¿Dices seguir a Cristo? entonces ¿eres su esclavo?

IMG_5583Buenas noches o tardes o días, dependiendo de la hora en que usted ingrese por estos lares, bueno no se vaya corriendo porque no encontró lo que usted buscaba, le puedo asegurar de que si nos sigue, por lo menos al final de la primera lectura, dira que ha pasado un buen momento, no somos como los escritores cristianos de ahora que hablan mucho y dicen poco, nosotros hablamos mucho y no decimos nada, total siempre lo dejo al criterio del visitante, si algo lo hizo pensar, si se va enojado con nosotros por lo que ha leído, ya hemos logrado la razón por la cual se creo este su blog, tratamos de hablar la verdad, duela a quien le duela, enoje, quien se enoje, total decir la verdad siempre incomoda, como siempre, estoy con mi Starbucks en la mano, me trajeron un pancito con queso cotija (queso duro, seco y con mas sal de la necesaria, pero que me gusta mucho por lo que vamos dando muerte al pan juntamente con el queso), no encontramos Tramizu, mucho menos pan dulce y si pido a estas horas, por aqui en el momento que escribo este post son las 11:44 pm me ahorcan en casa, entonces de tripas pan y queso, pero empecemos como siempre digo: es una conversación entre amigos o conocidos o curiosos, como usted desee, yo por lo menos lo escribo con cariño y deseo de salir, de este silencio que es escribir solo. Nuestra conversación de hoy girará sobre el punto de ser esclavos, o siervos o seguidores o amos de Cristo. (Si, hay de todo y muchos creen que no es así).

En el Nuevo Testamento una y otra vez se nos indica que los verdaderos creyentes deben de someterse a Cristo completamente (y muchos lo repiten y hasta lo creen, pero no lo cumplen) y no solo como siervos contratados o empleados espirituales, mucho menos como simples buscadores de milagros, o como algunos que caminan detrás de la herencia de encadenado2las bendiciones de Cristo porque nos dicen que somos coherederos con El, sino como quienes pertenecen por entero a El. Se nos pide obedecerlo sin preguntas y seguirlo sin reclamos. Jesucristo es nuestro Amo, un hecho que reconocemos cada vez que lo llamamos «Señor». Pero muchas o en casi su totalidad solamente son expresiones de la boca para afuera o cuando estamos pasando necesidad o en un domingo cuando el predicador nos movio los cimientos de las emociones y gritamos a todo pulmón que somos cristianos hasta que nos retiramos a nuestros aposentos y nuestra vida solo dice que somos fervientes hinchas del equipo ganador. Somos sus esclavos, (aunque usted no lo crea, pero ojo somos esclavos aquellos que verdaderamente lo seguimos hasta las últimas consecuncias)  llamados para obedecerlo y honrarlo humilde e incondicionalmente. Y si usted por esas casualidades de la vida empieza a leer la historia de la Iglesia, este era el común denominador, los primeros martires cada vez que se les preguntaba por lo que eran, todos tenían la misma respuesta “soy cristiano”, algunos hablaban un poco más al respecto: “soy esclavo de Cesar” pero “soy un cristiano que ha recibido la libertad de Cristo mismo” otros decían “soy un hombre libre, esclavo de Cristo”. Le suena todas estas afirmaciones conocidas o le son extrañas, escucha usted algo parecido en la congregación en donde usted se reune algunos días a la semana, yo le aseguro que no, porque esta gente que murio declarando ser cristianos hasta la el último aliento de su vida, verdaderamente vivían su cristianismo con un compromiso digno de imitar, pero díficil de realizar por nosotros, sino, simplemente siga leyendo y con un espejo en la mano, mire si lo que hablamos aquí es un reflejo de lo que se vive.

triunfadorHoy en las iglesias no escuchamos mucho acerca de este concepto. O usted escucha y ve en quien lo dice que es realidad el concepto de “soy esclavo de Cristo”, con todo lo que esto significa. En el cristianismo contemporáneo se habla de cualquiera cosa menos de la terminología esclavo. Se habla del éxito, de la salud, de la riqueza, de la prosperidad, del crecimiento ministerial, de hago esto para la Gloria de Dios (¿sera?) y de la búsqueda de la felicidad. Con frecuencia escuchamos que Dios ama a las personas incondicionalmente y que quiere que sean todo lo que ellos quieren ser, que quieren que cumpla cada deseo, esperanza o sueño. Hemos llegado a extremos de que nos dicen que debemos decretar, ordenar, visualizar, nuestros sueños para que Dios empiece a actuar y mover los hilos necesarios para que podamos recibir todo aquello que soñamos. La ambición personal, la realización personal,la gratificación personal, el triunfo, el exito, el reconocimiento personal, todo esto ha llegado a ser parte del lenguaje del cristianismo evangélico, y parte de lo que significa tener una «relación personal con Jesucristo». Nos han enseñado desde los pulpitos de que el ser carnaval-brasil05cristiano nos dá derecho a pedir todo lo que necesitamos, a que las puertas se nos deben abrir, a pensar de que como somos hijos del rey, debemos vivir como tal, por ello no hay nada que no podamos conseguir tan solo pidiendolo, en oración. En lugar de enseñar el evangelio del Nuevo Testamento, donde se llama a los pecadores a someterse a Cristo, el mensaje contemporáneo es exactamente lo opuesto: Jesús está aquí para cumplir todos tus deseos. Llegando hasta contarle a Dios hasta tres para que nos entregue nuestra lista de pedidos como si fuera el Papá Noel de nuestra vida y como nos hemos portado bien, debe entregarnos todos nuestros regalos, que si damos el diezmo, El Señor tiene la obligación de multiplicar 100 por 1 lo que hemos dado y cientos corren a comprar sus milagros por cuatro centavos que una y otra vez desde el pulpito nos declaran y hasta intimidan, de que si no das serás maldecido, nos enseñan que El quiere vernos felices y la felicidad viene dada por tener todo lo que anhelamos y si no recibimos es porque pedimos mal porque estamos pidiendo miserias en vez de pedir como hijos del rey. Equiparándolo a Dios, a un ayudante personal o a un entrenador particular, al genio de la lampara maravillosa con turbante y todo, muchos asistentes a las iglesias hablan de un Salvador personal que está deseoso de cumplir sus peticiones y ayudarlos en sus esfuerzos de autosatisfacción y logros personales. Nada candle boymás alejado de lo que está en las Escrituras.

La comprensión del Nuevo Testamento acerca de la relación del creyente con Cristo no podría ser más opuesta. Él es el Amo y Dueño. Nosotros somos su posesión. Él es el Rey, el Señor y el Hijo de Dios. Nosotros somos sus objetos y sus subordinados. Lea mi querido amigo con detenimeitno la Biblia, entienda que es ser verdaderamente discípulo de Cristo, entienda el costo de seguirlo, de lo contrario nos venimos engañando cada día que asisitimos a la congregación y nos 1jesus001hacen levantar las manos como si con eso engañásemos a Dios, la entrega no es de sentimientos ni emociones, es de vida completa, no el domingo, es todos los días, no es para pedir, sino para entregarse totalmente a Cristo. En una palabra, nosotros somos sus esclavos.

