No la estudie, ni la enseñe, total, Dios me habla.

IMG_0199Mis queridos amigos, nos volvemos a juntar por estos lares que ya caminamos con la calor que es un contento, solo por las noches caminamos por nuestro cappuccino Starbucks pero en el día la pasamos con nuestro Jamba Juice o Coca Cola para atenuar la calor, ahora mi querido amigo, no sé si esta caluroso o friolento, lo único que sé es que eliminaron a España del Mundial de Brazoil 2014 y eso es causa de duelo, he declarado tres días de duelo y la bandera a media hasta por un mes, pero debemos de seguir por lo que corra por su Biblia, como alguien me dijo que estaba en su cabecera, bueno deje de utilizarla de almohada y empiece a leerla, porque debemos tomar un tiempo para estudiarla.

Sabe tengo una amiga con la cual hemos venido conversando, algunas veces discutiendo y otras veces callados con respecto a lo que significa la salvación, seguir a Cristo y sobre la Biblia, y tratar de discernir algo que allí está escrito u oculto a los ojos de los neofitos, y un sin número de temas más, y en sus primeros comentarios, dijo algo que hizo saltar todas las alarmas, y empezar a emprender una cruzada para saber ¿qué es lo que la llevo a creer así? a lo cual en próximos post conversaremos, pero todo este tiempo de conversaciones me ha dejado en claro una cosa, necesitamos conversar sobre la Biblia y lo que dice, porque muchas ideas, experiencias, pensamientos, creencias, nos llevan al error, casi textualmente dijo lo siguiente “lacristianos-300x200 Biblia, ni es estudia ni se enseña, ni se memoriza, se ora a Dios para que nos dé el tema del cual hablar” bueno mis queridos hermanos, luego les explico lo que hay aquí, pero como a mi me saltaron las alarmas, quice hacer una encuesta entre algunos hermanos y hermanas, amigos católicos y uno que otro Testigo de Jehová, y los resultados fueron excelentes, la gran mayoría dijeron “Amén, tremenda verdad, apoyo a esa hermana, y es la pura verdad porque la Biblia no se estudia, solo Dios nos revela las verdades de lo que necesita la gente para crecer en el conocimiento de Cristo” WOW, otros dijeron “no eso no es cierto, porqué ¿cómo conoces a Cristo, si no es con la Biblia, que es la Palabra de Dios”, otro WOW, algunos cristianos y cristianas, dijeron “necesitamos estudiar la Biblia porque es en donde se encuentra toda la enseñanza de y sobre Dios”, otros “la Biblia nos fue dada para saber su voluntad para nosotros” WOW, otros dijeron “no necesitamos estudiarla, porque si estamos llenos de Cristo, es suficiente” entonces mis hermanos, ¿qué cree usted que es la verdad de esta afirmación “la Biblia ni se estudia ni se enseña, ni se memoriza, se ora para que Dios nos de el tema del cual hablar”.

Toda esta expresión asi suelta, suena bien, parece cierta y espiritual, como le digo hasta cristianos contestaron a un solo grito “Amén”. De otras religiones, lo acepto, porque solo unos pocos, son las personas que hacen de la lectura de la Biblia una razón diaria para conocer al Señor y Su Palabra, pero de cristianos que supuestamente tienen años en el evangelio, como woman_9que me preocupa, algo camina mal por allí o sus maestros no tocan los puntos necesarios para llevarlos a un conocimiento verdadero de la Biblia, o como cristianos somos simplemente asistentes domingueros de congregaciones en donde la Palabra escasea como en tiempo de Samuel. Pero continuemos, ¿qué dice la Biblia a respecto? no crea lo que yo le digo, mucho menos cierre los ojos y grite Amén, sino compare lo que aquí decimos con su Biblia, yo utilizó la Reina Valera 1960, me parece la más confiable traducción, no es el libro de Petete ni la novela de la Chilindrina, ni siquiera el último comic de Spiderman que aún no lo he comprado, es la Biblia que como usted y yo sabemos es la Palabra de Dios ¿estamos de acuerdo? sigamos.

