¿A quién predicas tú?

_MG_3456Queridos amigos, nos volvemos a juntar para conversar algo interesante, o por lo menos yo lo creo interesante, pero he visto en varias congregaciones y en la última que visite hace pocas semanas, algo que no se me cocina, algo  que me parece que en vez de avanzar, retrocedemos, por lo que vuelvo a sentarme con mi Biblia al lado, y buscar respuestas a mis preguntas, quizás tengas tú al igual que yo algunas preguntas o mejor aún respuestas a nuestras interrogantes, pero sería bueno no solamente que nos dejes un comentario, sino que con la Biblia en la mano nos hagas ver la realidad o nos ayudes a encontrar la verdad desde otro punto de vista, y es que hace unos días invitaba a pasar por aquí, y visitarnos por Facebook y me dijeron que estaba equivocado, que estaba loco, pero no me dijeron, ni porque, ni en qué, ni mucho menos me dieron las razones bíblicas para hacerme pensar, era como siempre digo, no tienen argumentos, simplemente tienen creencias de acuerdo a sus gustos, o de lo que creen es bonito, es felicidad, es bien para todos, de que Jesús es amor y que ya tienes todo lo que pides y que eres sano, de que eres prospero, y quizás solo quizás intentamos darles a los demás lo que nos hemos vendido nosotros mismos de que es Jesús, lo malo que hemos cerrado los ojos y los oídos a la verdad de la Palabra de Dios, por lo que, quieres según tú sacar a alguien de su error pero no tienes argumentos solidos para ello, por lo que apelas a lo mas fácil, acusar, señalar, creyendo que con ello logras algo, lo único es entender que al no tener respuestas ni argumentos, caminas por el error y la mentira, y al final para redondear la incapacidad argumental, pues dices la frase celebre “El Señor me dijo”, o que “Dios te revele” y es que cuando no hay argumentos, cuando no hay la verdad y todo no son más que palabras, lo más fácil es “Dios ocupate tú” sin preguntarnos ¿estoy dentro de la verdad? y es que muchas veces hablamos, predicamos, enseñamos y hasta honestamente tratamos de profetizar a pesar de no ser profetas a otras personas, sin darnos cuenta de que estamos predicando a otro Jesús.
De todo ello vamos a conversar, yo tengo ya mi cappuccino en la mano, no consegui Tiramizu, por lo que me conformo con un pan con queso manchego, y bueno consegui entre gallos y media noche un heladito de fresas con chocolate y nueces que mejor no se lo cuento, me va a pedir y hoy no invito, y me imágino que ya tiene su Biblia en la mano, un papel y lápiz para poder tomar apuntes y luego de estudiar sus notas preparar algo para conversar con sus amigos en la congregación.
Por lo que empecemos por el principio, pidiendo a Dios sabiduría para entender lo que desea decirnos mediante Su Palabra,  sobre todo si eres pastor, maestro, músico, cristianos-300x200líder de algún ministerio, profeta, ujier, dentro de alguna congregación (en especial, las dos que estaban juntas). o inclusive si te crees un iluminado de los que nunca faltan y que caiste por aquíy ya no sabes como salir, toma tu Biblia y busca en 2da. de Corintios 11:3-4 “…vuestros sentidos sean de alguna manera extravíados de la sincera fidelidad a Cristo. Porque si viene alguno predicando a otro Jesús que el que os hemos predicado, o si recibís otro espíritu que el que habeís recibido… bien lo toleráis” Mis queridos amigos líderes, si a tí te estoy hablando, no te me hagas el loco mirando para otro lado, ni siquiera buscando al vecino para decirle es para usted, no, es justamente para tí, tu que dices ser pastor, tu que dices ser maestro, inclusive a tí, que dices que Dios te habla y que todo lo haces en el nombre de Dios, tengo una pregunta para ustedes ¿a qué Jesús vienes predicando? ¿estás seguro que es el Jesús de la Biblia?, ¿te suena raro, que te hagan esta pregunta?, si dices que por mucho tiempo has venido hablando y predicando de ese Cruz 115Jesús que murió en una cruz, pero, bueno un consejo, aunque sea de un conejo, sabes tengo algo que decirte, durante mucho tiempo caminaste