Esta es una palabra díficil de comprender y de asimilar “esclavo” y es que tenemos la idea de acuerdo a la historia: siempre un esclavo era aquella persona mal nutrida, tratada como un animal, a la que podía inclusive el amo matarla y nada pasaba, porque se tenía el derecho total sobre su vida, creemos, que el ser esclavos es lo peor que se nos puede ocurrir, pero mi amigo el esclavo que solo hace lo que le dice su Amo, es aquel que obtendra la vida eterna, aquel que vivirá por toda la eternidad al lado de su creador.

Bueno mis amigos nos vemos, como siempre les digo, mi casa esta abierta para poder estudiar la Biblia, Los Evangelios, Romanos tan solo para empezar, pero en forma seria, no creyendo que somos los amos, sino sabiendo que somos esclavos que deseamos aprender del Maestro, los espero, yo pongo el café. Cuidense, bendiciones y nos vemos muy pronto.

Entre la Salvación y el Señorio de Cristo

Que tal mis queridos amigos, nos volvemos a encontrar, luego de un día completo de preparar el pavo,  con la familia y mi esposa a la cabeza, el pure, el relleno, el chocolate con la receta de mi abuelita, (receta secreta, se lo aseguro, no sabe a chocolate de calcetín, sino a puro y real chocolate, si quiere se la vendo, no a mi abuelita sino la receta, la necesidad tiene cara de chocolate) bueno pasamos horas, el pavo como debe saber, dura horas para hornearse, si no lo sabe, ya para navidad estrénese para prepararlo, bueno a punta de las 6:00 pm, ya estabamos todos sentados, con las gracias de rigor, pero sabe, mi amigo aquí quiero decirle algo, las gracias son en todo, en lo bueno, en lo malo, porque todo actúa para bien, pero solo a los que son sus Hijos (allí viene el problema, no es para todo el mundo, como muchos creen) entonces nos sentamos, comimos y se acabo, menos de una hora, y es que estabamos con un hambre feroz, todos felices y contentos, con su lista en mano para papá Noel, si mi amigo, era nuestro jueves azul, me llamaré Noel, para irme de domingo de ramos a terminar de comprar sus regalos y es que han pedido como los buenos, desde el WiiU, con sus juegos, claro esta, pasando por juegos para PS3, más juegos para Wii, ni decir la lista de juegos y accesorios para el iPad y el touch, mi mujer ropa y su teclado para su tablet, otro quiere su Maquina de impresión, el problema es que la máquinita de marras viene con sus materiales y bueno si antes costaba un ojo de la cara (bueno de ¿dónde más?) ahora me tendre que comprar un lazarillo porque mi perrito que tambien tiene su lista, debe cambair de cama y cobija, pues aún no aprende a llevarme, solo sabe acercarme al refrigerador en donde está su comida y cuando tiene hambre.

Pero bueno mis amigos, nos estamos alejando del tema (¿cuál era?), en fin veremos que todo salga bien, pero sabe, muchos no celebran navidad, otros como nosotros, comemos nuestro pollo (olvidese de pavo, nuevamente !NO! gritan todos inclusive Kiba, en engreído) vemos una película navideña, Winnie Poh, nos sentamos en la sala, calientitos con un chocolate y abrimos los regalos, muchos ya saben lo que son, pero siempre la ilusicón de abrirlos da muestras de felicidad, por otro lado hay gente que su celebración nada tiene que ver con el nacimiento de Jesús, a pesar de tener listos los reglaos, porque entre celebración y brindis, pierden la noción para lo cual se reunieron, pero sabe mi amigo, hermanito, en un par de días vamos a hablar más seriamente al respecto, hoy solo quiero adelantarle lo que nosotros venimos haciendo, el arbolito de Charlie Brown está medio anémico, pero quién no lo está.

Mi amigo, he venido escuchando desde hace mucho tiempo una frase y empece a buscar de dónde provenía y me dí con la sorpresa en una de mis lecturas que fue un tal Chafer en 1918, quien la instituyó, escribiendo “El cristianismo carnal… se caracteriza por un andar que está en el mismo plano que el del ho9mbre natural (o sea no salvo)”. En esos años era algo extraño, pero dele una miradita a su alrededor, hoy que hay servicio, ¿qué diferencia hay entre los que está afuera, con los que hay adentro? (ojo no con todos), ambos tienen una misma vida, lo único es que unos llegan al templo y ya no hablan palabrotas, (pero las piensan). Lo malo de esto es que esas dos tendencias, el verdadero cristiano que hasta esas fechas profesaba seguir a Jesús y aquel que estaba en la iglesia pero su vida nada diferenciaba de los de afuera, y tanto se comenzó a meter en nuestras congregaciones, que se empezó a cruzar una línea que separaba la salvación del discípulado, la iglesia y el reino, la predicación de Cristo, la fe y el arrepentimiento y entre la era de la ley y la era de la gracia, se dividió a tales extremos que una hacía cancelar la otra y entramos a la era de la gracia, todo lo obtenemos por gracia, ¿no se ha dado cuenta?, por lo que usted debe recordar que la salvación ha sido siempre por gracias mediante la fe, no por las obras de la ley. (Gálatas 2:16) (Romanos 4:3, 6-8, 16), Jesús vino a buscar y salvar a los perdidos (Lucas 19:10), vino para que el mundo fuera salvo por él (Juan 3:17). Proclamó el evangelio de la salvación, Su evangelio es el único mensaje que hemos de predicar, cualquier otro evangelio está bajo la maldición de Dios. (Gálatas 1:6-8)

Entonces mis amigos, los “carnales”, son aquellos que para empezar su vida está llena de emociones y no de compromiso, viven inclusive trabajando en un ministerio, pero su vida es igual a los de afuera, entonces eres tibio y me imágino que sabe que le pasará a todos los que somos tibios, exacto. Pero le voy a dejar una tarea, que con el hecho de leerla, se le van a parar los pelos, hay gente que cree en Jesús como Salvador y Señor, (¿vamos bien?) bueno pero muchos quieren separar estas dos palabras, aceptan que Jesús es el Salvador y que nos ha dado la vida eterna y que si oramos en su nombre recibiremos todo aquello que pedimos, que podemos hechar fuera demonios, que haremos milagros y bueno un sin fin de cosas, pero no quieren reconocer a Jesús como “Señor”, (¿lo duda?, se lo pruebo), Señor significa amo, esto lo hemos visto muchas veces, le voy a hacer unas preguntas ¿qué tan grande es su compromiso con Cristo? está usted dispuesto a dejarlo todo por seguirlo ¿seguro?, y entonces podemos contar, que usted por lo menos ha predicado la Palabra a unas cuantas personas esta semana, usted líder está  discípulando a miembros de su congregación y ya ha formado, hombres que hablen la Palabra en las casas, ¿cierto? o es usted el buen Samaritano que me va a ayudar a pagar los juguetes de mis hijos, gracias, ya tengo una tarjeta más), ¿y, porqué no llegan a la congregación, es por timidez, bueno usted líder está haciendo la obra para lo cual fue llamado, “pastoreando sus ovejas”, ¿cuántos años lleva en SU ministerio y todo lo que hace es eso? ¿a cuántas personas le ha hablado de Cristo?, viene, cumple y se va con la satisfacción del deber cumplido, cree usted ¿qué eso es ser discípulo de Cristo? y se nos va al cielo con zapatitos y todo, use botas de mecánico duran más al quemarse, pero mi amigo creemos que porque servimos al Señor en un Ministerio ya la hicimos, Pablo era apóstol, no estaba ni en panderos, ni el power point, ni en la ofrenda, entre otros lugares en donde vegetamos sudorosos por la responsabilidad que tenemos, ante el pastor, ante los hombre, pero no ante Dios, predique, hable a tiempo y fuera de tiempo, socorra alas almas perdidas, sane heridas del alma, cubra necesidades, (pero ojo no a los mismos cristianos de siempre) ¿a cuántos? yo llevo casi un año y solo me han llamado para pedirme, que vaya a grabar un servicio, aunque bueno si está leyendo estos post, no van a querer reunirse conmigo, ¿porqué?, bueno, dejémoslo así, y si, mis amigos, muchos pastores y maestros y bueno les voy a dar la teoría de la duda, lo hacen por desconocimiento, bueno pero una, no puede separarse de la otra, la Salvación esta ligada al Señorío, de nada te sirve repetir una oración en donde aceptas a Cristo como tu Salvador, sino llegas a reconocer que Jesús es el Señor, y dueño de tu vida, y no venir a decir no importa total Dios perdona, y cada domingo lo mismo, entonces toma tu ostía y vamonos la palenque.