Para empezar debemos de tener la certeza de que la Biblia es la Palabra de Dios “Porque de cierto os digo que hasta que pasen el cielo y la tierra, ni una jota ni una tilde pasará de la ley, hasta que todo se haya cumplido” (Mateo 5:18). Entonces mis amados amigos y de los otros, las Escrituras, son la regla a la cual someteremos toda supuesta verdad, toda palabra que se nos ocurra, toda cosa que dicen por allí debemos compararla con la Biblia para poder decir si es verdad o no, si se contradice, ni hablar, pero como podemos hacer eso, si no conocemos la Biblia, si no la estudiamos y sabemos qué dice. A menos mi querido amigo, de que este pensamiento domine su vida, no podremos adoptar una visión cristiana del mundo. Ahora si usted y yo tenemos una visión correcta de lo que representa la Biblia para el cristiano, la Biblia debe establecer lo que creemos de principio a fin, pero mi amigo, si no conocemos lo que está escrito en la Biblia cómo podemos decir que allí está escrito la voluntad de Dios para nuestra vida, si lo único que escucha de ella es lo que se lee los domingos en las congregaciones o lo que alguien lee en algún estudio bíblico.

Hoy mi amigo, estamos cambiando, muchas personas, líderes, iluminados de los que nunca falta, vienen diciendo de que necesitamos nuestras experiencias, de esa frase celebre “Dios me habló”, o “Yo creo que es así”, muchas veces predicar 001necesitamos algo más que la Biblia, que por si misma no nos puede dar y entramos en nuevas filosofías, teorías científicas, métodos del mundo de los negocios para hacer ver a la iglesia su poder, (sino mire algunas congregaciones en donde lo último que se estudia es la Biblia y prefieren libros que suenan bien, pero que son de la inteligencia humana, solo que es más fácil leer un libro que entender la Biblia, sobre todo si el Espíritu Santo no camina por nuestros lares) En los últimos tiempos ha cambiado la expression de “creer para ver por la de ver para creer”, mi amiga me cuenta de que tiene una amiga que tiene un pequeño negocio que no andaba muy bien y ella oró por el negocio y se convirtió, acepto al Señor, y le preguntaba ¿qué hubiese pasado, si con su negocio, nada hubiese sucedido, hubiese creido?, me dio mil vueltas, trescientas medias vueltas y diciendo al final “es que ya estaba preparada para recibir al Señor”, usted ¿qué cree?, mucha gente ha visto milagros espectaculares y le voy a contar uno que fue tremendo, dice así la historia: “Y al entrar en la aldea, le salieron al encuentro diez hombres leprosos, los cuales se pararon de lejos, y alzaron la voz diciendo: !Jesús, Maestro, evangelismo 01ten misericordia de nosotros! Cuando él los vio, les dijo: Id, mostraos a los sacerdotes. Y aconteció que mientras iban, fueron limpiados. Entonces uno de ellos, viendo que había sido sanado, volvió, glorificando a Dios en gran voz… Jesús, dijo: ¿no son diez los que fueron limpiados? Y los nueve ¿dónde están?.. Y le dijo, tu fe te ha salvado” (Lucas 17:12-19). (Tome su Biblia y por favor lea todos los versículos). Mis amigos los diez recibieron el milagro de la sanidad, pero uno solo fue salvo, porque reconoció quien era el que lo sanó, era Dios y regreso dando Gloria a Dios. Hoy hay milagros y son muchos los que lo reciben, pero muy pocos dan Gloria a Dios, ¿porqué? porque no lo conocen, a quién glorificar si para ellos es un milagrero, no importa como se llame, tan solo vienen por el milagro, los domingos en las congregaciones se llenan de necesitados, pero muy pocos vienen por aquel que murio en la cruz por el perdón de nuestros pecados, vienen simplemente con ese deseo de recibir algo, simplemente porque no lo conocen, porque muchas veces creemos que no necesitamos conocerlo, porque como me decía mi amiga, “la Palabra de Dios no se estudia ni se enseña” entonces cómo podemos saber de Dios, cómo podemos entender de que todos hemos pecado y estamos destituidos de la gracia de Dios, de que no hay justo ni uno, de que el pago del pecado es la muerte, de que arrepentios porque el reino de Dios se ha acercado, si simplemente creemos que Dios nos habla, de que Dios nos bendice, de que Dios nos quiere prosperos, sanos, millonarios, con carro, cuentas corrientes, de que la puerta estrecha es más grande que el arco iris y que todos podemos pasarla, cómo podemos hablar de Dios, si no lo conocemos, a pesar de decir a los cuatro vientos y aledaños, que 2351117543_6d7c29222e“Dios me dijo”, “Dios me hablo” o como un hermanito me dijo alguna vez “yo tengo el llamado de pastor” pero sabe Dios que jamás a podido terminar de leer un capítulo de la Biblia, y mucho menos entenderla y que ya todos sabemos su testimonio de memoria porque es lo que siempre termina contando cuando dá un estudio bíblico.

