Si Jesús es tu Señor, es que tú eres su esclavo

Queridos amigos, hermanos, hermanas, visitantes, miembros de la congregación “Manantial de vida” nos volvemos a encontrar, y si es la primera vez que nos visita, espero que sea miembro del equipo de estudiantes de la Biblia o por lo menos de buenos cristianos. Hoy no voy a hablar (o escribir mucho) solamente un pedido o ruego, vea y escuche o lea la traducción de el video en forma completa, le aseguro de que si usted verdaderamente desea en su corazón seguir a Jesús, algo va a cambiar en su interior, tenemos ideas sobre lo que es ser cristiano, algunas de ellas medio atravesadas o raras, que muchas veces es lo que nos enseñan desde los púlpitos o en las clases bíblicas, y que nada tienen que ver con la Palabra de Dios, por ello el deseo de mi corazón es que usted y muchos más, verdaderamente sepan y comprendan lo que es ser un cristiano, lo que es convertirse en discípulo de Jesucristo. Los dejo.

Espero mi amigo, que hoy cambie su manera de pensar y siga verdaderamente las pisadas del maestro, su amo y Señor.

Bendiciones y nos vemos.

Usar bien la Palabra de Dios

Queridos amigos, hermanos y hermanas, estoy por salir rumbo a la congregación, vamos al estudio bíblico, seguramente seguiremos con Mateo, y estudiaremos algo, aparte de leer un libro interesante, emotivo, pero no cambio, prefiero seguir escudriñando mi Biblia, yo por mi parte he venido leyendo algo de la Palabra de Dios y les voy a dejar un pequeño post que con ayuda de escritos del pastor John macarthur voy a hacerlos pensar, pero mi amigo como está haciendo calor, tómese un licuado bien frio o si ud. es de los míos un capuchino y un tiramizu para sudar y sobre todo no dormirnos, porque como que la Biblia tiene un somnifero poderoso que apenas ponemos la Biblia en nuestras manos y caemos dormidos como por arte de magia, pero en fin despierte y demosle una buena lectura, para que los demonios huyan de nuestro lado al escuchar la Palabra de Dios. Y no venga con que quiere sacar las maracas para hacer la danza de espanta brujas.

“Procura con diligencia presentarte a Dios aprobado, como obrero que no tiene de qué avergonzarse, que usa bien la palabra de verdad”. 2 Timoteo 2:15

¿Desea ser “aprobado” por Dios? ¿Quiere que Dios esté contento con su vida? Estoy seguro de que quiere agradar a Aquel quien lo ama, que dio a su Hijo por usted, que lo bendecirá en esta vida y algún día lo recibirá en su presencia. Forma parte de ser cristiano el deseo de agradar a Dios.

Pero ¿cómo se presenta a Dios aprobado? Tiene que ser un “obrero que no tiene de qué avergonzarse”. ¿Se ha avergonzado alguna vez de su trabajo? Sin dudas ha tenido momentos en los que se ha sentido avergonzado de la calidad de su trabajo. Usted hizo una mala jugada y estropeó un importante juego. No leyó cuidadosamente la receta para una comida significativa. Dejó de estudiar para una prueba. La Biblia nos está diciendo que, si queremos ser aprobados por Dios, tenemos que ser obreros que tomamos en serio nuestro trabajo y empleamos en él nuestro mejor esfuerzo, de modo que no tengamos de qué avergonzarnos cuando estemos delante de Dios.

¿Cuál es la clave para ser un obrero de Dios que no tiene de qué avergonzarse? La clave es “[usar] bien la palabra de verdad”. Si quiero que Dios apruebe mi trabajo, debo usar bien toda la Biblia. ¿Qué significa “usar bien”? Literalmente significa cortarla en línea recta como un carpintero corta la madera recta para que el mueble encaje bien, o un albañil corta la piedra recta para que las piezas de la pared encajen perfectamente. Pablo trabajaba el cuero y tenía que cortar pieles en piezas bien arregladas que pudiera coser entre sí para formar una tienda Él le está diciendo a Timoteo que use la Palabra de Dios con precisión y exactitud, que la interprete y la aplique correctamente.

Si desea llevar una vida que garantice la aprobación de Dios en lugar de vergüenza, entonces debe usar bien la Palabra de Dios. Interpretarla a la luz del amor de Dios y la justicia revelada en la cruz. No suavice sus exigencias ni sus promesas. Permítale transformar su corazón para que sea renovada su mente. Entonces sabrá lo que es vivir en el centro de la voluntad de Dios.

Bueno queridos amigos, los dejo, me voy a mi clase de estudio bíblico, no sea que porque ayer no fuí al servicio, crean que ya me fui de la iglesia (aunque no se qué pensarían que fuera mejor), pero al regreso le seguimos, ya tengo terminado el nuevo post que les voy a subir y recuerde siempre, si ustes cree que es un obrero fiel y está sirviendo al Señor, ¿está semana que pasó, a cuántas personas habló de Cristo y cuánto a podido escudriñar la Palabra de Dios?, y ¿Cuándo nos va a dar el gusto de su presencia en los estudios bíblicos aquí en mi casa?, sobre todo para los líderes de mi congregación, que he abierto mi casa para una reunión de hogar, o célula, o como quiera llamarlo “té de tías”, en fin la cosa es juntarnos para orar y aprender, bendiciones y nos seguimos comunicando.

El nos constituyó, ¿seguro?

Bueno mis amigos, hoy es un día de descanso, no creó que pueda ir a la congregación, me voy a perder el servicio y es que no nos podemos mover de casa ya que viene mi hijo mayor a vernos y a dejarnos un visitante por unos días por lo que no tendremos la oportunidad de llegar a la congregación a convivir y luego compartir la alabanza y adoración, ni modo pero no hace que no podamos seguir estudiando y subiendo algo de lo aprendido, buscando y escuchando clases del Instituto Biblico, recordé una clase sobre el llamado y ahora vamos a ver un pensamiento al respecto, mire mi amigo, pastor, maestro, profeta, que decimos que hemos sido llamados por Dios para entrar al ministerio, muchas veces nos hemos olvidado del llamado (si es que verdaderamente lo tenemos), y es que nos dedicamos a tantas cosas durante la semana que muchas veces no nos damos cuenta de que la parte importante la vamos dejando para último minuto o en el camino la vamos perdiendo, por lo cual ahora es necesario retomar el camino andado y volver por nuestros pasos a hacer la voluntad del que nos llamó.

“Y él mismo cosntituyó a unos, apóstoles; a otros; profetas; a otros, evangelistas; a otros, pastores y maestros” Efesios 4:11

Recuerde esto, fuímos constituídos por Cristo, si usted verdaderamente fue llamado al ministerio, Jesucristo mismo fue quien lo ha llamado, no fue ni su mamá, ni su papá, ni mucho menos su mujer o marido, fue Jesús, por lo cual tenemos una misión, fuímos llamados por una razón y para realizar un trabajo, pero mi amigo y hermano en Cristo, muchas veces nos olvidamos del llamado o como dicen: “nos metemos sin haber sido llamados” y vegetamos dentro de las iglesias y la falta de experiencia, de conocimiento o el cerrar de nuestros ojos y oídos a la realidad o no saber discernir de toda la gente que nos habla, empezamos a estancar a la iglesia de Jesucristo y que por querer hacer las cosas en la iglesia con excelencia, empezamos a cambiar los pensamientos de Dios, ahora la excelencia está en que la banda de música se escuche hasta el cielo, y mejoramos los instrumentos, el equipo de sonido debe ser no solo de alta calidad sino de que cada instrumento debe de sonar y escucharse con total claridad, en donde los micrófonos deben estar calibrados para que puedan escucharse en forma nítida, en media alabanza nos metemos a dar direcciones, o a caminar por media plataforma tratando de incentivar a las personas a participar o a ver una u otra cosa, hacer ajustes cuando ya estamos empezados y queriendo que se escuche mejor, no nos damos cuenta que en nuestro afán de que salga mejor, desvirtúa, desorienta y extravía de la verdadera razón por la cual nos hemos reunido,  y a eso le llamamos excelencia “lo mejor para Dios” prácticamos una y otra vez para que nos salga mejor cada día, como una orquesta de camara en cualquier café concert, todo lo cual nos parece bien, suena bien, pero quiero hacerles una pregunta en el camino a la excelencia ¿cuántas horas le dedican a escudriñar la Palabra de Dios? esos mismo que el domingo nos quieren llevar a la presencia de nuestro creador, verdaderamente ¿estamos preocupados en su crecimiento espiritual? o que su excelencia solo se vea en la calidad y forma en que se escucha, ¿nuestros líderes estan guiando a nuestro equipo de alabanza hacía el conocimiento de Dios como prioridad? verdaderamente ¿cuánto tiempo les estamos dedicando a los miembros de la alabanza en su crecimiento espiritual?, son personas que tienen sus luchas, que necesitan apoyo, que deben escuchar y aprender a vivir la Palabra de Dios, entonces veamos ahora el versículo que sigue:

“a fin de perfeccionar a los santos para la obra del ministerio para la edificación del cuerpo de Cristo” (Efesios 4:12)

Aquí viene el punto central, mi amigo, o hermanito en Cristo, nos llamó para hacer una obra, es preparar a los santos, no para sacarlos a pasear, ni hacerles un campeonato de futbol o golf o llevarlos al Great America o a la playa, (con la idea que los estámos evangelizando) y no es que este en contra de ello, pero hay una prioridad, de lo contrario estamos teniendo contentos a la gente, solamente, o sea entretenimiento, pero no les enseñamos la verdadera Palabra de Dios, nuestro llamado es “para formar a los discípulos para que hagan la obra” o sea expandir el evangelio a toda criatura, luego de lo cual, si quieres sacalos a dar un paseo, a esto le preguntó: ¿estamos hacíendolo en nuestra congregación?, entonces, viene una la pregunta importante para saber si estamos trabajando en ello ¿cuantos discípulos de Jescuristo tiene? o sea personas comprometidas con la obra de Dios, la visión de la iglesia de Jesucristo y el conocimiento de Su Palabra.

Debemos preparar, esto significa, reparar, restaurar, enseñar, discipular, corregir, querer y una de las cosas principales es “Ya no vivo yo, sino Cristo en mi” entonces debemos luchar por ser ejemplos a seguir, porque mi amigo este llamado es para toda la vida, no se acaba cuando termina el servicio, todo lo contrario, es 7 días a la semana y 24 horas al día, para eso fuímos llamados.

