Orar, Si pero antes…

Queridos amigos y hermanos nos volvemos a encontrar por aquí, hoy día fue un poco largo, primero porque trabajé, por lo que nos fuimos casi de amanecida a eso de las 8:10 am con dirección a tomar el trencito para irnos a nuestro centro de trabajo, descubrí, una revista sobre diseño de Blogs, por lo que me puse inmediatamente a leerla hasta terminarla en ida y vuelta, regresamos a eso de las 5:00 pm, más cansados que despiertos, por lo que luego de un rato, recuperamos fuerzas y nos pusimos a estudiar y leer nuestra Biblia, y nos sentamos a escribir el presente post, sobre la oración, que algunos tienen creó, un error garrafal, como se dice siempre “Tú pide, eres hijo del rey y te tiene que dar todo aquello que tu corazón desea” bueno no es así, escuche hace unas semanas a una pastora decir “oraremos hasta que Dios nos responda (hasta allí, vamos bien) y él nos tiene que dar lo que le hemos pedido (allí como que no)”, pedimos de todo, como en post anteriores les comentaba, cuando me invitaron a una reunión de oración en otra congregación que no es en donde me congrego ahora, y pidieron de todo, solo faltaba, su café y el tiramizú, porque se dieron vuelo al pedir, carro, dinero, esposo, novio, de todo y con la seguridad que Dios tenía que darles lo que pedían, no, lo siento, pero no es así, y si a tí mi hermano o hermana te enseñan eso, es que te tienen engañado, ojala sea por ignorancia y no por algo oscuro en las mentes de esos maestros. Pero vayamos a la Biblia:

“Si pedimos alguna cosa conforme a su voluntad, él nos oye” 1ra. Juan 5:14

Orar en el nombre de Cristo es más que una fórmula. Algunos piensan que tienen que terminar toda oración con la frase “En el nombre de Jesús o Cristo, amén” y ya con eso tienen la seguridad, de que lo van a recibir, creen que Jesús ahora tiene la obligación de darnos todo aquello por lo cual hemos orado y terminado con la frase celebre, como si fuera magia, porquer yo declaro y decreto, entonces lo recibo, no hermanos, tu puedes declarar lo que quieras pero hay una parte clave en toda oración que no debemos pasar por alto, ni mucho menos dejar de enseñar a todos nuestros feligreses, no te digo discípulos, porque con tristeza podemos decir que dos o tres y con suerte cuatro, pero no pasamos de allí. Pero la oración apropiada abarca mucho más que una fórmula. (esto no es 2+2=4)

¿Qué significa orar en el nombre de Cristo? ojo mi amigo, hermano, pastor, maestro, profeta, por favor ponga mucha atención, para que luego no diga, !uupps!, yo no sabía. En las Escrituras, el nombre de Dios incluye todo lo que es él. Cuando Dios le dio su nombre a Moisés, le dijo: “Yo soy el que soy” (Exodo 3:14). De igual manera, el nombre de Jesucristo incluye todo lo que él es. Cuando se ora en su nombre, lo que se pide tiene que ser consecuente con lo que El es. (Ahí está el detalle). Orar en el nombre de Cristo es orar según la voluntad de Dios. Por eso mi amigo usted puede pasarse añales (años) pidiendo algo, y no recibe y sigue terqueando, como me contaron que una viejita que oraba año tras año, y nada, hasta que llegó un nuevo pastor medio preguntón y preguntó ¿por qué ora tanto esa ancianita? y le contestarón “Es que pide que Dios salve al diablo”, y nadie le había dicho que hay que orar de acuerdo a la voluntad de Dios, sino estamos perdiendo el tiempo en oraciones que jamás serán contestadas, como queremos nosotros, sé que es una exageración, pero cuando pedimos parecemos niños chiquitos, el juguete más caro o el capricho más grande.

Cuando nuestras peticiones están en conformidad con el plan soberano de Dios. El las contestará y aumentará nuestra fe. En vez de invocar una fórmula al final de sus oraciones, tal vez pudiera decir: “Pido esto porque creo que es la voluntad de Jesús”, (porqué, sabe usted cual es la voluntad de Dios, ¿cierto?).