Entonces mis queridos hermanos y aquellos que contestaron la encuesta, la Biblia, sino la conoces, es que no sabes de Dios, sino la lees y estudias no puedes saber la voluntad de Dios para tu vida, y no llegaras a comprender lo que es bueno y lo que es malo a los ojos de Dios, de lo que es un pastor llamado por Dios, de un pastor llamado por un grupo de amigos, y que tu puerta será siempre ancha, porque miras alrededor y todos actúan parecido a tí, sin comprender porqué la Biblia habla de la puerta es estrecha y díficil de hallar y como mi amiga creer que todo se van al cielo simplemente por decir que el Señor es tu Señor, de que no importa nada si uno de la familia es salva, todos por contagio son salvos, acepten seguir al Señor o no, sin darte cuenta de que si tu vida no ha cambiado, si no te arrepientes, si no has dejado tus pecados y rebeliones, si no comprendes la magnitud de la palabra “creer”, ese señor a quien le dices señor, es el que disfrazado de ángel de luz solo está para engañar y mentir y busca a quien devorar. Entonces mi amigo y hermano, si aún sigues creyendo que la Biblia ni se estudia ni se enseña, sigue tu camino, el cielo no es un lugar que te llegue a gustar. Bendiciones y pronto seguimos, mi amiga me ha dado pie para hablar de muchas cosas, desde la salvación, pasando por quién es Jesús, quién es salvo, por la santidad, etc, y el porqué debemos estudiar y aprender la Biblia y hacer la voluntad de Dios, amigos aquí hay mucha tela que cortar. Amén.

 

 

 

Enseñamos dos tipos de libros

1205thumbnailMis queridos amigos, nos volvemos a encontrar pero esta vez, vengo triste, cabisbajo y meditabundo, luego de que tube una semanita pesada en el trabajo, corrimos por algunos lugares, (trabajo, la Universidad, Apple store, Walmart, estudio bíblico, etc.), como les contaba en el post anterior, pasamos un tiempo interesante en una reunión en donde se dio una charla bíblica y me regalaron un libro, aunque a pesar de que me dijeron de que habían orado por mi por diez años, creo que ya no voy a poder visitarlos, pero se portaron muy bien me recibieron con amor, la diferencia con mi hermana, es la interpretación que le damos a la Biblia, pero al regalarme un librito que parece que es el ABC y decir que está equivocado, me ha empezado a traer una serie de inconvenientes, solo por expresar mi verdad y por intentar decir lo que yo entiendo de lo que dice la Biblia, pero bueno la vida no sería vida sino tubieramos aflicción por lo que seguimos adelante, lo malo es cuando cerramos los oídos y solo creemos nuestras fábulas empezamos a desviarnos del camino, recodemos, “examinadlo todo, tomad lo bueno, rechazar lo malo”, eso incluye examinar hasta lo que nosotros mismos hablamos o enseñamos y mucho más creemos, pero hoy vamos a conversar como buenos amigos y voy a hacer una comparación con  respecto a la forma en que nos enseñan y a la forma en que recibimos las enseñanzas de parte de maestros, pastores, y uno que otro iluminado que nunca falta.

Pero como siempre le digo toda conversación entre amigos, conocidos o simplemente visitantes, se realiza mejor con un café en la mano, un buen cappuccino, encontre maestro-fffffffffhace unas horas una pastelería aquí en Valley Fair bastante buena por lo que nos compramos unos pastelitos, no invíte porque es un par para cada miembro de la familia y tengo que correr porque derrepente no encuentro los mios, en fin, eso si una Biblia Reina Valera, no me venga con la del Mormón o la de los Testigos, por favor y empecemos.