Mi hermano, si fuiste llamado, hay una sola forma para llegar a la excelncia, “parecerse cada día más a Cristo”, en todo momento, en todo lugar y con todo tu corazón, existiendo luchas, tiempos díficiles, momentos tristes, pero también momentos alegres que jamás olvidaremos. Bueno por el momento nos vemos, luego regresamos con un estudio interesante, pero mi hermano, amigo, pastor o maestro, empezamos ya a estudiar profundamente la Biblia somos poquísimos, pero sabe hay algunos que quieren hacerlo, nos vemos si quieres empezar un grupo, es solo tu decisión, cuidate y bendiciones.

Orar, Si pero antes…

Queridos amigos y hermanos nos volvemos a encontrar por aquí, hoy día fue un poco largo, primero porque trabajé, por lo que nos fuimos casi de amanecida a eso de las 8:10 am con dirección a tomar el trencito para irnos a nuestro centro de trabajo, descubrí, una revista sobre diseño de Blogs, por lo que me puse inmediatamente a leerla hasta terminarla en ida y vuelta, regresamos a eso de las 5:00 pm, más cansados que despiertos, por lo que luego de un rato, recuperamos fuerzas y nos pusimos a estudiar y leer nuestra Biblia, y nos sentamos a escribir el presente post, sobre la oración, que algunos tienen creó, un error garrafal, como se dice siempre “Tú pide, eres hijo del rey y te tiene que dar todo aquello que tu corazón desea” bueno no es así, escuche hace unas semanas a una pastora decir “oraremos hasta que Dios nos responda (hasta allí, vamos bien) y él nos tiene que dar lo que le hemos pedido (allí como que no)”, pedimos de todo, como en post anteriores les comentaba, cuando me invitaron a una reunión de oración en otra congregación que no es en donde me congrego ahora, y pidieron de todo, solo faltaba, su café y el tiramizú, porque se dieron vuelo al pedir, carro, dinero, esposo, novio, de todo y con la seguridad que Dios tenía que darles lo que pedían, no, lo siento, pero no es así, y si a tí mi hermano o hermana te enseñan eso, es que te tienen engañado, ojala sea por ignorancia y no por algo oscuro en las mentes de esos maestros. Pero vayamos a la Biblia:

“Si pedimos alguna cosa conforme a su voluntad, él nos oye” 1ra. Juan 5:14

Orar en el nombre de Cristo es más que una fórmula. Algunos piensan que tienen que terminar toda oración con la frase “En el nombre de Jesús o Cristo, amén” y ya con eso tienen la seguridad, de que lo van a recibir, creen que Jesús ahora tiene la obligación de darnos todo aquello por lo cual hemos orado y terminado con la frase celebre, como si fuera magia, porquer yo declaro y decreto, entonces lo recibo, no hermanos, tu puedes declarar lo que quieras pero hay una parte clave en toda oración que no debemos pasar por alto, ni mucho menos dejar de enseñar a todos nuestros feligreses, no te digo discípulos, porque con tristeza podemos decir que dos o tres y con suerte cuatro, pero no pasamos de allí. Pero la oración apropiada abarca mucho más que una fórmula. (esto no es 2+2=4)

¿Qué significa orar en el nombre de Cristo? ojo mi amigo, hermano, pastor, maestro, profeta, por favor ponga mucha atención, para que luego no diga, !uupps!, yo no sabía. En las Escrituras, el nombre de Dios incluye todo lo que es él. Cuando Dios le dio su nombre a Moisés, le dijo: “Yo soy el que soy” (Exodo 3:14). De igual manera, el nombre de Jesucristo incluye todo lo que él es. Cuando se ora en su nombre, lo que se pide tiene que ser consecuente con lo que El es. (Ahí está el detalle). Orar en el nombre de Cristo es orar según la voluntad de Dios. Por eso mi amigo usted puede pasarse añales (años) pidiendo algo, y no recibe y sigue terqueando, como me contaron que una viejita que oraba año tras año, y nada, hasta que llegó un nuevo pastor medio preguntón y preguntó ¿por qué ora tanto esa ancianita? y le contestarón “Es que pide que Dios salve al diablo”, y nadie le había dicho que hay que orar de acuerdo a la voluntad de Dios, sino estamos perdiendo el tiempo en oraciones que jamás serán contestadas, como queremos nosotros, sé que es una exageración, pero cuando pedimos parecemos niños chiquitos, el juguete más caro o el capricho más grande.

Cuando nuestras peticiones están en conformidad con el plan soberano de Dios. El las contestará y aumentará nuestra fe. En vez de invocar una fórmula al final de sus oraciones, tal vez pudiera decir: “Pido esto porque creo que es la voluntad de Jesús”, (porqué, sabe usted cual es la voluntad de Dios, ¿cierto?).