Por último y ya para terminar, he visto que nos falta compromiso, no con el pastor, sino con Dios, y muchas veces es porque vivimos igual que los demás, no hay ese fuego que reaviva el alma moribunda solo hay esa llama que mueve las emociones que no sirven para hacer la obra de Dios, “tremendo mensaje” pero y luego ¿qué?, allí quedó, por lo que como siempre digo, líderes, aquí estoy, quizás con menos tiempo, pero siempre dispuesto, para estudiar, deseo conocer más de Dios, deseo conocer a Jesús, pero no para pedirle que estire mi cheque, ni me regale un carro, ni me arregle mi muela careada, porque es quien es, y sé que necesito muchas cosas materiales y salud, pero por encima de todo ello: “el conoce mi necesidad y si mi prioridad es El, entonces todo mis necesidades serán cubiertas, pero ojo necesidades, no hablo, del nuevo iPad, mucho menos de mi viaje a España, ni siquiera del viaje a Disney, si no puedo pagar luego mi renta, no, mucho menos ese nuevo computador que esta saliendo iMac, “Señor tu sabes que es para expandir el reino tuyo”, (mentiras) lo suficiente como para vivir, para que mis hijos sin hambre lleguen a la escuela, abrigados si hace frío, en donde pueda arrodillarme y darle gracias, porque hoy me permitió acercarme a él, y abrir mis ojos por la mañana, aún con dolor, aún, con frío, aún temblando por la fiebre, gracias, por que te puedo seguir llamando “Mi Señor”,  porque derrepente si me dás todo lo que deseo, me lleno de orgullo y te desconozco, y eso no lo puedo permitir, bendiciones y nos vemos muy pronto, quizás más por este blog porque en mi congregación (bueno lo de mía es una fábula) ya estoy creo yo en los minutos extras del partido, bendiciones, y Amén.

¿Soy cristiano? ¿Tú, eres cristiano?

Volvemos, inmediatamente, nos vamos camino a por un café, y juntamente con nuestro capuchino de rigor, un pastelito, ya como que otra donna, se nos cae la billetera, pero estamos a punto de caramelo como para un pastel de helote, deseo en este momento pedirle un favor, al leer el presente post, hagalo sin prejuicios de creerse el mejor cristiano del mundo y que los ángeles cantan su nombre cuando usted se levanta por las mañanas y le avisan al creador que usted está listo para hacer la voluntad de aquel que lo llamó, solamente le pido que ponga atención a lo que lee, y luego preguntése, ¿qué enseño? ¿qué prédico? ¿cómo es mi vida cristiana? ¿soy siervo, esclavo o me creó el dueño? ¿soy un hombre que daría mi vida por Cristo, o solamente espero los milagros? luego de hacerse estas preguntas, lea el post y grite al mundo las respuestas, total, Dios ya las sabe y quizás en el fondo de su corazón desee cambiar, agarre su Biblia, entraremos por una pregunta que no sé si se la ha hecho pero sería interesante pensarla, la cuestón será la respuesta, por lo que empecemos.

Los primeros mártires tenían muy claro lo que significaba ser cristiano. Sin embargo pregunte hoy lo que significa y probablemente va a recibir una variedad de respuestas, aun de aquellos que se identifican con este sello, y no solo hablamos de aquellos que llegan a la iglesia de domingo en domingo, sino de aquellos que están al frente de congregaciones y que pueden ser pastores, profetas, maestros, evangelistas y demás.

Para algunos ser cristiano es primeramente cultural y tradicional, un título nominal de una generación previa, mis abuelos eran cristianos, mis papas son cristianios, algunos inclusive dirán sacando pecho llenos de orgullo, “mi papá es pastor”, el efecto neto que implica evitar ciertos comportamientos y asistir ocasionalmente a la iglesia. Para otros ser cristiano es principalmente algo político, una búsqueda para defender valores morales en la plaza pública o quizá para preservar aquellos valores por medio del distanciamiento en general de la plaza pública. No obstante, muchos definen el cristianismo en términos de una experiaencia religiosa pasada, una creencia general en Jesús o un deseo por ser una persona buena. Sin embargo, todo esto cae lamentablemente muy por debajo de lo que realmente significa ser cristiano desde la perspectiva bíblica.

Ser cristiano, en el sentido real del término, es ser seguidor incondicional, por favor, léalo dos veces “seguidor incondicional” de Cristo. Como dijo el mismo Señor en Juan 10:27: “Mis ovejas oyen mi voz y yo las conozco, y me siguen”. (¿te conoce?). El nombre sugiere mucho más que una asociación superficial con Cristo. En lugar de ello, demanda un afecto profundo a El, lealtad a El y sumisión a su Palabra. En el aposento alto Jesús dijo a sus discípulos “Vosotros sois mis amigos, si hacéis lo que yo os mando” (Juan 15:14) Deseo en este momento que usted exámine estas palabras, seréis amigos de Jesús solamente cuando hagáis lo que El os manda, no la mitad, no tres cuartas partes, sino todo, por eso no vayamos  a dejar los diezmos creyendo que con eso podemos comprar las bendiciones del creador. Antes también dijo a las multitudes que se agrupaban para escucharlo: “Si vosotros premaneciereis en mi palabra, seréis verdaderamente mis discípulos” (Juan 8:31); y en otro lugar: “Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, tome su cruz cada día, y sígueme” (Lucas 9:23; Juan 12:26).

Cuando nosotros mismos nos llamamos cristianos, proclamamos al mundo que todo sobre nosotros, incluyendo nuestra identidad personal misma, se cimenta en Jesucristo porque nos hemos negado a nosotros mismos para seguirlo y obedecerlo. El es tanto nuestro Salvador como nuestro Soberano y nuestras vidas se centran en agradarlo a El. Profesar el título es decir con el apóstol Pablo “Porque para mí el vivir es Cristo, y el morir es ganancia” (Filipenses 1:21). Pero todo esto está tan alejado de tu realidad ¿verdad?, o me equivoco.