Vamos a ver todo empieza con una historia de dos salones de clase en donde hay gente de todo tipo, trabajadores, vagos como el que escribe, matrimonios en problemas, hombres agresivos, mujeres golpeadoras, jovenes adictos, señoras en busca de conocimiento, varones en busca de saber, uno que otro perdido, algunos que desean conocer de Dios y entender un poco más esta vida que muchas veces nos trae preocupados y saber que el futuro no se ve tan prometedor como dicen, y bueno todos con lápiz y papel en los dos salones se vienen distribuyendo y tomando asiento hasta la espera del maestro.

Entra un maestro al primer salón y se presenta de esta manera, mis queridos amigos hoy vamos a empezar una serie de charlas que pretenderan que la final de ella ustedes puedan entender la razán por la cual están aquí, podamos todos llegar al conocimiento de que hay algo mejor en el futuro y de que cada uno tiene una función que cumplir, igualmente vamos a ayudarle en los problemas matrimoniales, ecónomicos, de carácter que usted tenga, igualmente le ayudaremos con cualquier adicción que usted en estos momentos sufra y con la ayuda del conocimiento que le demos, usted podrá salir adelante y ser el hombre o la mujer que esta sociedad necesita para tener un futuro mejor, y entre todos podamos formar una mejor sociedad, para lo cual aprenderemos lo que dice este Libro titulado “La Biblia”, la utilizaremos para aprender todo lo que necesitamos para que podamos lograr todo aquello que deseamos, porque tiene que recordar que todo lo que usted necesita esta ya dado por Dios a cada uno de aquellos que creen en El, existiendo más de 9,000 promesas en este libro que ya han sido dadas a nosotros y que solo debemos saber qué hacer para obtenerlas. Recuerde usted nació para ser una persona que logre lo que se ha propuesto, que sus sueños se pueden hacer realidad y Biblia 33que la prosperidad la puede lograr, solamente debe saber que en este libro esta todo lo que usted necesita saber para obtenerlo. y ser sobre todo una mejor persona, mejor esposo, esposa, y sobre todo un mejor ciudadano.

En el otro salón, entra otro maestro, que igualmente se presenta y les dice mis amigos hoy empezamos a reunirnos para que usted y yo podamos empezar a aprender un libro, llamado “La Biblia” que es la Palabra de Dios, en ella encontraremos la historia del mundo desde su creación hasta el final de los tiempos, podremos aprender sobre hombres y mujeres de Dios que vivieron en tiempos díficiles, así como usted y yo los vivimos actualmente, y como Dios pudo ver en cada uno de ellos su entrega, compromiso, obediencia y sumisión a hacer solo su voluntad, aprenderemos que para poder acercarse a Dios debe existir un arrepentimiento de lo que nosotros verdaderamente somos, pecadores, comprenderemos que si somos llamados por Dios dejaremos nuestros sueños, nuestra vida por seguir a aquel que murio por nosotros para el perdón de nuestros pecados, entenderemos que solo debemos hacer Su voluntad, que debemos llegar a adorarlo en espíritu y verdad, comprenderemos que el morir es ganancia, si lo hacemos por predicar el evangelio que nos dejó Jesús desde hace 2,000 años cuando fue al Calvario a morir por nuestros pecados, de que la locura de la cruz es el nacimiento del nuevo hombre que muere a su vida para renacer en Cristo y con Cristo, para llegar a morar en las alturas por la eternidad.

Mis amigos, ¿qué diferencia hay entre unos y otros?, si no se ha dado cuenta mi hermano vuelva a leer todo, son dos grupos estudiando La Biblia, la única diferencia es que para el primero es simplemente un libro, es letra, la aprenderemos como un libro de historia y psicoanálisis, nos enseñará es cierto los mandamientos y nos contará la vida de Moisés, Isaías, Jesús, etc, y podremos ver y leer los Hechos de los Apóstoles, pero es letra, podrá servirnos para ser mejores personas, quizás inclusive podrá ayudarnos el alguna de nuestras adicciones o podrá mejorar nuestro carácter, pero es psicología humana, inclusive utilizamos libros y métodos a los cuales le insertaron muchos versículos bíblicos para que parezcan que Dios se los dió y a trabajar, y mire, en algunos casos tendremos exito con esta forma de enseñanza, ciertos 12 apostoles del corderomatrimonios arreglaran sus diferencias, ciertas personas dejaran sus adicciones, ciertas personas mejoraran su carácter, algunos cambiaran su modo de ver la vida, totalmente de acuerdo,  inclusive algunos se conviertan o aceptan a Cristo como su Salvador, totalmente de acuerdo pero el común denominador, sera la frase “soy mejor persona y he logrado salir adelante” y todos felices.