Por lo tanto mi amigo, antes de orar por alguna petición, exáminela y exáminese, para saber si por lo que se va a orar es la voluntad de Dios, no ore por cualquier cosa, cree usted que el Señor está preocupado por su trabajo o por su carro, más que porque su alma se salve, cree usted que le quiere dar una cuenta bancaria grande o el perdón de sus pecados, cree usted que quiere darle su milagro o llamarlo hijo y encima, que luego nunca más regrese, salvo que quiera otro milagro, (recuerde él nos conoce a la perfección) dígame, cientos, miles, me imágino que usted hermano, pastor, profeta, los ha vistyo, han pasado al altar y oraron y recibieron al Señor (según usted y ellos) pero viene la pregunta ¿dónde están hoy en día? se acercaron a Jesús por su milagro, y después, recuerda a los diez leprosos “y los otros nueve, dónde están? entonces mi amigo, cuando oremos hagamos lo primero sabiendo cual es la voluntad de Dios y cuando digamos que lo hacemos en el nombre de Jesucristo, sepamos verdaderamente a quién lo estamos pidiendo y que no es una fórmula mágica que con solo decirla y repetirla se nos cumplirán nuestros tres deseos. Y sabremos cual es la volunntad de Dios, solamente viviendo en la Palabra, escudriñándola, día a día, esto no es magia, es un estilo de vida. es llegar a parecernos cada día, más y más a Cristo.

Bueno mis queridos amigos, nos vemos ya será mañana por la tarde, porque por la mañana trabajo y bueno estare pensando en otro post para que todos conozcamos un poco más respecto anuesto creador. Bendiciones y regresamos pronto.

La Palabra de Dios

Hola, mis queridos amigos, volvemos continuando con el post anterior, pero ahora trataremos específicamente de la Palabra de Dios y el uso que debes de darle, me he dado cuenta desde hace unas semanas, o meses que la lectura de la Palabra de Dios no es algo que nos agrade y que muchos solo se acercan a abrir la Biblia los domingos y para leer los cuatro o cinco versículos que nos hace leer el pastor o predicador de turno, y ojo lo triste aquí es que nos hacen leer, no es algo que nazca de nuestro corazón, y aún así algunos ni la Biblia llegan a llevarla a la reunión (inclusive, como se dice “estamos en todo lugar menos en misa” porque estamos el domingo, pero no estamos, nos dedicamos a todo menos a lo que fuímos) y ni que decir, si durante la semana, no tenemos o no asistimos a las reuniones de estudio bíblico y menos si no existen las reuniones de hogar en donde podríamos examinar con más detenimiento la Palabra de Dios, entonces si nuestro tiempo de escudriñar nuestra Biblia es muy efimero, ¿cuáles cree usted que son los resultados que podemos obtener? cuando decimos que hacemos la voluntad de Dios, si es que ni al mismo Dios de la Biblia lo conocemos. Por ello mi amigo es tiempo de aprender un poco más.

“Estas palabras que yo te mando hoy, estarán sobre tu corazón; y las repetirás a tus hijos, y hablarás de ellas estando en tu casa, y andando por el camino, y al acostarte, y cuando te levantes”  (Deuteronomio 6:6-7).

El crecimiento espiritual no puede ocurrir sin el aprendizaje regular de la Palabra de Dios, así como el crecimiento físico no puede ocurrir sin la ingestion regular de alimentos. !Por eso comer es una necesidad diaria! Ir a la iglesia el domingo para oír un mensaje y luego esperar que eso sea suficiente para toda la semana, es como cenar el domingo y esperar que eso lo sostenga a uno hasta el domingo siguiente. Usted necesita comer todos los días de la semana. Lo mismo puede decirse de lo espiritual: debe haber una alimentación diaria de la Palabra de Dios para el óptimo crecimiento.

Los cristianos de experiencia saben que hay incluso mayor gloria en dar la Palabra que en alimentarse de ella. Cuando usted predica la Palabra, la está cimentando en su propia vida. De esa manera, se vuelve realidad el dicho “Cuanto más se da, tanto más se tiene”. He descubierto que tiendo a recordar lo que enseño a los demás, pero olvido lo que leo y nunca enseño. Así que déle prioridad a enseñar a otros lo que está aprendiendo de la Palabra de Dios cada día.

Mi querido amigo, tengo una pregunta ¿A cuántos le habló de Cristo está semana?, cuánto tiempo le dedicó a estudiar la Biblia en las semanas pasadas, sin contar el domingo, entonces, ¿qué debe de hacer? ¿está contento con el tiempo que le dedica a Dios? ¿le dedica más tiempo a su smarthphone que a leer la Biblia?, entonces es tiempo de avanzar y dar un paso de compromiso, nos vemos, nos comunicamos y bendiciones, porque tomó la mejor desición, hacer un pacto con Dios para llegar a conocerlo mejor. Bendiciones.

Alcanzando la excelencia

Queridos amigos, hermanos, visitantes y algún que otro extraviado que llego por aquí, bienvenidos todos, luego de una mañana de estudios y ver que seguimos por los mismos caminos de siempre, paso a escribirles una reflección, me imágino que usted y como yo queremos llegar a la estatura del varón perfecto, me imágino que lucha por cada día parecerse más a Dios y no al Chavo del 8 que allí si, tendríamos problemas y que muchas veces creemos que nos vamos a la farmacia y pedimos una cajita de 28 pastillas para convertirnos en tremendos hombres o mujeres de primer orden, aunque lo único que recibimos por respuesta  es: “y de ¿qué sabor quiere su ice cream?”, no, no hay pastillita milagrosa como las de las dietas de tres días y baja 50 libras, eso no existe, es un engaña muchachas solamente con el fin de sacarles dinero, pero si tomamos nuestra Biblia, encontraremos versículos que nos permitirán marcar la diferencia con los demás.