Una y otra vez a través de la Biblia, se hace referencia a los creyentes como esclavos de Dios y esclavos de Cristo. De hecho, considerando que el mundo los llamó “cristianos”, los primeros cristianos se referían a sí mismos en el Nuevo Testamento como los esclavos del Señor. Para ellos ambas ideas era sinónimas. Ser cristianos era ser esclavo de Cristo. El Nuevo Testamento refleja esta perspectiva, ordenando a los creyentes a someterse a Cristo completamente y no solo como miembros contratados o empelados espirituales, o asistentes domingueros, o lectores tardios de la Palabra de Dios, ni oradores de peticiones o declaradores de milagros, o profetas de pacotilla, sino como quienes pertenecen por entero a El. Se nos pide obedecerlo sin preguntas y seguirlo sin reclamos, ni mucho menos se nos dice que debemos declarar, visualizar, ni mucho menos ordenar nuestro milagro, ni contarle hasta tres para que recibamos el milagro, ni pagar con el diezmo por ello. Jesucristo es nuestro Amo, un hecho que reconocemos cada vez que lo llamamos “Señor”. Somos sus esclavos, llamados para obedecerlo y honrado humilde e incondicionalmente. “Hoy en las iglesias no escuchamos mucho acerca de este concepto”. En el cristianismo contemporáneo se habla de cualquier cosa menos de la terminología esclavo. Se habla del éxito, de la salud, de la riqueza, de la prosperidad y de la busqueda de la felicidad. Con frecuencia escuchamos que Dios ama a las personas incondicionalemente y quiere que sean todo lo que ellos quieren ser, que quiere que cumplan cada deseo, esperanza o sueño. La ambición personal, la realización personal, la gratificación personal, se habla de “yo soy lo que mi Biblia dice que soy”, si, eres pecador y vas derechito al infierno, todo esto ha llegado a ser parte del lenguaje del cristianismo evangélico, y parte de lo que significa tener una “relación” personal con Jesucristo. En lugar de enseñar el evangelio del Nuevo Testamento donde se llama a los pecadores a someterse a Cristo, el mensaje contemporáneo es exactaente lo opuesto: Jesús está aquí para cumplir todos tus deseos. Equiparándolo a un ayudante personal o a un entrenador particular, muchos asistentes a las iglesias hablan de un Salvador personal que está deseoso de cumplir sus peticiones y ayudarlos en sus esfuerzos de autosatisfacción o logros personales. ¿te suena similar a lo que los domingos hablas y/o profetizas?.

La comprensión del Nuevo Testamento acerca de la relación del creyente con Cristo no podría ser más opuesta. El es el Amo y Dueño. Nosotros somos su posesión. El es el Rey, el Señor y el Hijo de Dios. Nosotros somos sus objetos y sus subordinados.

!En una palabra, nosotros somos sus esclavos!.

Bueno mis amigos, y también los que no lo son, ahora si, puede usted responderse las preguntas que al inicio del post se hizo, es la respuesta que creía contestar o !upssss! debemos de corregir nuestro cristianismo, sabe mi amigo, nosotros los líderes, en donde se encuentran los pastores, maestros y toda la camarilla de equivocados somos los primeros que estamos desvirtuando el verdadero cristianismo, con enseñanzas que empiezan diciendo “Sé positivo” ven por tu milagro, declara y ordena, trae tus diezmos y El te bendecirá, ahora recibe, tan solo pide, toca y todas las puertas se te abrirán, eres Hijo del Rey y mereces vivir como tal, mentiras, blasfemías y herejías, conviertéte en esclavo, vive como tal, y tan solo haz la voluntad de aquel que perdonó tus pecados y mando a Su Hijo a morir por Ti, simple, ¿dispuesto?

Entonces te sigo esperando para estudiar detenidamente la Palabra de Dios, ya sabes yo pongo el Starbuscks, trae los pastelitos, y sobre todo tu Biblia, no vengas que la tienes en tu smarthphone, si tu y yo sabemos de que la tienes para pasar desapercibido y que no te digan !aleluya! porque llevas tu Biblia bajo el brazo, (como James bond perteneces a la Asociación de cristianos secretos), contestame ¿cuántas veces al día lees tu Biblia en tu Smathphone?, sabes es un honor caminar con tu Biblia, más aún si estas en la casa de Dios, ¿no crees?, recuerda siempre es la Palabra de Dios, pero ya sé que prefieres TV y Notas para ver la portada, en fin, trae tu Biblia, un cuaderno y lápiz, no me creo que tengas una memoria fotográfica, bendiciones y nos vemos.

Guerra espiritual !Salta, brinca, grita, pisale la cabeza al diablo!

Amigos y hermanos que regresaron por aquí, bendiciones, volvemos a tocar el tema de la guerra, y es que en los últimos días he visto cada batalla de algunos hermanitos, que olvidese de la guerra de las galaxias, y como les dije en algún post anterior, busque debajo de la cama su resortera, agarre un par de sartenes para darle en los callos al diablo, y sobre todo agarre un par se cuerdas gruesas para atarlo y recontra amarrarlo, y por último su colaloca (super pegamento) para poder pegarlo a algún rincón en donde no haga daño, en su mochila de Bob Esponja, ponga su bola de boliche, su patita de conejo, la bola de billar y cuatro piedras si le da la onda de creerse David y ahora si preparados para la guerra, vamonos a Starbucks para tomarnos un buen café porque estamos haciendo disparates, y es que recuerdo que nos decían: 30 segundos de gritos para asustar al diablo, y como buenos gritabamos, ahora vamos a pisarle la cabeza al diablo y a saltar como haciendo la danza de la lluvia, vamos a atar al diablo, vamos a arrojarlo al fondo del abismo, no faltaban algunos pastores que caminaban con su gente al mar, simulando lo dicho, luego vamos a quemar nuestros pecados, y vamos todos a hacer nuestra fogata, no faltaba el hermanito que sacaba su carnita para un sanguchito, en fin miles de cosas y Satanás muerto de risa tan solo viendónos, y tranquilo, porque si nosotros estamos en esas cosas llamemosle espiritualoides, pues no somos contrincante, y se rie, se burla de los cristianos que aún creen que haciendo cosas para la gradería vamos a lograr algo, mi amigo, lea detenidamente y busque en su Biblia, si lo que hace es correcto, o no, ahora si quiere hacer ejercicio, bueno comprése los videos de zumba y bajamos todos de peso y sin tanto brinco desorganizado, en fin empecemos seriamente.