Pero mis amigos, esto ¿ha hecho de que te arrepientas de tus pecados y de lo malo ante los ojos de Dios?, el segundo maestro te mostrara lo que dice la Biblia respecto a tu sitación frente a Cristo, te mostrara lo que dice la Palabra sobre todos aquellos que nacieron después de Adán, “por cuanto todos pecaron y están destituídos”, ¿cierto o me equivoco?, luego es cierto que te hablaran de historia pero también te diran al igual que a Saul “¿pues qué balido de ovejas y bramido de vacas es este que yo oigo con mis oídos?” igualmente nos mostrara a nosotros qué cosas que debemos de dejar aún las tenemos ocultas, aunque Dios si las sabe, “¿Porqué pues no has oído la voz de Jehová?” entonces es una confrontación, no con tu adicción, sino con tu pecado, si las personas verdaderamente conocen la Palabra de Dios, y son obedientes a ella, dejarían de tener tantos problemas como hoy, los matrimonios si llegan a entender verdaderamente que lo que se unió delante de Dios nadie lo puede romper, arreglarían todos sus problemas, si tu llegas a entender la Santidad de Dios, empezarías a santifiacarte al acercarte a El, “No te acerques; quita tu calzado de tus pies, porque el lugar en que tú estás, tierra santa es” cada vez que te acercas a orar.

IMG_5351Entonces mis amigos, dentro de este mundo globalizado, hay maestros y maestros, aquellos que nos gusta oír porque nos rascan los oídos y todo lo que escuchamos nos gusta, nos encantan las bendiciones, somos como niños pequeños que los papas, tios, amigos siempre nos vienen regalando algo, nos traen chocolates, juguetes, carritos, muñecas, y todo aquello para tenernos contentos, de cuando en cuando pasamos malos momentos, pero son los menos porque siempre nos dicen que todo va a irnos bien, mientras que en el otro salon nos dicen “Haced pues, frutos dignos de arrepentimiento, “En el mundo tendreís aflicción” “Gozaos y alegraos, porque vuestro galardón es grande en los cielos” “niéguese a sí mismo, y tome su cruz, y sígame” entonces ¿qué pasó? no que todo era felicidad, no. nunca Dios nos prometio eso, Jesús dijo “no tengo donde reclinar mi cabeza” en cambio ahora debes ser tratado como Rey porque eres hijo de uno, a lo mucho eres hijo del rey de vastos pero de allí no pasas, mientra por un lado te enseñan que eres rey y te mereces todo, solo tienes que reclamarlo, por otro te dicen a “a todo me he hecho, se vivir en abundacia como en necesidad”, todos queremos ser como José, feliz, segundo detrás de faraon, y hasta con la esposa de Potifar que lo corretea, pero se olvidan de que para llegar a eso casi lo matan, lo metieron en un pozo, lo vendieron como esclavo, o es que ustedes al leer esto creen que esa parte ya caduco, o es mentira o de que el pozo tenía aire acondicionado y le daban su Pollo Loco y su Coca Cola para que la vaya pasando, no mis hermanos, otros les dicen que son como Pablo, que se escribio casi medio Nuevo Testamento, pero nos olvidamos que sufrio naufragios, azotes, ceguera, encarcelamiento y al final la muerte, pero esa parte nos olvidamos, solo queremos la espiritualidad sin darnos cuenta que nos convertimos en espiritualoides, que lo único que miran en lo más lejos es su nariz.