“Crezcamos en todo en aquel que es la cabeza, esto es Cristo” (Efesios 4:15)

El crecimiento espiritual es sencillamente cuestión de aplicar principios bíblicos, pero hay muchos que creen que solamente los gigantes espirituales experimentan un gran aumento de fe.

He leído acerca de místicos que se arrodillaban y oraban de ocho a diez horas, haciendo huecos en los pisos de madera. He leído acerca de Robert Murray McCheyne, que empapaba las páginas de su Biblia y la madera de su púlpito con sus lágrimas. Y he leído el libro Poder mediante la oración de E.M. Bounds, quien dedicaba muchas horas a la oración. Cuando supe de esas personas, lo único que pude pensar fue que nunca alcanzaría ese nivel. Y por más que luchaba primero por levantarme temprano a eso de las 6:00 am (y eso que me venían a levantar) no podía orar más de 20 minutos, luego de lo cual empezaba a repetir la misma oración, por meses trate, pero no era lo mio, entonces me dí cuenta de que no es el tiempo, es la disposición del corazón y algo más. Para llegar a caminar en oración. Dios nos usa a cada uno de nosotros de maneras distintas.

El crecimiento espiritual no es una proeza mística por un grupo selecto que está en un plano espiritual superior. Más bien, es sencillamente cuestión de glorificar a Dios confesando el pecado, confiando en El, llevando fruto, alabándolo, obedeciendo y proclamando su Palabra, orando y guiando a otros a Cristo. Esas son las características que todo cristiano necesita a fin de crecer en la fe. Cuando se concentre en ellas, el Espíritu de Dios lo trasnformará a usted a la imagen de Cristo, de un nivel de gloria al siguiente.

Para terminar, aqui tenemos la receta para ser hombres y mujeres de excelencia, otra forma, no hay, si quieres probarlo, hagamos la lucha, poquito a poco, algunos estamos luchando por hacerla, ¿te nos unes? hoy es un buen día para empezar, si no se glorifica a Dios, si no se hace la obra, si no proclamas su Palabra simplemente estas dando un paseo entre la multitud que te puede aclamar, convirtiéndose en ojarasca, solo ruido, pero si perseveras hasta el final, ya está escrito el nivel de excelencia que puedes obtener, llegar a tener la imagen de Cristo, ¿algo mejor?, bendiciones y nos vamos, pero quedamos formalmente en vernos en un rato. Y si deseas unirte al grupo, pues empieza reconociendo que eres pecador, arrepientete y empecemos a orar y expandir su Palabra entre aquellos que no lo conocen aún (entre cristianos es demasiado fácil).

Por último un pensamiento más, te dejo una alabanza, no recuerdo haberla subido, (perdónenme si es repetición) pero nunca la repetición para alabar a Dios es una ofensa, levante sus manos, alabe, adore en espíritu y verdad, que es lo que nuestro Dios viene buscando aquí en la tierra.

Bueno ahora si los dejo por unas horas, cuidense y recuerde es tiempo de empezar a hacer la obra para la cual fuímos llamados.

Usted y yo somos responsables

Que tal, volvemos de un largo día lleno de sol, me fui con el menor de mis hijos al Denny’s, pidió su hamburguesa con queso, papitas fritas, uvas, sausage, bacón y su Coca Cola y eso que no tenía hambre, estaba inapetente, pero bueno pasamos un buen momento, yo pedí solamente mi Coca Cola con mucho hielo ya que Denny’s no me gusta, siempre termino peleandome con el cocinero, porque la carne nunca me la cocinan como es debido y al final esta dura como una tabla y al morderla ya perdí algunos dientes en el proceso, por lo que tome mi iPad y me puse a leer mientras mi hijo terminaba sus alimentos, de regreso, seguimos estudiando, en medio de la Biblia, algunos libros buenos que hablan totalmente sobre la Biblia, sin filosofías ni psicoanálisis freudiano y con algunos comentarios bíblicos para fundamentar lo que leo y tratando de asumir responsabilidades como lo escrito en el presente post.

“Contra ti, contra ti solo he pecado, y he hecho lo malo delante de tus ojos” (Salmo 51:4)

Si quiere pecar cada vez menos y tener un mayor desarrollo espiritual en su vida, debe aceptar su responsabilidad. No le eche la culpa a sus circunstancias, a su cónyuje, a su novio o a su novia, a su jefe, a sus empelados o a su pastor o a los miembros de la iglesia que pastorea. Ni siquiera le eche la culpa a Satanás. Su pecado es culpa suya. Sin duda que el sistema del mundo puede contribuir al problema, pero el pecado ocurre en definitiva como un acto de la voluntad; y usted es responsable de eso.

Tal vez uno de los mejores ejemplos de alguien que aprendió a aceptar su responsabilidad sea el del hijo pródigo. Cuando volvió a casa con su amoroso padre, dijo: “Padre, he pecado contra el cielo y contra ti, y ya no soy digno de ser llamado tu hijo” (Lucas 15:21). Estuvo incluso dispuesto a que se le tratara como a un modesto jornalero porque sabía que no merecía nada (v. 19). Esa es la actitud correcta de alguien que confiesa su pecado.

No es como sucede en la actualidad, que viven como les dá su Gadarena gana, hacen de todo, y luego llegan a la iglesia y ordenan su milagro, le cuentan hasta tres al Espíritu Santo para que les de sus tres deseos, declaran, decretan y todos felices y los líderes muchas veces son los que fomentan con sus enseñanzas de que como eres hijo del rey, debes vivir como un rey, cuenta bancaria grande, casa grande, carro grande y también pecado grande, no hay lo que veíamos en los versículos anteriores, “No soy digo, he pecado contra Ti”, arrepentimiento, y saber que solo por gracia somos perdonados y por el gran amor que nos tiene el Padre podemos llegar ante los pies de su trono y alabar su Santo nombre.

Nos vemos mis amigos, les dejo una alabanza de nuestro grupo de alabanza y el grupo de danza.

Nos seguimos comunicando, invite a visitar el blog y no se aleje mucho, estamos estudiando sobre todo ahora que tenemos un poco de tiempo, luego ya a partir de Agosto entre el trabajo, la escuela de los chicos, los estudios, tendremos menos tiempo, por ello, estamos preparando artículos para esos tiempos de correrías, bendiciones.

Reconstruyendo los muros, si, los tuyos

Mis amigos y hermanos nos volvemos a encontrar, no sé si llego ayer por aquí y buscó en su Biblia los versículos escritos, pero ahora vamos a darnos un tiempo para conversar al respecto, y es que mi querido amigo, la carga que tenía Nehemías por la situación de su pueblo era muy grande, de aqui que muchas veces los grupos de interseción parecen juego de niños caprichosos, que solamente están buscando la bendición y los milagros, y que no se juntan para orar por las verdaderas necesidades del pueblo de Dios, que son las espirituales, recuerda no tenemos lucha contra sangre ni carne sino contra huestes espirituales de maldad, pero es mejor orar por el carro, trabajo, casa, TV, salud, lo otro como que nos da miedito, Nehemías mi hermano, se dolio, hasta el extremo de hacer duelo por lo que le venía sucediendo a su pueblo, o sea usted y yo debemos sentir verdadero dolor y preocupación por lo que vienen pasando algunos hermanos de nuestra propia congregación, (y quizás nosotros mismos) y entrar en una relación con Dios para que le de gracia, sabiduría, amor para poder levantarse y empezar a hacer la obra, por lo pronto volvamos a leer los versículos que les deje escritos anoche:

“Y no sabían los oficiales a dónde yo había ido, ni qué había hecho; ni hasta entonces los había declarado yo a los judíos y sacerdotes, ni a los nobles y oficiales, ni a los demás que hacían la obra. Les dije, pues: Vosotros veis el mal en que estamos, que Jerusalén está desierta, y sus puertas consumidas por el fuego; venid, y edifiquemos el muro de Jerusalén, y no estemos más en oprobio” (Nehemías 2:16-17)

Cuando usted o yo mi hermano estamos solos con nuestros propios pensamientos y nos damos cuenta, aparte de la soledad, y hacemos un recuento de nuestra vida antes de la conversión, caminabamos mal, las cosas no salían como queriamos y andabamos dando tumbos, sin rumbo, sin dirección, muchas veces ese afán de sobresalir, de prosperar nos ha hecho que hagamos cosas reñidas con la moral, el honor y la honestidad, pero en un momento, solos con nosotros mismos, mirándonos la cara en el espejo de la conciencia, nos damos cuenta de que las cosas no son así, llevamos vidas que no agradan a Dios, vivíamos en pecado y aunque usted y yo y otros cuantos más no lo crean, eramos hijos de nuestro padre el diablo, pero llegó el momento en que Dios entró en nuestras vidas y las cosas poco a poco y a medida que vamos conociendo la Palabra de Dios, a medida que nos entregamos al creador y Señor nuestro, en la medida que venimos dandos frutos que agradan a Dios, nuestra vida va cambiando, pero mi amigo aún hay muros que no se han podido restaurar y necesitan una reconstrucción, una restauración, se viene produciendo el cambio pero hay aún en su (o en mi) interior algo que huele a quemado.

Yo creó que usted sabe que las puertas son para poder entrar y salir, pero así como la puerta de su casa usted la utiliza para salir al trabajo o iglesia y para entrar a descansar o comer dentro de su casa, hay puertas que usted ha podido dejar abiertas o que el enemigo ha destruído y necesitan ser restauradas o reconstruidas totalmente, hay muros en nuestras vidas que siguen caídos, pero usted puede decir, no, no es cierto, desde que me converti, las cosas han mejorado, mi vida ha cambiado, ya no fumo, ya no tomo, ya no salgo con otras mujeres, y es cierto, pero mi hermano, hay muros caídos por donde entra la envidia, el odio, la amargura, los celos, las contiendas, la vanagloria de la vida, el ego, hasta la idolatría, y debemos de levantarnos y empezar a reconstruirlos con humildad, amor, paz y alegría en el Señor. Con el fundamento que es la Palabra de Dios, no con psicoanálisis, ni viendo una película, mucho menos creyendo que un libro escrito por algún inteligente, nos va a cambiar la vida, (porque si creemos eso, mi amigo, debemos de empezar a preguntarnos si verdaderamente somos convertidos y hemos aceptado a Jesús como nuestro Señor y Salvador), no, solo con la Palabra de Dios que es viva y eficaz y más cortante que espada de dos filos, ¿qué puertas de su vida aún están quemadas por el fuego?, porque le voy a contar algo, mientras las puertas estén derribadas y quemadas, el diablo ni lo toca, pero, aquí, lealo bájito para que el diablo no lo escuche, cuando usted quiere cambiar, el enemigo se va a enojar y empezará a contra atacar y les gritara ¿cómo osáis rebelarós?, tome su Biblia y leamos.