¿Qué es guerra espiritual? Es una guerra de proporciones universales entre Dios y su verdad, y Satanás y sus mentiras. Es una batalla de voluntades entre Dios y Satanás. Es un conflicto cósmico que involucra a Dios y a la criatura de más envergadura que jamás haya creado, y se filtra hasta llegar a todo ser humano. Satanás y su ejército de demonios están peleando con Cristo, sus ángeles santos, la nación de Israel y los creyentes. Las líneas de batalla están claramente demarcadas. En Colosenses 1:13, Pablo dijo que Dios “nos ha librado de la autoridad de las tinieblas y nos ha trasladado al reino de su Hijo amado”. La salvación trae verdadera liberación y protección en contra de Satanás. En Romanos 8:37, Pablo dijo que somos más que vencedores por medio de Cristo. En 1 Corintios 15:57, dijo que Dios nos da la victoria. En 2 Corintios 2:14, dijo que Dios siempre nos lleva al triunfo. En 1 Juan 2:13, Juan dijo que hemos vencido al maligno; y, en 4:4, dijo que el Espíritu Santo viviente es mayor que Satanás. ¿Cómo puede alguien afirmar estas gloriosas verdades y sin embargo creer que los demonios puedan habitar en los creyentes genuinos? Muchas de las destacadas voces en el movimiento de guerra espiritual de hoy en día se apresuran en aclamar toda declaración de fe en Cristo como prueba de salvación. Esto refleja la creencia fácil que ha terminado con esta generación. Un entendimiento bíblico completo de la doctrina de la conversión hace evidente el hecho de que los demonios nunca pueden morar o poseer a un creyente. Jonathan Edwards escribió lo siguiente acerca de la verdadera conversión:

La Escritura describe a la conversión en términos que implican o indican un cambio de naturaleza: Nacer de nuevo, transformarse en nuevas criaturas, resucitar entre los muertos, renovarse en el espíritu de la mente, morir al pecado y vivir para la justicia, despojarse del viejo hombre y vestirse del nuevo, ser participantes de la naturaleza divina, etc.

En consecuencia, si no hay cambio real y duradero en la gente que piensa que se ha convertido, su religión no vale nada, cualesquiera sean sus experiencias. La conversión es un cambio completo de dirección del hombre desde el pecado hacia Dios. Dios puede refrenar el pecado en la gente no conversa, por supuesto, pero en la conversión él cambia el propio corazón y la naturaleza de ellos desde el pecado a la santidad. La persona conversa se transforma en enemiga del pecado. ¿Qué podemos entonces decir de la persona que declara que ha experimentado la conversión pero cuyas emociones religiosas se desvanecen con rapidez, dejándola prácticamente igual a lo que era antes? Se le ve tan egoísta, mundana, necia, perversa y no cristiana como siempre.

Eso habla en su contra mucho más que lo que cualquier experiencia religiosa pueda hablar de ella. En Cristo Jesús, ni la circuncisión ni la incircuncisión, ni la experiencia dramática ni la silenciosa, ni un maravilloso testimonio, ni uno aburrido cuentan para nada. Lo único que cuenta es una nueva creación.

Por todo lo anterior mi amigo, hermano, visitante, pastor o líder, la pregunta final o para empezar sería: ¿es usted verdaderamente cristiano? ¿verdaderamente ha recibido a Jesús en su corazón? o para ponerla más díficil: ¿es usted esclavo de Jesucristo?, dependiendo de esa respuesta es la guerra espiritual, si usted no es esclavo de Jesucristo, el que vive de acuerdo a la voluntad de Dios, entonces mi amigo, no intente hacer liberación, porque el único que se saldra es usted.

Cristiano, eso solamente, hoy recuerdo a un historiador cuyó nombre no recuerdo, pero decía, luego de los golpes, luego de las torturas, cuando los sentaban en un hierro caliente, luego de todo, ellos les preguntaban ¿quienes erán? la respuesta una y otra vez era: “soy cristiano”, “soy cristiano” los tirabán a los leones para que fuesen sus cuerpos destrozados, y una y otra vez su respuesta en la agonía era: “soy cristiano” su nombre, su lugar de procedencia, todo su ser era de que es cristiano, lo más importante, era seguir a Jesús, no interesa la vida si sabes a donde te diriges, no importa tu procedencia cuando sabes que eres del cielo, no importa la vida si cuando la pierdes la vas a ganar, entonces mi hermano, debemos enseñar la verdad y ponerla por obra, díficil, claro que lo es, y cada día que me despierto y doy gracias, me es díficil, porque aún vivo en este cuerpo carnal, pero debemos proseguir hasta llegar a la estatura de Cristo, pero en el tiempo de caminar es aprender la verdad y enseñarla, para que otros también puedan llegar a entender que el camino a la exaltación es la humillación, sabiendo sobre todas las cosas que los verdaderos cristianos somos simplemente esclavos de Jesucristo. O por lo menos morimos en el intento.

Les dejo un video de una alabaza de nuestra iglesia “Manantial de vida” (aunque por lo que aquí escribo, quizás y solo quizás, pronto me inviten a despedirme de ellos, en fin asi es el fútbol, no podemos agradar a todos, con tal de que agrademos a Dios (espero) es suficiente),  levante sus manos y alabe al Señor con nuestro canto de guerra.

Bendiciones y recuerda la Biblia nos dice resistid al diablo y huirá de vosotros, porque aunque lo ates con nudo de pescador, se te desata. nos vemos al rato.

Cristiano verdadero

Queridos hermanos y amigos caminando por internet encontre este video, que me trajo una paz tremenda, sobre todo porque puedo decir que no soy el único loco que grita por aquí y por allá lo que es ser un verdadero cristiano, le rogaría que lo vea y saque sus propias conclusiones.

Espero que le deje alguna claridad sobre lo que es el verdadero cristiano.

Y por amor a Dios, pastores, maestros, evangelistas, a todos los líderes de la iglesia de Jesucristo, enseñen la verdad, para que la gente se arrepienta de su vida y puedan pedir perdón al creador de todo y seguir el camino trazado por Jesús, miren a su alrededor, vuelvan por sus pasos a ver lo que han venido predicando y enseñando y en vez de pedir bendiciones y milagros, pidan que el Espíritu Santo toque la vida de cada uno de los miembros de su iglesia para quer puedan rectificar y tomar el verdadero camino, bendiciones, y nos seguimos comunicando, gracias a Dios por permitirme poderles decir la verdad. (aunque usted, no lo crea).

¿Conocemos la voz de Dios?

Queridos amigos, ya nos vamos a meter en problemas, pero ni modo me encanta el pleito, le pido mis queridos hermanos que tenga su Biblia a la mano, porque deseo no solamente que usted lea los versículos que aquí trataremos, sino que pida revelación y pueda seguirnos en esta pequeña conversación que haremos, como siempre, preparese una jarra de café, para que no nos quedemos dormidos, en mi caminar he escuchado a mucha gente esa frase celebre (recuerde siempre que tengo miles de palabras celebres y poco a poco ire escribiendolas aquí), “Dios me dijo” cada vez que escucho esto dicho, por líderes, pastores o profetas, realmente me da miedo, siento escalosfrios, porque muchas veces son cosas que se alejan de la Palabra de Dios, pero como suena bien, es en beneficio de algo, o simplemente me da buena imagen ante el resto de la congregación, pues muy alegremente se suelta lo que alguien siente.

Para muestra un botón, me invitaron a llevar la palabra en una iglesia y terminando la alabanza una señora se levanto y acercándose al microfóno dijo: “Asi dice el Señor: que todas las mujeres vengan el próximo domingo de rojo, porque el rojo representa la sangre de Cristo, Asi dice el Señor” !Aleluya!, me jale los pelos porque todos en la congregación gritaron a una voz: !Amen!, y el siguiente domingo, me imagino que ya sabe como vinieron al servicio, Si, aunque usted no lo crea !de rojo!, a pesar de conversar con el pastor, él estaba contento con su profeta. Bueno mis amigos, asi estan las cosas, muchas veces nuestros oídos no saben o no estan preparados o asumen, o creen que Dios nos habla, pero la pregunta en cuestión es ¿verdaderamente conocemos la voz de Dios?, Si usted dice que: si conoce la voz de Dios, viene mi repregunta ¿porqué cree usted eso? ¿Cuál cree usted que es la diferenia con otras voces? ¿Cómo puede estar seguro de que es la voz de Dios? ¿Cómo puede estar seguro de que Dios habla hoy?, interesantes preguntas, si usted en algún momento ha dicho la frase celebre tratada aquí, ¿podría responderse estas preguntas aqui expuestas?