Muchas veces nos paramos en las puertas de ambos salones y miramos primero ¿qué es lo que más nos gusta? y entramos, ciertamente lo último que pensamos es que ¿cúal de los dos maestros enseña la verdad? y es que no nos gusta sufrir ni pasarla mal, mucho menos sacrificarnos dejando ciertos deleites de la carne, queremos ser felices, y para ello cerramos los ojos por el simple hecho de que tenemos necesidad de ser exitosos, campeones, triunfadores y en el segundo salon debemos morir al yo, JAMBA JUICE FIT 'N FRUITFUL SMOOTHIESdebemos morir a nuestros sueños para hacer la voluntad del creador, el primer maestro es al revez, lograremos nuestros sueños, lograremos ser triunfadores, porque en caso contrario el método o el programa no funcionaría, pero ojo el dejar las adicciones es bueno, que se arreglen los matriomonios, excelente, que cambies el mal carácter, tremendo, pero son logros humanos, es como la dieta todo es cuestión de vanidad y desición, o sea comprarte tu mismo el deseo de bajar de peso, mientras eso no suceda, jamás bajaras de peso, pero la enseñanza de la Palabra de Dios es para que te arrepientas y no peques más, “arrepentíos, porque el reino de los cielos se ha acercado”  tremenda diferencia, ¿recuerdas?.

Ahora vamos a poner un ejemplo que lo vamos a dejar en el aire sin respuesta, y si la tienes dejános un comentario al respecto, la pregunta es ¿qué disciernes entre estos dos versículos bíblicos, me imágino o nos imagínaremos que personas de ambos salónes han ingresado a nuestra página, algunos ya no volveran, otros, quizás les pique la curiosidad, pero estudiala y veremos si vas al primer o al segundo salón.

Génesis 1:1 En el principio creó Dios los cielos y la tierra.

A_-predicadorGénesis 1: 2 Y la tierra estaba desordenada y vacía, y las tinieblas estaban sobre la faz del abismo, y el Espíritu de Dios se movia sobre la faz de las aguas.

Bendiciones y como siempre busca de Dios, de la verdad el evangelio, no creas en tus propias fábulas, exáminalo todo incluyendo lo que tú mismo dices, recuerda y te lo dejo también de tarea, “Porque si viene alguno predicando a otro Jesús que el que os hemos anunciado” (2 Corintios 11:4), ¿a qué Jesús estás predicando? sería interesante, que lo que hablas, predicas, enseñas, empieces por compararlo como los de Berea con la Biblia y no te creas que lo que dices es de Dios por el simple hecho de creerlo tú, exámina tus palabras, compara tus expresiones y luego ora, podrías llevarte más de una sorpresa. ¿a cuál de los salones vienes asistiendo?.

Bendiciones.

Usar bien la Palabra de Dios

Queridos amigos, hermanos y hermanas, estoy por salir rumbo a la congregación, vamos al estudio bíblico, seguramente seguiremos con Mateo, y estudiaremos algo, aparte de leer un libro interesante, emotivo, pero no cambio, prefiero seguir escudriñando mi Biblia, yo por mi parte he venido leyendo algo de la Palabra de Dios y les voy a dejar un pequeño post que con ayuda de escritos del pastor John macarthur voy a hacerlos pensar, pero mi amigo como está haciendo calor, tómese un licuado bien frio o si ud. es de los míos un capuchino y un tiramizu para sudar y sobre todo no dormirnos, porque como que la Biblia tiene un somnifero poderoso que apenas ponemos la Biblia en nuestras manos y caemos dormidos como por arte de magia, pero en fin despierte y demosle una buena lectura, para que los demonios huyan de nuestro lado al escuchar la Palabra de Dios. Y no venga con que quiere sacar las maracas para hacer la danza de espanta brujas.

“Procura con diligencia presentarte a Dios aprobado, como obrero que no tiene de qué avergonzarse, que usa bien la palabra de verdad”. 2 Timoteo 2:15

¿Desea ser “aprobado” por Dios? ¿Quiere que Dios esté contento con su vida? Estoy seguro de que quiere agradar a Aquel quien lo ama, que dio a su Hijo por usted, que lo bendecirá en esta vida y algún día lo recibirá en su presencia. Forma parte de ser cristiano el deseo de agradar a Dios.