“Pero cuando lo oyeron Sanbalat horonita, Tobías el siervo amonita, y Gesem el árabe, hicieron escarnio de nosotros, y nos despreciaron, diciendo: ¿Qué es esto que hacéis vosotros? ¿Os rebeláis contra el rey?” (Nehemías 2:19)

Mi hermano, cuando usted se convierte a medias y a pesar de que es mejor persona, pero como cristiano, es inofensivo, (asiste a la iglesia los domingos arrastrando los pies, a las comidas y paseos, es el primero en llegar, rara vez asiste a una que otra reunión de estudio bíblico, ora de cuando en cuando, lee la Biblia los domingos y fiestas de guardar, con dolor le digo, es usted un cristiano inofensivo) simplemente al que antes era su padre, no le importa, justamente porque se acostumbro a vivir con sus muros caídos, a pesar de que limpió la sala y la cocina de sus pecados, aún hay muros caídos en donde entra y sale el enemigo, pero cuando verdaderamente quiere limpiar toda la casa, sacar toda la podredumbre y poner al verdadero Rey para que sea el amo y Señor de su vida, la gente, aquellos que se llaman sus amigos se burlaran de usted, el enemigo tomará sus armas y luchara contra usted, allí es el tiempo de levantarse y edificar sus muros, reparar sus puertas y hacerle frente al enemigo con la Palabra de Dios, llenándose de Cristo usted resistirá al diablo y éste huirá de usted, no es sacando sus maracas y haciendo una danza de la lluvia, no es saltando más alto para que en la caída le pisemos la cabeza al diablo, no mi querido hermano, es llenándote de Cristo y haciendo su voluntad, que es lo que el diablo no quiere, porque tu vida será ejemplo a seguir y tus palabras llevarán el evangelio a todas las naciones, pero debes de perseverar, como dice el dicho “Roma no se hizo en un día” porque si te duermes, el enemigo volverá nuevamente y si ve la casa vacía y las puertas abiertas nuevamente entrara pero esta vez a llenarla en su totalidad con enemigos más feroces que intentarán destruirte.

Por ello mi hermano y ya para terminar, que el dolor que te causa el ver tus muros caídos, sea motivo para levantarte y reconstruirlos, y si ves a un hermano pasando las mismas dificultades, seas la extensión de Dios aqui en la tierra y lo ayudes, porque Nehemías nos habla que juntos levantaron los muros, que juntos reconstruyeron las puertas, que juntos levantaron y terminaron la obra y todos juntos dieron alabanza a Dios por haberlos ayudado a terminar la obra pronto, Solo él, sólo él, es quien merece nuestra alabanza y sólo él quien nos ayudará a salir adelante en tiempos de dificultad.

“Y en respuesta les dije: El Dios de los cielos, él nos prosperará, y nosotros sus siervos nos levantaremos y edificaremos, porque vosotros no tenéis parte ni derecho ni memoria en Jerusalén” (Nehemías 2:20). ¿Comentarios?, no creo que se necesite añadir algo más.

Nos vemos pronto, pero recuerda, si tienes un muró caído o una puerta quemada por el fuego, levantate y reconstruyela, para que el enemigo no haga escarnio y se burle de ti, llenate de Cristo y resiste en el día malo. Bendiciones y seguimos en contacto.

Profeta ¿quién, tú? no me digas

Regresamos mis queridos amigos, pero es que estudiando, empezaron a hablar de los profetas y preferí darle una buena mirada, para poder escribir algo y luego subir otra alabanza de nuestro servicio de ayer domingo 22 de Julio del 2012, amigos, y luego continuar con Nehemías, y es que una de estas tardes de aplanamieto de calles en nuestro caminar diario, recordaba lo que vivimos mi familia y yo en una congregación a la que asistimos hace unos años y que estaban no solamente cegados sino admirados e idolatraban a un profeta evangelista que nos visitaba cada mes y que a pesar de las advertencias, jamás quisieron darse cuenta de que sus enseñanzas siempre estaban dirigidas a la buena ofrenda que deberían de dar para levantar Su minsterio (el de él), y una vez y otra no se daban cuenta de que la Biblia habla al respecto, pero que la ceguera espiritual era y sigue siendo tan grande que aún siguen  adorando a su Dios moldeado por manos humanas. Por ello como en la foto, debemos caminar con nuestra armadura, pero de Dios para detener los dardos del enemigo, que a veces es nuestro propio desconocimiento de la Palabra de Dios y el enemigo se sirve de eso para embaucarnos.

“Se levantarán falsos Cristos y falsos profetas, y harán señales y prodigios, para engañar” (Marcos 13:22).

Ha habido falsos profetas desde principios de la historia de la humanidad (Deuteronomio 13:1-5), y siempre encuentran quienes los oigan. En su sermón del Olivar, Jesús advirtió: “Mirad que nadie os engañe. Porque vendrán muchos en mi nombre… y a muchos engañarán” (Mateo 24:4-5). Años después el apóstol Juan les dijo a sus lectores que “muchos engañadores han salido por el mundo” (2 Juan 7).