y predicaste equivocadamente, eso hasta tú mismo lo reconociste,  y según tú, ojo según tú, ya recobraste el camino y ahora estas predicando la verdad de Dios, pero quiero pedirte un favor, a ti que hablas del amor, a ti que vienes predicando del arrepentimiento y quieres comprometer a todo el mundo en libros y métodos que no llevan a ninguna parte, sino te alejan más de Dios, vuelve a retomar tus cuadernos, abre tus libros, vuelve a ver los archivos de tu computadora, me imágino que tienes tus enseñanzas y predicas de tiempos pasados, bueno, vuelve a compararlos con la Biblia, cada uno de tus escritos, palabra por palabra, tomate el tiempo para hacerlo, es por el bien tuyo y de aquellos que creen que les vienes enseñando la verdad, porque he visto con tristeza y dolor, no solamente por tí, sino en especial por esa gente que hoy se encuentra más confundida que esperanzada, mas triste que feliz, más lejos que cerca de la puerta estrecha, que muchos son aquellos que creyendo que predican de Jesús, vienen desviando el camino, aún con buenos deseos. Luego de lo cual tú, sin señalar a nadie, como es costumbre, sin tratar de hecharle la culpa a otro, como siempre, sin lágrimas de cocodrilo, ni dramas, ni manipulaciones, mucho menos con películas que te mueven las emociones pero que solo sirven para que pases un buen tiempo, mucho menos irte a un concierto en donde lo último que se hace es adorar a Dios, arrepientete, pide perdón, primeramente a Dios, y a todos aquellos que les vienes fallando, y por vez primera conviertete en discípulo y vuelve al camino. Porque hacemos muchas cosas creyendo que son de Dios, hemos predicado, enseñado, verdades que aprendimos en el camino, parecían verdades y de Dios, porque la gente se sentía bien y contenta, predicabamos más a gusto de los hermanos que de Dios, “!Ay de los profetas insensatos, que andan en pos de su propio espíritu y nada han visto! (Ezequiel 13:3), pero en el caminar nos damos cuenta  de que estabamos equivocados, pero el orgullo de líder (aunque creamos que es humiladad) hace que no veamos la realidad, a pesar de decir a los cuatro vientos de que hemos cambiado nuestro orgullo de decir “yo soy el ungido” no nos deja someternos a Jesucristo, “Muchos pastores han destruido mi viña, hollaron mi heredad, convirtieron en desierto y soledad mi heredad preciosa” (Jeremías 12:10) y por persistir en nuestro jefe_gritonerror, personas han salido heridas, hermanos han separado sus caminos, ministerios han decaído, principios doctrinales se vienen tambaleando y según, todo lo estabamos haciendo en el nombre de Dios, entonces ¿a qué Jesús predicamos? Es tiempo de volver a las Escrituras, dejar métodos, libros de iluminados, ese gran error del “yo creo que es así”, “Dios me dijo”, volver a la doctrina de los apóstoles y empezar a caminar el camino, sin ese afan de que “yo soy”, eres un siervo inutil tan solo eso somos y por lo tanto debemos volver a nuestro Señor. Y empezar a predicar de Jesucristo, el de verdad.
adorador 002Y también estoy conciente de que muchos dirán: “este tipo está loco “otros” “no toquen al ungido”, otros “hereje”, otros “¿quién yo?”, entre otras frases, o hasta enojarse, desgarrarse las vestiduras, pero me consta de que si alguien tiene una idea diferente, se enojan y acusan, de que si alguien dice algo, empiezan a buscar culpables, pero siempre mirando a otro lado, “Falsamente profetizan los profetas en mi nombre; no los envié, ni les mandé, ni les hablé; vision mentirosa, adivinación, vanidad y engaño de su corazón os profetizan” (Jeremías 14:14) pero debemos recapacitar y volver a las Escrituras, convertirnos verdaderamente en discípulos y seguir a Jesucristo, y hacer lo que nos mando, “predicad la Palabra a toda criatura” ¿empezamos?
Bendiciones mis hermanos y nos volvemos a ver muy pronto. Salvo que siga usted creyendose que es el iluminado que siempre tiene la verdad y que nada ni nadie puede contradecirle. Ni aún un angel del cielo. (Recuerde: esto último se lo dejo de tarea).
Amén.