Por lo tanto mi amigo, antes de orar por alguna petición, exáminela y exáminese, para saber si por lo que se va a orar es la voluntad de Dios, no ore por cualquier cosa, cree usted que el Señor está preocupado por su trabajo o por su carro, más que porque su alma se salve, cree usted que le quiere dar una cuenta bancaria grande o el perdón de sus pecados, cree usted que quiere darle su milagro o llamarlo hijo y encima, que luego nunca más regrese, salvo que quiera otro milagro, (recuerde él nos conoce a la perfección) dígame, cientos, miles, me imágino que usted hermano, pastor, profeta, los ha vistyo, han pasado al altar y oraron y recibieron al Señor (según usted y ellos) pero viene la pregunta ¿dónde están hoy en día? se acercaron a Jesús por su milagro, y después, recuerda a los diez leprosos “y los otros nueve, dónde están? entonces mi amigo, cuando oremos hagamos lo primero sabiendo cual es la voluntad de Dios y cuando digamos que lo hacemos en el nombre de Jesucristo, sepamos verdaderamente a quién lo estamos pidiendo y que no es una fórmula mágica que con solo decirla y repetirla se nos cumplirán nuestros tres deseos. Y sabremos cual es la volunntad de Dios, solamente viviendo en la Palabra, escudriñándola, día a día, esto no es magia, es un estilo de vida. es llegar a parecernos cada día, más y más a Cristo.

Bueno mis queridos amigos, nos vemos ya será mañana por la tarde, porque por la mañana trabajo y bueno estare pensando en otro post para que todos conozcamos un poco más respecto anuesto creador. Bendiciones y regresamos pronto.

Perseverando hasta el fin

Volvimos, mis amigos, visitantes y algún extraviado que cae por aquí, buscando su café Starbucks, en fin bienvenidos, nos volvemos a encontrar, esta vez vamos a tratar o continuar con Mateo, pero nos iremos un poquitín adelante hasta: Mateo 24: 3-14, que nos permitirá hablar algo de lo que viene ocurriendo hoy, profetas que entre gallos y medianoche se autollamaron con esa idea que algunos tienen de “darse importancia” porque de lo contrario al llegar a casa hasta el perro los muerde por no conocerlos o reconocerlos, pero que vienen juntamente a otros enseñando cosas que nada tienen que ver con la Biblia, sin darse cuenta de que daremos cuentas de lo que venimos haciendo, pero sabe mi hermano o amigo o bueno, conocido, estudie, porque muchos vendrán en su nombre (en el de Jesús, no en el suyo) y traerán, palabras bonitas, métodos de crecimiento exponencial de las iglesias, bendiciones y milagros, y hoy usted puede ver que muchos hermanitos corren detras de los milagreros que llegan a nuestras puertas, aquellos que nos ofrecen milagros, a cambio de una ofrenda y si es sustanciosa, mayor será el milagro (solo hay que tener fe) aquellos que nos enseñan a decretar como si fuesemos dictadores de países en donde el que ordena solo espera que todos cumplan (como Dios) sus más caros deseos. Amigos no nos dejemos engañar tan tontamente, y que si usted empieza a predicar la verdadera Palabra de Dios, en donde debe cargar su cruz, y humillarse, lo toman a loco y lo señalan como el que les arruina las fiestas de bendiciones, recuerdo hace un tiempo llegó o lo trajeron o se metio un profeta evangelista que pedía su buena ofrenda y llenaba de bendiciones y traía el mensaje de “un impío está guardando dinero para ti, porque eres hijo del rey” solo que hay que sembrar para llegar a obtener la bendición y corre, todos los hermanitos a dejar su ofrenda, como la banca, invierte en acciones de casas y te harás rico en dos semanas y hasta el momento ni encuentran al impío, ni las acciones te dan sus dividendos, pero nos encanta que nos hablen de bendiciones, porque como que no nos gusta que nos hablen de compromiso y llamamos, divisores, herejes, malos cristianos a aquellos que nos dicen que debemos de tener un compromiso con Dios, y que tu vida debe estar de acuerdo a la Palabra de Dios y perseverar, no en tu vida actual, sino en aquella que nos describe en la Biblia, dando frutos de arrepentimiento, pero como no gusta, aborrecemos a esa gente que habla de seguir las pisadas, pero de Jesús y no las del cantante de moda ni del  predicador que nos vende un trapito milagroso, ni una aguita del Jordán, ni uno de los clavos de Cristo, Dios mio, cuantos clavos tenía la cruz, que miles han comprado un clavito que clavo Pablito. Y caminan con su botellita de agua a todas partes y con su clavito hasta se hacen un collar, para que los proteja de todos los males, sin darse cuenta de que es idolatría, simplemente por la ignorancia en el conocimiento de la Biblia. Por ello mis amigos leamos lo que dice Mateo y nos dremos cuenta de que algunos llegaran al final otros se quedaran en el camino.

“Y estando él sentado en el monte de los Olivos, los discípulos se le acercaron aparte, diciendo: Dinos, ¿cuándo serán estas cosas, y qué señal habrá de tu venida, y del fin del siglo? Respondiendo Jesús, les dijo: Mirad que nadie os engañe. Porque vendrán muchos en mi nombre, diciendo: Yo soy el Cristo; y a muchos engañarán. Y oiréis de guerras y rumores de guerras; mired que no os turbéis, porque es necesario que todo esto acontezca; pero aún no es el fin. Porque se levantará nación contra nación, y reino contra reino; y habrá pestes, y hambres, y terremotos en diferentes lugares. Y todo esto sera principio de dolores. Entonces os entregarán a tribulaciones, y os matarán, y series aborrecidos de todas las gentes porcausa de mi nombre. Mucho tropezarán, y se entregarán unos a otros, y unos a otros se aborrecerán. Y muchos falsos profetas se levantarán, y engañarán a muchos; y por haberse multiplicado la maldad, el amor de muchos se enfriará. Mas el que persevere hasta el fin, éste sera salvo. Y sera predicado este evangelio del reino en todo el mundo, para testimonio a todas las naciones; y entonces vendrá el fin”.

Bueno queridos amigos, estás son las señales del fin del mundo, pero deseo que usted ponga mucha atención en el orden “Y será predicado el evangelio del reino en todo el mundo, y entonces vendrá el fin” este es un punto importante, pero mientras tanto, ya los últimos tiempos están sobre nosotros, terremotos, enfermedades, la maldad supera toda imaginación, se multiplica cada día más y más, usted puede ver las noticias de los últimos días y no puede imaginar como hay gente con tanta maldad en su corazón, que puede matar a gente inocente, incluso niños y no remordersele el corazón y la conciencia, en todo el mundo hay guerras y los intereses personales o de nación, son más importantes que la vida de los seres humanos, pero sabe mi hermano, el único consuelo que nos queda es que: “Mas el que persevere hasta el fin, éste será salvo” (v. 13), pero perseverar en la verdadera Palabra de Dios, por eso mi hermano no se nos vaya a quedar a mitad de camino, busque, pregunte, ore, lea, llénese de la Palabra de Dios y luego póngala por obra, no se quede en la mitad, sino persevere hasta el fin.

Pero mi amigo tenga cuidado, no se vaya creyendo todo lo que le dicen, fíjese bien y compare lo que ha escuchado desde un pulpito, lo que aquí se escribe, si tiene relación directa con la Palabra de Dios, no porque parezca, no porque nos convenga, no porque suene bien, eso significa que es de Dios, solamente si la Palabra de Dios, nuestra Biblia lo dice, es que viene de las alturas, sino solamente de buenas ideas y buenos deseos, en el mejor de los casos o simplemente de mentes calenturientas que por intereses personales quieren enseñar algo muy diferente a lo que nos manda Dios.

Bueno mis amigos aqui nos quedamos, regreso en unos momentos, seguiremos pero con otro tema, de actualidad, algo de música del servicio de ayer de la congregación en que me vengo reuniendo, por lo menos hasta que no me inviten a retirarme por hereje, en fin seguimos, pero una cosa, recuerde donde este hay alguien que lo viene observando para ver su caminar y anota todo aquello que usted hace, cuidese, nos vemos.

Un tiempo para pensar y quizás: cambiar

Queridos amigos, compañeros de una caminata, no fácil, pero teniendo en cuenta a donde vamos y sobre todo porqué vamos, hoy quiero hacer un comentario, espero que pueda llegar a sus corazones y hacerlos pensar seriamente en su (nuestro) caminar cristiano, he visto, escuchado, oído detenidamente y sobre todo he prestado mucha atención, cuando ciertos líderes de iglesias, enseñan, predican, oran y hasta bendicen y Dios mio, es para ponerse a llorar, si aunque usted no lo crea y es que entre, ordenar tu milagro como quien ordena tu sopita wantan en tu restaurant de comida china, hasta el ordenar qué quieres y declarar tu milagro, como cuando tu hamburguesa la quieres con bastante cebolla, o como cuando deseas volverte millonario y declaras, visualizas que llegue tu milagro, sea el carro, la casa o el marido o mujer de tus sueños, o como cuando te dicen que debes ser sano, y si no lo eres es por falta de fe o algún pecadillo oculto, como si fuese el pedir que la cuenta te la pague otro porque eres el hijo del Rey y que todo se te da por gracias, o cuando te pones a atar demonios como si tubieses una soga, o mecate, o cuerda lo suficientemente fuerte como para atarlo, sin saber que tu cristianismo no ata ni las agujetas de los zapatos, mi amigo, creó que venimos caminando mal, por lo cual quiero dejarte un pensamiento:

Al diablo no le importa que usted tenga una Biblia, esa que esconde debajo del asiento del carro y que saca llena de polvo el domingo al llegar a la congregación, no tiene miedo de que sea una Biblia grande, ni de que usted la lleve a todas partes y la exhiba para que sepan los demás de que usted es cristiano, ni que la coloque a la vista de todo el mundo en la chimenea de su casa. No le importa al diablo si la usa para dársela por la cabeza a alguien o para apoyar su propia cabeza en ella, como almohada, ya cansado de solo abrirla. El diablo y léalo bien mi amigo solo tiene miedo si usted planta la Biblia en su corazón y la aplica, por revelación divina, a su vida. Lo aterra la vida que la revelación de esa Palabra produce. El poder de la Palabra de Dios, por sí sola, aterroriza al diablo.

Por favor, deje de exhibir su Biblia y comience a leerla, de nada vale que recitemos que somos lo que dice mi Biblia, si no la conocemos, de nada sirve que usted grite a los cuatro vientos que obtendrá lo que su Biblia dice que le dará, si es que primero no se ha entregado a Cristo, arrepintiéndose de sus pecados y cambiando de vida, de nada valdrá que camine con su Biblia bajo el brazo, si no la ha escrito en su corazón. Haga de la Biblia una revelación vital para su vida. Descubrirá todas las respuestas que necesita en sus páginas. ¿Porqué? Porque es el único libro, en todo el planeta, ojo mi amigo, usted puede tener todos los libros que quiera, pueden sentirse buenos, pero son preparados por la mente humana, jamás cambiarán a las personas, podrán sus letras emocionarlo y hasta puede derramar lágrimas de cocodrilo al leerlas, pero la Biblia es el único que tiene vida, es el único libro que bajo el poder del Espíritu Santo transforma vidas. Usted no puede leer la Biblia sin sentir que la vida surge de su interior, por ello y ya para terminar, hace ¿cuánto tiempo que no la pone entre sus manos y la lee con detenimiento? es tiempo de empezar de lo contrario, usted solo camina alrededor del camino, pero jamás a entrado en El.

Bendiciones y nos comunicamos.