Los falsos profetas han disfrutado de algún grado de popularidad porque muchas personas no quieren oír la verdad. Así que Juan exhortó a todos los creyentes: “Amados, no creáis a todo espíritu, sino probad los espíritus si son de Dios; porque muchos falsos profetas han salido por el mundo” (1 Juan 4:1).

“Por sus frutos los conoceréis” (Mateo 7:16).

La característica más peligrosa de los falsos profetas es que afirman que son de Dios y que hablan en su nombre. “Los profetas profetizaron mentira, y los sacerdotes dirigían por manos de ellos; y mi pueblo así lo quiso” (Jeremías 5:31). Fíjese bien, el pueblo, nosotros, somos los que aceptamos que esto suceda y mucho es por desconocimiento o sea ignorancia de la Palabra de Dios, otras veces por intereses personales y otras por manipuladores de un pueblo que va como veleta de acuerdo a como se mueva el viento.

Tales líderes casi siempre parecen agradables y positivos. Les gusta estar con los cristianos, y saben cómo hablar y actuar como creyentes. Y sobre todo saben que con adulaciones, bendiciones, sermones y predicas que hablen de las buenas obras, del milagro, de lo que Dios tiene para todos sus seguidores, pues simplemente están felices y levantan las manos dando gracias por la persona que llegó a cubrir todas sus espectativas.

Por lo general los falsos profetas reflejan sinceridad y así engañan con más facilidad a los demás. (2 Timoteo 3:13), Pero usted puede identificar el verdadero carácter de los falsos maestros al observar de lo que no hablan mucho. Por lo general no niegan doctrinas fundamentales como la deidad de Cristo y el sacrificio expiatorio, el carácter pecaminoso de la naturaleza humana, o el que los incrédulos vayan al infierno. Sencillamente pasan por alto tales verdades “polémicas”. Ponen una cara de santos y espiritualoides, que convencen a más de uno, pero exámine sus frutos y poco a poco se dará cuenta de que el león no es como se pinta.

Pero siempre que un falso profeta esté en medio de ustedes, no se puede pasar por alto su presencia ni los efectos perjudiciales de su enseñanza herética. Sobre todo luego de irse y el pastor o líder que se queda debe absorver todo lo perjudicial que dejó nuestro adorado invitado.

Por lo tanto hermanos y amigos, tened cuidado, porque hoy en día, abundan en las congregaciones, y encima recorren las iglesias dando su mensaje (porque no es el menasje de Dios) y recogiendo su ofrenda, por ello una vez más repito hasta la saciedad, compare todo lo que se diga con la Biblia, vea los frutos de los tales y los conoceréis, para acabar, les dejo una alabanza de nuestra iglesia Manantial de vida, levante sus manos y solamente alabe.

Bueno nos seguimos viendo y comunicando, pero por favor, tenga su Biblia a la mano si además puede contar con una hojas y un lápicero para notas mucho mejor, cuidese y bendiciones.

Compartamos el gozo

Regresamos, bueno nos perdimos la reunión del lunes en la congregación, estabamos conversando sobre Mateo y sobre un libro interesante, La resolución para hombres, la semana pasada vimos una película al respecto, interesante con la habilidad y sabiduría de los hombres para hacernos emocionar hasta las lágrimas y sobre todo hacernos pensar de que en la Biblia esta todo lo que necesitamos para poder cambiar de manera de pensar, de manera de actuar y de manera de vivir, buena película, que nos puede dar la pauta para poder iniciar un verdadero estudio más profundo de las Escrituras, porque en ellas se encuentra la Palabra de Dios. No pude ir hoy lunes, es una lástima, estamos leyendo el libro, pero me he dedicado a leer más profundamente Mateo, Romanos, Efesios y Nehemías, creó que allí encontrare mayor conocimiento, pero bueno seguimos, me puse a estudiar y en unos minutos más si todo sigue como hasta el momento nos sentaremos a escribir sobre mi tío, Nehemías, bueno yo le llamo mi tío porque me ha dejado muchas enseñanzas, y espero que al tocar ese libro a usted también le sirva de ayuda en el compromiso con Dios, pero ahora vamos por partes y retomando el camino, igualmente le subiremos un video del servicio de ayer domingo en nuestra congregación Manantial de vida, que pudimos ver que nuestras danzarinas, cada día adoran de corazón a nuestro Dios, pero mi amigo, no se aleje e invite a nuevos visitantes para entre todos poder aprender la Palabra de Dios.

“Gozaos con los que se gozan” (Romanos 12:15)

A primera vista, el concepto de compartir el gozo de otra persona parece fácil de aceptar. Pero cuando las bendiciones, la honra y el bienestar de esa persona es a costa de usted o tal vez hagan aparecer insatisfactorias las circunstancias suyas por comparación, es lógico que se sienta resentido o celoso en vez de sentirse feliz.

Sin embargo, es una característica cristiana que usted se alegre de las buenas circunstancias o de las recompensas de los demás, sobre todo de otros cristianos, sin que importe cuál sea su propia situación. “Si un miembro recibe honra, todos los miembros con él se gozan” (1 Corintios 12:26)

Entonces mi amigo en nuestro gozo esta la sabiduría de entender que todos somos un cuerpo y todos nos gozamos de la felicidad de otros miembros del cuerpo.

Los dejo con una alabanza a nuestro creador.

Bendiciones y nos seguimos viendo.