¿La experiencia, tiene más valor que la Biblia?

mazamorra-morada-1aBueno bienvenidos a mis hermanos, amigos y todo visitante que está por aquí, y quizás, solo quizás, algún hermano de mi congregación que por tratar de ubicar Amazon o Starbucks, llego por aquí sin proponerselo, y es que saben los primeros que no llegan por este blog son justamente mis hermanos de la congregación a la que asisto, bueno ni modo, nadie es profeta ni mucho menos escritor en su propia tierra, por lo que seguimos, ya llegaran, sino pues que le vamos a hacer, lo único es que espero que por lo menos por Youtube lleguen (a los demás, los invito, les aseguro que si usted es cristiano, dara gracias a Dios por nuestro grupo de alabanza y danza), a ver las alabanzas que grabo los días domingos y luego de editarlas subo, si alguien desea, puede entrar y buscarlas por el nombre de la congregación “Manantial de vida” le aseguro que le serviran para alabar y adorar a nuestro creador, pero bueno no nos juntamos hoy para hacer propaganda, sino para conversar un poco y eso intentaremos, pero hoy no voy por un café, (por lo menos hasta que me termine mi postre, prepare, mazamorra morada !Hummmm! es un postre de mi lejano Perú, hecho con maíz morado y frutas secas, bueno me quedo (vanidad) riquisimo, luego mis hijos hiceron su pastelito de chocolate por lo que le daremos con furia hasta acabarnoslo, y mientras tanto mi amigo, agarre su Biblia y comentaremos algo que podría dejar pensandolo, en fin, empecemos.

Hace un par de días me fui a ver algunos libros a una libreria cristiana (¿dónde sino?), bueno y empece a buscar algo bueno, me di con una sorpresa, porque mucho de los títulos quelibros-cristianos-001 encontraba tenían que ver con las emociones, con la experiencia, cosas como: “¿Cómo ser un líder positivo?”, “Hoy es el día de tu milagro” “Termina con la depresión” “Sé un cristiano prospero” “4 días en el cielo” “Regresando del infierno” “Pide y recibiras” “Hijos del Rey” y no sé cuantos más, que realmente me daba cuenta de que la mayoría de cosas que el cristiano de hoy quiere, es salir de pobre, tener el carro, o la casa de sus sueños o tener una experiencia sobrenatural en su diario encuentro con Dios, muchos van los domingos a las iglesias o templos buscando algo que llene sus espectativas, como, milagros, bendiciones, o como decía un pastor: que caiga oro del techo de la congregación, pero yo buscaba algo diferente y dentro de tanto libro y hasta enciclopedias uno que otro libro hacían un estudio sólido de la Biblia, la doctrina o telología, preguntando al vendedor, aparte de verme medio raro, o como si fuese extraterrestre, me dijo: “que ellos tenían lo que la gente pedía”. Con tristeza me doy cuenta de que a mucha gente no le importa verdaderamente lo que dice la Biblia, aunque usted diga !NO!, pero es verdad, vamos detrás del milagro, pero no queremos saber nada del que realizó el milagro, porque “dura palabra es”, y preferimos utilizar el libro de fulanito de tal para nuestros estudios bíblicos, en vez de trabajar en unión del Espíritu Santo y buscar en nuestra Biblia que decimos que es la Palabra de Dios para poder enseñar, la diferencia está que el libro del iluminado lo leo a todos, y cada semana un nuevo capítulo y ya la hicimos, la Biblia, tengo que estudiarla, escudriñarla, buscar en otros estudios bíblicos, en la concordancia y el diccionario y por último sentarme a preparar, y hacer esto cada cristianos-300x200semana, bueno si con las justas puedo hacerlo para el sermón del domingo, en el libro ya todo viene mascadito y aunque no será muy cristiano ya tengo preparado todo por lo menos para unos meses, (haciendo la salvedad de que hay muy buenos libros, pero son los menos), (igualmente hay pastores y maestros que preparan sus clases día a día para que los miembros de su congregación tengan un conocimiento de la Palabra de Dios, pero lástima son los menos) entonces mis amigos, preferimos el libro de tal o el método de por cual, y salimos del paso, y es que muchas veces la gente cree o desde el pulpito les enseñamos “Yo sé que la Biblia dice esto, pero yo creo que….” y terminamos buscando experiencias para poder creer verdaderamente. Y corremos de aquí para allá en busca de los milagros y de las cosas metáfisicas, o paranormales, a más espectaculridad, más unción, como el pastor que dizque lo toca el Espíritu y se pone a correr por todo el templo, o saca su pacito Tum Tum, cierra los ojitos y camina por todo el altar y la gente dice “Ve y no se tropieza, es que es de Dios”, amigos, hermanitos ¿dónde estamos?.