Le voy a contar otra historia que esta sacada de la Biblia, Satanás desde el principio ha querido reemplazar la voz de Dios, sino recuerde lo que pasó en el Edén, fue Satanás quien engaño a la mujer con ciertas palabras que parecían medio inocentes, pero que hicieron que pecaran y empezara todo lo que usted y yo hasta hoy vivimos. Entonces mi amigo vamos a ver que hay en la Palabra de Dios que nos muestre que Satanas quiere tener la atención de la gente, y que su respuesta, sea cualquiera, menos seguir a Cristo.

“Porque vuestro adversario el diablo, como león rugiente, anda alrededor buscando a quién devorar” (1 Pedro 5:8) Debe darse cuenta de esto, Satanás anda por todo lugar buscando a quien destruir, engañando, le promete cosas que parecen buenas y que son dulces a nuestros oídos y a nuestro corazón, para poderlos destruir y que al final del tiempo pasen la eternidad en el infierno.

Pero usted dirá, mi amigo con todo lo que viene haciendo Satanás ¿qué está haciendo Dios?, bueno mi amigo, le voy a dar muchas respuestas que han sido generadas por enseñanzas que nosotros líderes, pastores, maestros y demás estamos pidiendole a Dios, esta muy ocupado haciendo los milagros que le pide la gente, buscando el carro o el marido que le pidio una hermana, buscando trabajo para algún hermanito, cumpliendo los deseos de tu corazón o de algún otro cristiano o esperando que algún pastor le cuente hasta tres para descender en alguna congregación para hacer los milagros que le pide el evangelista. No mi hermano, no, “Y el Señor hara oír la majestad de su voz” (Isaías 30:30) desde el principio de todo Dios ha estado hablando al hombre.

En Génesis 3:8 “Y oyeron la voz de Jehová, Dios” o en Génesis 3:10 “Oí tu voz en el huerto”. si usted se da una vuelta y mira la vida de Abraham, Moises, Caleb, Josue, Samuel, David, en cada caso usted encontrará la frase “Y Dios dijo”, entonces siempre Dios hizo oír su voz. Recuerda mi querido amigo que la Biblia dice: “Y las ovejan oyen su voz; y a sus ovejas llama por nombre y las saca, Y cuando ha sacado afuera todas las propias, va delante de ellas; y las ovejas le siguen, porque conocen su voz. Más al extraño no seguirán, sino huirán de él, porque no conocen la voz de extraños” (Juan 10:3-5). Juan 18:37 dice: “Todo aquel que es de la verdad oye mi voz”

Aqui nos vamos a detener un momento, mire mi hermano el mensaje es bien claro, pero cada uno o cada líder le da una interpretación diferente, nosotros decimos y lo gritamos “nosotros somos de Cristo” y todos deberían decir WOW WOW que tremendo, pero sabe mi hermano no necesariamente es así, usted y yo siempe decimos que no somos tan malos como…., o decimos que siempre estamos en victoria, que estamos a los pies de Cristo, que todos en la congregación somos uno en Cristo ¿seguro? ¿si?, y de ¿de qué sabor quiere su raspado? Recuerde bien, mi amigo, El nos conoce por nombre, y nos llama porque sabe que somos de su rebaño, entonces una de las condiciones para que Dios nos hable es saber y ser de su rebaño, o sea haciendo su voluntad.

Bueno aquí empieza el problema, porque al creernos eso, o al hacernos creer eso, y es que muchas veces los cristianos nos comemos todo lo que nos dicen, siempre y cuando venga del pulpito, no nos ponemos a comparar lo que nos dicen con la Biblia y por lo tanto asumimos que las cosas son asi, que puedes pedir y se te dara, que tocas y se te abrira, que simplemente declaralo y se hara, ata o desata y todo se hara como tu dices, y muchas veces y estoy de acuerdo con ello tienen apoyo bíblico, pero sacamos las cosas de contexto, o sea no leen lo escrito en la Palabra de Dios antes o después de lo que utilizamos para apoyarnos o no leemos una concordacia que nos lleva a otros lados de la Biblia. “Toca y se te abrirá” ¿si?, ¿porqué? por tu linda cara de  espiritualoide, no, porque en la Biblia dice que sus ovejas, o sea los que pertenecen a su rebaño, o sea los que estan haciendo su voluntad (ojo la voluntad de Dios), a ellos se les abrira las puertas, pero para seguirlo. Y El caminara delante de nosotros y seguiremos sus huellas, haciendo lo que El hizó.

Muy facilmente utilizamos la frase “Dios me habló y me dijo:” y lo gritamos, pero muchas veces es para que los demás nos miren como muy espirituales o cuando queremos afirmar algo por conveniencia o porque le sacamos algún provecho a esa frase, muchos de los cuales es por los privilegios que nos dara ese hecho en la congregación, y seguimos ya luego en una competencia y la congregación se llena de espiritualoides que si testificaran de lo que Dios les dijo, nos faltarian horas al servicio para que terminen, desde el gato que me enseño a hablar en lenguas, hasta que cuando Dios me sano de la gripe y me dejo el cancer.

Y ojo mi hermano, yo sé que Dios habla, no me malinterprete, pero hay que enseñar y aprender cuando es de Dios y cuando es de Satanás o cuando somos nosotros que creemos que Dios nos habla y Dios quiera que es por ignorancia y no por malicia. Pero mi amigo sea por lo que sea, cuando no es de Dios, la congregación empieza por confundirse y puede traer más problemas que soluciones, por ello los líderes deben enseñar para que todos puedan entender cuando es que Dios habla.

Ahora sigame, mire usted que cree ¿Cuándo está en pecado, Dios le hablará?, nunca oíra la voz de Dios, justamente porque su pecado le hará cerrar sus oídos a cualqueir cosa que sea arrepentirse, fijese bien y repitamoslo, en pecado usted no querra oír la voz de Dios, y aún así a muchos les sale lo espiritualoides y empiezan a decir y proclamar a quien quiera escucharlos, “Yo he sido lavado con la sangre de Cristo” pero solo usted y Dios saben la verdad. O sea en palabras vulgares y silvestres, Se tiran el Cristo a la espalda y siguen en sus cosas.

Pero también te voy a contar de que cuando estas orando, me ha pasado, escuchas miles de voces, ideas, visiones, trabajo, la comida, los chicos, los pagos y todo lo que pueda sacarte de la comunión que puedas o quieras tener con Dios, y esa mezcla de voces muchas veces hacen que sea dificil discernir cuál es la Palabra de Dios.