Pero ¿cómo se presenta a Dios aprobado? Tiene que ser un “obrero que no tiene de qué avergonzarse”. ¿Se ha avergonzado alguna vez de su trabajo? Sin dudas ha tenido momentos en los que se ha sentido avergonzado de la calidad de su trabajo. Usted hizo una mala jugada y estropeó un importante juego. No leyó cuidadosamente la receta para una comida significativa. Dejó de estudiar para una prueba. La Biblia nos está diciendo que, si queremos ser aprobados por Dios, tenemos que ser obreros que tomamos en serio nuestro trabajo y empleamos en él nuestro mejor esfuerzo, de modo que no tengamos de qué avergonzarnos cuando estemos delante de Dios.

¿Cuál es la clave para ser un obrero de Dios que no tiene de qué avergonzarse? La clave es “[usar] bien la palabra de verdad”. Si quiero que Dios apruebe mi trabajo, debo usar bien toda la Biblia. ¿Qué significa “usar bien”? Literalmente significa cortarla en línea recta como un carpintero corta la madera recta para que el mueble encaje bien, o un albañil corta la piedra recta para que las piezas de la pared encajen perfectamente. Pablo trabajaba el cuero y tenía que cortar pieles en piezas bien arregladas que pudiera coser entre sí para formar una tienda Él le está diciendo a Timoteo que use la Palabra de Dios con precisión y exactitud, que la interprete y la aplique correctamente.

Si desea llevar una vida que garantice la aprobación de Dios en lugar de vergüenza, entonces debe usar bien la Palabra de Dios. Interpretarla a la luz del amor de Dios y la justicia revelada en la cruz. No suavice sus exigencias ni sus promesas. Permítale transformar su corazón para que sea renovada su mente. Entonces sabrá lo que es vivir en el centro de la voluntad de Dios.

Bueno queridos amigos, los dejo, me voy a mi clase de estudio bíblico, no sea que porque ayer no fuí al servicio, crean que ya me fui de la iglesia (aunque no se qué pensarían que fuera mejor), pero al regreso le seguimos, ya tengo terminado el nuevo post que les voy a subir y recuerde siempre, si ustes cree que es un obrero fiel y está sirviendo al Señor, ¿está semana que pasó, a cuántas personas habló de Cristo y cuánto a podido escudriñar la Palabra de Dios?, y ¿Cuándo nos va a dar el gusto de su presencia en los estudios bíblicos aquí en mi casa?, sobre todo para los líderes de mi congregación, que he abierto mi casa para una reunión de hogar, o célula, o como quiera llamarlo “té de tías”, en fin la cosa es juntarnos para orar y aprender, bendiciones y nos seguimos comunicando.

Orar, Si pero antes…

Queridos amigos y hermanos nos volvemos a encontrar por aquí, hoy día fue un poco largo, primero porque trabajé, por lo que nos fuimos casi de amanecida a eso de las 8:10 am con dirección a tomar el trencito para irnos a nuestro centro de trabajo, descubrí, una revista sobre diseño de Blogs, por lo que me puse inmediatamente a leerla hasta terminarla en ida y vuelta, regresamos a eso de las 5:00 pm, más cansados que despiertos, por lo que luego de un rato, recuperamos fuerzas y nos pusimos a estudiar y leer nuestra Biblia, y nos sentamos a escribir el presente post, sobre la oración, que algunos tienen creó, un error garrafal, como se dice siempre “Tú pide, eres hijo del rey y te tiene que dar todo aquello que tu corazón desea” bueno no es así, escuche hace unas semanas a una pastora decir “oraremos hasta que Dios nos responda (hasta allí, vamos bien) y él nos tiene que dar lo que le hemos pedido (allí como que no)”, pedimos de todo, como en post anteriores les comentaba, cuando me invitaron a una reunión de oración en otra congregación que no es en donde me congrego ahora, y pidieron de todo, solo faltaba, su café y el tiramizú, porque se dieron vuelo al pedir, carro, dinero, esposo, novio, de todo y con la seguridad que Dios tenía que darles lo que pedían, no, lo siento, pero no es así, y si a tí mi hermano o hermana te enseñan eso, es que te tienen engañado, ojala sea por ignorancia y no por algo oscuro en las mentes de esos maestros. Pero vayamos a la Biblia:

“Si pedimos alguna cosa conforme a su voluntad, él nos oye” 1ra. Juan 5:14

Orar en el nombre de Cristo es más que una fórmula. Algunos piensan que tienen que terminar toda oración con la frase “En el nombre de Jesús o Cristo, amén” y ya con eso tienen la seguridad, de que lo van a recibir, creen que Jesús ahora tiene la obligación de darnos todo aquello por lo cual hemos orado y terminado con la frase celebre, como si fuera magia, porquer yo declaro y decreto, entonces lo recibo, no hermanos, tu puedes declarar lo que quieras pero hay una parte clave en toda oración que no debemos pasar por alto, ni mucho menos dejar de enseñar a todos nuestros feligreses, no te digo discípulos, porque con tristeza podemos decir que dos o tres y con suerte cuatro, pero no pasamos de allí. Pero la oración apropiada abarca mucho más que una fórmula. (esto no es 2+2=4)

¿Qué significa orar en el nombre de Cristo? ojo mi amigo, hermano, pastor, maestro, profeta, por favor ponga mucha atención, para que luego no diga, !uupps!, yo no sabía. En las Escrituras, el nombre de Dios incluye todo lo que es él. Cuando Dios le dio su nombre a Moisés, le dijo: “Yo soy el que soy” (Exodo 3:14). De igual manera, el nombre de Jesucristo incluye todo lo que él es. Cuando se ora en su nombre, lo que se pide tiene que ser consecuente con lo que El es. (Ahí está el detalle). Orar en el nombre de Cristo es orar según la voluntad de Dios. Por eso mi amigo usted puede pasarse añales (años) pidiendo algo, y no recibe y sigue terqueando, como me contaron que una viejita que oraba año tras año, y nada, hasta que llegó un nuevo pastor medio preguntón y preguntó ¿por qué ora tanto esa ancianita? y le contestarón “Es que pide que Dios salve al diablo”, y nadie le había dicho que hay que orar de acuerdo a la voluntad de Dios, sino estamos perdiendo el tiempo en oraciones que jamás serán contestadas, como queremos nosotros, sé que es una exageración, pero cuando pedimos parecemos niños chiquitos, el juguete más caro o el capricho más grande.

Cuando nuestras peticiones están en conformidad con el plan soberano de Dios. El las contestará y aumentará nuestra fe. En vez de invocar una fórmula al final de sus oraciones, tal vez pudiera decir: “Pido esto porque creo que es la voluntad de Jesús”, (porqué, sabe usted cual es la voluntad de Dios, ¿cierto?).

Por lo tanto mi amigo, antes de orar por alguna petición, exáminela y exáminese, para saber si por lo que se va a orar es la voluntad de Dios, no ore por cualquier cosa, cree usted que el Señor está preocupado por su trabajo o por su carro, más que porque su alma se salve, cree usted que le quiere dar una cuenta bancaria grande o el perdón de sus pecados, cree usted que quiere darle su milagro o llamarlo hijo y encima, que luego nunca más regrese, salvo que quiera otro milagro, (recuerde él nos conoce a la perfección) dígame, cientos, miles, me imágino que usted hermano, pastor, profeta, los ha vistyo, han pasado al altar y oraron y recibieron al Señor (según usted y ellos) pero viene la pregunta ¿dónde están hoy en día? se acercaron a Jesús por su milagro, y después, recuerda a los diez leprosos “y los otros nueve, dónde están? entonces mi amigo, cuando oremos hagamos lo primero sabiendo cual es la voluntad de Dios y cuando digamos que lo hacemos en el nombre de Jesucristo, sepamos verdaderamente a quién lo estamos pidiendo y que no es una fórmula mágica que con solo decirla y repetirla se nos cumplirán nuestros tres deseos. Y sabremos cual es la volunntad de Dios, solamente viviendo en la Palabra, escudriñándola, día a día, esto no es magia, es un estilo de vida. es llegar a parecernos cada día, más y más a Cristo.

Bueno mis queridos amigos, nos vemos ya será mañana por la tarde, porque por la mañana trabajo y bueno estare pensando en otro post para que todos conozcamos un poco más respecto anuesto creador. Bendiciones y regresamos pronto.