Hemos llegado a tales extremos que como me gustan las historias, aquí va una, un pastor contaba esta experiencia: Decía que un amigo de él le escribio una carta que en unas partes decía: “La experiecnia más grande de amor que he tenido es cuando al acercarme a la cruz, la sangre de Cristo se derramó sobre mí, ya no hay nada superior. El me llenó con su la expereicncia de DiosEspíritu, ya no necesito las Escrituras, porque lo tengo a El, se ha revelado a mi interior, el centro es la relación con Cristo, no hay más Palabra, ya todo lo demás como las Escrituras han pasado a segundo plano. Esta es una experiencia viva que me ha dado para que la diga a todos.” Si griten todos a una !sacrilegio, heregía”, hermanos, No hay experiencia que pueda sustituir la Palabra de Dios, (vea la foto: La experiencia de Dios a través de los sentidos, Dios mio y hay gente que corre a comprarlo), debemos tener en cuenta de que la lucha de todos nosotros en este siglo es luchar por la supremacía y suficiencia de la Palabra de Dios, no podemos rendirnos ante una teología basada en experiencias que quieren desvirtuar, que quieren destruir o simplemente hacer a un lado la Palabra de Dios, esa es nuestra fuente, esa es nuestra base y no podemos dejarnos llevar por esos iluminados que viene a decirnos “Yo lo quiero a él, sólo a él”, muchas veces es por la ignoracia en el conocimiento de la Palabra de Dios, otras conocen la Palabra hasta de memoria, saben que dice cada versículo, pero sabe mi hermano es solo letra, no hay espíritu, como digo “tu y yo leemos la Biblia de tarde y mañana, más tu lees lo que dice y yo leo lo que calla” la sabemos de memoria pero como un gran libro de historia, pero no podemos llegar al conocimiento de la Palabra de Dios. Recuerde no hay nada que pueda sustituir la Palabra de Dios, no busque consejo en lo que le dice algún iluminado, no establezca su curso por la errónea señal de la exhortación de algún profeta auto engañado. Dios nos ha librosdado su Palabra, que es “útil para la enseñanza, para la reprensión, para la corrección, para la instrucción en justicia, a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, enteramente preparado para toda buena obra” (2 Timoteo 3:16), Esto es todo lo que necesitamos, esta es la verdad que debe dirigir nuestro caminar. No hay otra cosa y eso también lo que debemos enseñar, mi amigo debemos como dijo el pastor en el servicio de año nuevo, este debe ser el año de escudriñar la Biblia, no solo de leeerla, quizás de memorizarla, pero mejor es de escudriñarla, entenderla y ponerla por obra en nuestras vidas, díficil, !si! y sabe ¿porqué?, porque debemos de hacer cuentas, de vernos a nosotros mismos y decidir tomar nuestra cruz y seguirlo, sabiendo el costo, y asumiendolo, entonces mis amigos, ¿dispuestos?, yo aún a mis amigos de Manantial de vida los sigo esperando, líderes, mi casa sigue abierta para sentarnos a escudriñar, yo quiero aprender, ¿ustedes?, nos vemos pronto y bendiciones, ahora si mi hermano, y ya para irnos ¿cuánto está diariamente escudriñando su Biblia?, recuerde hizo un compromiso, “mejor no prometas”.

Dios mío, perdónanos, ¿qué estamos haciendo?

Amigos mios, hermanos, visitantes y toda aquella persona que por aquí llegue, bienvenidos, felices o enojados o amargos o con la ira santa, no sé como definirme en estos momentos y eso que ganó el Barcelona hace unos días, pero hoy a la hora en que me sente frente a mi TV, pues no había futbol, entonces me puse a buscar y me encontré con un canal cristiano, Enlace y me puse a verlo, sé que tiene a cada pastor que no se sabe porque dejo de operar la Santa Inquisisción, porque quisiera meter a la hoguera a más de un predicador, pero como siempre antes de empezar, preparémonos un buen café, ya sabe Starbucks, si tiene a la mano un pastelito o pan dulce o pan con queso y bueno tome su Biblia, asegurese de que es la Biblia y no el libro gordo de Petete y empecemos.