Un versículo más, Génesis 3:9-10 “Mas Jehová Dios llamó al hombre y le dijo ¿dónde estas tu? y él respondió, Oí tu voz en el huerto, y tube miedo, porque estaba desnudo y me escondí” Por lo tanto piense en la situación, como usted o como yo sabemos cuando hemos hecho algo malo delante de Dios, tratamos de escondernos, de no orar, de no tener una comunión con Dios, justamente porque sabemos de que al haber hecho algo malo, Dios lo sabe y nos lo dira, creemos que podemos escondernos, como Moises se saco la sandalias porque pisaba tierra santa, debemos sacarnos todo aquello que esta mal de nuestras vidas para poder estar delante de Dios escuchando su voz, entonces no es que “Dios me dijo” sino como esta tu vida para que Dios te hable, y yo sé que en la Biblia habló un burro, aqui te esta escribiendo uno, pero fue en algo puntual, no todos los domingos en medio del servicio. Entonces, mi hermano, Dios habla, pero si dejó a su hijo cuando murio en la cruz por llevar consigo todos los pecados del mundo, entonces a ti y a mi ¿cuándo nos hablará?

Para terminar mi amigo, usted y yo debemos de empezar a dejar nuestras sandalias llenas de pecado o sea arrepentirnos, hacer la voluntad de Dios para poder escuchar su voz, a mas cerca de Dios estemos su voz será más audible, pero también significa que estaremos mucho más limpios de todo pecado y allí con razón y con toda autoridad podrá decir “Asi dice el Señor” o “Dios me dijo” Arrepientete y no peques más.

Bendiciones y nos seguimos comunicando.

Respetando a todas las religiones (¿¿??)

Bueno mis queridos amigos, hermanos, visitantes, asiduos, extraviados que pululan por la red, bienvenidos, a este su blog, hoy vamos a ver algo interesante, bueno eso es lo que pienso yo, esperemos que al final usted también.

Recordará muy probablemente este acontecimiento. En los días que siguieron al ataque terrorista del 11 de septiembre de 2001, muchos estadounidenses instintivamente buscaron valor y solaz en Cristo. Pero incluso allí, en un culto en la Catedral Nacional de Washington, D.C., que se transmitió en vivo a todo el mundo, un ministro cristiano elevó una oración en el nombre de Jesús pero dijo: “respetando todas las religiones”. ¿A todas las religiones? ¿a los druidas? ¿a los que adoran a los gatos? ¿a las brujas? El ministro cristiano, de una iglesia cristiana no debe sentirse obligado a condicionar, ni a pedir disculpas por orar al único Salvador verdadero.

Pablo dio una afirmación impresionante en Romanos 1:16-17: “porque no me averguenzo del evangelio, porque es poder de Dios para salvación a todo aquel que cree; al judío primeramente, y también al griego. Porque en el evangelio la justicia de Dios se revela por fe y para fe, como está escrito: mas el justo por la fe vivirá”. Aunque el mensaje de salvación que Pablo proclamaba era el mensaje más maravilloso e importante de la historia, el público y las autoridades le habían tratado de manera humillante por predicarlo vez tras vez. Jamás ni por un momento consideró diluirlo para hacerlo más atractivo al público.

Si usted nunca se ha sentido avergonzado por proclamar el evangelio, probablemente nunca lo ha proclamado verdaderamente, en su totalidad, tal como Jesús lo proclamó. Todos queremos que nos acepten, y sabemos, como, Pablo lo descubrió tantas veces, que tenemos un mensaje que el mundo rechazará, y que mientras más nos aferremos a ese mensaje, más hostil se volverá el mundo. Así es como empezamos a sentir verguenza. Pablo superó eso por la gracia de Dios y el poder del Espíritu, y dijo: “No me averguenzo”. Es un ejemplo contundente para nosotros, porque sabemos el precio de la fidelidad a la verdad: el rechazo del público, la cárcel y, al final, la ejecución.

¿Dispuesto? bueno aquí lo dejamos, nos seguimos comunicando, aún se me han quedado algunas cosas en el tintero, bendiciones y nos vemos.

Frutos dignos de arrepentimiento, introducción

Hechos 17:30 “Pero Dios, habiendo pasado por alto los tiempos de esta ignorancia, ahora manda a todos los hombres en todo lugar, que se arrepientan”

Lucas 3:8 “Haced, pues, frutos dignos de arrepentimiento, y no comencéis a decir dentro de vosotros. Tenemos a Abraham por padre; porque os digo que Dios puede levantar hijos de Abraham, aún de estas piedras”.

Aqui podemos ver, cosas muy importantes, si usted camina por las calles, ve la televisión, escucha a algunos artistas, cantantes, e inclusive si usted entra a alguna iglesia, de la denominación que sea, todos tienen un común denominador “Soy cristiano” y muchos se lo creen, muchos creen y hasta lo afirman que por solo decir la frase “soy cristiano” ya es suficiente como para creer que se van al cielo con zapatos y todo, pero si usted mira de cuando en cuando un poco detenidamente la vida de todas esas personas, se dará cuenta de que caminan de una manera muy diferente a la que dice la Biblia, entonces usted mismo se hace la pregunta ¿serán cristianos?

Pero sabe mi amigo, la vida de algunos que dicen ser crisianos su vida no ha cambiado, siguen haciendo lo mismo que antes de recibir a Cristo en su corazón, pero luego de ver todo eso, de mirar la TV y ver que tantos artistas dicen ser cristianos y su vida es un desastre, quiero en este momento cambiarle la pregunta de ¿serán? a: ¿porqué usted dice que es cristiano?.

Y vera de que ha dado y le daran alguna de estas respuestas:

1- Yo levante la mano y pase al altar para que oraran por mi.

2- Yo hice la oración del pecador.

3, Yo acepte a Cristo.

4. Es que oraron por mi.

5. Yo voy a la iglesia todos los domingos.

6. Yo doy mis diezmos.

7. Es que siempre salgo a repartir folletos y revistas.

8. Es que yo escucho estudios biblicos.

9. Yo me porto bien, no hago mal a nadie.

Algo de esto, hace que algunos se crean verdaderos cristianos porque hicieron o hacen algo de todo lo anterior. Pero sabe mi amigo o amiga, hermano o hermana en Cristo, usted debe de saber algo, el verdadero cristiano se inicia con un verdadero arrepentimiento. Jesús dijo que los que querían seguirlo deberían arrepentirse.

Mateo 4:17 “Desde entonces comenzó Jesús a predicar, y a decir: arrepentios, porque el reino de los cielos se ha acercado”

Lucas 5:32 “No he venido a llamar a justos, sino a pecadores al arrepentimiento”.

Dios nos manda arrepentirnos. Pablo dijo: “por cuanto todos pecaron” y Jesús proclamo el arrepentimiento a las multitudes porque no hay un solo justo. Cuando Jesús dijo que había venido a llamar a los justos, si usted camina por alguna iglesias, hay miles de justos, no tomo, no fumo, soy buena gente, ayudo a los demás, “Yo soy justo”.

Digame el vestir las faldas hasta los tobillos,utilizo el velo, hombres aquí, mujeres allá, la gente tiene un montón de ideas medio raras, otros por ser vegetarianos, otros que hacen mandas, y creen que eso, los hace cristianos.

Jesús quería que entendieran el mensaje y que tenían que arrepentirse para poder estar con él.

Entonces ahora viene la pregunta ¿usted cree que es cristiano?

