Señor: ¿esté sermón es para mí?

Que tal queridos amigos, nos volvemos a encontrar, en este mundo globalizado, la información corre por todas direcciones y si usted sabe buscar, obtendrá un gran tesoro para poder crecer en conocimiento, he estado estudiando detenidamente en estos últimos días, he escuchado predicas, y visto algunas predicas, he buscado en la Biblia algunas cosas que se decían desde el pulpito y verdaderamente quería ponerme a llorar, se predica cada cosa que no podría explicarlo, si es que no me pusiese a pensar en que nuestra gente, muchos de nuestros hermanos cristianos no escudriñan la Biblia, muchas veces el único tiempo en que toman su Biblia entre sus manos para leer los dos o cinco versículos que se utilizan para hacer un sermón, es el domingo durante el servicio, por lo que al no conocer la Palabra de Dios, no podemos comparar lo escrito por inspiración del Espíritu Santo, de lo que en un tiempo de oscuridad ha enseñado el predicador en cuestión, por lo tanto mucho de lo que se escucha desde los asientos de una congregación con aceptados como ciertos, a pesar de que hay algunos, (muy poquitos) que levantan su mano para decir “no es así” somos tachados de divisionistas y hasta de herejes, en fin, pero mi hermano, y les voy a poner luego el video, hay un par de pastores que al hacer una campaña monetaria (o sea pro fondos, o sea sacar dinero) llegan a decir que Maria, la madre de Jesús tenía probablemente una cantina en donde vendía vino, y la familia trabajaba allí, y la gente grita !Amen!, allí es donde les digo hay algo que tiene que cambiar, por eso aqui sigo con el libro de Richard Baxter “El pastor reformado”, algunas cosas más seguiremos transcribiendo de este libro escrito por los 1600, imáginese en esos tiempos ya debían de cambiar o cambiarlos por otros a los pastores y maestros que dirigían a las congregaciones de esos entonces, pero hoy aquí mi hermano, es igual, hay cada líder que verdaderamente no se sabe qué predica, por favor lea con detenimiento, si conoce o tiene un amigo pastor, maestro, profeta, pasele la voz a que entre en nuestro blog y lea lo que aquí está escrito y nos deje un comentario, gracias y empecemos.

Sea diligente en mantenerse en una buena y saludable condición espiritual. Primero predique sus sermones a sí mismo. Su pueblo se fijará si usted ha pasado mucho tiempo con Dios y serán beneficiados. Lo que ocupa más su corazón se comunicará más eficazmente a ellos. Confieso que cuando mi corazón está frío, entonces mi predicación es fría. Si nuestro amor, fe o reverencia disminuyen pronto se manifestará en nuestra predicación, quizás no tanto en lo que predicamos sino en la manera en que lo hacemos. Y nuestro pueblo sufrirá. Por otra parte, si estamos llenos de amor, fe y celo, entonces nuestro ministerio traerá refrigerio y aliento.

Hermanos, guarden sus corazones para mantenerlos libres de las concupiscencias, las pasiones y la mundanalidad. Mantengan su fe, su amor y su celo. Pase mucho tiempo en comunión con Dios. Si no hace esto, entonces todo irá mal. Usted debe obtener de El, el fuego celestial para consumir sus sacrificios. Si su fervor es artificial usted no puede esperar la bendición de Dios. Los pecados vergonzosos y las herejías comienzan normalmente con desviaciones pequeñas. Frecuentemente Satanás se aparece como un ángel de luz para atraerle hacia las tinieblas.

Si usted cede ante el orgullo o cae en el error, entonces usted será una maldición en lugar de una bendición para el pueblo de Dios. Por lo tanto, tenga cuidado tanto para su propio beneficio, como para el de otros. Yo pienso que un ministro debería cuidar su corazón especialmente antes de ministrar en público. Lea algún libro espiritualmente estimulante o considere la gran importancia de su mensaje o piense en las grandes necesidades espirituales de su grey. Suba al púlpito en el celo del Señor, para que los corazones de los oyentes puedan ser calentados, antes de salir del servicio.

Asegúrese de que su estilo de vida no contradiga su enseñanza, de otro modo, terminará deshaciendo todo el bien que pudiera haber hecho. Si nuestras vidas son inconsistentes, la gente pronto pensará que hay muy poca verdad en el cristianismo y que nuestra predicación es solamente palabrería. Si lo que decimos es en serio, entonces pondremos en práctica lo que decimos. Una sola palabra de soberbia, una explosión de enojo, o un solo acto egoísta pueden destruir rápido todas sus labores. Si usted no anhela el éxito del evangelio, entonces, ¿Porqué está en el ministerio? ¿Acaso no está preparado para aguantar insultos y ofensas, no está dispuesto a controlar su temperamento, a mortificar su orgullo y a acomodarse a los pobres para ganar almas? Es extraño ver como algunos predican muy cuidadosamente, pero viven descuidadamente. Debemos tener mucho cuidado de ser hacedores de la palabra y no solamente “habladores”, engañándonos a nosotros mismos (vea Stg.1:21). Debemos ser tan cuidadosos acerca de nuestra forma de vivir, tal como somos cuidadosos para predicar. Si deseamos ganar almas, entonces ésta será nuestra meta, tanto cuando estamos en el púlpito, como cuando estamos fuera de el. Sea diligente para usar toda su vida para Dios y no simplemente su lengua.

Bueno mi amigo aquí nos quedamos, regresamos pronto, espero en Dios que lo que escribimos, sea de bendición en su caminar, sabedores mi amigo de que todo lo que se diga o escriba aquí debe ser comparado con la Biblia que es nuestra Guía, bendiciones y regresamos en un rato.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: