tribulación y el rapto, deseo mi amigo, que lo mire y lea con detenimiento, esta en ingles pero subtitulado, tome su Biblia, escuche con detenimiento, pero sobre todo, estudie bastante, busque, pregunte, camine, mire y sobre todo ore, para que pueda entender todo y pida a Dios sabiduria para ver lo invisible.

Bueno mi amigo, con este video nos vemos luego, bendiciones y le aseguro que si no llego a asistir a la iglesia, viendo un par de veces este video y con Biblia en mano entendiendolo, tendra para pensar toda la semana, bendiciones y seguimos en contacto.

Comentando: Difícil de creer – John Macarthur

Que tal queridos amigos, hace un tiempo empece a darles algunos comentarios sobre libros que venía leyendo, y viendo como vamos caminando por aquí, he retomado nuevamente el punto, hoy nos dedicaremos a un libro escrito por el pastor John Macarthur titulado: Difícil de creer, se los recomiendo, si es que usted verdaderamente esta buscando la verdad.

No existe un evangelio fácil para el usuario y sensible al indagador, solo existe la verdad. Los pastores y maestros que diluyen el evangelio de Cristo para hacerlo más popular y atrayente son responsables de conducir a su público amante de la diversión por el camino que lleva al castigo eterno.

Este libro es el tratado resuelto y sin miramientos de John Macarthur sobre la tendencia moderna de alterar el mensaje verdadero del cristianismo con el fin de complacer los caprichos y deseos de una cultura que espera recibir mensajes sin confrontación, respuestas fáciles y compromisos superficiales.

Demasiadas personas quieren a un Jesús especialista en publicidad y mercadotecnia que se encargue de hacerlos saludables, felices y prósperos. Pero Jesucristo no es el genio en la botella de nadie. El es el Salvador que murió en agonía para satisfacer la ira de un Dios santo y perdonar los pecados de la humanidad. La fe en El demanda una disposición a hacer cualquier sacrificio que El pida. La dura verdad del cristianismo es que el costo es muy alto, pero las recompensas son inestimables: Vida eterna y abundante que solo viene como resultado de seguir fielmente a Cristo.

“Si quiere seguir a Cristo hasta el cielo, este es el mensaje: niéguese a sí mismo, tome su cruz y sígalo. ¿Oye esto en el evangelio contemporáneo? ¿Alguna vez oye esto en el mensaje que da algún predicador por televisión o algún evangelista? ¿Oye alguna vez vez que alguien se levanta de entre la multitud y dice lo siguiente?: “Si quiere usted convertirse en creyente, !renuncie a la vida! Rehúse asociarse con usted mismo, rechase todas las cosas que su ego anhela, quiere y espera. Esté dispuesto a morir por amor a Cristo, si es necesario, y mientras vive como un esclavo, sométase en obediencia a Jesucristo” !Eso no vende! No es un brilante mercadeo…

…siempre oigo que alcanzar la salvación es fácil. “!Simplemente llene esta tarjeta!” “!Tan solo alce la mano!” “!Simplemente pase al frente mientras el coro entona una estrofa más!” “Solo repita esta oración”. “Simplemente pídale a Jesús que entre en su corazón”. Suena tan sencillo. El único problema es que ninguna de esas acciones tiene nada que ver con la salvación verdadera ni con pasar por la puerta estrecha…”

Si le parecio interesante, busquelo, y podrá comprobar que muchas veces es difícil de creer, nos vemos y comunicamos muy pronto.

Gracias

Victor