No tengo yo la respuesta pero si su vida de antes de decir que se convirtio y la que tiene ahora, sigue en el mismo rumbo, mi aamigo pienselo bien porque el cielo no es su futuro, es tiempo de arrepentirse, o quizás mejor decir, arrepentirnos y buscar a Dios.

Nos vemos la siguiente semana en donde seguiremos con el mismo tema del arrepentimiento, bendiciones.

Vicck

Así, no quiero ser cristiano

Si mis amigos, y esto lo digo con tristeza, con dolor, yo sé que todos somos pecadores, que nos arrepentimos y probablemente volvemos a pecar, pero la cuestión, es que en nuestro interior existe la envidia, amargura, contienda, escuche a una amiga, “si los cristianos son asi, prefiero quedarme como soy” y es cierto, porque muchas veces por creernos cristianos, pensamos que nos merecemos todo, como somos hijos del Rey, tenemos derecho a todo, incluyendo mentir, engañar, hablar mal, pero sobre todo levantar falsos e inventar mentiras, con el único fin de perjudicar, pero mis amigos, esto es una verdadera mentira, lo más probable es que no sea hijo ni hija, hasta entenadas, pero nada más, hace unos días, me comentaban la forma en que los cristianos se comportan, tratando de engañar a la gente, de coaccionar con respecto a lo que otras personas deben de ser, pensar y comprar, las palabras, actitud que tienen, demuestran que de cristianos dejan mucho que desear, y eso es lo más triste, primero porque la gente es lo que primero mira, si, a personas que tienen otra religion, son las que estan bajo la mira, y la lupa, el más pequeño detalle, será para que te pongan en el cadalzo y bueno allí si tratan de señalar a otros que cometen un error, como me decia una señora (es un decir), que era una cabrona, que no asistía a la iglesia, pero que yo no era nadie para hablar y enseñar de religión, como contestarle, si como yo siempre pienso, cuando inteligentemente no podemos exponer lo que pensamos o creemos, porque no existen argumentos en nuestro vivir que puedan demostrar que mis afirmaciones son valederas, empezamos a gritar, cuando las ideas, creencias, se demuestran con el testimonio diario de nuestras propias vidas, pero si no puedes, cuando no hay argumentos, es cuando demuestras lo pobre que es tu creencia y lo imposible que es tu demostración, y lo pequeño que es tu Dios, es cuando los 10 mandamientos es para que lo hagan los demás, pero yo no que soy muy cabrona, en vez de callarse, agachar la cabeza, sentir verguenza de que a pesar de que han pasado muchos años de vivir, no hemos logrado salir de la mediocridad cultural en que vivimos, y aprender, lo malo es que este es el diario vivir de mucha gente, y el común denominador de aquel que por que cree que nació en un lugar en donde existía una creencia (que aún no entiende, mucho menos conoce, llegando a creer que Charlos Heston es Moises y hasta la fecha le da las gracias por haberlos sacado de Egipto) (bueno es broma, pero de que las hay, las hay, sino empiece a preguntar y se dará cuenta), entonces, yo tengo un dicho que lo aprendi en mi caminar diario: “porque usted se mete en un garage ¿se convierte en carro?” NO, bueno porque dice que es católico, ¿el cielo es su próxima casa? igualmente NO.

Pero continuemos, estabamos hablando de aquellos que se dicen cristianos, pero se comportan peor que el más recalcitrante pecador, es que en los últimos tiempos, casi 2,000 años se ha venido infiltrando en la iglesia una serie de enseñanzas que han venido cambiando el verdadero pensamiento de Dios, ¿Cómo así? si tiene tiempo, un café, deseos de saber, bueno sientese porque parado se nos puede caer y este listo y abiertos sus ojos, asi como su entendimiento, quizás y solo quizás, lo haga pensar. “Pide y se os dará, tocad y se os abrirá” y pedimos como buenos porque nos dicen que debemos pedir que Dios nos escucha, que debemos de tocar las puertas que todas deben de estar abiertas porque Dios proteje y cuida y bendice y sobreabunda a sus hijos, wow, wow, y otro wow, y nosotros incautos (y no es un inca con auto) nos la creemos y luego de tener una vida de mentiras, engaños, y demás, queremos que se nos de lo que pedimos, y se nos abra las puertas de lo cielos, no solo las ventanas y recibamos a manos llenas las bendiciones, y si son en metalico o papel verde moneda especialmente los de 100, es mejor y allí aparecen los pastores, evangelistas, maestros y otros que nos dicen hay un impío juntando dinero para ti que eres un hijos del Rey, bueno será hijo de… alguien, pero del Rey nunca, pero engañamos y nosotros nos la creemos, porque nos conviene y empezamos a comportarnos tan cretinamente, que como entre bueyes no hay cornadas, entre cretinos no nos damos cuenta de lo que verdaderamente somos.

Conozco una señora, que dice tener una religión y discute, afirma, sale los sabados y fiestas de guardar, a evangelizar, la conoci una vez que me invitaron a su templo, bueno no celebra cumpleaños, porque no son de Dios, pero si se va de parranda de vez en cuando porque si es de Dios, que sigue los mandamientos, pero creo que los sigue a KMart o al mercado, porque miente como ella sola, maldice como las buenas, acuchilla por la espalda que es un contento, como por ejemplo hace unos días le preguntaron sobre el comportamiento de otra señora y mi amiga, se explayo en decir lo bueno que era, lo acomedida, lo servicial, lo humana, lo humilde, yo entre mi pensaba, ¿de quién esta hablando? esa persona no es asi, entonces la mentira, los engaños, las tramas, y los dramas, nos decimos que seguimos a Dios, que somos hijos del Rey, que vivimos una vida de humildad haciendo el bien sin mirar a quien. Mentiras.

Por eso dice la gente “Si son asi, yo no quiero ser cristiano”, Si usted quiere serlo, le mando a mi amiga, pero si desea saber más, encontrar la verdad, y ser un hombre o mujer verdaderos, consigase una Biblia y haga lo que dice allí, lo demás, es lo de menos.

Punto final y antes de acabar, No se si usted vio la pelicula “Buscando al soldado Ryan” Eran tres soldados (ojo tres soldados, no tres cerditos, ese es otro cuento) bueno eran tres hermanos en la segunda guerra mundial, dos de ellos murieron en el fragor de la guerra, y el Comando decidio, sacar al tercer hermano, y mandaron a un pelotón a buscar donde estaba, pasaron de todo hasta que lo encontraron, pero todos murieron en el intento de encontrarlo y llevarlo fuera de la guerra. Al final de la película, el soldado Ryan se acerca a una tumba de uno de los hombres que lo encontro y lo devolvio a su madre, ya anciano, de caminar pausado, el hombre se dirige a la tumba y temblando, llorando, lleno de dudas, le pregunta a su mujer: “¿he sido un buen hombre, para que la muerte de estos hombres haya valido la pena?”, ahora yo le hago esta pregunta “¿valio la pena, de que Jesus muriera por usted, asi como es usted, un cristiano?, respuestas, solo entre usted y el creador, pero ojo, su familia si lo sabe, mirelos a los ojos y pregunteles ¿soy un buen hombre?, ¿soy una buena mujer?, se sorprendera. Nos vemos.