Sabe mi hermano, escuchaba a cada predicador que realmente, lo único que me quedo por hacer luego de llorar, fue pedir perdón a Dios por lo que venimos haciendo con su evangelio, no sé si usted se ha puesto a verlos, eso si, Biblia en mano para comparar las cosas que dicen y si son asi como dicen o verdaderamente están alterando el evangelio dejado por Jesucristo. Un tal predicador Titon enviaba por correo una moneda milagrosa, a cambio usted mandaba la mejor ofrenda que podía mandar, con la salvedad de que le decía, “Dios sabe cuál es la mejor ofrenda que puedes dar”, entonces se hizo rico, porque nuestra gente mi querido hermano se deja engañar muy fácilmente con palabras y testimonios arreglados para que surjan efecto en las emociones, y vemos como muchos hermanitos y hermanitas, asi como pastores llevando en su cartera la monedita que le madaron y creyendo que eso los va a sacar de pobres y que se solucionaran todos sus problemas económicos, caballeros ¿dónde estamos?

Pero cuando me reí fue que un iluminado decía en una defensa fácil de que toda crítica en contra de todas sus acciones o actitudes antibíblicas que hacen algunos personas son injustas y faltas de amor, y tratan de silenciar al que levanta su mano o su voz en contra de las aberraciones que se hacen desde los pulpitos, y es de entender porqué tanta gente en las iglesias estan confundidas, primero, si la Biblia es un libro que muy poco leen, segundo si no leen cómo podrán saber que lo que se les está enseñando es o no bíblico y tercero, si usted pregunta o tiene dudas, lo primero que hacen es decir que usted es un rebelde o hereje o está en contra del liderazgo de la iglesia, y bueno muchos se han callado o simplemente los han invitado a separarse de la iglesia, como si la iglesia perteneciese a la congregación tal o cual, (ojo no tal por cual), no, la iglesia soy yo y usted y mi dueño es Jesucristo, y ¿el de usted?.

Usted no se ha dado cuenta o no quiere darse cuenta (lo mas triste) de que son comunes los informes de encuentros fantásticos, aún como para película de ciencia ficción, con Jesucristo y con el Espíritu Santo, muchas veces son rutina y cada domingo Dios nos habla y utiliza a un hermanito o hermanita para decirnos algo y toda la congregación, llora, se jala los pelos, grita a una sola voz !Amén!, recuerdo en una congregación que una hermanita en medio del servicio se paro y dijo “Tengo palabra, así dice el Señor, que todas las mujeres el próximo domingo, día de resurrección de Cristo, vengan vestidas de rojo, pasa semejar la sangre que virtió mi hijo en la cruz, Así dice el Señor” luego de lo cual desde el pastor hasta el último personaje de la iglesia, lloraban, reian, levantaban las manos, y daban gracias a Dios por su palabra, y les sigo contando, las mujeres el siguiente domingo toditas de rojito. Aunque usted no lo crea, !Dios mio, fui de chismoso solo para verlo y que nadie me lo contara!, cómo es posible que el pastor, los ancianos, los maestros y demás crean que Dios dijo algo así, pero es que se nos ha metido en la congregación ese afán de hacer misticas todas las cosas que tengan relación con el cristianismo, es común de que los animadores de eventos, proclaman las sanidades de todo tipo que se hace en medio de sus eventos y hasta aparece uno por allí que ora y pide a la gente que toque la pantalla de televisión para recibir su milagro, señores y todos contentos y apoyando ministerios que nadie se pone a examinarlos, si esos teleevangelistas, están haciendo algo por expandir el evangelio, si van a lugares como Cuba, Guatemala, o a nuestra pequeña iglesia, le aseguro que no y sabe porqué, allí la ofrenda no será capaz de cubrir el pago ni de su hotel, porque le piden cinco estrellas y algunos hasta el tipo de agua que toman, pero no faltan hermanitos pastores que les cumplen sus caprichos y bueno ellos saben eso y siguen levantando su propio ministerio, pero somos nosotros los culpables por aceptarlos, en vez de enviarlos junto a su padre el diablo. Hermano pastor, cada vez que usted escuche “Así dice el Señor” exámine a la persona y lo que dice a la luz de la Biblia, no porque sea su amigo debe creerle, (estamos agradando a Dios o a los hombres) será la unica manera de saber que es lo que dice tal o cual persona, no todo es de Dios, y mucho menos no todos son de Dios, hay lobos vestidos con ropa de ovejas, por muy profeta que diga ser, si lo que habla no es bíblico, o no edifica a la iglesia de Jesucristo, invitelo a desaparecer como el humo con el que vino.

Mire mi hermano, muchas veces se siguen milagros verdaderamente rídiculos, el billete de dolar que se convierte en uno de 20, la pepita de oro y la lluvia de polvo de oro que cae del techo del templo, máquinas lavadoras que se arreglan solas, o carros que no necesitan gasolina para llegar al templo, ¿es que hemos llegado a tener nuestro propio mécanico? ¿dice la Biblia? qué pidamos por muelas arregladas, por arreglo de relojes, hay gente que dice y tiene el descaro de escribir libros acerca de su viaje astral al cielo y regresar para contarlo, y lo más chistoso de que fueron llevados al infierno y regresaron porque les dijeron que tenían orden expresa de contarlo, señores, pero lo peor es que no solo compran los libros sino pastores y maestros invitan a esas personas para que den su testimonio, lo mismo que si algún artista o famoso de la farandula, se convierte, de la noche a la mañana lo convierten en pastor o maestro para que enseñe la Biblia y a tres o cuatro meses de convertido ya lo vemos en el escenario (llamese pulpito) haciendo o diciendo o dando su sermón, ¿qué venimos haciendo los líderes de la iglesia? nada, solamente llenamos los templos y sacamos más diezmos para los pagos. Recordará usted aquel padre famoso que fue encontrado infraganti y que se cambio de religión y en tres o cuatro meses estaba oficiando los servicios a templo lleno, en una congregación que nada tiene que hacer con la que se encontraba antes, todo porque afirman que Dios es amor y los diezmos también son de él, por favor mis hermanos, volvamos a leer la Palabra de Dios, Dios es un Dios justo y castiga el pecado.

Inclusive algunos pastores y maestros llegan a extremos de decir que sin esas experiencias religiosas no hay evangelismo, la gente tiene que ver milagros para creer, ¿será?, ¿usted qué cree?. Entonces mis amigos desesperadamente debemos volver a echar una mirada clara a los asuntos bíblicos. Usted tiene que darse cuenta de que la experiancia no es la prueba de la verdad bíblica, como le comentaba hace unos post anteriores, la esposa del pastor dijo un día: “Pasa al frente y siente la presencia del Señor, Dios está aquí” ahora mi preguta ¿Y sino siento nada, es que el Señor no está?, ¿es qué no soy cristiano? ¿qué nos pasa?, no, no es cuestión de sentir, es cuestión de fe, usted recordara o de lo contario busque ¿qué es la fe?.

Entonces mis queridos amigos, hermanos, si es que alguno me queda por allí, debemos regresar, primero al primer amor que lo hemos dejado para convertirlo en nuestro siervo y el que nos cumple todos nuestros deseos, que debe de hacer los milagros que le pedimos y ordenamos, entonces recobremos nuestro primero amor, o quizás sería mejor convertirnos verdaderamente y por primera vez y entender que: Dios es Dios, él es el dueño, es quién dá las buenas nuevas y que nos manda a hacer todo aquello, ojo todo aquello que está escrito en su Palabra, por tanto mi amgio ¿qué va a hacer? seguir igual, o convertirse en siervo, cuidese, nos vemos, no es fácil, no es simple, cada día, veo el costo, cada día vengo a volver a leer y arrepentirme y seguir caminando, pero mi amigo, si cada día no tomas tu cruz, cuando camines por el camino ancho, no te daras cuenta, porque si miras alrededor, todos tus amigos se encuentran allí, porque todos están viviendo de la misma manera, no hay compromiso, dicen creer en Dios pero no hacen lo que Dios ordena, y todos, solo nos creemos que vamos hacía el mismo final, pero mi hermano, no es el cielo, sino el infierno. Cuidese, allá los que dicen que han regresado, dicen que está, bien caliente. (Ve, no se lo crea, hasta la fecha, nadie ha regresado).